¿Dónde quieres ir?
Compartir
¿Te gusta Estambul?
Compártelo con el mundo
Experiencia
Entrar con Google +

Mezquita de Süleymaniye

23 opiniones sobre Mezquita de Süleymaniye

Grande y esplendorosa

O la que cierra cuando voy a visitarla, se podría llamar.
Porque parece que sólo ha querido enseñarme a mí su belleza. Un poco egoísta, esta mezquita.
Me explico: la primera vez que visité Estambul, me echó el señuelo, me dejó entrar, me permitió disfrutar de su elegancia y armonía, descansar sentado en sus alfombras mientras discutía en ese momento, y sin Google en mi móvil, si sería más o menos antigua que la mezquita de Córdoba a la que tanto me recordaban sus arcos, mientras fijaba la vista en sus paredes para intentar averiguar el origen de su luz.
Pero luego se cerró en banda. No permitió que se la mostrara a mis amigos, que compartiera con ellos su secreta elegancia. Primero se embelleció con una restauración que duró cuatro años, y luego se obstinó en establecer sus horas de rezo cada vez que yo iba a romper nuestro idilio llevando a extraños.

Leer más
+23

Esta bellísima mezquita, situada en el ...

Esta bellísima mezquita, situada en el Barrio del Bazar, justo enfrente de la Universidad de Estambul, es uno de los tesoros ocultos de la Estambul. Al no encontrarse en el más turístico Sultanahmet la mayoría de las gente olvida visitarla. Esto tiene la ventaja de que la entrada es gratuíta, se evitan las masificaciones y es posible pasar un rato de tranquilidad en los muros. Eso sí, no nos encontramos con la turística Mezquita Azul, en la que cualquier comportamiento es válido. En Suleymaniye prima el silencio y el respeto religioso, no hace falta que nadie lo diga.

Construida por el más famoso y poderoso de los sultanes otomanos, Solimán el Magnífico, en el siglo XVI gracias al arte del también más famoso arquitecto turco Minar Sinan, constituye la obra más importante de la época . De hecho, la tumba del famoso arquitecto se encuentra en sus jardines.

Leer más
+4

La mezquita de Suleymaniye es una de...

La mezquita de Suleymaniye es una de las más grandes de Istanbul. Fue construida por el sultán Suleiman, al que se le decía Suleiman el magnífico. La construyó el gran arquitecto otomán Minar Sinan. La construcción, rápida, tomó 7 años, y se acabó en el año 1557.

Se considera que la Suleymaniye es una respuesta a la mezquita bizantina de Santa Sofía, que había ordenado el imperador Justiniano. La Santa Sofía, convertida en mezquita durante el reino de Mehmet II sirvió de modelo a otras mezquitas más tarde.

La mezquita mide 2500 metros cuadrados, el domo central tiene 53 metros de altura y 26 de diámetro, era el domo más grande y más alto de todo el imperio en la época de su construcción, que confirmaba lo magnífico que era el sultán. La mezquita luego sirvió de depósito de armas durante la segunda guerra mundial, y fue parcialmente destruida, y luego restaurada.

Leer más
+7

Impresionante

Excelente

Para mí, una de las mezquitas más impresionantes de todas. Su espacio y la luz que tiene son increíbles. Además no está llena de turistas porque está más apartada. No hay que perdérsela.

Una mezquita para quedarse

Excelente

Afortunadamente para unos pocos, esta mezquita está fuera del circuito principal de turismo. Hay que caminar hasta ella serpenteando y ascendiendo por diversas calles. A ratos se corre el riesgo de alejarte de la ruta más corta ya que la abundancia de carteles informativos no es una virtud de Estambul, pero perderla de vista es casi imposible. La tranquila zona donde se ubica contrasta con el ajetreo de las tiendas limítrofes del Gran Bazar, apenas a un paso. Por suerte, la tranquilidad es una constante, no solo de las calles próximas y los cafés donde tomar un té, sino de la propia mezquita. Cuando fui conocerla apenas había una veintena de personas esperando a que concluyese la oración, nada que ver con la tremenda fila al crudo sol que tuve que soportar cuando visité la Mezquita Azul.

Leer más
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos