Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Protaras?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Protaras

6 colaboradores

3 lugares donde comer en Protaras

Restaurantes en Protaras
To Kafenio
De escándalo este "chill-out", sólo le faltaba algo de "house" para romperlo del todo; lástima que ese tipo de música no ha calado entre los chipriotas... Después de un día fantástico de playa, terminamos el día aquí, tomando, o muchas otras veces nuestras bebidas preferidas; un frappé frío para ella y una Keo bien bien fría para mi. El ambiente excepcional... Estuvimos varios días visitando esta zona de Protarás, y vinimos un par de veces más aquí a pasar un ratito... ;)
Restaurantes en Protaras
Le Cygne
Le Cygne Restaurant tiene bastante prestigio y nombre en la zona, tal vez por eso los precios son un poco caros. A lo mejor son caros porque las vistas son geniales, el hermoso mar azul turquesa brilla enfrente de él. Lo cierto es que pedimos un par de bebidas y apenas un palto de sepia a la plancha; y la cosa salió por 16€. la sepia estaba buena, pero no para tirar cohetes. Eso sí, el lugar es un encanto. El restaurante tiene también un chiringuito de cocktails, así como "otro" chiringuito de bebidas justo en la playa. El restaurante, además, desde aquí da servicio a todos los bañistas que hay en un kilómetro a la redonda...
Cafeterías en Protaras
Café Jakaranda
Hay que reconocer que este café era muy bonito, era como estar en un jardín. Era tan bonito que mi pareja se olvidó de que en la parte turca de Chipre NO se puede pedir un expreso. Lo pidió y por enésima vez, estaba imbebible. El camarero muy servicial lo arregló, sirviendo unos dulces caseros muy ricos. Yo me pedí una cerveza Efes bien fría que siempre me dejaba satisfecho. El local aparte de ser bonito era enorme. Tenía una planta superior con otra terraza y unas habitaciones interiores, aunque estas tenían una decoración un tanto, inglesa. En la esquina del café había una familia belga cuando llegamos, pero se fueron a los pocos minutos de llegar nosotros. En esa mesa de la esquina en cuanto los belgas se levantaron, se sentó el dueño del café....