Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta San Pawl il-Bahar?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en San Pawl il-Bahar

9 colaboradores

4 cosas que hacer en San Pawl il-Bahar

Pueblos en San Pawl il-Bahar
Bugibba
(3)
Bugibba es una localidad turística al noroeste de la isla de Malta. A diez minutos caminando de la plaza y junto al puerto marítimo se encuentra este rincón, conocido como las salinas. Al atardecer, las vistas son estupendas mientras cae el sol se esconde en el islote Selinunte. Dicen que en estas islas naufragó el apóstol San Pablo y en la actualidad están deshabitadas, aunque pueden visitarse en barco desde el puerto. Este rincón es fantástico por las vistas, por los bonitos reflejos que crea el agua en las salinas al atardecer y en invierno, el agua cubre casi toda la zona y el paisaje se transforma totalmente. Desde el mirador se consiguen estupendas fotos de la bahía.
Bahías en San Pawl il-Bahar
Salina Bay
El nombre de Salina Bay lo dice todo, la bahía de las Salinas. Y es que esta pequeña bahía del norte de Malta desemboca en un terreno donde antaño hubo mucha actividad en la extracción de sal. Aunque en la actualidad creo que algunas salinas siguen en funcionamiento, la zona de tierra más bien se asemeja a una zona de marismas con vegetación baja. La bahía se sitúa en la ciudad de San Pawl-Il Bahar, concretamente en la localidad de Buggiba. Es una había bastante estrecha en el extremo de tierra, y que luego poco a poco se va ensanchando hasta donde terminan las edificaciones en Buggiba por una parte, y por la otra, aprovechando el sinuoso trazado de la carretera de la costa que va hacia La Valetta. Precisamente es conduciendo por esta carretera y camino de La Valetta, cuando visto lo bonito del paisaje, decidimos hacer una parada en una especie de mirador que hay en la carretera, justo un poco más adelante del enorme hotel Coastline, a mano izquierda según lo pasas. Desde este improvisado mirador es posible bajar al agua, de hecho supongo que en verano, la gente del hotel que quiera pegarse un chapuzón en Salina Bay lo hará en la pequeña cala que dibuja la costa en este recodo de la carretera. Así todo, cualquier lugar parece bastante bueno para entrar a pegarse un chapuzón, ya que el acceso al agua a través de las rocas no parece complicado, y el color del agua invita a zambullirse en ella. Como ocurre en otras tantas bahías de malta, el contraste entre las diferentes tonalidades de azul del mar y las coloridas casas típicamente maltesas es de lo más pintoresco. La combinación del azul con el predominante amarillo pálido de las caóticas fachadas y construcciones que se alzan de Buggiba frente a Salina Bay es realmente curiosa, es un paisaje muy autóctono, visto lo visto, se puede decir que santo y seña de Malta. Por tanto, recomiendo este recodo de la carretera que nos muestra Salina Bay en todo su esplendor, sin duda un buen sitio para parar a descansar o a comer algo; y si el tiempo acompaña, para darse un buen chapuzón en sus cristalinas y tranquilas aguas.
Miradores en San Pawl il-Bahar
Mirador de la bahía de Xemxija
La bahía de Xemxija es otra de las múltiples y maravillosas bahías que tiene la isla de Malta. Y una de las mejores maneras de contemplar y admirar este estrecho brazo de mar, es hacerlo desde este "mirador" situado a la izquierda de la carretera que va desde Mellieha a San Pawl dirección La Valetta. No recuerdo si pone que se trata de un mirador o no, pero hay sitio para aparcar el coche tranquilamente, bajarse y disfrutar de las excelentes vistas. Es un punto en el que la carretera gana algo de altura respecto a la costa, altura justa como para salvar los edificios más altos de Xemxija Bay, por lo que se disfruta de una panorámica realmente chula. Sin duda, lo más curioso es ver el contraste del azul de la bahía, cuya forma y color es preciosa, con el tono amarillento que toman gran parte de las viviendas situadas en la franja costera de dicha bahía. También hay casas blancas, de colores, etc., pero siempre predomina ese tono "amarillento" que da este toque tan viejo y bohemio, tan característico, a este país mediterráneo. Las casetas de colores donde los pescadores guardan sus utilidades y barcas que se contemplan desde lo alto del mirador, justo en la otra orilla, enfrente, también soy muy curiosas. Resumiendo, merece la pena hacer una paradita con el coche en este mirador y disfrutar de esta "radiografía" tan singular del país que se ofrece desde aquí. La caótica y bohemia arquitectura de Malta sobre el azul del Mediterráneo quedará grabada en vuestras retinas para siempre.
De interés turístico en San Pawl il-Bahar