MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Calatafimi-Segesta?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Calatafimi-Segesta

37 colaboradores

14 cosas que hacer en Calatafimi-Segesta

Monumentos Históricos en Calatafimi-Segesta
Gran Templo de Segesta
(17)
Un templo que podría ser griego, pero que es élimo, un misterioso pueblo originario de la misma Sicilia, casi contemporáneo de los griegos (de ahí la semejanza en la arquitectura), y los fenicios. Un templo que acompañaba a una ciudad que en el s. V tuvo su auge y compitió con Selinunte pero que poco a poco fue decayendo y siendo devastada. De la ciudad queda ya muy poco, pero sí este gran templo que se dice está inacabado (de hecho, no se ha encontrado ninguna inscripción que diga a qué Dios estaba o se iba a consagrar). Es una maravilla al pie del monte Barbaro (donde se ubicaba la ciudad). Es posible llegar en tren desde Palermo, si no tenéis coche, como hice yo. Lo mejor es que preguntéis por los horarios de ida y vuelta en la estación, un día antes... 2 horas por cada trayecto desde/a la ciudad en los trenecitos que recorren la costa os darán además una visión del paisaje de la isla. Alrededor del parque arqueológico no hay pueblos propiamente dichos, lo que le da ése aspecto mágico al templo, pero sí hay un apeadero de trenes específico, con su bar-restaurant por cierto (además, en el parque arqueológico hay también bar, lo digo por el tema de bebidas y comida aunque yo me llevé un panini comprado en Palermo, más barato ;)). Solamente hay que andar por una carretera estrecha durante unos dos kilómetros aproximadamente, un paseo muy agradable aunque no hay sombras, así que en verano pertrecharos de un buen sombrero y agua. Cuando te vas acercando y empiezas a ver el templo asomar por la colina, tan perfecto que parece una extraña e imposible maqueta artificial, sabes que has hecho bien en venir :). Cuando ves esa piedra rugosa y porosa de tonos ocres y beige, horadada por el viento, sabes que has hecho bien en venir. Cuando contemplas el templo desde la antigua ciudad, y sabes que así lo contemplaban sus habitantes, sabes que has hecho bien en venir ;). Un imprescindible de Sicilia, en mi humilde opinión :)
Ruinas en Calatafimi-Segesta
Teatro de Segesta
(3)
Forma parte de la Acrópolis Norte, y está construido en la zona más alta del Monte Bárbaro, dominando un vasto paisaje desde el Monte Inici hasta el Golfo de Castellammare. Este impresionante teatro fue construido entre los siglos III y II a.C por los griegos, aunque reconstruido después por los romanos. Está edificado en piedra caliza y mármol. La cávea semicircular tiene un diámetro de 63,60 m y una capacidad para 4.000 espectadores distribuidos en 20 filas de asientos. La orquesta tenía un diámetro de 18,40 metros. Detrás de ésta había un edificio de dos alturas con forma de U, de estilos dórico y jónico, decorado con altorrelieves. Se conserva bastante bien, y en la actualidad es utilizado para la realización de un Festival de representaciones clásicas durante el verano ( www.festivalsegesta.com).
Ciudades en Calatafimi-Segesta
Ciudad y teatro de Segesta
(1)
Como ya he contado en el rincón sobre el Gran Templo de Segesta, los élimos eran los ascendientes de los Sicilianos, el pueblo que dicen era originario de la isla, pero del que quedan muy pocos restos. Un buen ejemplo son las ruinas de la ciudad de Segesta, la "otra" parte del parque arqueológico de este sitio, y donde destaca el teatro. Aún se puede caminar por la avenida que conduce al teatro, y adivinar las casas que se abrían a la misma... Las excavaciones continúan, por cierto. Situado a 2 km del teatro, una carretera sube trazando sus curvas hasta el estratégico punto en el que se situaba la ciudad... Ojo, en verano (e incluso primavera, cuando yo estuve), el calor aprieta así que no está de más utilizar el servicio de autobuses que desde el centro de interpretación suben hasta allí. Comprando la entrada podréis comprar el ticket del autobús también, que se paga aparte pero que para subir merece la pena... No dejéis de bajar andando, ya que encontraréis muy buenas vistas del teatro, además de hacer un poco de ejercicio, claro está. Justo cuando llegué salía un bus, así que no me lo pensé y tiré para arriba, dejando el teatro para el final. Creo que es un buen orden de visita, ya que así dejáis lo mejor para el final y perdéis el interés por este yacimiento, que merece la pena no dejar de lado! El teatro es del s. III a.C. y conserva 20 gradas en buen estado. Me sorprendió la fila de asientos superior, de roca labrada con la forma de respaldo de silla incluida! Está orientado al norte, y por lo visto esto no es común, pero quizá sea porque se orienta hacia el mar (en realidad, éste se puede ver a unos cuantos kilómetros, hacia la derecha, porque justo delante hay una colina). Como el teatro, lo bueno de estas ruinas es que están en un paraje sin pueblos ni ciudades alrededor... tan sólo unas villas que desde lejos se parecen a esas villas romanas que las maquetas de algunos museos nos muestran. Otro punto para la imaginación de los tiempos pasados. Es probable también que os encontréis con algún turista que quiera probar la sonoridad del lugar cantando en el centro de lo que era el escenario del teatro... espero que tengáis más suerte que yo con respecto a lo que podáis oír! :S En un nivel un poco más alto, se hallan las ruinas de una antigua fortaleza normanda. Desde ahí, se adivina (pero no se llega a ver) el contorno del teatro, que estando en la ladera del monte queda como "camuflado". Un buen lugar para encontrarse con las lagartijas de brillantes colores, y desde luego para admirar el paisaje de la Sicilia interior... Por lo visto cerca de aquí se puede encontrar un manantial de aguas sulfurosas, las terme segestane, que se utilizan desde la antigüedad con fines terapéuticos... está en dirección a Alcamo, pero como iba en tren, no pude acercarme.
Ruinas en Calatafimi-Segesta
Ágora de Segesta
En la antigua Grecia, el "ágora" era la plaza principal de la ciudad, normalmente de planta rectangular y porticada. Los 6.000 m2 de superficie que tenía el gran ágora de Segesta nos dan una idea de la enorme importancia que tuvo esta ciudad. Hoy sólo quedan algunas ruinas, y aún siguen realizándose excavaciones para descubrir sus restos y estudiar su composición. El ágora está formada por amplias terrazas artificiales construidas a diferentes niveles (salvando el desnivel del terreno). Estaba delimitada por un enorme edificio helenista de uso público en forma de U (siglo II a.C), de 100 metros de largo y con dos alas de 20 metros cada una (ahora únicamente pueden contemplarse algunos fragmentos de las columnas dóricas de su pórtico). En los laterales de la plaza había otros monumentos menores, las estatuas de honor e inscripciones en griego y latín.
Ruinas en Calatafimi-Segesta
Castillo
Una de las cosas que más me llamaron la atención del sitio arqueológico de Segesta fue la diversidad de épocas de sus construcciones (actualmente todas en ruinas). Contrastando con un magnífico teatro griego, en la llamada Acrópolis Norte, se encuentra este castillo medieval. Fue construido en el siglo XIII en la cima del Monte Bárbaro, como residencia familiar de un Señor Normando. El edificio se distribuía en torno a un patio central y constaba de dos alturas, aunque hoy sólo hay ruinas de la inferior. Las excavaciones realizadas a partir de 1.989 han dejado al descubierto algunas de las estancias, como una leñera, la letrina, una bodega con ánforas de vino, dos dormitorios, y la cocina.
Iglesias en Calatafimi-Segesta
Iglesia del Monte Bárbaro
En la Acrópolis Norte del sitio arqueológico de Segesta se hallan los restos de una iglesia cristiana de una sola nave originariamente cubierta por bóveda de cañón. Fue mandada construir en 1.442 por ciudadanos de Calatafimi en una zona ya deshabitada del Monte Bárbaro. Era una capilla rural frecuentada por pastores, dedicada a San León. Sin embargo, a raíz de las excavaciones realizadas se ha descubierto que fue edificada sobre los restos de otra anterior del siglo XII construida por los normandos, de planta basilical y tres naves rematadas en sendos ábsides. Sería la iglesia del Castillo que se hallaba justo detrás. En el exterior tenía un cementerio con sencillas tumbas excavadas en el terreno.
Ruinas en Calatafimi-Segesta
Buleuterio
Situado al oeste del Ágora, el Buleuterio era el edificio donde se reunía el consejo municipal (llamado "bulé"). Fue construido en el siglo II a.C a modo de pequeño teatro cubierto con capacidad para unas 200 personas. Estaba formado por 7 filas de asientos dispuestos en una cávea semicircular, pavimentada con mármol rojo procedente del cercano Monte Inici. La zona frontal estaba enmarcada por un pórtico y en su pavimento había una enorme inscripción que mencionaba al arquitecto (llamado Bibakos) y al director de las obras, de nombre Asklapos. Hoy hay que tener mucha imaginación para visualizar lo que fuera esta construcción, ya que sólo se conservan unas pocas ruinas que no levantan más de 30 o 40 cm del suelo.
Ruinas en Calatafimi-Segesta
Puerta del Valle
La ladera occidental del Monte Bárbaro constituye el acceso natural a la antigua ciudad griega de Segesta, donde se construyó un complejo fortificado que sufrió notables cambios a lo largo del tiempo. La cinta inferior de la muralla (del siglo V a.C) seguía la fuerte pendiente del valle hasta cerrarlo como un dique; en el centro, una abertura de 6,6 metros constituía el paso de acceso a la Puerta del Valle. Ésta fue reforzada posteriormente con dos grandes torres. En una posición más elevada se construyó un bastión fortificado en una pequeña planicie, con tres torres que controlaban tanto la zona de puerta del valle como la vía que llevaba a la puerta principal de acceso a la ciudad (Puerta Stazzo). Hacia el siglo III a.C, la Puerta del Valle fue transformada para albergar catapultas y almacenes de piedra. Asimismo, se retrocedió el cerco de murallas dejando fuera de la línea defensiva dicha puerta. Fue entonces cuando perdió su función defensiva y se utilizó como almazara para el prensado de aceitunas (siglos VI y VII).
Reservas Naturales en Calatafimi-Segesta
Monte Bárbaro
La antigua ciudad de Segesta fue construida en la cima del Monte Bárbaro, que tiene forma de silla de montar. Se componía de dos acrópolis, una a cada lado, y estaba defendida por las paredes naturales de roca escarpada (al este y al sur). En la parte menos protegida se construyó en la época clásica una fortaleza amurallada provista de puertas monumentales, que después fue sustituida por una segunda línea defensiva con murallas más altas. Dando un paseo por toda la zona arqueológica podrás contemplar la belleza del paisaje circundante.
Pueblos en Calatafimi-Segesta
Calatafimi
Aunque el municipio de Calatafimi es conocido principalmente por las ruinas griegas de Segesta, el núcleo urbano bien merece una visita. Según la versión más extendida, el nombre de la ciudad deriva de 'Qal’at Fimi' (Roca de Eufemio), un oficial al servicio de Bizancio que, según cuenta la leyenda, favoreció la llegada de los árabes a Sicilia. El legado de la dominación árabe es patente en todo el núcleo urbano, pues sus barrios se caracterizan por callejuelas de clara matriz islámica. Además de por su innegable belleza, Calatafimi es también conocida porqué en sus aledaños - concretamente en Pianto dei Romani - se produjo el 15 de mayo de 1860 la 'Battaglia dei Mille' entre los seguidores de Garibaldi (los 'Cacciatori delle Alpi', más conocidos como 'I Mille') y un grupo de voluntarios sicilianos y cerca de 3.000 militares borbónicos comandados por el general Francesco Landi. Según recogen las crónicas, en el fragor de dicha batalla Garibaldi dijo a Nino Bixio la histórica frase 'Qui si fa l’Italia o si muore!' ('¡Aquí se construye Italia o se muere!'). Darse un paseo por Calatafimi es respirar el aroma de la Sicilia más auténtica. ¡Un verdadero placer al que no se puede renunciar!
Mezquitas en Calatafimi-Segesta
Mezquita musulmana
Esta mezquita musulmana (hoy sólo ruinas)- situada en la acrópolis norte del lugar arqueológico de Segesta- fue la primera de Sicilia en ser identificada con certeza, gracias a las excavaciones arqueológicas realizadas, en las que se identificó el nicho del mihrab (elemento indiscutible en toda mezquita). Esta mezquita tiene unas dimensiones de 20 x 11 metros, y estaba dividida en dos naves paralelas al muro de la qibla, el cual está orientado hacia La Meca indicando la dirección de la oración. Era la "mezquita de los viernes", ya que era en este día de la semana cuando se congregaban todos los hombres adultos de la comunidad para la oración solemne. Fue construida en el siglo XII por la comunidad musulmana que se estableció en la cumbre del Monte Bárbaro, y destruida a comienzos del XIII, tras la llegada del señor cristiano que construyó el Castillo.
Monumentos Históricos en Calatafimi-Segesta
Teatro de Segesta
(2)
El teatro de Segesta merece mucho la pena cuando estás de ruta por Sicilia. Fueron las primeras ruinas que vi y me impresionaron mucho, pero después te das cuenta de que Sicilia tiene mucho más y más impresionante que ofrecer. De visita muy recomendada y, como consejo, no hagáis la locura de subir a pie a pleno sol, por unos pocos euros tienes un autobús que te hará disfrutar mucho mas de esta parada.
Balnearios en Calatafimi-Segesta
(2)
De interés turístico en Calatafimi-Segesta
Actividades en Calatafimi-Segesta y cerca
Tours y visitas guiadas
Tour privado por Palermo
(2)
120
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Palermo
20
Civitatis
59
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Messina
10
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Palermo
25
Tours y visitas guiadas
Tour por los museos de Messina
59
Civitatis
30