Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Pinsot?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Pinsot

16 colaboradores

7 cosas que hacer en Pinsot

Jardines en Pinsot
Espacio Natural de la Fôret du Bout
Al que se accede por un sendero perfectamente marcado que conduce hasta el Lago de Léat. Un lugar para desconectar, para respirar aire puro y sentor la naturaleza en estado puro. Caminas por zona boscasa al menos durante dos horas, subiendo empinadas cuestas y sintiéndote protegido por los magníficos abetos y pinos que forman el bosque. Si te animas a hacer la ruta a través de este espacio protegido recuerda ir bbien calzado, llevar agua y ropa adecuada según la estación. Hay subidas muy pronunciadas y aunque la senda es fácil, ¡a veces puede resultar agotadora!
Senderismo en Pinsot
Sapins Henri IV
La ruta o sendero señalizado que lleva hasta el Lago de Léat tienen un momento álgido a su paso junto a dos magníficos "abetos" o pinos centenarios conocidos como Sapins Henri IV. Por la zona todo el mundo te recomienda llegar hasta ellos ya que representan el tipo de vegetación autóctona y de los pocos que se slavaron de la tala masiva de este lugar para utilizar como zona de pastoreo. Tras el abandono de las artes pastoriles, la naturaleza ha vuelta a su curso y aunque los alrededores configuran un "claro" en medio del bosque de Bout, los dos árboles d emás de cuatro cientos años y unos 30 metros de altura nos hablan de otra época. A unos metros se ubica un interesante refugio, que por aquí denominan "chalet" y permite quedarse a dormir o sentarse para comer. Imposible no abrazarse a estos maeníficos árboles centenarios que a veces parecen hablarte con los onidos de sus ramas crujiendo con el viento. ¡Un lugar excepcional!
De interés turístico en Pinsot
Chalet du Bout
Tras un duro ascenso llegamos hasta este pequeño refugio de montaña que nos ha sorprendido por su buen equipamiento, y todo ello de manera gratuita. Una asociación se encarga de que existan por muchos caminos y senderos de montaña una serie de refugios habilitados (aquí le llaman chalet) para cazadores, montañeros o excursionistas que pasan por la zona. El bosque de Bout es una pasada, un lugar pleno de naturaleza y de historia, la mano del hombre se siente en algunas zonas como en la clariana producida por la tala de abetos para crear un espacio de pastoreo y aprovechar los árboles para hacer carbón natural. El refugio te permite conocer mejor el bosque, respirar mejor la naturaleza que lo envuelve y descubrir el arroy de Gleyzin que pasa cerca ha creado un precioso valle en la montaña de Belledone. ¡Nosotros agradecemos estas iniciativas que nos ha servido para relarnos n rato! Si te apetece quedarte a pasra la noche solo tienes que venir con tu saco. En el chalet hay lo básico apra susistir.
Senderismo en Pinsot
Ruta Lago Léat
Más de cuatro horas nos ha costado recorrer los ocho kilómetros que forman la ruta que lleva hasta el lago de Léat. El camino empieza en la pequeña aldea de Gleyzin junto al torrente y valle de mismo nombre. El camino tienen un desnivel de más de 700 metros y hay pendientes que para mi son rompepiernas (quien está acostumbrado será un sencillo paseo :-) La ruta esá en todo momento muy bien señalizada, indicando los puntos o lugares de interés como el Chalet de Bout, el espacio protegido del bosque de mismo nombre, los abetos centenarios Henry IV para finalizar en el espectacular paraje natural del lago. una caminata que lleva por diferentes paisaje, desde el frondoso bosque a las clarianas más bonitas con vistas a las montañas del magnífico Macizo de Belledone (estamos muy cerca de los ALpes) Nos heos preparado una mochila con la comida, nos hemos calzado unas buenas botas ya recorrer el monte! imprescindible unos palos para caminar y salvar los duros desniveles que a veces te puedes encontrar. Un lugar que desconocíamos y que gracias a nuestra anfitriona local hemos podido disfrutar ¡Como me gustan estos sitios!
Valles en Pinsot
Valle de Gleyzin
Que pequeñita me siento en estos lugares naturales tan inmensos, tan repletos de vida salvaje prácticamente no manipulada por el hombre. En la pequeña aldea de Gleyzin iniciamos una serie de rutas o sendas que nos han conducido por el precioso valle que forma el torrente de mismo nombre, un ruidoso y pendenciero afluente del río Breda que surcan las montañas del bello macizo de Belledonne en Isère. No sé que poder tiene la montaña, que extraña energía transmite, lo que si que sé, es que estos lugares son únicos, irrpetibles y es necesario ponerlos en vaor. Francia está repleta de bellísimos pueblos, monumentos excepcionales, pero no debemos olvidar que su impresionante naturaleza también tiene un valor excepciona. El valle está situado a unos 1000 metros de altitud. Si te acercs por aquí te sorprenderá la cantidad de rutas señalizadas y senderos que puedes hacer.
Ríos en Pinsot
Torrente de Gleyzin
De pueblos desconocidos es una de mis pasiones, es como sentir que eres el primer ser humano que pisa esta tierra, al menos durante unos segundos. Nos ha sorprendido conocer una Francia de la que no sabíamos nada, una Francia salvaje, pura, natural que se representa en lugares como el Valle de Gleyzin o en sus aldeas, Le Pinsot, La ferrière que reclaman al mundo su lugar y piden ser visitadas para no caer en el olvido. Mientras dejo que mi mente siga el curso del ruidoso e intrépido torrente Gleyzin, un afluente del río Breda que surca las montañas del macizo de Belledone, la naturaleza nos envuelve en un peculiar paraje natural, el bosque de Bout, sabiamente protegido tras las épocas de explotación humana. El Gleyzin nace un poco más arriba, en los pequeños neveros y glaciarres que anuncian los Alpes. ¡Fascinante lugar!
Senderismo en Pinsot
Ruta al Chalet du Bout
Unos dos kilómetros a través de un espectacular bosque de coníferas, atravesando torrentes como el de Gleyzin y dejándonos maravillar por el valle de mismo nombre. Para mi ha resultado una ruta rompepiernas debido a las rampas y desnivles, ya que en menos de un kilómetros ascendemos de los 900 a los 1398 metros de altitud. Pero el esfuerzo merece la pena, ademá hay recompensa en forma de paisaje y de refugio donde descansar, tomar algo, deajrte llevar por el sonido del agua, de los árboles y abrazarte a dos árboles centenarios catalogados como notables . Prepara buen calzado e infórmate bien del mejormoment para hacerlo según tus expectativas :-).