Berlín
Experiencias de los viajeros en Puerta de Brandenburgo

Puerta de Brandenburgo

Cómo llegar
Web
Guardar Añadir tu experiencia

Visita gratuita a pie por Berlín

Tour gratuito a pie por Berlín
Resérvalo
ahora desde
0
Francisco Gallego

Uno de los grandes símbolos de la ciudad

Cuando uno llega a Berlín, más si cabe uno que es medio andaluz —también me vale si ese mismo fuera de Bilbao—, espera, deseoso, poder ver la famosa Puerta de Brandenburgo; puerta que debería ser de grande, al menos, como un par de Santiagos Bernabéus, unidad de medida básica utilizada por cualquier exagerado que se precie de serlo.

Muy bien, nada más lejos de la realidad. Para que os hagáis una idea, si el alemán prototípico midiera un par de centímetros más y la mencionada puerta midiera un par de centímetros menos, el primero podría colgarse la segunda como llavero en el bolsillo.

A pesar de la desilusión inicial, la Puerta, cuya construcción finalizó en 1791, es uno de los grandes símbolos de la ciudad y del propio país. Al contrario de lo que se pueda pensar, no es un arco del triunfo sino que es una de las 18 puertas que antiguamente daban acceso a la ciudad.

La nota curiosa, y anecdótica, es la Cuadriga, que representa a la diosa de la Victoria montada en un carro tirado por cuatro caballos en dirección a la ciudad. Dicho monumento se convirtió en el capricho alemán de un tal Napoleón Bonaparte, quien decidió que debía llevarla a París para mostrársela a sus ya libres conciudadanos. Gracias a Dios, o, mejor dicho, gracias al general Ernst Von Pfuel, quien se ocupaba de defender aquella parte de la ciudad contra los franceses, los planes del bajito cabezota francés no llegaron a buen puerto y la estatua volvió a lucir en Berlín. Concretamente, este glorioso retorno fue el motivo de la adicción de la cruz de hierro que portó durante mucho tiempo.

Como apuntes relacionados con la Segunda Guerra Mundial, el monumento sufrió graves desperfectos en los bombardeos que se sucedieron en la ciudad pero, algo insólito en muchos años, las autoridades de la dividida Berlín consiguieron ponerse de acuerdo y restaurarla. Además, en la Plaza de París, donde la Puerta está situada, se encuentran las embajadas de Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, algo que, se quiera o no, en la época de la Guerra Fría debía tener su aquel… ¿los empleados de ambas embajadas tomarían café y churros en el mismo bar? ¿Se interesarían por la familia? ¿En cuál de las dos embajadas se comería mejor? Como veis, por mi cabeza, supongo también por la vuestra, pasan los grandes interrogantes de la Historia…

También andan por allí —en la Plaza de París, digo— algunas de las sedes de los bancos más importantes de Alemania y Europa; oficinas de diferentes organismos europeos y el famoso hotel desde el cual Michael Jackson, ese amigo de los niños, sacó a su hijo —o hija, no lo recuerdo— por el balcón para espanto de seguidores, madres y tertulianos televisivos de los mejores canales del globo terráqueo.

A pesar de las dimensiones, comentadas en tono jocoso, no dejéis de visitar el monumento, pues merece la pena y, al estar en el centro de la ciudad, se encuentra cerca de muchos otros lugares de gran interés en Berlín. También es un lugar muy concurrido por los berlineses en sus ratos de ocio y punto de encuentro de los famosos tours gratis por la ciudad que recomiendo encarecidamente.

* Hasta que se resuelvan los problemas técnicos, os paso los links directos a mi Flickr, donde tengo más fotos de la Puerta de Brandenburgo:
Http://www.Flickr.Com/photos/francisco_gallego/4462711599/ http://www.Flickr.Com/photos/francisco_gallego/4462708333/
Fran

Genial.

Visita imprescindible,y si podeis visitarla al anochecer mejor,el contraste del cielo y la iluminacion de la puerta vale la pena observarla.lo malo que es habitual que llueva y eso desluce un poco la estancia así que no olvideis el paraguas y así sacar las mejores fotos posibles.Siempre hay personajes vestidos de Militares ( alemán y USA) que os podeir hacer
fotos con ellos
Lamaga

El símbolo de Berlín por excelencia

Una estructura neoclásica inspirada en el Partenón de Atenas. Uno no puede irse de la ciudad sin visitar este monumento histórico, que fue el símbolo de la Alemania dividida (justo ella dividía el Berlín oriental del occidental).

La Puerta ha vivido varios acontecimientos muy curiosos. Por ejemplo, durante la época de la invasión francesa de Napoleón éste ordenó que se desmontara y fuera trasladada a París. A llí estuvo hasta 1814 que retornó a la ciudad y fue el símbolo de la victoria. Fue en ese momento cuando, la diosa que se encuentra en su parte superior recibió un báculo con el águila prusiana y la cruz de hierro con la corona de laurel.

La Puerta ha sido el escenario de sucesos tan trascendentales como el nacimiento del Tercer Reich de Hitler y la ocupación rusa de 1945. A los lado de la puerta aún quedan en pie un par de pabellones antes utilizados por la guardia y las aduanas del muro.

Es un lugar siempre lleno de gente y de bullicio. Creo que el mejor modo de visitarlo es en bicicleta, de ese modo evitaremos el tráfico y podremos además recorrer toda la Unter den Linden o darnos un paseo por el bello parque de Postdam. Imprescindible.
Cristina

Sitio precioso e imprescindible.

La puerta de Brandenburgo es un sitio muy bonito, muy bien iluminado, lleno de turistas que pasean y que van montados en carruajes, y que lo hace todo aun más bello. Símbolo de la libertad y unificación de las dos Alemanias. Es precioso e imprescindible para todo aquel que visite Berlín.
Lna

La puerta está dominada por una escul...

Los puntos céntricos de las ciudades suelen ser excelentes para acoger exposiciones estrambóticas, mercadillos de navidad o propuestas tan extrañas que cuando las ves dices: Ya… vale… mmm… pues son muy originales en esta ciudad. A mi paso por Berlín y, más concretamente, por su puerta de Brandenburgo, me encontré con un coche proporcional al tamaño de la puerta. Al final son ese tipo de cosas que te hacen fijarte más en ellas que en los monumentos que las rodean.

Estuvimos jugando una hora en ese tobogán gigante (que incluso se nos hizo tarde para entrar en el Bundestag). No supimos qué representaba. No había ninguna plaquita que lo explicara. Hicimos conjeturas, buscamos una relación entre ambos... Y creo que la encontré. La puerta está dominada por una escultura de cobre de unos 5 m de altura, creada por Johann Gottfried Schadow, que representa a la diosa de la Victoria montada en un carro tirado por cuatro caballos en dirección a la ciudad. El coche plateado de cinco metros de altura fue creado por Ferrari y representa a Michael Schumacher en dirección a la meta.
Guanche

La Brandenburger Tor o puerta de...

La Brandenburger Tor o puerta de Brandeburgo está situada al final de la avenida Unter Den Linden. Atrás estaba el muro de Berlín y puedes ver por donde pasaba porque está indicado en el suelo.

La puerta es más pequeña que lo que me imaginaba, pero con solo pensar en toda la historia que vio pasar me impresionó. Fue construida en el siglo XVIII en un estilo neoclásico inspirándose de Atenas.

La Pariser Platz en la cual está construida era entonces el centro de la vida política alemana. Arriba está la carroza de la diosa de la Paz. Se restauró después de los bombardeos de la segunda guerra mundial.

Cuando se abrió el mundo, era uno de los puntos clave donde se juntaba la gente para poder pasar del otro lado, a celebrar y ver a sus familiares de los cuales llevaban décadas separados. Ahora es bastante turístico.
Ernesto Calatrava

Donde uno empieza a conocer Berlín

La Puerta de Brandeburgo es la postal de Berlín y es bastante común que la gente le ponga como primera atracción a ser visitada en la ciudad. Natural, puesto que es un sitio cuya historia es muy interesante: La cuadriga arriba de la puerta fue tomada por Napoleón para ser exhibida como trofeo de guerra; el nunca ha podido hacerlo. Los alemanes la recuperaran, pero en la Segunda Guerra todo el monumento quedó muy dañado. Lo curioso es que, en los años 50, en una Berlín ya dividida, los berlineses han aunado esfuerzos para reconstruirla; para que poco tiempo después se le pusera el muro justo delante, por lo que quedó sin acceso por ningún lado.
Desde allí se tiene el Tiergarten por un lado y la Unten den Linden por otro, lo que viene a sumar a sus atributos de punto de salida. También muy cerca está el Reichstag, el parlamento alemán. Y lo mejor de todo es que desde allí salen tours totalmente gratis, en español, que recorren toda la zona.
Callejeros Viajeros

La Puerta de la ciudad

Es la antigua puerta de la ciudad, reconstruida en el siglo XVIII como un arco de triunfo neoclásico, y ahora uno de los monumentos más conocidos de Alemania.

Se encuentra la zona centro de la ciudad de Berlín, en el cruce de Unter den Linden y Ebertstraße, inmediatamente al oeste de la Pariser Platz. Muy cerca en dirección norte se encuentra el edificio del Reichstag.

Fue un encargo del rey Federico Guillermo II de Prusia como un signo de la paz y su construcción se prolongo desde 1788 hasta 1791. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Puerta de Brandenburgo sufrió daños durante los bombardeos de la ciudad y fue completamente restaurada en el año 2000-2002.
Lourdes Bencomo

Puerta de Brademburgo

Es una antigua puerta de entrada a Berlín y uno de los principales símbolos tanto de la ciudad como de Alemania. Está situada en el centro actual de la ciudad, en la Plaza de París, formando el final de la avenida Unter den Linden y marcando el comienzo del gran parque Tiergarten y de la avenida Straße des 17. Juni. En las cercanías también se encuentran el Reichstag y la Potsdamer Platz. Importantes sucesos en la historia de Berlín están ligados a la Puerta de Brandeburgo.
Laura Medina

Puerta de Brandenburgo

La Puerta de Brandeburgo es una de las antiguas puertas de entrada a Berlín, además de ser uno de los símbolos más importantes de la ciudad. Se inauguró en el 1791 siendo un símbolo del triunfo de la paz sobre las armas. En el 1795, el monumento fue coronado con una cuadriga de cobre que representa a la Diosa de la Victoria en un carro tirado por cuatro caballos en dirección a Berlín. La estatua que se puede ver la actualidad es una copia hecha en Berlín oeste en el año 1969 ya que la original quedó destruida durante la Segunda Guerra Mundial.
A. Marina C. Badias

Puertas que custodiaba la ciudad y ca...

26 metros de altura, una de muchas puertas que custodiaba la ciudad y capricho de Napoleón, la Puerta de Brandenburgo es un símbolo claro del perfecto equilibrio alemán entre historia y reunificación. Como dato, a poca distancia se encuentran las embajadas de Estados Unidos y Rusia, es difícil no imaginar cómo tuvo que ser el ambiente en plena guerra fria. Estoy segura que más de un encuentro tuvo lugar en la Plaza de Brandenburgo. Una de muchas puertas que custodiaba la ciudad y capricho de Napoleón, la Puerta de Brandenburgo es un símbolo claro del perfecto equilibrio alemán entre historia y reunificación
María Carmen García Moraleda

Descubriendo Berlín

Berlín es una ciudad en la que te integras en cuanto empiezas a pasear por sus calles. Aunque en ocasiones recomiendo coger un autobús, en particular el 100, para hacerte idea de las grandes distancias que hay que recorrer para ver los diferentes monumentos.
Aquí os dejo algunos testimonios de nuestro viaje.
Silvi Na

Un paraíso

Tuve la gran suerte de poder contemplar el conocido ''Festival of lights'' que se celebra todos los años en el mes de octubre en la capital Alemana. Este festival ilumina todos los monumentos más importantes de la ciudad conviertiéndola en un paraíso no sólo para los amantes de la fotografía nocturna sino para todas aquellas personas que quieran contemplar algo único.
Luces de colores, proyecciones de imágenes que van moviéndose dando vida a los edificios más emblemáticos de Berlín. En este caso, la grandiosa Puerta de Brandenburgo presenta este aspecto impresionante gracias al festival.
Lonifasiko

Impresionan el tamaño y las dimensiones

Es sin duda uno de los símbolos del Berlín moderno. Impresionan el tamaño y las dimensiones de las columnas, así como la escultura de la parte de arriba. El/La que va a Berlin y no ve la Puerta de Brandenburgo... ;-).
Marta Cardona

Punto de encuentro

no puedes estar en Berlin sin ver su monumento más emblemático, en él se inicia un recorrido por toda la historia de esta ciudad y la verdad que es digna de ver. No deja indiferente a nadie. Si estáis por allí intentad que alguién os explique su historia y la de la cuadriga que se encuentra en su parte superior porque es muy interesante, los alemanes son muy abiertos y siempre hay gente que te ayuda o te cuenta una parte interesante de la historia del país, y sinño siempre quedan las guias que también son muy útiles XD
Ver más experiencias
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Puerta de Brandenburgo ayudarán a otros.
GUARDADO EN
4,76 sobre 5 (42 votos)
IMPRESCINDIBLE