MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Senderismo en Sri Lanka

Los destinos más populares

3 senderismo en Sri Lanka

Senderismo en Nuwara Eliya
Nuwara Eliya Tea Estates
(1)
Los paisajes más característicos de Sri Lanka son las plantaciones de té. Recorrer esta zona con calma es uno de los caminos más bonitos del país. No cansa en absoluto ir viendo campos verdes con mujeres trabajando, cogiendo hojas de té y llevándoselas a la espalda. Nosotros hicimos el camino en minibus desde Kandy para posteriormente coger el famoso tren de juguete que nos llevaría a Ella. Vistas inigualables.
Senderismo en Badulla
Excursión a Dunhinda
Si decides ir a las cataratas de Dunhinda a pie desde Badulla, es mejor ir que volver porque vas bajando. Pasando por bellos paisajes montañosos, hay que caminar por la carretera principal, pero no pasa mucha gente. La carretera va por la selva, con algunos puntos de vistas panorámicas. Luego tomas el pequeño camino de las cataratas, está indicado. Pasas por puentes colgando de los barrancos, que parecen que se van a romper si haces un paso más! Y luego el camino se hace más estrecho y más empinado. Alrededor, ves algunas cataratas menores. Dicen que las de Dunhinda son de las más bellas de la isla, pero cuando fuimos no había mucha agua. Y no te podías bañar! Hay monos por el camino, que están tan acostumbrados a la presencia del hombre que tienes que tener mucho cuidado con tu comida, o llegan y te la roban sin vergüenza!
Senderismo en Dambulla
Praderas de Dambulla
Los monasterios de Dambulla se encuentran en grandes rocas que dominan un paisaje totalmente plano, aparte de estas rocas. Es un gran contraste, y estas praderas son muy agradables para explorar, haciendo senderismo, o para los menos aventureros, saliendo con un guía en tuk tuk. Si vas a tomar un guía, intenta tener antes de salir una pequeña charla con él para comprobar su nivel de inglés. Algunos parecen muy buenos así al inicio, con las primeras frases, pero luego cuando los contratas, no te saben explicar bien la historia del lugar, y cuando haces preguntas que salen un poco de la normal, no las entienden o no te saben contestar. En las praderas hay algunos hoteles en la selva, muy agradables, con piscinas y aire acondicionado. Son precios alrededor de 40 euros por noche, pero consigues un servicio mucho más alto que en Europa para el mismo precio. Los paisajes son muy bonitos.