Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Canterbury?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Ciudades en Canterbury

Los destinos más populares

2 ciudades en Canterbury

Ciudades en Christchurch
Christchurch
(1)
CHRISTCHURCH – (Iglesia de Cristo) Es la capital de la Isla del Sur. El nombre de la ciudad viene dado por su catedral negra. La catedral estaba enclavada en el mismo centro de la ciudad en la plaza del mismo nombre Christ Church Cathedral Place. Hablamos en pasado puesto que fue destruida en 2011 por un devastador terremoto que asoló a la ciudad, murieron unas 200 personas. Fue tanto el daño causado a la Catedral que impidió su reconstrucción aún parcial. La Catedral se construyó en el Siglo XIX empleando como material básico unas piedras de la región de tonalidad negra muy quebradizas, las piedras le dieron el nombre y las piedras impidieron su reconstrucción. Fuimos de las últimas personas que la pudimos contemplar con todo su esplendor. Recomiendo vean el video puesto que en cierta forma es un documento histórico. La Catedral se desacralizó y se desmantelaron sus ruinas. En la actualidad y en su lugar se ha construido la llamada “Catedral de cartón” siguiendo el diseño del arquitecto japonés Mr.Ban quien ya tiene experiencia en construcciones de este tipo. La nueva catedral tiene una capacidad para 700 personas y su diseño es moderno, en forma de una enorme tienda de campaña. Christchurch recibe el apelativo de ciudad jardín por la gran cantidad de jardines al estilo inglés con sus parterres de flores y plantas decorativas, jardines muy cuidados. Tenemos entendido que la parte de jardines se ha podido recuperar completamente después del terremoto. En el Jardín Botánico, Botanic Gardens, se pueden ver todo tipo de flores y plantas autóctonas, el jardín esta surcado por unos canales por los que se puede pasear en góndola con pértiga al estilo veneciano. La vida se concentra alrededor de la Plaza Christchurch, alli se instalan mercadillos, venta ambulante de todo tipo de cosas, ocio y entretenimientos, incluso conciertos de música.
Ciudades en Oamaru
Oamaru
Puede parecer una contradicción, pero es real, o al menos lo fue, y también motera. Oamaru se presenta en el mapa como un pueblecito costero al este de la Isla Sur, no más que un punto sobre el papel o el gps. Pero si somos un poco curiosos nos acercaremos a ella y veremos como tiene mucho que ofrecer. Tan sólo con la entrada a la ciudad, una ancha avenida al estilo americano ( que debía permitir el giro de un carro de bueyes), flanqueada por edificios oficiales en piedra blanca en un descontrolado delirio de grandeza y una casi infinita sucesión de tiendas que se cobijan bajo los soportales de las construcciones que conforman la calle, ya vemos que la parada va a ser interesante. Aparcamos justo donde empieza esa avenida y la recorremos a pie. Justo al llegar al final, aparece uno de los platos fuertes de la ciudad, el barrio victoriano. Oamaru siempre tuvo aires de gran urbe, rica y ambiciosa hasta tal punto (difícil de creer ahora) que en 1880 tenía el tamaño de Los Ángeles. Sorprendente. Su puerto, desde donde partían enormes barcos que transportaban la deliciosa carne de la isla hacia la hambrienta Gran Bretaña, dejaban atrás una riqueza incalculable, hasta tal punto que el deseo de presumir y ostentar hizo que las familias más importantes iniciaran una guerra para ver quién era capaz de gastarse más dinero en construir el edificio más grande y hermoso. Pero ésta trifulca les llevó a la ruina. Así que dejó de crecer y esos mismos edificios quedaron vacíos, deshabitados y milagrosamente a salvo de las demoliciones que trituraron e hicieron desaparecer centenares de joyas arquitectónicas en todo el país. Aalerías de arte, bares al estilo victoriano (pero con wifi), centros de artesanía con una gran dosis de espíritu hippy, restaurantes y lugares encantadores como la librería de viajes que vemos en las fotos. El lugar es parada obligatoria para moteros, que se concentran en un pequeño garito localizado a la entrada de la bahía. Pasear por Oamaru es entrar en una máquina del tiempo, volver a un pasado donde la ciudad era próspera. Pero su vanidad acabó con ella, aunque no del todo; al final consiguió su propósito, ser una de las ciudades más hermosas de Nueva Zelanda.