MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Oamaru?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Ciudades en Oamaru

ciudades en Oamaru

Ciudades en Oamaru
Oamaru
Puede parecer una contradicción, pero es real, o al menos lo fue, y también motera. Oamaru se presenta en el mapa como un pueblecito costero al este de la Isla Sur, no más que un punto sobre el papel o el gps. Pero si somos un poco curiosos nos acercaremos a ella y veremos como tiene mucho que ofrecer. Tan sólo con la entrada a la ciudad, una ancha avenida al estilo americano ( que debía permitir el giro de un carro de bueyes), flanqueada por edificios oficiales en piedra blanca en un descontrolado delirio de grandeza y una casi infinita sucesión de tiendas que se cobijan bajo los soportales de las construcciones que conforman la calle, ya vemos que la parada va a ser interesante. Aparcamos justo donde empieza esa avenida y la recorremos a pie. Justo al llegar al final, aparece uno de los platos fuertes de la ciudad, el barrio victoriano. Oamaru siempre tuvo aires de gran urbe, rica y ambiciosa hasta tal punto (difícil de creer ahora) que en 1880 tenía el tamaño de Los Ángeles. Sorprendente. Su puerto, desde donde partían enormes barcos que transportaban la deliciosa carne de la isla hacia la hambrienta Gran Bretaña, dejaban atrás una riqueza incalculable, hasta tal punto que el deseo de presumir y ostentar hizo que las familias más importantes iniciaran una guerra para ver quién era capaz de gastarse más dinero en construir el edificio más grande y hermoso. Pero ésta trifulca les llevó a la ruina. Así que dejó de crecer y esos mismos edificios quedaron vacíos, deshabitados y milagrosamente a salvo de las demoliciones que trituraron e hicieron desaparecer centenares de joyas arquitectónicas en todo el país. Aalerías de arte, bares al estilo victoriano (pero con wifi), centros de artesanía con una gran dosis de espíritu hippy, restaurantes y lugares encantadores como la librería de viajes que vemos en las fotos. El lugar es parada obligatoria para moteros, que se concentran en un pequeño garito localizado a la entrada de la bahía. Pasear por Oamaru es entrar en una máquina del tiempo, volver a un pasado donde la ciudad era próspera. Pero su vanidad acabó con ella, aunque no del todo; al final consiguió su propósito, ser una de las ciudades más hermosas de Nueva Zelanda.
Destinos cercanos más populares