Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Finnmark?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Finnmark

101 colaboradores

39 cosas que hacer en Finnmark

Acantilados en Honningsvåg
Nordkapp
(8)
Cabo norte A las 8:30 empezamos ruta, hay muchas ansias por llegar a cabo norte. Hemos vuelto a amanecer con un día espectacular. Me obsesiono mucho con el tiempo porque aquí es muy cambiante y no hay cosa que más rabia me diera que se echara la niebla y no se observará nada después de los km que llevamos encima. Nos quedan 58 km para llegar y estamos atravesando el último túnel de 6'8 km y 212 m bajo el mar que enlaza el continente con Honningsvag, los 2 primeros han sido gratis pero por este último nos han dado un gran sopapo. Como nos queda todo el día por delante decidimos primero ir a Knivskjelodden, verdadero punto más septentrional del continente europeo . La ruta son 18 km ida y vuelta y merece la pena ver el peñón desde otra perspectiva, porque eso es cabo norte un acantilado de 300 m que caen en picado hasta el mar. Llega el gran momento de ir al recinto y no me sorprende la estafa q nos espera...... pero quien se va a dar la vuelta después de llegar hasta allí ? . Lo que si me sorprende es lo que tienen allí montado. Una vez que vemos el sol ocultarse sale la magia que tiene esa época, no hay sol pero si mucha claridad. La gente empieza a desaparecer y es el momento de hacer fotos a nuestro placer.... es impresionante ver esa super bola , por mucho que sea una turistada a mi me ha emocionado muchísimo. Entramos en las instalaciones que hay porque queremos hacer tiempo para ver salir al sol. Tienes de todo, tiendas, teléfono, cafetería, restaurante, y lo mejor de todo es un visual del cabo sobre el contraste de las cuatro estaciones. Vemos de nuevo el sol , la espera ha sido un poco dura porque el viento es frío, pero ha merecido la pena . De camino a la cabaña es increíble como nos va deslumbrando el sol y tenemos una grata sorpresa cuando llegamos , unos cuántos cuidaban de ella.
Pueblos en Honningsvåg
Honningsvag
(1)
Es difícil, cuando se llega a este punto del país noruego, distinguir entre lo que es tierra firme, parte del continente de lo que es una isla. Y es lo que ocurre con Honningsvag, que si no hemos hecho un previo estudio de un mapa quedaría en nuestra memoria como un pueblo adosado a la costa de Noruega. Pero si miramos con atención nos daremos cuenta de está enclavada en la parte norte de la isla de Magerøya, es decir desgajada del continente. Pero eso le aporta, por supuesto un encanto añadido, ya que la hace más inaccesible, más lejana. Y eso es una ventaja. Aunque es el mayor asentamiento de la isla puede perfectamente recorrerse en su totalidad en una hora, andando todas sus calles, entrando en la tienda de recuerdos, tomando algo caliente en alguno de sus bares o aprovisionándose en su supermercado. Nosotros la visitamos en una escala de nuestro crucero, como prefacio del famoso Cabo Norte, y de hecho casi todo el que viene lo hace para eso, para utilizarla de base para esta excursión. Y es una pena, ya que este pequeño enclave, pese a su tamaño tiene mucho que ofrecer. Empezando por el majestuoso paisaje de blancas montañas, que resguardan el sencillo puerto de tormentas y vientos, una iglesia austera pero con un encanto especial, coloridas casas con jardín, el bar de hielo más septentrional del mundo y sobre todo unos habitantes amables y dados a conversar. Las calles parecen vacías en principio, pero poco a poco, según vamos entrando al pueblo las vemos animarse, con gente que va de un lado a otro, niños que juegan en la hierba o en la nieve y con una luz que tiene algo de mágico. Paseemos por las calles de Honningsvag, la ciudad de la bahía que descansa bajo la montaña de Hornungr, y disfrutemos de un lugar que lleva habitado por el hombre nada menos que 10.300 años.
Reservas Naturales en Gjesvaer
Reserva Natural de Gjesværstappan
Muy cerca de Honningsvåg se encuentra la localidad de Gjesvær desde cuyo pequeño embarcadero parten las excursiones que permiten visitar la reserva de Aves Gjesværstappan. Tras escasos 10 minutos de plácida navegación avistamos en el horizonte el perfil de los tres islotes; Storstappen, Bukstappen y Kirkestappen que constituyen uno de los santuarios de aves marinas más importantes de las regiones sub árticas. La variedad de la avifauna que albergan estas "islitas" y sus aguas circundantes es realmente espectacular y durante las más de dos horas que dura la navegación podremos asistir extasiados a las exhibiciones y acrobacias de Frailecillos, Gaviotas Tridáctlas, Araos, Alcas, Cormoranes, Págalos Parásitos, Alcatraces y otros tipos de aves cuyo nombre se ha borrado de mi memoria (he de confesar que incluso alguno de los que incluyo en esta reseña lo he rescatado gracias a Internet). Si el hecho de contemplar la concentración de miles de aves entre los grandes riscos de la mayor de las islas (Storstappen) o disfrutar de las precisas y preciosas zambullidazas de los frailecillos en busca de su almuerzo es un espectáculo que difícilmente olvidaré, no menos llamativo resulta escuchar – o sufrir- el griterío ensordecedor que emiten los ruidosos habitantes de la reserva, tal es el volumen que alcanzan sus estridentes “cantos” que el sonido del motor de nuestro barco apenas es audible… Y ya que hablamos del barco, digamos que este se encuentra perfectamente equipado para hacernos disfrutar de una agradable excursión ya que está dotado de una pequeña cafetería, un par de lavabos y almacena en sus bodegas ropa de abrigo suficiente para el pasaje por si las condiciones climatológicas lo hacen necesario (aunque no se sale a mar abierto, las islas se encuentran muy cerquita de la costa, la temperatura incluso en verano puede resultar un tanto desagradable para los más frioleros) Y todo este lujo por “tan sólo” 70 €, merece la pena pagarlos…os lo aseguro
Acantilados en Nordkapp
Cabo Norte
(7)
Al norte de Europa encontramos Noruega y al norte de Noruega encontramos la isla de Cabo Norte. Se puede llegar por tierra (mediante un túnel) o por mar. yo llegué al complejo turístico de Cabo Norte después de cruzar todos los fiordos noruegos, una experiencia que no os podéis perder. Cabo norte tan solo es un museo orientado a un acantilado de 300 mts. situado en las coordenadas más al norte de Europa. Es un punto mítico para cualquier viajero. Aún en verano se respira un frío y un silencio digno del ártico. Si vas cercano al solsticio de verano, podrás contemplar el espectáculo del sol de medianoche, cuando el sol no se pone
De interés turístico en Alta
Aurora Boreal en Alta
(3)
La aurora polar consiste en un resplandor que aparece en el cielo nocturno de las regiones próximas a las zonas polares debido al impacto de las partículas de viento solar con el campo magnético de la Tierra. En las latitudes en el hemisferio norte se conoce como aurora boreal, bautizado con el nombre de Galileo Galilei, en referencia a la diosa romana del amanecer Aurora y su hijo, en representación de los vientos del Norte. Normalmente se ven más intensamente durante las temporadas de septiembre a octubre y de marzo a abril. En las latitudes del hemisferio sur se conoce como aurora austral. Según el folclore nórdico: Las vírgenes son la valquiria de las guerras, montadas en caballos y armadas con lanzas y yelmo... Cuando viaja en su mensaje, su armadura por una extraña luz de brillo que ilumina el cielo del norte, haciendo lo que los hombres llaman "aurora boreal", o "Luces del Norte". Aunque recomiendan verlas en la ciudad de Tromso, cuanto más al norte mejor, y el pueblo de Alta es un lugar inmejorable.
Reservas Naturales en Alta
Alta
Un lugar perfecto para ver auroras boreales y descubrir paisajes inóspitos, fríos y nevados. La época ideal es desde Octubre hasta abril. Recomendable alquilar un coche y decubrir por tu cuenta sus paisajes hasta cabo Norte.
De interés turístico en Honningsvåg
El sol de medianoche
En Noruega son famosos dos fenómenos naturales: El sol de medianoche y la aurora boreal. El segundo no sé como será, pero el sol de medianoche es realmente mágico y espectacular. Estábamos en Nodkapp (Cabo Norte), donde es visible del 14 de Mayo al 29 de Julio. En esa época, por la proximidad al círculo polar ártico, el sol es visible las 24h del día, y cuando debería de ponerse, no se acaba de esconder en el horizonte, haciendo una puesta de sol preciosa y duradera. Hay muchas empresas que organizan tours para ver el fenómeno. Se ve desde una plataforma rodeada de acantilados, en la que hay un monumento con una bola del mundo (dicen que este lugar es el fin del mundo), así como un centro de visitantes y una cafetería.
Fiordos en Alta
Altafjorden
Partimos de Äkäslompolo a primera horas de la mañana con el sentimiento de que quizás nunca volveríamos a ir allí. Habían sido trece días innovidables en la laponia filandesa. Durante bastantes kilómetros y por carreteras habituales de la zona, es decir estrechas pero bien asfaltadas, nuestro viaje transcurrio en medio de abetos y pinos gasta que llegamos a la tundra en la que el paisaje se convierte en desolador y aquí apareció la fina lluvia que no nos dejó hasta Alta. Nuestra intención en un principio era haber comido algo en esta ciudad y visitar el centro de la ciudad. Misión imposible. El GPS se volvió loco y por más que los carteles nos iban indicando la palabra "Centrum", fuimos incapaces de localizarlo terminando en el puerto donde dimos un pequeño paseo. Como dicen, a falta de pan buenas son las tortas.
Pueblos en Gjesvaer
Gjesvaer
No es que este lugar no se conozca, que va... todo lo contrario. Es una reserva natural muy conocida en esta zona por sus safaris dedicados al avistamiento de aves, pero cuando fuimos nosotros parecía el lugar más remoto del mundo. Las condiciones climatológicas no eran las mejores. Habíamos estado esa mañana junto a la barrera que deja paso para subir hasta Cabo Norte, pero como finalmente no la abrieron por el temporal que hacía, decidimos acercarnos hasta el puesto costero de Gjesvaer que parecía estar incrustado entre numerosas islas. El camino no fue fácil. Nevaba con mucha intensidad y el viento no acompañaba para nada la circulación por aquella carretera llena de curvas que la nieve había cubierto por completo. Cuando llegamos aparcamos el coche en un pueblo que parecía deshabitado en el que no se escuchaba ni un alma. Sólo el viento. Anduvimos por allí hasta el final de la isla donde nos encontramos a la única persona que vimos. Estaba colocando unos pescados en una redes enormes para que se secaran y conseguimos llegar hasta allí metiéndonos las piernas en la nieve hasta las rodillas. Vimos carteles de los safaris que hacen por aquí, pero con este temporal en pleno marzo me da a mí que no serían posibles de hacer. Finalmente, decidimos irnos del pueblo y nuestra sorpresa fue mayúscula cuando vimos que la barrera que da salida del pueblo estaba cerrada. Gracias a Dios sólo tuvimos que esperar una hora en el coche hasta que viniera un quitanieves a sacarnos de allí. Una hora más tarde y no pasaría otro hasta el día siguiente… Así que si estáis por allí y el tiempo no acompaña, fijaros mucho en todos los carteles que acompañan las barreras no vaya a ser que os quedéis encerrados en un pueblo sin poder salir.
Acantilados en Honningsvåg
Cabo Knivskjelodden
Existe la leyenda de que el Cabo Norte o NordKapp con una latitud de 71º 10' 21" N es el punto más septentrional del continente europeo. Aunque quizás por la belleza de sus acantilados y por su fácil accesibilidad al mismo le hayan covertido en principal enclave del turismo. Sin embargo muy cerca de esta plataforma, se encuentra el cabo KNIVSKJELODDEN que al situarse a una latitud de 71º 11' 08" N se convierte en el punto más septentrional europeo. El acceso al mismo en vehículo es imposible. Sin embargo se puede realizar el paseo hasta el mismo desde un pequeño aparcamiento señalizado a unos nueve kilómetros antes de llegar a la plataforma de NordKapp. La distancia aproximada es de nueve kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, es decir una cinco o seis horas de marcha. ¡Cuanto pesar llevo encima por no haberlo hecho!. Pero un día en la isla Mageroya no da para más. La próxima vez si tengo la oportunidad de volver, lo haré. Las fotografías del mismo están hechas desde el Cabo Norte en dos tardes diferentes. La primera totalmente descorazonadora por la climatología y la segunda verdaderamente expléndida.
Pueblos en Skarsvag
Skarsvag
Era la última tarde de las dos que pasamos en la isla de Mageroya y antes de subir a la plataforma del Cabo Norte, decidimos visitar un pequeño pueblo de apenas 60 habitantes y que es el puerto pesquero mas septentrional del mundo, según me informé luego. Íbamos en busca de una pequeña tienda de artículos típicos que nos indicaron en el camping con objeto de conseguir algo que no estuviese muy visto y visitar la fábrica donde según dice se hace el mejor pescado salado del mundo. Ni tienda ni fábrica, como era ya fuera de temporada (agosto) los horarios de cierre se habían adelantado por falta de visitantes, es decir nos dejaron con la miel en los labios. ¡Otra vez será!.
Pueblos en Norvagen
Norvagen
Después de haber estado unas cuantas horas en Honningvag, observamos que la carretera continuaba en dirección oeste. Ni corto ni perezoso, mis ansias por visitar nuevos lugares, nos llevó por la misma durante unos kilómetros bordeando el litoral de la Isla Mageroya. Un buen rato más adelante un pequeña señal donde indicaba que nos dirigíamos a Norvagen. Después de u na curva bastante pronunciada, nos encontramos frente a este precioso pueblo desde donde saqué la fotografía correspondiente. No habían transcurrido mas de quinientos metros, cuando una valla indicaba carretera cortada por obras. Imposible seguir. Nos tuvimos que conformar con ver desde la lejanía aquella espectacular mezcla de colores de sus construcciones. Si señor, una única fotografía que la conservo como oro en paño pues no tengo más.
De interés cultural en Honningsvåg
Monumento Niños del Mundo
(2)
Dejamos el coche en el aparcamiento habilitado al efecto en la plataforma del Cabo Norte y nos dirigimos hacia la entrada del centro turístico existente. Aquella primera tarde-noche que acudíamos aquí, el frio era bastante intenso a pesar de que estábamos en pleno mes de agosto. De repente y en medio de la tundra que compone todo este territorio, vimos el Monumento a Los Niños del Mundo. Obra de Simón Flem Devold que en junio de 1988 junto a siete niños de diversos lugares del mundo durante una semana que fueron su inspiración para esta obra. No me puedo imaginar como será verla en plena estación invernal.
De interés cultural en Alta
Grabados rupestres de Alta
(1)
En el año 1973, casi por accidente, en la ciudad de Alta, se descubrieron una serie de grabados rupestres (petroglifos) que ofrecen al visitante una visión sobre la vida y la concepción del mundo de las gentes que vivieron allí hace más de 6000 años. Desde entonces se han encontrado más de 3000 en varios puntos distintos. Estas representaciones se realizaron a lo largo de muchos años. Los dibujos más antiguos datan de hace más de 6200 años y los más modernos tienen 2500 años de antigüedad. El museo está a unos 4 km de la ciudad de Alta, se divide en un edificio donde se ubica la entrada al complejo, la tienda de recuerdos, la venta de entradas, y todos los servicios anejos de un museo. Una vez comprada la entrada accedemos al exterior del edificio en la parte más cercana al mar, la vista desde allí es fantástica. A partir de aquí unas pasarelas de madera elevadas respecto del suelo, nos dirigen hacia todos los puntos de interés del museo, siguiendo una ruta cronológica desde los grabados más antiguos hasta los más recientes en el tiempo. En ellos podemos intuir lo que hacían los antiguos habitantes de la zona, o lo que observaban desde el lugar donde habitaban. De esta forma, se nos muestras imágenes de alces, renos, patos, hombres en cacerías, rituales....Un recorrido magnifico por la historia antigua de los habitantes de la zona. Los grabados han sido restaurados y pintados con pigmentos que se parecen a como debían ser los originales. De esta forma la pintura rojiza que encontramos en los grabados, no es original, pero nos hace recordar a como serian en la antigüedad. Estos grabados han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Una visita interesante y muy recomendable si se viaja por esta zona.
Reservas Naturales en Honningsvåg
La Isla de los pájaros en Cabo Norte
A 15 km al oeste del acantilado de Cabo Norte se encuentra la Reserva Natural de Gjesvaerstappan, una de las reservas de aves marinas más importantes de las regiones sub-árticas. Se puede acceder a ella en barco desde el pequeño puerto pesquero de Gjersvaer en una excursión que dura dos horas aproximadamente. Tras embarcar, lo primero que te ofrecen es un traje térmico y puedo asegurar que lo mejor es ponérselo ya que el frío es considerable. Una vez equipados el barco empieza su recorrido y en 10 minutos más o menos se llega a la isla donde anidan millones de aves entre ellas la mayor colonia de Frailecillos de la región de Finnmark (reconocidos por su pico multicolor), gaviotas tridáctilas, cormoranes, eider y águilas marinas entre otras. No está permitido desembarcar, pero el barco rodea la isla y se pueden contemplar las aves e incluso como en nuestro caso, alguna foca nadando en las frías aguas del Ártico.
Fiordos en Honningsvåg
Viajando entre renos: carretera E69 destino Nordkapp
La carretera E69 enlaza Olderfjord y Nordkapp (Cabo Norte), discurre paralela al Porsangerfjorden o fiordo de Porsanger que es el primer fiordo abierto al norte al Océano Ártico de 123 km de extensión y cuarto fiordo más largo de Noruega. Su agua es de un azul muy turquesa que se debe a los sedimentos que los glaciares arrastran en su deshielo. Esta carretera ofrece un paisaje totalmente distinto al contemplado hasta ahora en el resto del país, va cambiando de medianos bosques a pequeños árboles (taiga) y por último a la tundra. Según subimos de latitud el suelo permanece helado la mayor parte del año y no es posible por lo tanto que crezcan árboles altos. Pero lo más curioso sin duda, a parte del cambio de paisaje, en esta carretera son los "compañeros de viaje" un tanto peculiares y algo "peligrosos" si no vas a avisado de su imprevisible presencia: Rebaños de renos salvajes invaden la carretera cuando menos te lo esperas y la cruzan sin control. Recomendación: Por supuesto, ir muy despacio, el paisaje también lo merece, tener paciencia, parar el coche, fotografiarlos y esperar a que despejen la carretera.
Fiordos en Russenes
Porsangerfjorden
Partimos de Alta con más pena que gloria, pero pensando que cada vez nos quedaba menos para nuestro destino final, la isla de Mageroya y el Cabo Norte. Nos acompañaba esa lluvia fina pero pertinaz que tanto molesta a los conductores y a poco de dejar Alta, otra vez nos encontramos con la Tundra y algunas pequeñas granjas de renos que los tenían acordonados por alambradas que no impedían que alguno se escapase y que con su cansino andar espatarrado se interpusiera en nuestro camino. Eran ya cerca de las dos de la tarde y nuestros estómagos empezaban a cabrearse de hambre, así que decidimos parar a comer, menos mal que como siempre llevábamos algunas cosillas en el coche para hacerlo ya que la soledad y la falta de algún pueblo o ciudad eran patentes. El lugar que elegimos fué una pequeña bahía del fiordo Porsangerfjorden en pleno mar de Barents. Este sitio debería ser uno de los "mas concurridos" pues poseía una pequeña mesa de piedra con unos bancos y unos servicios, que eran mas bien letrinas con techo. Resulta que en aquel lugar tuvimos el primer contacto con una serie de formaciones hechas de lajas de piedras que según la leyenda, todas esas pequeñas torres que hacíamos los visitantes por el día después por la noche se convertían en TROLLS. Luego nos daríamos cuenta que en la Laponia Noruega esa tradición está bastante extendida.
De interés cultural en Karasjok
Entrenamiento de Huskies
(1)
El sitio es genial, está construido por solo una persona, un artista llamado Sven Elghon que con sus manitas y su creatividad ha hecho cada mueble, estantería o pieza de las cabañas, todo con maderas y herramientas de la zonas. Además tienes la oportunidad de realizar varias experiencias con huskies y visitar sitios importantes de la cultura Sami. Muy importante es ir prevenido contra los mosquitos....o te arrepentirás. Como fuimos en verano no había nieve y no pudimos ir en trineo tirado por Huskies que habría sido lo ideal, pero sí que pudimos ir un día a entrenar con los perros y la verdad es que fue toda una experiencia. Llegas a la isla donde están donde el verano y se ponen todos como locos a aullar, saben que es el momento del entrenamiento y no caben de gozo, los sueltan y se ponen a saltar y correr a tu alrededor como si se acabara el mundo, es muy emocionante.. Te recomiendan no hacerles caso en ese momento puesto que te podrían tumbar, así que esperamos a que se les pase y nos vamos seguidos por ellos a subirnos de nuevo a la barca, una vez allí nos vamos hacia la siguiente isla, los perros se tiran al agua y nos siguen nadando. Y así de una isla a otra, no hay quien los agote!!. al final volvemos andando al campamento seguidos de toda la tropa y los atamos, son muy muy cariñosos, quieren que los acaricies todo el tiempo y aúllan pidiendo tu cariño..una pasada.... Después de la experiencia tuvimos una comida sami, con fogata y carne de reno que calentábamos al fuego y de postre los típicos creps samis.