Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Yogyakarta?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Yogyakarta

47 colaboradores

19 cosas que hacer en Yogyakarta

Templos en Yogyakarta
Templo Borobudur
(12)
Borobudur, en la isla de Java, es el monumento budista más grande en el mundo. Es impresionante desde abajo, pero lo mejor es llegar arriba, y ver todas las pequeñas estupas que tiene en su centro. Patrimonio mundial de la UNESCO, esta joya se alcanza desde Yogya, con una horita de viaje. Intenta llegar temprano para no compartirla con mucha gente. La entrada vale 10 dólares, precio extranjero. En general, en todos estos sitios, los locales pagan 5 a 10 veces menos. Tiene muchos bajos relieves, que representas escenas de la vida de Buddha, y se aprecian a lo largo de un camino circular de varios kilómetros que te lleva al centro del templo. Por no haber tomado un guía, creo que nos perdimos bastante, pero hay un pequeño museo que te explica brevemente el proceso de restauración llevado por la UNESCO, y la historia del templo. Lo más bonito es que los alrededores del templo están cubierto de jungla, muy verde, con pocas casas u otras obras humanas. Aquí también llegan muchos alumnos a practicar su inglés con los turistas. Lamentablemente la mayoría se limita a “cómo te llamas” y “de dónde vienes” y en la mayoría de los casos ni entienden tu respuesta! Encontrarás comida en el sitio, pero pocas opciones para pasar la noche, la mayoría de la gente llega solamente a pasar el día.
Ruinas en Yogyakarta
Prambanan
(13)
El templo de Prambanan está cerca de la ciudad de Yogyakarta, y es un centro religioso Hindú del siglo X. Lo visita menos gente que Borobudur, pero no lo hace menos impresionante para nada. Tardarás 30 minutos con el bus desde Yogyakarta, eso sí, pregunta al chófer a qué hora es la vuelta, porque termina temprano el servicio. El sitio abre a las 6 de la mañana, y recomiendo que llegues temprano, porque después hace demasiado calor para realmente aprovechar la belleza del sitio. Las fotos también sale mucho mejor con una luz mañanera. La entrada cuesta 10 dólares para turistas. Muchos niños llegan a visitar con su maestro, con la única meta de hablarte para practicar su inglés! Al inicio me hizo reír pero luego se volvió un poco pesado para poder visitar tranquilamente. Otra razón para llegar temprano. Hay 4 templos principales, pero en el siglo X habían más de 200. Están cada uno dedicados a diferentes dioses, y cuentan la historia de esos dioses, o personajes famosos, y sus aventuras. Es el más grande monumento Hindú en Java. Lo llevan restaurando desde finales del siglo XIX, aparentemente fue bastante dañado por el terremoto de 2006 pero ya está abierto al público de nuevo.
Palacios en Yogyakarta
Kraton
(1)
El Kraton es el centro de la ciudad vieja, alberga el palacio del sultán, y 25 mil personas sigue viviendo en esta ciudad a dentro de la ciudad, rodeada de fortificaciones, con sus propias escuelas, mezquitas… Kraton viene de la palabra ratu, que significa rey. El nombre completo del Kraton de Yogyakarta, en la isla de Java, es Kraton Ngayogyakarta Hadiningrat. Está al final de Jl Malioboro, yendo para el sur, y se puede ir a pie, en becak o en taxi local. La entrada cuesta 2 euros para el palacio, más un pequeño suplemento para poder sacar fotos. También hay visitas guiadas que se pueden contratar desde la entrara. Pudimos asistir a un espectáculo de sombras chinas con marionetas javaneses, puesto en música por los artistas del palacio. A veces hay conciertos o espectáculos de baile tradicional javanés. Hay que preguntar en su hotel, que sabrá sobre las fechas de las fiestas y de los eventos. Luego fuera del palacio se puede ver la vida de la gente que sigue dentro de las murallas, hay un mercado, hay bastante gente siempre por ello, se puede comer en pequeños puestos de comida en el mercado.
Palacios en Yogyakarta
Tamansari
(5)
Tamansari es el palacio acuático de Yogyakarta, era el palacio de ocio y de descanso para el sultán y su familia. Venían a veranear, pero también a meditar, o para esconderse del enemigo durante las invasiones de la ciudad. Está ubicado más o menos 2 km al sur del palacio de Yogyakarta, llamado Kraton. Construido por los portugueses, con estilo europeo pero ornamentos javaneses, Tamansari fue construido durante el reino del Sultán Hamengku Buwono I, a finales del siglo XVII. Se encuentra el cuarto sagrado, que el un lugar sagrado en un edificio a parte, y era donde el sultán se iba de ermitaño, con su familia, la piscina para el baño, que se estaba restaurando durante mi visita, y la isla de Cemeti, vinculada al palacio por tuneles subterráneos, es una isla artificial que se usaba para el ocio. La leyenda dice que los túneles llevan hacia el océano índico, para que el sultán se pueda escapar y ver a la reina del sur, que tenía poderes supernaturales. Es una visita agradable, ya que se va a pie desde el Kraton, pero en 2004 cuando fui, estaba en obras casi todo y solamente se podía ver una pequeña parte, un poco limitado. Ahora estará mucho mejor me imagino.
Volcanes en Yogyakarta
Volcan Merapi
(3)
Este es el ultimo volcán que he subido, fue el año pasado en Agosto y sobre Diciembre tuvo una gran erupción donde murieron bastantes personas y arraso todo el lugar. Este volcán de 2911 mts de altura esta situado muy cerca de la segunda ciudad mas grande de Indonesia en Yogyakarta. Para hacer cima hay numerosas empresas que se dedican a hacerte un treking bastante duro de unas 8 horas de subida y unas 5 de bajada.Se suele hacer por la noche para hacer el amanecer en la cima. Hoy en día no se como abra cambiado la cosa pero si se siguen haciendo la recomiendo a todo el mundo por las increíbles vistas que se tiene desde lo alto. Se divisa parte del cinturón de fuego.
Playas en Yogyakarta
Parangtritis
Parangtritis y su nombre imposible, es una playa a 35 kilómetros al sur de Yogyakarta, la playa preferida de los indonesios para venir a descansar el fin de semana, lejos del calor y de la animación de la ciudad. Si quieres la playa para ti solito, vete entonces un día entre semana, pero con lo larga que es siempre habrá un rincón tranquilo. Yo subí arriba del acantilado que la domina para ver la vista, que era bonita, y así pude encontrarme con gente local, que había cosechado su arroz y lo estaba secando delante de su casa. Me contaron lo sagrado que era la playa y las leyendas que le atribuyen poderes especiales. Varias garitas venden comida, pescado frito y platos de arroz, así como bebidas y helados. Cuando estuve el mar estaba agitado y no daba muchas ganas de bañarse. Por lo tanto no me quedé a dormir y no puedo recomendar lugares, pero será como el resto de Sumatra, un precio muy bajo para una calidad bastante buena, comparado con Bali. Alquilan caballos para montar o dar un paseo con un carruaje, a la puesta del sol, y admirar el paisaje.
Ciudades en Yogyakarta
Solok
(1)
Solok es una ciudad del centro de Java, en Indonesia. La mayoría de la población es musulmana. Los que viven ahí viven de la cultura del arroz, del turismo y poco más, son muy agradables y abiertos, además de tener un inglés bastante bueno. Como explicaba a propósito de las ruinas que están cerca, muchos profesores llevan a sus alumnos ahí, para mejorar su inglés al contacto de turistas. Un profesor se me acercó, y me ofreció venir a pasar un par de días en su escuela, y quedarme con una de sus alumnas, en su casa y con su familia. Me pareció una muy buena oportunidad de aprender un poco más sobre la cultura Javanesa, y lo acepté. Además de ser un pueblo agradable, pude ir a la escuela, conocer el sistema de educación y la organización política del país. En esta época, lo dirigía una mujer, pero la estaban cambiando, y habían muchos desfiles ruidosos para incitar a la gente a votar para tal o tal partido. La escuela musulmana, niñas veladas de un lado y niños del otro, me pareció muy estricta. La educación era gratuita y la escuela, además de recibir dinero del gobierno, funcionaba con donaciones de los fieles más ricos. Sabiendo que todos los profesores están muy interesados en recibir extranjeros en sus escuelas, y que a los niños les encantará saber un poco de tu mundo y explicarte como es el suyo, no hesites y ve a tocar a la puerta de una escuela a preguntar si puedes entrar!
De interés turístico en Yogyakarta
(5)
Mercadillos en Yogyakarta
Mercados de las Aves de Yogyakarta
Muy cerca de Tamansari se encuentra este mercado que abarca varias calles. Su nombre se debe a los puestos de pájaros que hay en él, y a las preciosas jaulas que también se pueden adquirir. Además también hay puestos de frutas y verduras, como en casi todo mercado que se precie.
Calles en Yogyakarta
(2)
Palacios en Yogyakarta
Kraton de Jogyakarta
(1)
El palacio de Jogyakarta o Kraton es la residencia actual del sultán y de toda su familia. Durante siglos ha sido el lugar designado para vivir por la familia real, situado aquí y no en la capital del país (Jakarta) por herencia histórica. Actualmente además de visitarlo infinidad de turistas, tiene varios museos que se pueden visitar y es también una zona donde muchas familias locales viven y realizan sus negocios diarios. Históricamente ha sido un lugar de unión entre el pueblo y el poder que representa la familia real, habiendo lugares comunes para el uso de la ciudadanía. Además cuenta con unos cuidados jardines que se pueden visitar en horario de visita y que suelen gustar mucho a los visitantes.
Mercados en Yogyakarta
Spa en Yogyakarta
De interés turístico en Yogyakarta
Spa en Yogyakarta
Mercados en Yogyakarta
Mercado de animales
(1)
Este mercado merece una visita para concienciarnos del egoísmo de la raza humana. Todo tipo de animales exóticos se encuentran enjaulados en él. Los vendedores están más que acostumbrados a los turistas y no ponen pegas a la hora de realizar fotografías, las cuales deberían servir para que todo el mundo fuera consciente de una de las múltiples atrocidades que cometemos.
Calles en Yogyakarta
Esculturas en Malioboro street
Toda ciudad tiene un centro neurálgico, plagado de tiendas, tráfico y gente pululando por sus aceras. En el caso de Yogjakarta, Malioboro street representa a la perfección este centro. Es la Gran vía de la ciudad, repleto de vida, centros comerciales, motos y lo más curioso, obras de arte en mitad de los carriles. Repleta de esculturas, representa de alguna manera lo que se respira por toda la ciudad, ser la capital artística de la inmensa isla de Java. Además de comprar, comer y sentir el ritmo de la ciudad, pasear por Malioboro es casi visitar una exposición de arte contemporáneo. Curiosas y atrevidas esculturas en mitad de la calle sorprenden al viandante cuando menos se lo espera. Nosotros tuvimos que caminar varias veces para ver todas las obras que se escondían por algunos rincones de la larguísima calle.
Templos en Yogyakarta
Candi sewu
Visitar Prambanan es algo que cada año más personas hace cuando viajan a la enorme isla de Java. Muchísimos locales visitan el enorme templo hinduista para quedarse hipnotizados por sus formas y su arquitectura, en un país actualmente musulmán. La entrada que pagamos da derecho a visitar todo el complejo de Prambanán, esto es, no sólo el templo principal, sino también tres templos más. Dos de ellos, uno budista y otro hindú, están casi destruidos y no merecen la pena. Sin embargo, el cuarto templo, budista también, a escasos 15 minutos andando del templo principal, guarda toda la grandiosidad arquitectónica del primero, con una gran ventaja: No suele haber nadie visitándolo. ¿Por qué? Todavía no nos lo explicamos muy bien. Los turistas locales, al parecer, son bastante perezosos y no les gusta andar. Lo constatamos cuando vimos que tomaban un tren para recorrer el recinto (os aseguro que no son más de 20 minutos por un sencillo y cómodo camino). La cuestión es que fue una sorpresa encontrar este Candi Sewu, cuarto templo en el complejo turístico de Prambanan, especialmente por la soledad con la que lo visitamos. Tan sólo dos o tres turistas occidentales...una maravilla al lado de las hordas del primer templo. Se conserva en un estado bastante bueno, con figuras enormes protegiendo el recinto, típicas del Budismo. Os recomendamos mucho acercaros al Candi Sewu, mucho menos conocido que el templo principal y con un encanto mucho mayor.