Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Bretaña?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Bretaña

2.911 colaboradores

1.004 cosas que hacer en Bretaña

Acantilados en Plogoff
Pointe du Raz
(8)
Nos encontramos en uno de los más espectaculares puntos de la costa francesa, concretamente en Finisterre en el extremo occidental de la península de Cornuaille, ko que significa que es el punto más occidental de Francia y uno de los más visitados. Situado en frente a la isla de Sein, fué el lugar elegido por muchos célebres escritores del siglo XIX por lo que se convirtió en punto de referencia para millones de turistas, lo que provocó un grandioso daño en su medio ambiente. Gracias al gobierno francés en su plan de recuperación del sitio, se logró derruir las construcciones existentes y los daños producidos por la vegetación. En la actualidad se trta de un paraje especialmente protegigo en el que hay que guardar una serie de normas impuestas para no destruir el medio. Un gran aparcamiento y una serie de tiendas y restaurantes nos esperaban a nuestra llegada, aunque por la temporada que era estaban casi vacios. Siguiendo las indicaciones existentes por el camino se llega en uso veinte minutos a la plataforma en sí. Las olas rompiendo contra los acantilados, un enorme faro y el monumento a Notre Dame de Naufragés te invitan a sentarte sobre las rocas y contemplar tan grande majestuosidad.
Playas en Saint-Malo
Playa de Saint Malo
(10)
La playa está situada bajo la muralla de esta ciudad corsaria. Con marea baja se puede acceder a pie hasta la isla de Petit-Bé y Grand-Bé (donde se halla la tumba del escritor francés Chateaubriand). Curiosa es la enorme piscina gigante de agua de mar que se forma al bajar la marea, ¡con trampolín incluido! Una buena idea, para no tener que andar metros y metros para meterse en el agua. Al tratarse de uno de los lugares donde tienen lugar las mareas más importantes de Europa (junto al Mont Saint Michel), hay que tener cuidado si se decide visitar las islas. Hay carteles que avisan qué hacer en caso de que te sorprenda la subida de marea, debido a las fuertes corrientes. En el mes de agosto, se celebra en esta playa la “Ruta del Rock”, 3 días consecutivos de conciertos, con 5.000 espectadores por noche.
1 actividad
Monumentos Históricos en Saint-Malo
Muralla de Saint-Malo
(17)
La ciudad que se encuentra en el interior amurallado de Saint Malo se denomina "Intramuros" ya que queda dentro de dos kilómetros de muralla que se conserva en perfecto estado después de más de 700 años de vida. De las ocho entradas a la ciudad, la de Saint Vicent es la principal. Allí, en el interior de los muros que defendían a los vecinos de los invasores, parece haberse parado el reloj. Por varios motivos. Por sus empedradas calles y sus casa de granito que se alzan elegantes y contundentes. Por las tabernas de madera y las panadería de antiquísimos hornos. Rezumba la palabra artesanal. Todo ello convive con elementos que nos devuelven al siglo XXI: Restaurantes, tiendas de moda joven, bancos, servicio postal, ambulatorios y tiendas de souvenirs con camisetas de corsarios a la que no me pude resistir. Con la concha negra del mejillón que me comí por la noche me hice el parche. Ahora solo me falta la pata de palo.
Pueblos en Erquy
Erquy
(4)
Diez playas de arena fina, un puerto pesquero conocido por sus deliciosas vieiras, senderos para caminar y el inimitable rosa del gres… Ahí van cuatro motivos para visitar Erquy. Erquy es el primer puerto pesquero de recogida de marisco a pie y de la vieira de Santiago. Aquí todos viven al ritmo de las mareas. De noviembre a marzo, desde el aparcamiento cercano al dique seco los pescadores descargan los sacos de marisco antes de proceder a la subasta. Pasearse por las calles de gres rosado resulta muy agradable. Entre dunas de arena, acantilados de gres rosa y una landa salvaje pintada de colores, Erquy estalla por completo en una explosión total de flores de aulaga y brezos. Los colores de la flora, los aromas de la landa, el sonido de las aves marinas despiertan todos los sentidos. Abre bien los ojos, la nariz y los oídos para contagiarte del espíritu del cabo de Erquy. Se puede visitar a pie gracias a tres excursiones que salen del asentamiento prehistórico de Tu-es-Roc, al norte del pueblo. Aquí verás las ruinas de una casa-fortín del siglo XVIII y un antiguo horno de balas. Continúa el paseo en dirección hacia el Fuerte de la Latte por el camino de los aduaneros para descubrir una sucesión de playas y calitas maravillosas. Esto es la costa norta de Bretaña!!
Pueblos en Quimper
Quimper
(3)
Este año, en febrero, realicé con mi clase un viaje a Quimper, con la intención de realizar un intercambio con unos estudiantes de otros ciclos de otro centro de estudios. Estuvimos 7 días, en los que realizamos diversas excursiones y salidas por todos los alrededores que hicieron de nuestra estancia, algo inolvidable.
Pueblos en Locronan
Locronan
(7)
Locronan es uno de los pueblo más bonitos de la Bretaña Francesa, está ubicado en lo alto de una colina. A sus habitantes se les denomina los Locronanais y con las justas pasan los mil. El mayor atractivo de este pueblo es pasear tranquila y relajadamente por su plaza y sus callecitas, observar cada detalle de la arquitectura de Locronan es todo un placer. La historia de Locronan data del siglo V cuando los celtas llegan a este lugar en busca de nuevas tierras, siglos mas tarde llegaron grupos de misioneros a cristianizar Locronan, fue recién en el año de 1505 que fue considerada como una ciudad por el estado Frances. El atractivo mas imponente de este pueblo es la plaza principal donde encontramos la iglesia de Saint Ronan, edificada en forma de catedral en el año de 1420 por los duques de Bretaña. Además hay unas tiendas de dulces y galletitas que están para chuparse los dedos.
Jardines en Vannes
Jardins des Remparts
(6)
Los jardins des remparts (jardines de las murallas), lindan con la muralla medieval que circunde la ciudad de Vannes. Por un lado de la calle Francis Decker, el jardín inicia con el lavadero antiguo que le añade al sabor histórico de este paseo. El jardín se desarrolla entonces en organizaciones geométricas y artísticas de flores y arbustos, dejando la vista libre a las murallas imponentes de la ciudad. Del otro lado de la calle Decker, los jardines se hacen más salvajes, más sombreados con altos árboles, dejando vía libre para picnic o siesta.
Pueblos en Rochefort-en-Terre
Rochefort-en-Terre
(10)
El espolón de la villa es su mayor seña de identidad. Así, como los geranios. La flor distintiva de Rochefort y que engalana las fachadas de todo el pueblo. El color rojo entra por la retina y te envuelve a cada paso que das. Sus casas con traviesas al aire dejan entrever el espíritu de esta localidad única, que desprende historia paso a paso. Tiene un gran número de mansiones de los siglos XVI y XVII en su haber. Esta localidad ha visto florecer varios exitosos gremios, que permitieron la construcción de suntuosas villas y edificios de corte público. El castillo que lo preside, vigila toda la localidad desde lo alto de un cerro. Está reformado en varias ocasiones. Fue residencia del pintor estadounidense Klots, a comienzos del siglo XX. El convento de Notre-Dame-de-la-Tronchaye, es un ejemplo de construcción religiosa en la Francia medieval.
Catedrales en Quimper
Catedral de Quimper
(5)
Las fotos son de los alrededores de la catedral, por el exterior. Este día no pudimos entrar porque hubo un funeral. Al siguiente día conseguimos ya entrar en la catedral, ya que hubo funeral el día anterior. Estaba bastante oscuro, así que las fotos no son de mucha calidad! Como ya he dicho se encuentra en pleno casco histórico por lo que el acceso es peatonal, estando un poco complicado el tema del aparcamiento (ya que en las cercanías funciona el sistema de "zona azul") por lo que es conveniente recurrir a los parkings de pago para disfrutarla sin agobios de tiempo. La catedral se encuentra tan perfectamente restaurada que, por supuesto,merece ser visitada y detenerse, de manera especial, en la contemplación de sus vidrieras ya que la gama cromática que abarcan es extraordinaria. A modo de curiosidad, en una de las capillas se relata la historia de Saint Corentin. La visita es gratuita. Y en cuanto al ambiente es el propio de un edificio religioso: De suma paz y tranquilidad.
Acantilados en Fréhel
Cabo Fréhel
(1)
Está considerado como uno de los lugares más bellos de la escarpada costa bretona. Miles de turistas se acercan para ver el curioso color de este cabo rosado. Puedes ver el majestuoso espectáculo de la fuerza del mar contra las rocas. Esculpido por el paso del tiempo, el cabo Fréhel es un balcón a gran altura sobre el mar. Durante el Renacimiento, la costa bretona se encontraba desprotegida frente a posibles incursiones enemigas. Por ello, en 1597 se mandó construir el fuerte La Latte, que tras más de 400 años, sigue dando guerra y símbolo de fuerza de toda la costa. Su construcción cúbica con garitas en sus vértices le da una apariencia muy estética. Es digno de ver.
Monumentos Históricos en Carnac
Los alineamientos de Carnac
(8)
Cuentala leyenda que Saint Cornély viéndose perseguido por los soldados del emperador romano, se dió la vuelta con la Cruz de Cristo y convirtió a cada uno de ello en un menhir. Realmente nos encontrábamos ante más de cuatro mil piedras entre menhires y dólmenes levantados en el periodo Neolítico entre los años 5.000 y 2.000 aC. Por las comunidades sedentarias que habitaban la región dedicadas a la ganadería y a la agricultura. Todo el conjunto se divide en en tres diferenciadas alineaciones muy próximas entre ellas. La primera situada frente a lo que es en la actualidad el centro de interpretación, se encuentra las alineaciones de Ménec. La segunda llamada la alineación de Kermario y posiblemente la más visita y para finalizar la alineación de Kerlescan la más alejada. Todas y cada una de ellas se encuentran en recintos vallados en prevención de desperfectos que ya se han sucedido con el paso de los tiempos. Lástima que el día no nos acompañase, el tiempo era infernal con una llovizna constante que apenas me dejó obtener algunas fotografías con una calidad mediocre. Pero menos es nada y seguramente que el año que viene tendremos la ocasión de repetir la visita.
Ciudadelas en Dinan
Dinan
(8)
Dinan. Para mi quizás el pueblo o ciudad medieval más hermoso de toda la Bretaña francesa. El simple paseo por sus callejas te hace retroceder siglos atrás. De lugares como este se podría escribir mucho, pero lo mejor es visitarlo. Pueblo medieval en la Bretaña francesa como salido de un cuento...
Playas en Plomeur
Punta de la Torche
(3)
Actualmente está considerado como uno de los mayores puntos de surf en Francia. Le Pointe de la Torche (La punta de la Antorcha) ofrece múltiples posibilidades para los amantes del surf: kitesurf, surf y muchos otros. Ven este pequeño rincón de paraíso, lejos de la contaminación, el mundo y el estrés cotidiano!
Bosques en Paimpont
Bosque de Broceliande
(3)
Estas fotografías fueron tomadas el pasado verano 2013 en la Bretaña francesa, durante unas vacaciones en familia. Tenía muchas ganas de visitar el bosque de Broceliande, sobre todo por las leyendas que giran en torno a este paraje natural, y me empapé de una buena dosis de magia haciendo la ruta de senderismo marcada en los árboles. Una experiencia increíble y única que recomiendo a todos.
Ciudadelas en Concarneau
Ville Close
(6)
Entrar en la antigua ciudad amurallada de Concarneau es retroceder en el tiempo hasta el siglo X en el que la isla rocosa era defendida por por fosos cubiertos de vallas. Ya en el siglo XIV la peuqeña ciudad fué amurallada y paso a formar parte de la Bretaña francesa en 1373 después de treinta años de ocupación británica. Sus muros fueron recnstruidos en 1491 y con la unión del Rey de Francia con la princesa Ana de Bretaña pasó a formar una Plaza Real. Las murallas siguen siendo las originales, salvo la puerta principal o de Pasajeros que se amplió en 1785. Concarneau siempre ha sido famosa por sus conservas, ya que hasta la revolución francesa existía una población de pescadores que exprimian y secaban el pescado para enviarlo a las ciudades del interior de Francia y sobre todo en lo referente a las sardinas. El pequeño paseo por sus escasas calles, te llevan a conocer aparte de sus tradicionales casas, sitios como la Puerta del Vino del siglo XV por donde se desembarcaba el vino procedente de Burdeos o la Capilla del Hospital que albergaba a diez enfermos masculinos y otros tantos femeninos que podían asistir a las celebraciones religiosas desde sus camas. En fin un lugar que no se puede dejar de visitar en Bretaña.
Islas en Ouessant
Isla de Ouessant
(10)
¿Estás dispuesto a llegar hasta el extremo más occidental de Francia? Entonces, pon rumbo al archipiélago de Ouessant. Al oeste de Francia y rodeado de agua, este collar insular parece irreal: suspendido entre el cielo y el mar y envuelto olas. A 30 km de la punta de Saint-Mathieu, el archipiélago de Ouessant está formado por siete islas envueltas de salpicaduras de continente. Sólo las dos mayores, Molène y Ouessant, están habitadas. Los habitantes de Ouessant decidieron construir varios faros para ayudar a los navegantes perdidos. Todos se construyeron al precio de esfuerzos titánicos. El de Créac’h, uno de los más potentes del mundo, se reconoce por sus rayas negras y blancas. Es curioso ver como las ovejas se protegen detrás de los muretes de piedra seca. En Niou Uhella es fácil impregnarse del alma de Ouessant visitando la casa isleña. Esta casita posee dos estancias simétricas: la penn ludu donde se vivía y la penn brao donde se recibía a las visitas y donde se depositaban los objetos que traían los marineros. Los muebles, fabricados con madera de barcos hundidos, son colores muy vivos.
Islas en Le Palais
Belle Ile en Mer
(2)
Belle-Ile-en-Mer se merece su nombre: Una hermosa isla en el mar. Podrán llegar a la isla desde la ciudad bretona de QUIBERON de donde salen barcos - con posibilidad de llevar su coche. Durante el verano también hay otras compañías que tienen servicio a Belle-Ile desde otros puertos de la costa (ver página web). Belle-Ile fue para mí un descubrimiento increíble, primero porque mis amigos decidieron que iríamos a alquilar bicis. Y descubrí que "isla" no significa "plana". Así que cuidado si eligen esta opción, hay bastantes subidas (y bajadas, más divertido!). Podrán acceder a varias playas, algunas más escondidas y paraisíacas que otras - pero lo mismo que en bici, hay que merecer el paraíso y escalar o descender hacia lugares escondidos ;) La isla, encanto natural, también tiene todas las facilidades para el viajero: Varios campings, casas de huéspedes y hoteles, varios pueblos (son 4 municipios en realidad que se comparten en la isla), con bastantes bares y restaurantes puesto que, a pesar de lo salvaje que se ve, ya es bastante turística. Sin embargo nunca me he sentido invadida por los turistas venidos del continente, tal vez porque íbamos siempre en bici por caminos del interior de la isla... Entre los lugares de interés, está el faro de Poulains, también el faro de Kervilahouen, o la ciudadela militar diseñada por Vauban... Pero sinceramente prefiero dejarles la sorpresa de divagar y descubrir las bellezas de este pequeño territorio!
Pueblos en Cancale
Cancale
(4)
Cancale es un pueblo costero muy cercano a Saint Malo. Le llaman la capital ostrera de Bretaña. El pueblo en sí no tiene muchos atractivos; la parte “interesante” del pueblo es pequeña y no abarca mucha línea de costa. Tiene una pequeña bahía artificial cerrada por diques que guardan las embarcaciones del oleaje. Es asombroso ver la misma bahía con pleamar y bajamar. En un caso parece un puerto cualquiera, pero en el otro se ven solo barcos varados en la arena. Los barcos no tienen quilla ya que quedarían ladeados y podrían trabucar. El casco de los barcos es completamente plano, preparado para pasar sus horas asentado sobre la arena. La visita del pueblito es puramente gastronómica podríamos decir; aquí vienen locales y turistas a comerse su ración de ostras frescas. A la entrada de la avenida, justo a la izquierda hay una pequeña cuesta que nos lleva hacia la plaza ostrera. Aquí llegan las ostras todos los días arrastrados por tractores que circulan por el lodo; llegan desde unos 200metros atrás, de las cientos de jaulas que hay en la bahía. Hay una docena de puestos de venta, y los precios son bastante parecidos. Luego se puede elegir tamaño de la ostra, con lo cual el precio varía. Te los dan abiertos en una bandeja de plástico, con tu limón. Ahora solo falta abrir la boca y dejar caer la delicia gelatinosa. Media docena de talla mediana cuestan unos 8€ si no recuerdo mal. Si se quiere estar más cómodo y saborear otros mariscos y productos de la mar se puede acudir a cualquier restaurante del pueblo, todos especializados en la mar.