Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Trechtingshausen?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Trechtingshausen

2 colaboradores

Cosas que hacer en Trechtingshausen

Castillos en Trechtingshausen
Burg Rheinstein
Se encuentra en un espolón de roca al principio del Valle del Rhin Medio, en el lado izquierdo del río. Se construyó en el siglo XIII como puesto fronterizo para proteger al territorio de Mainz contra los caballeros rebeldes del castillo River. Nunca se destruyo por los ataques, pero si que se fué desmejorando. Muchísimos años después la familia Hecher compró el castillo para así poder restaurarlo. Para ello crearon una asociación llamada "Freunde der Burg Rheinstein". Se puede aparcar en el exterior del castillo, pero junto a la carretera donde comienza el sendero hacia el castillo (en pendiente). Al pasar la puerta te encuentras con la tienda de souvenirs, donde se compran las entradas. Por cierto una mini-guía del lugar cuesta 2€. Enseguida puedes seguir el circuito marcado para hacer la visita por las distintas estancias. En el interior del castillo encontrarás vidrieras de entre los siglos XV y XVII, muebles antigüos, armaduras y armas, una catapulta y un cañón del siglo XI, etc. Hay que destacar que las vistas desde la torre son espectaculares ya que dan al Rhin. Un buen día de Sol es ideal para ir allí. Incluso en sus terrazas se celebran bodas. De Lunes a Viernes se puede visitar previa cita llamando y los Sábados y Domingos esta abierto de 10h a 17h. Por la zona hay varios restaurantes, donde puede degustarse ricos platos locales y buenos vinos. Es una zona perfecta para hacer senderismo también. El Castillo Rheinstein se encuentra en un espolón de roca al principio del Valle Medio del Rin, en el lado izquierdo del río. Tiene su origen en el siglo XIII. Fue construido como un puesto fronterizo por el Arzobispado de Maguncia y servía para proteger el territorio contra los caballeros de Mainz. Nunca fue destruido por ningún ataque, pero desde el siglo XVII empezó poco a poco a deteriorarse. En 1823 fue comprado por el príncipe Federico de Prusia, primo del futuro rey Federico Guillermo IV, y se reconstruyó el castillo. En 1975 Bárbara, duquesa de Mecklenburg, el último propietario de la Casa de Prusia, vendió el castillo a la antigua cantante de ópera Hecher Hermann. Para entonces el castillo estaba decadente. Posteriormente dicha familia con el apoyo de la sociedad "Freunde der Burg Rheinstein eV" (Amigos del Castillo de Rheinstein) y la oficina de Renania-Palatinado para la conservación de los monumentos comenzaron a restaurarlo. Actualmente es un lugar de visita continua donde puede disfrutarse de las distintas estancias que posee y las maravillosas vistas. Si se va en coche se puede mal aparcar en los lados de la carretera, donde empieza el sendero en cuesta hacia el castillo. La entrada se hace por una puerta de madera típica y donde se ve un escudo. Dentro esta la tienda de souvenirs, donde se compra la entrada (la guía cuesta 2€ que es algo caro por cierto). Después se empieza el circuito. Se pueden hacer fotografías en el interior también. Al final del recorrido se llega a una ermita, donde incluso se celebran bodas que tienen antes su recepción en las terrazas. No olvidar llevar consigo máquina de fotos porque la panorámica es excelente.