Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Kanazawa?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Templos en Kanazawa

2 templos en Kanazawa

Templos en Kanazawa
Santuario de Oyama
(2)
El Santuario de Oyama es un santuario Shinto que fue fundado en al este de Kanazawa (en Utatsuyama) en 1599. Después fue desplazado a su ubicación actual y rebautizado como santuario de Oyama. La puerta principal data del 1875 y se puede observar en ella una mezcla de influencias chinas, japonesas y europeas lo que la hace única. Se decía que la planta superior que tiene vídrieras al estilo europeo, hacía de faro, la medida total de esta puerta (incluyendo el faro es de 25 m aproximadamente). Otro de los atractivos de este templo son sus esculturas.
Templos en Kanazawa
Santuario Gosho Jinja
(1)
El Santuario Gosho Jinja es un bonito sitio de culto sintoísta que se encuentra a unos quince minutos de caminata desde la estación central de Kamakura, al sur de Tokio. Es uno de los atractivos más importantes de la ciudad, y es visitado principalmente por tokiotas que acuden a Kamakura durante los fines de semana. La ciudad entera es famosa por conservar intactas varias tradiciones japonesas que se han perdido progresivamente en las grandes ciudades, y por mantener también importantes edificios históricos. El santuario fue construido en el año de 1908 con el objetivo de unir cinco recintos sintoístas ya existentes en un lugar de culto central. Se tenía también la idea de consagrar al dios tutelar que se encarga –según la religión sintoísta- de proteger la ciudad. La unión de cinco distintos santuarios dio lugar a un espacioso complejo que resulta agradable para una caminata. Para ir de un edificio a otro hay que pasar por amplios patios rodeados de árboles. Además, en uno de los edificios del lugar –uno con forma hexagonal- se encuentran ocasionalmente sacerdotes sintoístas haciendo cantos y sonando los antiguos tambores japoneses. El ambiente que se genera en el sitio cuando esto sucede se asemeja mucho a las tradiciones milenarias que se nos vienen a la cabeza cuando escuchamos la palabra “Asia”.