MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Crieff?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Pueblos en Crieff

3 pueblos en Crieff

Pueblos en Crieff
Crieff
(2)
Llevo 3 días y me he enamorado, es todo verde, lo más vivo visto nunca. Me quedo aquí a vivir aquí, decidido.
Pueblos en Crieff
St Fillans
St Fillans (San Fillans) es una pequeña aldea situada junto al lago Earn donde nace el río con el mismo nombre. En principio es casi imposible dar fecha a la fundación de esta villa pero se sospecha que debe ser Celta. Creada entre rocas montañosas y las aguas del lago, se cree que fue aquí donde el famoso santo de la iglesia católica celta estuvo retirado los últimos años de su vida, dando nombre a este asentamiento. En la actualidad es un rincón precioso con unas vistas privilegiadas donde se alquilan barcos de pequeña eslora para navegar un poco por el lago o pescar. Pequeño pero muy elegante, ha sido galardonado en varias ocasiones como una de las aldeas más pinturescas del país. Curiosamente, en el año 2005 fue escenario de una polémica bastante curiosa para estar en pleno siglo XXI ya que había una obra de gran envergadura planeada en la zona, pero dicha obra afectaba unas rocas junto a la montaña y a los bosques que rodean el pueblo. Esto que a priori no parece tal cosa mobilizó a todo el pueblo y parte de otros para detener la obra. Motivo: no se podía tocar esas rocas pues donde habitan las hadas del bosque que protejen al pueblo. Increible pero el mito y la leyenda es una parte importante de Escocia como país y de los escoceses. Un lugar precioso, donde pasar un día con opciones para senderistas y montañeros pero sobre todo un ejemplo de que muchas veces las cosas no son lo que son, son lo que queremos o imaginamos que sea. Simplemente me encanta y por supuesto ... esto es Escocia.
Pueblos en Crieff
Fowlis Wester
Si vamos desde Perth a Crieff, en la carretera veremos una señal que no nos indica ningún pueblo, nos lleva a una piedra picta. Según llegamos al final del camino nos encontraremos en la villa de Fowlis Wester, en su iglesia, en su piedra picta central y rodeados de casas inmensas. Hasta este punto todo normal y sin grandes novedades. Aparcamos el coche y bajamos, para explorar el pueblo, su iglesia con su cementerio ancestral y ver la famosa piedra picta que nos ha traido a este rincón. Vamos paseando y lo primero que notamos es que no hay nadie por las calles, no hay un ruido, de vez en cuando se escucha una ventana cerrarse, el viento, una puerta ruidosa y cuervos. Ningún coche se mueve, nadie se asoma a las ventanas, jardines solitarios y sobre todo la extraña sensación de que desde todos los puntos nos estaban observando. Una sensación rarísima que hacía que mis acompañantes quisieran dejar el pueblo a toda prisa. Tras varias vueltas en esta incomoda situación fuimos a la iglesia y curiosamente el ambiente se descargó ... maravilla de la Tierra Santa en caso de apuro espiritual. Tras abandonar el pueblo con cierto alivio, había algo que llamaba mi atención y la cosas es que el nombre me sonaba de algo, hasta que di con un documento histórico de siglo XVII que detalla como allí se hizo una caza de brujas, quemando a más de una con la consecuente maldición. Cuanto menos interesante. Curiosamente, la piedra que existir existe se encuentra fuera de la iglesia habiendo una réplica de la misma en el centro del pueblo. Esa piedra explica la historia Picta del lugar, indicando que es un lugar habitado desde hace más de mil años, pero curiosamente uno de los pasajes de la piedra, narra como una enfermedad casi aniquila a la población de este lugar, cosa que en aquella época era achacada demonios, brujas y otros seres malignos. La sensación es digna de ser experimentada y lo bueno es contarlo. ¿Volveré? De momento no hay muchas ganas pero quién sabe. Eso si por la noche después de la visita, una comedia romántica o algo similar que no nos quite el sueño. Solo falto un poco de bruma, una niña andando por la calle y ya encontramos "Silent Hil"l a la Escocesa. No recomendado en aquellos con alta sensibilidad o facilmente sugestionables. Tiene que dar gusto estar allí en una noche de invierno ... pero eso, ¡que me lo cuente otro viajero a mí!