MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Antalya?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Antalya

3 monumentos históricos en Antalya

Monumentos Históricos en Antalya
Puerta de Adriano
(2)
Erigida en honor al emperador romano Adriano, que llegó en el año 130 dC, la Puerta de Adriano es un arco del triunfo en mármol blanco, increíble, situado en el corazón de la ciudad de Antalya. No crea que es muy fácil encontrarla; es mejor ir acompañado por un guía. Desde lo alto de la torre de vigilancia vecina se pueden ver los tejados de la ciudad y la bahía de Antalya. ¡Aproveche esta pequeña escapada para ir de compras!
Monumentos Históricos en Antalya
Anfiteatro de Aspendos
(2)
Pues no estamos hablando ni de Grecia y tampoco de Italia, sino de Turquía, donde se haya el que puede ser el teatro mejor conservado del mundo. Sin duda su estado es impecable.
Monumentos Históricos en Antalya
Termessos
(5)
Enclave espectacular!! Es como trasladarse a un Olimpo de los dioses griegos.. Termessos fue una ciudad de Pisidia, famosa por su inexpugnabilidad como fortaleza, tanto natural como artificial. Estaba situada en un monte de las montañas Tauros a la entrada de un valle atravesado por el río Catarrhactes, y era un nudo de comunicación esencial entre Pisidia, Panfilia y Licia. La cima de la montaña sobre la acrópolis se llamaba Solimo y los habitantes de la ciudad se llamaban solimios, y no eran griegos sino pisidios. Se trata, cosa bastante rara en la época, de una ciudad situada a una altitud de 1050 m, en una meseta entre dos cumbres de los montes Güllük, antiguo monte Solimo). Hoy día todavía, son necesarias varias horas de marcha para alcanzarla. La vía que la cruzaba pasaba por una garganta muy estrecha que podía ser defendida por pocos hombres. Sus orígenes son mal conocidos. La tradición dice que fue fundada por Belerofonte, pero otra tradición afirma que su fundador fue Aquiles. Sus primeros habitantes, que se hacían llamar solymoi, eran pisidios que vivían de la ganadería, del cultivo de la aceituna, pero también del bandolerismo lo que les dio una reputación execrable. En 334 a. C., Alejandro Magno, pudo entrar en la garganta, pero vio que no podría tomar la ciudad y continuó su marcha, pero quemó en represalia los campos de olivos. La ciudad se helenizó rápidamente en el siglo III a. C., y contaba en su apogeo, con varias decenas de millares de habitantes. Pasó a soberanía de Roma y emitió moneda hasta la época del emperador Severo. El Senado romano le otorgó un estatuto independiente en 70 a. C. para agradecerle su alianza. La ciudad fue próspera bajo el período romano, pero su decadencia comenzó a partir del siglo V, cuando un terremoto asoló la ciudad y fue abandonada. En este mismo siglo, fue sede de un obispado y tenía bajo su jurisdicción a las vecinas ciudades de Jovia y Eudocia. Sus restos, relativamente bien conservados, están en el lugar llamado Karabunar Kiui, a 34 km al noroeste de Antalya, ruinas que están situadas al pie del monte donde estaba la fortaleza. Hoy día los monumentos de la época helenística y romana son todavía visibles, como el teatro (4.200 plazas) o la tumba de Alcetas, un oficial de Alejandro que, perseguido en 319 a. C. por Antígono I Monóftalmos, se refugió y suicidó en Termeso.