Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Aíyion?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Iglesias en Egio

2 iglesias en Aíyion

Iglesias en Aíyion
Moni Profiti Ilias (Hidra)
Moni Profiti Ilias es un monasterio situado en la isla de Hidra que todavía se encuentra habitado por monjes. Este es uno de los lugares más espirituales que he conocido en mi vida ya que se encuentra alejado totalmente de la civilización. Por un lado, al estar en una isla pequeñita del golfo Sarónico queda ya alejada del bullicio de las ciudades, pero es que al estar además situada a más de dos kilómetros del pueblo de Hidra, la calma y la tranquilidad es más que absoluta. El único ruido que se escucha en este lugar es el de los pájaros y el del viento. El monasterio está muy bien cuidado y combina la piedra tradicional con el blanco típico de la isla, lo que le da un toque de modernidad y al mismo tiempo de luminosidad y pureza al edificio. Lo más llamativo son los grabados que podemos encontrar en los árboles de alrededor del monasterio. Tienen tallado una especie de tablas religiosas muy curiosas. Aunque no se puede acceder al interior, sí que merece la pena visitar el exterior y, además, es una forma de dar un paseo por esta isla. Para llegar hay que coger un camino que sale de lo alto del pueblo de Hidra. El único inconveniente es que es una cuesta bastante empinada, pero la ventaja es que al llegar arriba podemos disfrutar de unas vistas del pueblo de Hidra inmejorables.
Iglesias en Aíyion
Moni Efpraxias
Moni Efpraxias es una capilla que se encuentra escondida entre la naturaleza en la isla de Hidra. No suele aparecer en ningún libro de turismo y son pocos los que se acercan hasta aquí a no ser que sea por casualidad, quizá por eso tiene tanto encanto para mi. Reconozco que yo encontré este lugar de milagro. Íbamos a subir el monte Eros y de repente nos encontramos con esta capilla. Es muy pequeñita y de color blanco inmaculado. La puerta es de color azul, igual que las casas del pueblo más cercano, Vlyhos, y se encuentra en un enclave especial, ya que está en lo alto de una colina y parece que lo único que hay a su alrededor es el mar Mirtoico. Cuando fui tuve la oportunidad de visitarla por dentro porque afortunadamente estaba abierta, pero no es muy habitual. Por dentro es muy sencilla, tiene varios iconos y un par de bancos. Lo más característico es que tiene forma muy característica, ya que no posee techo. Además tiene una pequeña campana en lo alto que le da un toque especial. Este lugar es idílico para pensar, meditar y soñar ya que no hay nadie y los únicos ruidos que hay son los del mar y el viento. Además tiene una ventaja, el viento sopla bastante fuerte en la zona pero esta capilla está rodeada de piedras que hacen de barrera y por lo tanto puede utilizarse también como refugio. Para llegar hay que seguir el sendero que lleva desde Vlyhos hasta el monte Eros. Cuando éste acabe hay que estar atentos porque a los pocos metros salen un pequeño caminito poco señalizado que es el que nos lleva hasta este emblemático lugar.