Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Dakar?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Ciudades en Dakar

Ciudades en Dakar

Ciudades en Dakar
Dakar
(3)
Dakar se presenta como una ciudad increíble, distinta, digna de ser conocida palmo a palmo. Se trata de una ciudad que crece poco a poco, que trata de salir adelante en un país y un continente poco favorecidos por la vida. La ciudad, que sustituyó a Saint Louis como capital de Senegal, es una urbe de contrastes, en la que la riqueza y la pobreza se dan la mano, junto con lo austero y lo moderno. Aunque haya una gran pobreza, las gentes son felices y viven al día, ganando lo que pueden en trabajos esporádicos. Los que más suerte tienen trabajan en oficinas o empresas europeas. La ciudad, colonial en todo su esplendor, está en constante cambio, sobre todo en los alrededores. Lo que es Dakar en sí es una ciudad bastante modernizada, con algunos edificios atos, sedes oficiales bien cuidadas, palacios... todo digno de la capital de un país. Pero el contraste de la modernidad se ve con los vendedores ambulantes y las casetas que se caen donde las mujeres comercian con pan, carne... Merece la pena recorrerla bien, aunque es grande, hay sitios que no se pueden dejar pasar. Empezando por la parte sur, cerca del puerto, podemos iniciar en el monumento al milenio, un hombre gigante tocando una especie de instrumento como señal de que el país quiere entrar en ese futuro que sólo está destinado a unos pocos. Por ahí, paseando por la rambla un poco y luego subiendo por sus callecitas, todas asfaltadas y... algo señalizadas, aunque es un caos ciurcular, llegaremos hasta la plaza de la independecia, como el centro neurálgico de la ciudad. Esta, con forma rectangular, distribuye varias avenidas principales, entre ellas la Sarraut, que es la que desemboca en el mercado kermel. Por la avenida del norte llegaremos a la estación y al puerto, y por la del oeste al palacio legislativo y al barrio más lujoso y de más dinero. Lo mejor aquí es conocer sus calles, darse un paseo por ellas y ver que es más moderno y avanzado de lo que muchos nos pensaríamos antes de ir. Es un caos de gente y coches yendo y viniendo por calles estrechas, donde los ricos se juntan con los pobres para comprar l que venden, sin importarles su clase social.A quí cada uno tiene un rol y no le importa que el otro sea distinto. Sin embargo, la cosa cambia cuando comenzamos a salir de la ciudad. En la afueras todo es mucho más pobre y llamativo. No hay calles, sólo arena, todo está destrozado, los tendidos eléctricos se caen, la gente deambula por las calles... Y de repente surge, de la nada y en la nada, un edificio moderno de un laboratorio americano, por ejemplo. De contrastes decíamos... Otro de los sitios más recomendables es la mezquita que está al lado de la playa y que se puede visitar cualquier día menos los viernes. Es impresionante verla en todo su esplendor al lado del mar. También hay que darse un paseo por el lujoso barrio de Punta Les Almadies, donde tienen casas numerosos famosos como el ídolo senegalés Yossou ´N’Dour. Aquí está la zona más turística y con más hoteles lujosos de la ciudad. Otros sitios curiosos... el aeropuerto, que os aseguro no pasará desapercibido, y el estadio de fútbol Leopoldo Sedar Senghor -entre el aeródromo y el centro de la ciudad- En definitiva, una ciudad para perderse sin ningún tipo de miedo, pues es muy muy segura. Lo único, la gente es muy pesada vendiendo cosas, pero no roban, a menos que os metáis en el peor barrio de la ciudad, claro, pero el 98 por ciento es seguro. Su historia también está relacionada con los esclavos, como Goree, pues su situación la hacían un lugar idóneo para crear un mercado de esclavos.