MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Montblanc?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Calles en Montblanc

3 calles en Montblanc

Calles en Montblanc
Barrio judío de Montblanc
En el centro de Montblanc había una comunidad judía establecida dentro de las murallas y cerca de la plaza de los Ángeles, el fantástico arco medieval todavía se conserva en la calle llamada de los judíos o Carrer dels Jueus . A este barrio se podía acceder atravesando tres diferentes portales, el principal daba acceso al centro de la villa, el norte estaba junto a la iglesia de San Miguel, y el este era para salir por la muralla. El cementerio se situó cerca del río Francolí y además habían distintas sinagogas, baños u horno propio.
Calles en Montblanc
Pujada de la Serra
Precioso paseo que nos conduce hasta el Santuario de la virgen de la Serra. Salimos del Montblanc amurallado, aquí el espacio se amplia y nos regala preciosas vistas, una adorable plaza y cuando nos giramos, unas preciosas vistas hacia las murallas de la villa. Un rincón muy bonito porque resulta diferente de lo que hemos visto hasta ahora. Tras salir del baluard por la puerta de Marçal, un camino nos llama la atención. Casas de colores y un estilo constructivo diferente, eso si, sin perder ni un ápice el encanto de la localidad. Al final, el regalo, el imponente conjunto del convento-santuario de la Serra. En el recorrido hemos encontrado una preciosa escultura que no hemos podido identificar, pero nos ha gustado mucho, parece representar a un pagès (campesino). Interesante y desconocido rincón, que como muchos otros queda diluido por la grandiosidad del centro medieval de Montblanc.
Calles en Montblanc
Calle Mayor
Todo lo que pasa en Montblanc, pasa en su calle Mayor. Peatonal, llena de vida, tiendas, pastelerías y exquisitas galerías de arte. Desde la entrada a través de las murallas o desde la plaza de Sant Francesc donde se encuentra la Oficina de Turismo, da igual, la calla mayor es uno de mis rincones favoritos de Montblanc, ya que siempre está ambientada, siempre pasa algo en ella. Cada vez que vengo encuentro una fiesta, una celebración, mucha vida. Las calles mayores sirven para tomarle el pulso a las ciudades, a las pequeñas localidades y como no, la de Montlbanc no podía ser menos. Hay que pasear detenidamente porque a lo largo de esta alargada y estrecha calle hay muchas cosas que pueden sorprender al viajero más curioso.