MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Nordland?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Nordland

187 colaboradores
Lo más visitado en Nordland
De interés cultural en Lofoten
Islas Lofoten
(12)
Ciudades en Reine
Reine
(5)
De interés turístico en Andenes
Ballenas en Noruega
Fiordos en Lofoten
Fiordo del Troll
(2)
Fiordos en Bodo
Bodø
(1)
Pueblos en Henningsvær
Henningsvær
(2)
De interés cultural en Å
Rorbuer, cabañas de pescadores en Lofoten
(2)
Fiordos en Liland
Austnesfjorden
Fiordos en Sigerfjord
Sigerfjord
Fiordos en Skarberget
Travesia Skarberget-Bognes
Catedrales en Henningsvær
Secaderos de Bacalao
(4)
Museos en Andenes
Polar museum Andenes
(1)
Pueblos en Lofoten
Nusfjord
(5)
De interés turístico en Kabelvåg
El ferry “Gamle Lofotferga” en el Trollfjord
(6)
Fiordos en Lofoten
Fiordo del Troll
(2)
Fiordos en Bodo
Bodø
(1)
Fiordos en Liland
Austnesfjorden
Fiordos en Sigerfjord
Sigerfjord
Fiordos en Skarberget
Travesia Skarberget-Bognes
Fiordos en Reine
(1)
Pueblos en Henningsvær
Henningsvær
(2)
Pueblos en Lofoten
Nusfjord
(5)
Pueblos en Lofoten
Mulstøa
Pueblos en Å
(3)
Pueblos en Leknes
(1)
Pueblos en Kabelvåg
Pueblos en Sortland
Sogne
Pueblos en Nyksund
Pueblos en Gimsøy
Gimsøy
Pueblos en Lofoten
Vestvågøy
Pueblos en Flakstad
(1)

75 cosas que hacer en Nordland

De interés cultural en Lofoten
Islas Lofoten
(12)
Si bien mi suerte no fue la mejor, ya que estuve una semana con mal tiempo permanentemente, este lugar se ganó mi corazón y definitivamente voy a volver. La naturaleza cambia todo el tiempo, donde antes había una montaña, ahora hay niebla, donde antes había mar, de noche hay cielo. Es un lugar mágico. La gente de la casa en donde estuve fue maravillosa, y pese a estar muy lejos de mi hogar, me encontré con gente que iba a viajar a mi país. Un lugar que hipnotiza, que tiene todo a la vez, se sentía seguro pero inquietante, un lugar bello, pero exótico. Hay una energía distinta, se siente la vibración de la naturaleza. Fui en otoño para ver auroras boreales, no tuve suerte. Me imagino que en verano debe ser un verdadero lujo. Mis amigos, mi familia, no entendieron, no entienden por qué quise ir ahí, un lugar desolado, sin gente, yo tampoco sé la respuesta. Sólo puedo decir, que es un lugar increíble, una verdadera reliquia natural.
Ciudades en Reine
Reine
(5)
No es que lo diga yo, lo dicen los propios noruegos. Reine, puerto comercial desde 1793, situado en las Islas Lofoten fue elegido según una publicación muy conocida en Noruega, la revista Allers, el pueblo más bonito del país. ¿Mi opinión? Realmente Reine tiene mucha competencia en este sentido, ya que a mi particularmente me resultaría muy difícil quedarme sólo con uno. Los pueblos situados en las islas Lofoten son mis preferidos de todo el país, la mayoría son pequeñas localidades muy pintorescas, situadas al lado del mar y rodeadas de espectaculares montañas. Sus habitantes en tiempos anteriores vivían de la pesca o del secado del bacalao, ahora lo hacen principalmente del turismo. Reine en concreto tiene un entorno bellísimo, está situado a los pies de la montaña Reinebringen, en la localidad son muy populares las excursiones a esta montaña, se trata de un paseo duro en el que se alcanzan los 400 metros de desnivel y en el que incluso en verano hace frío Mi recomendación es no pasar de largo por Reine, admirarla desde la carretera E10 en su conjunto y pasear entre sus famosas cabañas de pescadores, conocidas como rorbur. que actualmente sirven de alojamiento. Que no te lo cuenten......comprueba por ti mismo si Reine es el pueblo más bonito de Noruega.
De interés turístico en Andenes
Ballenas en Noruega
Uno de los principales atractivos de las Islas Lofoten en Noruega es la posibilidad de realizar una excursión en alta mar para avistar ballenas, con este fin nos dirigimos a la localidad de Andenes que se encuentra en el punto más septentrional de estas islas, en la región de Vesterålen, condado de Norland. Una vez en Andenes y como hemos llegado con tiempo, damos una vuelta por la población que la verdad no tiene mucho que ver y no es de las más bonitas de estas islas. Nos dirigimos hacia su faro, al lado está situado el centro ballenero de Andenes, un museo dedicado a las ballenas, su biología, su lugar en el ecosistema y el estado de las investigaciones científicas sobre ellas. En el museo hay también un esqueleto de ballena y varios objetos para la captura de las mismas. Desde este centro ballenero y tras una explicación en varios idiomas sobre la vida de las ballenas en estas costas, nos dirigimos al barco para realizar la excursión, no sin antes ofrecernos unas pastillas a los propensos al mareo. Comienza la aventura, nos han explicado que la excursión durará de 4 a 5 horas y que después de más o menos una hora de navegación mar adentro se tiene casi la absoluta seguridad de ver alguno de estos animales. En nuestro caso puedo decir que vimos dos y que fue una experiencia maravillosa. Muy recomendable. Subir a un barco para avistar ballenas en alta mar en Andenes, Noruega, toda una experiencia, bueno, al principio no lo pensé así ya que estaba mareadísima y deseando que terminara la aventura sin ni siquiera ver ninguna ballena pero cuando te avisan de que está a la vista la primera de ellas se te quitan todos los mareos de golpe y empiezas a disfrutas de esta pequeña aventura que se la recomiendo a todo el mundo, eso sí, buen objetivo fotográfico y buena vista. Para hacer lo que se llama el Safari de Ballenas, en el Puerto de Andenes con www.Whalesafari.No
Fiordos en Lofoten
Fiordo del Troll
(2)
Nuestro viaje a Escandinavia fue un sueño hecho realidad. Ésta foto está hecha en el Fiordo del Troll,(Trollfjord), dentro del Circulo Polar Ártico, en Noruega, uno de los más majestuosos de la zona con paredes de varias decenas de metros de altura, por donde navegamos durante una mañana descubriendo paisajes inolvidables fiordos entre montañas rodeadas de niebla en un ambiente misterioso y de leyenda, mientras disfrutábamos de una sopa marinera a bordo, ballena, salmón y verduras a la plancha. Durante la excursión, el guía nos explicaba como se formaron los fiordos, en la época de las glaciaciones el hielo excavó los valles de la costa hasta quedar por debajo el nivel de la plataforma marina; cuando el hielo se retiró, el agua del océano ocupó los valles y les dio estas formas tan singulares. El viaje hasta el Aeropuerto del Cabo Norte en el punto más al norte de Noruega duró unas 4 horas desde Madrid y la experiencia fue muy buena.
Fiordos en Bodo
Bodø
(1)
Salimos de Tromso hacia Bodo un poco tarde pues serían las 13 h cuando cogimos el coche. El día era espectacular y el sol lucia en todo su esplendor pero nos quedaban 550 Kms. De recorrido por una carretera que a pesar de estar bien asfaltada está llena de curvas. El primer fiordo que nos encontramos fue el de BAISFJORDEN que lo bordeamos tanto como para entrar en Tromso como para salir. Como ahora había más luz que a la llegada lo pudimos apreciar en toda su intensidad. Alejándos por la E-6 las vistas de las montañas con sus picos nevados y el fiordo a su pies eran geniales, pero había que continuar y apenas me dió tiempo de sacar alguna fotografía. Repito que si en España una distancia de 550 Kms. Por una carretera normal se suele tardar 6 horas, en estos parajes se tardan nueve o diez. Comimos por el camino unos bocadillos comprados en una estación de servicio y continuamos hacia Narvik en uno de los extremos del fiordo OFOTFJORDEN con una vista explendida. A pocos kilómetros el gps no llevó a tomar un ferry aunque casi llegamos tarde para coger el último ya que perdimos el anterior por escasos minutos. Esto ocurrio gracias al conductor de una caravana francesa que tuvimos que soportar por una carretera ya comarcal con mucha pendiente que subir y cantidad de curvas. Cada vez que veía que podía adelantarle el señor en cuestión pisaba el acelarador y me era imposible. Esto duró mas de media hora que era vital. Como quiera que perdimos el anterior ferry, tuvimos que esperar más de una hora para coger otro que por los carteles que había era el último. Al fin y al cabo tuvimos suerte. Embarcamos por fin cuando el sol estaba cayendo. La luz era tan intensa que te cegaba los ojos pero a su vez ofrecía un espectáculo impresionantemente bello. La travesía duro poco más de media hora por el mencionado fiordo y nos dejó en lugar paradisíaco. Unas altas montañas con sus cumbres nevadas nos rodeaban y los reflejos del sol que se ponía sobre las nieves causaban unos reflejos extraordinarios y bellos. Tuvimos que pasar un puerto de montaña bastante pronunciado y después de bastantes túneles por fi ya estábamos de Bodo. Eran casi las doce de la noche y claro esta por las calles no había ni un alma y mucho menos restaurantes abiertos para cenar, con lo que nos tuvimos que conformar con algunas cosillas que como siempre llevamos en el coche para comer. El dicho que la experiencia es la madre la ciencia es una verdad como un templo. Nos alojamos en el Hotel Rica Bodo, justo al lado del puerto. De la ciudad no puedo contar nada, pues entre lo tarde que llegamos y lo pronto que salimos al día siguiente no nos dió tiempo de ver absolutamente nada sino de pasada. Es el inconveniente de las prisas
Pueblos en Henningsvær
Henningsvær
(2)
Conocida por muchos como la Venecia del norte por su configuración ya que está compuesta por un grupo de pequeñas islas dispuestas al azar y separadas por canales, Henningsvær es uno de los pueblos con más encanto de las Islas Lofoten y desde el siglo XIX uno de sus puertos pesqueros más importantes. A diferencia de lo que sucede en otros pueblos pesqueros, donde la población ha disminuido, Heningsvær no ha sufrido variaciones en los últimos años, y actualmente cuenta con más de 500 habitantes. Las islas de Henningsvær no estaban conectadas por puentes con el resto de Lofoten hasta 1981, hecho que probablemente salvó a esta comunidad de la influencia del estilo arquitectónico contemporáneo, que sí dejó su huella en otras localidades noruegas durante las décadas de 1960 y 1970. Es ideal sentarse en cualquiera de sus restaurantes a la orilla del puerto y simplemente disfrutar de la tranquilidad de esta población mientras degustamos su exquisita gastronomía. Un placer para todos los sentidos.
De interés cultural en Å
Rorbuer, cabañas de pescadores en Lofoten
(2)
Estas cabinas fueron construidas inicialmente como alojamiento temporal para los pescadores en la temporada del bacalao. Estas pequeñas cabañas de madera suelen estar ancladas cerca del mar sobre pilotes. Originariamente consistían en dos salas, una para trabajar y la otra con literas para pernoctar. En la actualidad, las hay de todos los tamaños. Se estan construyendo muchas nuevas que nunca han sido utilizadas por pescadores dando lugar a pequeños “resorts”. Debido al encanto del alojamiento, los precios que piden por alojarse en un Rorbuer son desorbitados.
Ríos en Bodo
Los remolinos de agua de Bodo
(2)
Curiosísimo!!! no es espectacular pero sí que merece la pena acercarse a verlos si estás por Bodo. En la oficina de turismo te informan de las horas a las que puedes contemplar esta curiosidad de la naturaleza ya que solo se produce con las bajadas de las mareas. Es un fiordo tan estrecho que cuando baja la marea los desniveles producen corrientes en los dos sentidos provocando la formación de miles de remolinos. Hay que ir en coche puesto que está a unos 30 Km, cruzas un gran puente y justo desde este puente están las mejores vistas. Algunos remolinos llegan a alcanzar los diez metros de diámetro y cinco metros de profundidad e ir a 40KM de velocidad.
Fiordos en Liland
Austnesfjorden
El fiordo de Austnes se encuentra en el municipio de Vågan en Nordland. Es fácilmente accesible desde las pequeñas localidades de Laupstad o Liland y podemos recorrerlo tanto a bordo de un ferry como contemplarlo desde la autovía E-10 que lo recorre en su parte Oeste. Aunque no se trata de uno de los fiordos más renombrados me gustaría destacar su singular belleza con puntos de interés tan destacados como la bahía de Sildpollnes, a tan sólo 16 kilómetros de la localidad de Svolvaer. Si estáis por estas latitudes y os sobra tiempo, no lo dudéis, ya sea en coche o en ferry daros una vuelta por este fiordo, merece la pena….
Pueblos en Å
La localidad con el nombre más breve del planeta: Å
Es la más meridional del archipiélago Lofoten en Noruega. En realidad es un pueblo-museo en la isla de Moskenesøya que sólo cuenta con cien habitantes, pero cuyos tradicionales edificios de madera componen un hermoso conjunto histórico que nos transporta al siglo XIX. En esta localidad cuentan que se levantó la primera planta (todavía se puede visitar) para la elaboración del detestable aceite de hígado de bacalao que amargó la infancia de tantos niños españoles de la posguerra. A finales del S. XIX se distribuyó al mundo el grasiento líquido que reflotaba tras hervir el hígado de los bacalaos, asegurando que era la panacea contra todos los males y particularmente contra la desnutrición, por su riqueza en vitamina D. En la actualidad la economía de Å se ha traslado principalmente hacia el turismo, situada en un entorno muy bello rodeada de preciosos paisajes. Muchos edificios han sido utilizados para crear el Museo local de pesca noruega de la ciudad, que incluye en su muestra naves antiguas, cobertizos para barcos, una panadería de época, almacenes y demás. Å fue nuestra primera parada después de desembarcar en el ferry que nos llevó desde Bodø hasta las islas Lofoten, el primer contacto con este bellísimo archipiélago del que todavía nos quedaba mucho por descubrir.
Fiordos en Sigerfjord
Sigerfjord
La pequeña localidad de Sigerfjord situada en el centro del archipiélago Lofoten-Vesterålen , ofrece un entorno espectacular con un paisaje que combina montañas y mar. Se sitúa en la zona costera entre la montaña y el fiordo de Hadselfjorden, es un sitio ideal para pasear por su amplia playa y última parada antes de llegar a Sortland donde teníamos el segundo de nuestros alojamientos en estas islas. En Sigerfjord se respira paz y tranquilidad, como en casi todas las localidades de este archipiélago. Ofrece alojamiento a los turistas que quieran explorar estas islas ya que supone un punto estratégico en el recorrido de las mismas. En nuestro caso fue una parada en el camino para contemplar sus magníficos paisajes y pasear por su desierta playa. Toda una gozada para nuestros sentidos.
Fiordos en Skarberget
Travesia Skarberget-Bognes
Llevábamos cerca de 340 kilómetros por la A-6 desde que salimos de Tromsø y después de parar para comer y descansar un poco cerca de Narvik, nos dirigimos a Skarberget en el fiordo de Tysfjorden para embarcar en un pequeño ferry que nos llevase hasta Bognes y de allí a Bodo para hacer noche. La carretera en estos lares era sumamente estrecha aunque bien asfaltada y de continuas curvas. Para colmo de males, unos cuantos kilómetros antes de llegar al punto de embarque nos topamos con un coche con caravana que aún comprendiendo la situación que se le podía dar, su lentitud era desesperante. Tan desesperante resultó, que llegamos tarde al ferry por apenas tres o cuatro minutos, lo cual nos pasó una factura de hora y media de espera hasta el próximo. Es decir que los veinticinco minutos que teníamos calculados para la travesía por el fiordo Tysfjorden casi fueron dos horas, con el inconveniente que llegamos a Bodø totalmente entrada la noche.
De interés turístico en Å
Stockfish o la pesca de bacalao en Lofoten, Noruega
De febrero a finales de abril llegan a Lofoten los bacalaos procedentes del mar de Barents para desovar, así que es entonces cuando empieza la época de pesca. Este tipo de bacalao llamado Skrei nace y crece en las aguas frías de Barents durante 5 años y, cuando alcanza su madurez, emigra a las aguas más templadas de Lofoten. La pesca está estrictamente controlada, tanto en cantidad como en la forma de hacerlo. Para conseguir una mayor calidad, se captura con palangre, el cual se arrastra por detrás del barco. Pero también se permiten las redes de arrastre o fijas, siempre y cuando no superen un tamaño determinado. Después de destripar el pescado, los preparan para colgarlos de dos en dos en los bastidores de madera al aire libre para su secado. Una vez pasados tres meses secándose en los bastidores, se trasladan a un secadero interior donde pasarán otros tres meses hasta su distribución. www.tienenojos.com
Catedrales en Henningsvær
Secaderos de Bacalao
(4)
Bajo las aguas que rodean el bello, exuberante e inquietante archipiélago de las Lofoten se encuentra un tesoro que desde tiempos inmemoriales ha atraído hasta estas latitudes a pescadores de los más diversos confines del planeta... Este “objeto de deseo”, denominado “skrei” en el idioma local y cuya traducción vendría a significar algo así como el “nómada”, no es ni más ni menos que el sabrosísimo “bacalao de invierno” cuya captura tiene lugar únicamente entre los meses de enero y abril. A lo largo de los siglos las técnicas de conservación del bacalao han ido evolucionado y modernizándose en aras de “alargar la vida” de esta delicia gastronómica de manera que pueda llegar en las mejores condiciones a los fogones de todo el mundo. Lo sorprendente es que en las islas Lofoten, en pleno siglo XXI se siga utilizando – y de qué manera- la milenaria técnica de secado en las llamadas “catedrales de bacalao”. Estás “catedrales” no son sino estructuras piramidales construidas en madera en cuyos listones horizontales se cuelgan, atados de dos en dos por la cola, los bacalaos frescos con el objeto de que el aire frío y el sol los curen durante el invierno. El aire puro de las Lofoten seca la carne del bacalao consiguiendo un producto que goza de una justa fama y prestigio a nivel internacional y si no que se lo digan a los italianos que conocen esta especialidad como “stoccafisso” y lo consumen con fruición. En la pequeña localidad de Henningsvær se puede apreciar como los techos de las cabañas de pescadores que discurren a ambos lados del viejo muelle son utilizados como secaderos de bacalao. ¡Umm delicioso el bacalao curado en el particular microclima de las Lofoten!
Museos en Andenes
Polar museum Andenes
(1)
Antes de partir en el barco que nos ofrecería a algunos la oportunidad de ver ballenas en su entorno y a otros la oportunidad de limpiar completamente sus entrañas nos metimos en el museo donde una vivaracha guía después de algunos tropiezas nos explicó todo lo que debíamos saber sobre las ballenas y especies amigas antes de verlas. Interesante, sobre todo el verlas seccionadas por partes y poder aprender de este mamífero desconocido para nosotros antes del paseíto y como no antes de comernos un bocadillo de las susodichas en Bergen (lo siento, había que probar la carne de ballena).
Playas en Lofoten
Playa de arenas blancas en Rørvik (Rørvik Strand)
El archipiélago de las islas Lofoten, próximo al Círculo Polar Ártico, es uno de los rincones del planeta que deslumbran y acongojan al visitante por su excepcional belleza más propia de paraísos oníricos que de realidades mundanas…. Es sumamente aconsejable recorrer las islas - comunicadas entre si por puentes y túneles- en toda su extensión, de Norte a Sur o en sentido inverso, en bus, autocaravana o bicicleta y disfrutar de la naturaleza virgen, de la fauna autóctona, de las añosas iglesias de madera, de los diminutos asentamientos de pescadores, de la rica gastronomía noruega y si tienes suerte y viajas en la época apropiada, del espectacular sol de medianoche… Nuestro trayecto por las Lofoten nos deja postales de singular belleza como la que nos encontramos en las proximidades de Rørvik donde nos aguarda una pequeña playa de blancas arenas y cristalinas aguas turquesas, rodeada de flores silvestres y pequeñas cadenas montañosas que emergen de las islas vecinas y cuya visión parece transportarnos por un instante a latitudes más cálidas. A pesar de encontrarnos en el ártico, no resulta extraño contemplar a los aguerridos noruegos –ellos y ellas- nadando en las aguas claras de Rørvik y – entre Junio y Julio- plácidamente tumbados sobre las arenas transparentes disfrutando de 24 horas continuadas de sol…. Todo un lujo…..
Pueblos en Lofoten
Nusfjord
(5)
Frío lo que se dice frío no tenemos, solo un poco en la cara. Los copos de nieve y el viento nos impiden abrir los ojos y Xavi dice: – Yo con esta nieve no cojo el coche – y yo a modo Señorita Rotenmeyer: – Pues tú veras, me marcho sola – Toma chantaje… siempre funciona… jejeje. El tiempo en las Islas Lofoten es muy cambiante, en el mismo día puede hacerte un sol radiante y a los 30 minutos la niebla no te deja ver, así que disfrutad de cada rayo de sol. Knutstadveien, Lofoten Tomamos la carretera nacional central del archipiélago de Lofoten, la carretera E10, una de las carreteras más bonitas del mundo, con 166 kilómetros. Algunos tramos se alzan sobre el mar con puentes estilizados o con túneles subterráneos bajo el mar para esquivar los canales y fiordos. La velocidad máxima es de 90 km/h. Desde este momento y hasta el fin del viaje nos vamos parando cada pocos kilómetros (a veces son metros) ya que son infinitos los puntos que nos atraen y que queremos ver de cerca, disfrutar o fotografiar. Y es que es este primer día cuando nos empezamos a dar cuenta de lo bonito que es este lugar. Pasamos a la isla de Vestvågøy y nos paramos cerca de Knutstadveien junto a un lago helado. A veces es difícil diferenciar entre un lago y un fiordo ya que en todo momento se está rodeado de agua. Un poco más adelante nos atrae un pequeño cobertizo que no queremos perdernos de cerca y allá vamos! Es el típico rincón que hace las delicias de dos fotógrafos aficionados a los que gusta fotografiar compulsivamente. Nos topamos, entre otras cosas, con un monísimo horno antiguo. Cuando Tensi está estirada en el suelo intentando captar un primer plano, aparece un señor que se acerca a nosotros. Es el dueño del cobertizo y le decimos que sólo estamos haciendo fotos, perguntándole si le parece bien. Dice que no hay ningún problema. Es el primer caso donde empezamos a ver lo chafarderilla que es la gente de Lofoten. Se acercan tímidamente, miran, se interesan, hablan poco, pero son buena gente. La siguiente parada es en Borg, justo delante de nuestra primera casa abandonada que luce un gran grafitti. Es habitual en Lofoten encontrar pinceladas de este tipo de Street Art. En este caso es una obra de Pøbel. Nuestros compañeros de viaje son montañas, fiordos y lagos helados, nieve, secos prados y algún que otro cementerio nevado, como el de Liland. Nos impresiona como las altas montañas con un gran desnivel salen directamente del agua. Otra característica peculiar es el original techo a modo de alfombra de hierba que lucen algunas casitas como aislante térmico. Después de pasar por Bø, llegamos a Kilan donde nos acercamos a un viejo y fotogénico Opel Kadett abandonado en el jardín de una casa. Aquí es habitual no deshacerse de las cosas cuando llegan al final de su vida. Cuando un coche o una barca se hacen viejos y ya no sirven, se abandonan y allí se quedan. O cuando una casa de madera ya no da para más, el propietario la abandona y se construye una al lado mismo. Saltamos a la siguiente isla y la última de las cuatro grandes, Flakstadøy. Llegamos a Nusfjord: dicen que es el pueblo pesquero más viejo y conservado de Noruega, pero realmente convirtieron los pocos rorbuer (antiguas cabañas de pescadores) en alojamientos turísticos. Y como en Abril es temporada baja, Nusfjord es un pueblo fantasma y no nos cruzamos con nadie. Todo está cerrado, los rorbuer donde no hay nadie alojado, el restaurante, la oficina de turismo, todo… Pero es uno de los puntos obligados y su camino de acceso es muy bonito ya que el fiordo y la carretera están rodeados a ambos lados por altas montañas.
De interés turístico en Kabelvåg
El ferry “Gamle Lofotferga” en el Trollfjord
(6)
El Gamle Lofotferga fue construido en Risør en 1955 y desde el año 1956 hasta nuestros días el viejo ferry – que hoy luce espectacular tras una cuidada restauración- lleva surcando sin descanso las aguas de las Lofoten. Esta encantadora embarcación de 25 m de largo por 8 m de ancho tiene una capacidad para 85 pasajeros y está dotada de una cocina en la cual, durante las diferentes travesías, se elaboran suculentos platos que pueden ser degustados en cubierta mientras se disfruta de un espléndido paisaje y una refrescante cerveza, una combinación espectacular que puede alcanzar el éxtasis si el tiempo acompaña…. La ballena y el salmón (ambos cocinados a la parrilla) son dos de los platos estrellas del buffet que se sirve en cubierta (también podemos degustar bacalao, sopa de pescado, fritos, gambas, mejillones, etc) y resulta todo un espectáculo contemplar a las decenas de gaviotas que acompañan al Gamle Lofotferga a lo largo de su recorrido realizando acrobáticos picados en busca de un bocado que llevarse al pico… Actualmente el ferry, con base en Kabelvåg, pequeña población situada al oeste de Svolvær, realiza cruceros en el espectacular Trollfjord entre los meses de Mayo y Septiembre. El crucero es un regalo para los sentidos, con Lille Molla, Storemolla y los Picos de Troll como telón de fondo, el viaje continúa hasta la Øyhellsundet, punto en el que se entra en el estrecho Trollfjord. Durante la travesía podremos contemplar diferentes tipos de aves marinas y no es de extrañar que entre las mismas distingamos algún águila marina. Es todo un lujo navegar en este viejo transbordador de madera que a lo largo de los años ha reunido premios relacionados con la calidad y conservación del patrimonio – como la Rosa de Olav otorgado en el año 2003-. Si os ofrecen un crucero por el Trollfjord y podéis elegir el Gamle Lofotferga como medio de transporte disfrutareis de una experiencia lúdico-gastronómico-paisajística única, diferente e inolvidable.