MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Luang Prabang?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Luang Prabang

156 colaboradores
Ríos en Luang Prabang
Río Mekong
(15)
Ríos en Luang Prabang
Paseo en barca rio Mekong
Ríos en Luang Prabang
(1)
Ríos en Luang Prabang
Rio Nam Khan
(1)
Ríos en Luang Prabang
Laderas río Mekong
Ríos en Luang Prabang
Kan Kan river- Luang Praban-
Ríos en Luang Prabang
Inolvidable travesía por el Mekong
(1)
Mercados en Luang Prabang
Mercado de alimentos de Ban Pakam
(1)
Mercados en Luang Prabang
Mercadillo nocturno de Luang Prabang
(4)
Mercados en Luang Prabang
Buffet vegetariano nocturno
Mercados en Luang Prabang
Mercados en Luang Prabang

78 cosas que hacer en Luang Prabang

Ciudades en Luang Prabang
Luang Prabang
(4)
A mí es la impresión que me quedó después de mi pequeña estancia allí. El lugar y la amabilidad de sus gentes te atrapan. La ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. conserva el sabor colonial, principalmente francés, de la Indochina de los años cincuenta y, debido a esta distinción, observan ciertas normas que la hacen más acogedora: el casco urbano está vedado a autobuses y vehículos particulares; solo se puede acceder mediante taxis -que no hay muchos- y, sobre todo, con el transporte más popular en Asia; el Tuc-Tuc. Estas motocicletas con caja adaptada para el transporte de hasta seis personas te recogen a la puerta de tu Hotel y te devuelven a él por dos euros ida y vuelta. Si haces excursiones a otros puntos, el autobús te deja fuera del casco urbano y tienes que llegar por tus propios medios, a veces cruzando puentes un tanto precariamente. Esto significa que no hay circulación de vehículos a motor apenas. Las viviendas no tienen más de dos plantas de altura y, en el centro, las fachadas de todas ellas son casi exactamente iguales. Únicamente se sabe el negocio que existe por el rótulo que tiene a la puerta y, hasta en eso, son iguales en el diseño. Es recomendable, a ser posible, permanecer durante una semana como mínimo para disfrutar relajadamente del lugar. Se puede comenzar por acudir a las seis de la mañana al rito diario de ofrecer alimentos a los monjes budistas (se mantienen de la comida que les dan los habitantes, pues ellos solo se dedican a rezar). Puedes visitar a continuación el mercado y luego acudir a algún taller artesanal.; por ejemplo a uno donde se hacen artículos de seda. La bicicleta es uno de los transportes preferidos por los habitantes del lugar. Existen varios templos budistas interesantes, aunque el más visitado es el de Xieng Tong. En la parte posterior del edificio está en mosaico el denominado Árbol de la Vida, muy venerado por todos que, incluso, figuran copias suyas en lienzos, póster, pañuelos, etc que encuentras por doquier; especialmente en el mercadillo de noche que se instala cada tarde en las calles del centro a partir de las cuatro con artículos muy, muy interesantes. Puedes tirarte horas tranquilamente. Además, en los edificios colindantes, tiendas de antigüedades, ropa, regalos y demás, completan la oferta. La gastronomía pese a ser un poco especiada y algo picante, es muy sabrosa. Otra cosa muy agradable para muchos, es la existencia de numerosos locales que ofrecen masajes: por cinco euros te dan uno de una hora de duración; si es reflexología, solo dos.
Cataratas en Luang Prabang
Cascadas de Kuang Si
(8)
Kuangh Xhi Waterfalls es la principal atraccion turistica de Luang Prabang (Laos). Esta a unos 5 km en tuk tuk desde el centro de la ciudad y puedes conseguir un tour por las catartas y las cuevas e Pak kou por un módico precio si eres un gran regateador! Las cuevas realmente no merecen mucho la pena así que si andáis cortos de tiempo con ir a las cataratas llega :). Los paisajes de camino a las cataratas merecen mucho la pena así que ten preparada la cámara de fotos y disfrutalas! Una vez allí tienes que pagar una entrada ya que es un parque natural, pero es un precio irrisorio para nuestra cartera. Cruzando la puerta de entrada podréis encontrar algo parecido a un jardín botánico salvaje y un mini zoo de osos, que la verdad es que no viene mucho cuento allí pero bueno. El plato fuerte llega luego una vez andado unos 3 minutos por la jungla encontrareis uno de los sitios mas bonitos ever seen before. Yo que no he viajado poco es uno de esos sitios que me han hecho estremecer por su belleza. Un agua de un color blanco y turquesa baja por el río con su infinidad de cascaditas y te da la bienvenida en la primera zona de baño donde hay hasta una liana para lanzarse a lo George de la Jungla. (adjunto vídeo para que veais a q me refiero) Más arriba podréis disfrutar de la catarata madre. Una lengua de agua super fotogenica que estremece. Realmente a la vuetla en el albergue comentamos la gente con la que habíamos ido si el sitio es un fake hecho por el hombre o es que la naturaleza puede crear algo tan bonito.... (en el vídeo podeis disfrutar de las cataratas a partir del minuto 13:30, lo demás es Luang Prabang y las cuevas famosas) (las fotos desmerecen 1000 x 1000)
Ríos en Luang Prabang
Río Mekong
(15)
En mi opinión, la manera más mágica de llegar desde la frontera de Tailandia con Laos hasta la ciudad de Luang Prabang (en Laos) es contratando una travesía en barco por el río Mekong de dos días de duración. Os puedo asegurar que el trayecto es espectacular y la experiencia muy, muy enriquecedora. Yo tenía mis dudas antes de empezar, temía que se me hiciera monótono o pesado pero finalmente el conjunto de lo vivido fue bastante inspirador. A lo largo del camino, te vas cruzando con lanchas de pescadores, niños chapoteando y búfalos de mar...Sin duda, es una oportunidad única para dejarte llevar por el impulso fotográfico y por lo exótico del entorno y sus gentes. La excursión se puede reservar directamente el día antes en la recepción del albergue donde te alojes en Huay Xuay (uno de los puntos fronterizos entre ambos países y punto de partida de estas travesías). Por 65 euros entre dos personas, durante el día te llevan en la barca, pequeña y no muy cómoda y por la noche, duermes en tierra. Os estoy hablando, pues, de una experiencia modesta y carente de comodidades pero que os reportará muchas satisfacciones y que es muy auténtica. El primer día, tras recoger nuestros sándwiches para el camino, nos vino a buscar el tuk tuk a eso de las 9.30h para llevarnos al muelle y embarcar. El barco estaba repleto pero creo que tuvimos suerte, porque habíamos leído historias negativas de embarcaciones que llenan a tope y la gente acaba incluso amotinándose. La noche no la pasas a bordo, si no que duermes en un pequeña población junto al río llamada Pak Beng, ciertamente pintoresca. Un consejo, si podéis reservad el alojamiento ahí directamente (lo sacas por 200THB= 5 €), porque es más económico que si lo incluyes en el paquete de la excursión. Nos tocó alojarnos en el Pak Beng guesthouse, nada destacable (no tenían agua caliente). ¡Mejor os alojáis en otro sitio!. Uno de los grandes atractivos de la actividad es la relación fraternal que se genera a bordo con otros pasajeros. Entre otros, conocimos a una pareja de españoles encantadores y fuimos a cenar juntos a un hindú con una terraza híper agradable junto al río. Al día siguiente, para nuestra sorpresa, nos habían cambiado el barco y fuimos más estrechos. A las 10h zarpó con retraso y nos dejó en Luang Prabang a las 17.30h. El trayecto esa segunda jornada me pareció algo más monótono que el día anterior pero igualmente aprovechas para leer, escuchar música o, simplemente, perder la vista en el horizonte. En definitiva, recomiendo esta experiencia como un hito recomendable de cualquier viaje de varios días por Laos. Los mejores momentos son las paradas junto a muelles, los niños jugando y nadando y las gentes observándote al pasar. Y, por supuesto, no podemos obviar la gran recompensa final: Luang Prabang. No te preocupes si la llegada te parece algo desconcertante, desde el muelle es algo difícil orientarse al principio pero, en realidad, el lugar es pequeño y todo está a mano. Superado eso, sólo te queda dejarte llevar por la tranquilidad reinante. Luang Prabang nos fascinó
Senderismo en Luang Prabang
Phu Si
En el centro de Laung Prabang,tienes la posibilidad de subir a su colina,es el techo de la ciudad y corona Luang Prabang en su parte más alta,y desde allí puedes relajarte y tener unas vistas espectaculares de toda la ciudad ,con vistas a ambos lados ,es una subida que se hace de forma sencilla y para todos los públicos,unos pocos minutos de ascensión mediante escaleras,la entrada es de pago,unos 20,000 kips,algo menos de 2 euros,en la parte alta coronando tienes el stupa,el templo de That Chomsi. Altamente recomendable,durante la noche permanece iluminado,dando un colorido especial como techo de la ciudad
Pueblos en Luang Prabang
Niong Khiaw
(3)
Niong Khiaw es un pueblito en el río Man Ou, al norte de Luang Prabang en Laos. Es muy chiquito, el lugar ideal para relajarse entre dos aventuras, en una de las pequeñas casas de bambú que alquilan a la orilla del río. Valen entre 1 y 2 euros la noche! Está ubicado a dos horas y medio de bus de Luang Prabang, yendo para el norte. Las varias actividades son paseos, aprovechar la naturaleza, visitar los pueblos, ir a remar por el río, con un grupo de amigos, y descansar en un lugar precioso. Todos los Guest Houses se valen, y los precios son tan bajos que no necesitarás buscar muy lejos para encontrar algo dentro de presupuesto. Será difícil gastar más de 10 euros al día, para comida, alojamiento y actividades! Varios bungalós tienen vistas al río, y un atardecer muy bonito. Se alquilan motos para ir un poco más lejos, pero las carreteras son malas, y los pueblos bastante remotos si te pasa algo con la moto, no cuentes con un teléfono para avisar al que te la alquiló! Si vas a remar por el río, puedes empezar a contra corriente para dejarte llevar a la vuelta, y manejar bien el tiempo ,ya que el atardecer es temprano, a las seis de la tarde.
Reservas Naturales en Luang Prabang
Osos en Kuang Si
Kuang Si es un pequeño pueblito a una hora de Luang Prabang, en Laos. Yo fui en moto, se puede ir generalmente para pasar el día porque no hay muchas opciones luego si quieres pasar la noche o comer, hasta mejor te llevas algo desde la ciudad para almorzar. La reserva natural tiene cascadas, y un centro de preservación de los osos de Laos. La entrada vale 15000 Kip, 1.50 euros, y se pueden ver los osos, la mayoría de ellos habían sido prisioneros de gente que los quería matar para comerlos, y el centro de protección los encontró, los rescató, algunos estaban muy mal, pero ahora están bien y felices en el centro, gracias al trabajo de los voluntarios de la asociación. Los osos negros asiáticos son una especie protegida, pero están en peligro y cerca de desaparecer porque su carne es muy buena, y una delicadez de la cocina local. Se dice también que el líquido de su hígado puede curar algunas enfermedades. Además, viven en una selva que cada día es más chiquita con el desarrollo humano, y por eso la cantidad de osos vivos disminuye cada día. Hay dos buses al día para ir al centro, pero si no puedes ir solo, en tuc tuc o en moto.
De interés deportivo en Luang Prabang
Columpios sobre el río Nam Song
Desde Vang Vieng, una de las excursiones deportivas más divertidas tiene lugar en el río Nam Song. Se puede bajar en kayak o descender el río con “donuts” o enormes neumáticos hinchables como los de los parques acuáticos. A mitad del río hay unos bares en las orillas del río hechos de madera y bambú, donde se reúne el turista al más puro estilo americano, con cervezas y música atronadora de los Red Hot Chilli Peppers. Lo mejor son unas torteas de varios metros de altura desde donde uno se puede columpiar como un trapecista para acabar saltando al río.
Templos en Luang Prabang
Wat Xieng Thong
(1)
El templo Wat Xieng Thong es uno de los más bellos de Luang Prabang e incluso de todo Laos, y también uno de los más visitados por los turistas. Fue construido durante el siglo XVI por el Rey Saysethathirath, y posee la arquitectura típica de los templos budistas, es decir, unos tejados inclinados enormes y una decoración donde los elementos dorados predominan ante todo. El templo, antiguamente, era usado para ceremonias reales y en el se encuentran los huesos del rey Sisavangvong. Ahora, sigue siendo utilziado en determinadas ocasiones solemnes, aunque es más usado el templo de Wat Mai, que es el segundo más importante. Posee una estructura muy similar aunque el tejado no es tan solapado como en Xieng Thong. Ambos templos se encuentran en el centro de la ciudad, cerca también del Palacio Real. Cuando fuimos a Luang Prabang tuvimos la suerte de presenciar una de las ceremonias más tradicionales de la ciudad, en la que los budistas reciben regalos de todo tipo de los políticos. Se trata de un acto público al que asisten cientos de personas y es realmente curioso. Jutno a estos templos también se pueden ver unas pequeñas salas que albergan numerosos budas. Es un lugar muy significativo para los budistas y por eso siempre hay gente en ambos lugares. Otra cosa realmente llamativa que se puede ver en el templo de Wat Xieng Thong es el Royal Palace Museum. Se trata de una especie de museo real situado junto al templo en el que se guardan unas góndolas doradas increíblemente bellas que eran utilizadas hace años por la realeza.
Ríos en Luang Prabang
Paseo en barca rio Mekong
Es barato, fácil y muy cómodo. Pagas medio dólar al barquero y te lleva donde quieras en la otra orilla, le puedes decir que vaya pegadito a la orilla ó que te recoja en un par de horas si tienes ganas de dar ún paseo o perderte por esos poblados que hay enfrente de la ciudad. Uno te lleva y otro te tráe, ellos ya se encargan de que al turista no se le deje colgado con simplemente correr la voz. Si tienes suerte, como yo, hasta podrás conocer gente y pasar una mañana estupenda. A lo largo de la orilla se pueden ver como ellos viven el día a día con el río, fuente de ingresos y medio de transporte para la grán mayoría.
Mercados en Luang Prabang
Mercado de alimentos de Ban Pakam
(1)
En el centro de Luang Prabang, concretamente en la céntrica calle de Ban Pakam, podemos encontrar un mercado de alimentos diario que no tiene desperdicio y merece ser visitado. Se trata de un mercado lleno de puestos de comida que comienza a primera hora de la mañana, sobre las siete, y finaliza cuando llega el ocaso. Aquí todo el mundo vende lo que tiene, da igual la cantidad que posea o si es llamativo, así que en un puesto te puedes encontrar perfectamente una ardilla muerta, una piña cortada en trozos y dos perdices. Hay de todo, desde como he dicho, ardillas, hasta insectos tipo cucarachas. Pero lo que más abunda es el arroz, que hay de mil tipos diferentes, y la fruta, que hace que el mercado adquiera un colorido único y precioso. Este mercado es muy frecuentado por los laosianos y los turistas tan sólo suelen ir a disfrutar del espectáculo, pero yo os recomiendo que compréis aquí algunos de los productos, porque es la mejor forma de integrarse en la sociedad al completo. Otra cosa muy particular de este mercado son los olores. Hay mil olores mezclados que te producen todo tipo de reacciones, de repente puedes estar oliendo carne asada y en un segundo el olor cambia radicalmente y te entrar náuseas o ganas de salir corriendo. Es una experiencia única y maravillosa que te permite conocer mucho mejor la cultura de este país. Nosotros, lo que hacíamos era comenzar el paseo todos los día por aquí, porque, además, cada día puedes disfrutar con cosas nuevas. ¡Ah! Los vendedores son encantadores y siempre están dispuestos a charlar contigo, el único inconveniente es que no saben mucho inglés.
Cataratas en Luang Prabang
Cataratas Tad Sae
(1)
Sin duda uno de los sitios que más me han impactado!!! Te ves dentro de esa jungla, escuchando un ruido ensordecedor, pensado que es lo que te vas a encontrar más adelante y de repente te encuentras con esa masa de agua cayendo por todos lados, rodeándote, salpicándote...Es impresionante. Y cuando crees que ya esta todo, ves aparecer entre las diferentes cataratas elefantes cruzando las aguas. Increíble!!!! Existe la posibilidad de dar un buen paseo con los elefantes por este paraje e incluso darte un baño, yo no pude resistir la tentación. De verdad uno de esos sitios que recuerdas toda la vida, sobretodo por que no te esperas lo que te vas a encontrar.
Mercados en Luang Prabang
Mercadillo nocturno de Luang Prabang
(4)
Una de las cosas más turisticas de Luang Prabang es el precioso mercado nocturno que invade la calle principal todos los días. Se trata de un mercado donde se venden todos los productos típicos laosianos, desde bolsos, carteras o monederos de cuero, hasta telas preciosas realizadas a mano o todo tipo de esculturas y objetos de decoración. A partir de las seis de la tarde, los comerciantes comienzan a montar sus puestos, que consisten en pequeños tenderetes con sábanas puestas sobre el suelo para que no se manchen los artículos. Cada puesto cuenta con una pequeña bombilla y luego todos los puestos quedan unidos mediante un alumbrado general. El resultado de estas luces es un ambiente maravilloso y tranquilo que te incita a pasear por el lugar. En cuanto queda instalado, el mercado se llena rápidamente de turistas y es complicado caminar sin tropezarte, ya que las callejuelas de los puestos están siempre repletas de posibles compradores. Como se ha hecho muy famoso y siempre va gente, los precios de los productos son mucho más altos que en cualquier otra parte, así que si quieres comprar algo es obligatorio regatear. La verdad es que es un lugar que posee una magia especial, y si no fuera por la gran cantidad de personas que hay siempre aquí, sería maravilloso. Lo que os recomiendo para no tener que soportar tanta aglomeración es que vayáis a primera hora de la tarde, nada más abrirse el mercado, porque a partir de las nueve de la noche y hasta las once que permanece abierto, el imposible pasear tranquilo y sin agobios.
Cuevas en Luang Prabang
Cueva Pak Ou
(3)
Pak Ou Cave, es una cueva que mira al Mekong. La llaman también "La cueva de los mil budas" (en alguna parte llegué a leer 4000 budas), aunque creo que nadie se ha molestado en cotarlos. La barca nos dejará en la cueva inferior, la propiamente dicha, que ellos llaman Pak Ou Lower. Como cueva en sí misma no vale mucho (vamos más bien muy poco) pero han puesto en el interior una especie de santuario muy distinto de los habituales. Y el que los fieles han ido poniendo pequeñas figuras de buda, en todas sus versiones (posturas, caras, género, etc.). Desde allí salen unas largas escaleras que nos conducen a Pak Ou Uper, la cueva superior. Es más gradecilla que la inferior, aunque como cueva en sí misma tampoco dice mucho. También está repleta de budas y esta si tiene un buda grande a la entrada. Para esta segunda es aconsejable llevar linterna, aunque en la puerta hay un par de chavales que las alquilan (no iluminan mucho) y venden incienso. Lo que menos me gustó es que los lugareños han aprendido a aprovechar el "filón turístico" y se reparten por las escaleras (niños y bebés en mano) para vender aperitivos, algunos abalorios, pajarillos para ofrecer al buda, y algunos sencillamente mendigan. Son un poco pesadillos (hay que hacerse "autista" porque un NO, siempre se puede convertir en un si, y como compremos o le demos limosna a uno, tendremos a todos los demás detrás todo el camino). Otra vez es uno de estos casos que, como juegan con nuestros sentimientos, no sabemos muy bien que es lo mejor que podemos hacer al respecto. Yo le pedí permiso a un niño para hacerle una foto, y me lo negó, así que cuando me marchaba, me tiró de la camiseta y se puso a cantar y a hacer un baile, así que, como se lo curró y me dejó grabar vídeo y hacerle fotos, le dí una propinilla. Para llegar desde Luang Phrabang, que es lo más fácil para el viajero, se hace en barca, por el Mekong que, tras una, o dos horas de navegación (depende de si la barca va directa o tiene alguna avería, como la nuestra, que tuvo dos), nos deja, como digo, al pie de la cueva inferior. Las barcas salen a la 08:00, con lo que conviene madrugar un poquillo para ir a sacar el ticket que, en teoría cuesta 50.000 Kips (si contratamos la excursión previamente nos cobrarán 150.000Kips). La caseta del ticket está en la orilla del Mekong, entre el puerto donde llegan los barcos más grandecillos y la entrada del Wat Xieng Thong. Os dejo las coordenadas con las que se puede buscar en Google Maps, o para usar el GPS: N19 53.719 E102 08.293. Es buena idea localizarla la tarde anterior (no es tan fácil, porque está cerrada) Solo permanece abierta por la mañana para la venta de los tickets, después no se hacen más excursiones a lo largo del día, solo a las 8:00. Las cuevas no valen gran cosa, más bien parece un reclamo turístico, pero solo la navegación por el Mekong hace que la excursión merezca la pena, y si es con averías, que dan tiempo para darse un buen baño jugando con los niños de la zona, mucho más.
De interés turístico en Luang Prabang
Barcos de Luang Prabang
Por apenas ún dólar americano, la moneda con la que aquí más se desenvuelven, desde Luang Praban puedes ir a Sing mei; un poblado al otro lado de la ciudad en la orilla opuesta del río Mekong. También desde este embarcadero te pueden llevar a otros más lejanos; los precios ya no serán tán baratos pero, aquí se negocia según los km. Que quieras hacer y los tripulantes que seáis. Estas barcas de transporte són muy utilizadas en todo el páis, son estrechas y largas, ideales para nadar a favor o contra corriente. El paseo puede ser muy romántico si vas con tu pareja ó muy agradable si vas con algún amigo/a. A mí la compañía mi grán amiga Clara, esta chica parisina, me sobraba para encontrar la magia del trayecto. Esta viajera con la que compartí otras rutas de viaje días más tarde, fué otro regalo que alguien colocó en mi camino. CHAPO!!...Por esta GRAN amiga...
Bares de Copas en Luang Prabang
Sports Bar
En el mercado nocturno de Luang Prabang, al principio de la calle, un bar de estilo europeo, donde todo el día están poniendo deporte, especialmente fútbol de las ligas europeas. ¿Jugo tu equipo anoche, y quieres ver el partido? Acércate al Sport Bar, toma asiento pídete una Beer Lao (excelente cerveza en botella de medio litro) y disfruta del partido en sus pantallas gigantes o en sus televisores colgados en las paredes. Un lugar acogedor, con unos camareros que se saben de memoria la programación deportiva del día, a los que podrás consultar cuando televisan tu partido. Puedes también degustar alguno de sus fantásticos cócteles o comerte alguno de los múltiples bocadillos con pan francés que tienen en su carta.
Competiciones Deportivas en Luang Prabang
Barcas tipicas- luang Praban
(1)
En esta ciudad está muy arraigada la competición de barcas que se celebra en lo que nos llamaríamos "las fiestas del pueblo". Prácticamente todos los jóvenes participan y es ún grán honor para ellos quedarse campeones aunque sea solo una vez. En la desembocadura del río kam-kam , un afluente del grán río Mekong, a su paso por Luang Praban, se puede entrenar con facilidad al estar las aguas calmadas y tener una anchura considerable. Las fiestas estaban a 15 días vista y aunque, yo no me quedé tanto tiempo como para verlas, si pude cuanto menos ver como entrenaban decenas de remeros dentro de unas embarcaciones que parecen frágiles a priori pero que después són resistentes y muy rápidas..
Templos en Luang Prabang
Templos Luang Prabang
En Luang Prabang hay muchos templos de gran belleza: Wat Wieng Thong, Wat Vissounnarat, Wat Mai, etc. Del que voy a hablar se encuentra en el recinto del Palacio Real y se trata de un templo todavía no terminado de construir. Esta destinado a acoger la estatua más preciada de Laos: el Buda Prabang. Este Buda es el encargado de salvaguardar el país. Es de oro puro, pesa 43 kilogramos y mide 83 centímetros de alto. Data del siglo XIII y perteneció al Rey de Sri Lanka, al Rey de Camboya y al Rey Fa Ngum -fundador del Reino del Millón de Elefantes "Laos"-. El templo es suntuoso y llama la atención de todo aquel que visita el Palacio Real. Está prácticamente terminado y dentro de poco se depositará en este recinto la estatua. En este edificio se aprecian las características propias del estilo de los templos de Luang Prabang, los distintos niveles de tejado que llegan casi al suelo, la decoración de las paredes, la mayor anchura respecto a los de Vientiane, etc.
Islas en Luang Prabang
Isla Don Det
Don Det es la más pequeña y remota isla, de las tres habitadas de forma permanente y donde podemos encontrar alojamiento, en Las 4000 Islas del Mekong. Un lugar ideal para relajarse unos días, con lindos paseos entre río y vegetación exuberante. Donde empaparnos de la vida local, una de las más rurales del país. Incluso podremos convivir esos días con una familia residente. Las comodidades son mínimas. Viven en cabañas de madera, generalmente construidas sobre el río, al borde de la isla. Estas cabañas son diáfanas y todas las dependencias de una casa se encuentran en el mismo cuarto. Todos duermen juntos, se bañan en el río y todo el agua de la casa proviene del río, en cubos o palanganas, y allí regresa. Hay varios hostales y algún resort, restaurantes e incluso ya ha llegado internet, aunque todo es muy básico. Pero si uno sale un poco, caminando o en bici, de las dos calles que tiene la isla, Levante (Sunrise) y Poniente (Sunset), podrá disfrutar de lindos y agradables paseos, además de la vida propia de la isla, pescadores, agricultores de menor escala, etc. El "puerto" tierra de enlace con la isla, está en Nakasan. En casi todos los establecimientos podremos encontrar bicis de alquiler, excursiones a unas cascadas cercanas (en realidad es un pequeño salto del Mekong) y a ver los delfines Irrawaddy, simpáticos animales en peligro de extinción. Billetes de bus, e incluso cambio de moneda si te diriges a Camboya. Un lugar mágico, que bien merece la pena incluir en un itinerario por el país, para descansar y relajarse unos días. Ideal para disfrutar de lindos amaneceres y preciosos ocasos... Si el monzón nos lo permite. Imprescindible traer efectivo, no se admiten tarjetas de crédito en ningún establecimiento, y o hay bancos ni cajeros automáticos... De momento (y espero que por mucho tiempo). Y también el repelente de mosquitos en todos sus formatos: Espirales de incienso, spray, cremas, etc. (no eléctricos).Isla

Cosas que visitar y que hacer en Luang Prabang



A pesar de su reducido tamaño (podrás recorrer la ciudad de punta a punta caminando), hay tantas cosas que ver en Luang Prabang que es aconsejable que planifiques bien tu estancia. Además, los horarios de visitas de los templos no son muy extensos, por lo que no está de más madrugar un poco y empezar a recorrer la ciudad después de la ceremonia de entrega de ofrendas.

Considerado como el templo más bello de la ciudad, Wat Xieng Thong es una de las primeras visitas obligadas que hacer en Luang Prabang hoy en día. Construido por el rey Saysethathirath en el siglo XVI, se destaca por sus fachadas doradas, sus murales de colores y su tejado triplemente solapado. Otro de los sitios que ver en Luang Prabang imprescindibles es el templo Wat That Chomsi, en lo alto del monte Phou Si. Construido en 1804, es considerado uno de los principales símbolos espirituales de Laos. Además, podrás disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

Pero templos budistas no es todo lo que hay en Luang Prabang. Si quieres profundizar en la historia del país, acércate al Museo Nacional, donde podrás contemplar antiguos objetos de la Familia Real, instrumentos de música tradicionales, objetos religiosos y el célebre Pha Bang, un Buda representado de pie hecho con metales preciosos, asegúrate de apuntarlo en tu lista de cosas que hacer en Luang Prabang.


El Mercado Nocturno es otro de los lugares que ver en Luang Prabang más populares. Sorprende su atmósfera relajada (como en el resto de la ciudad) y la actitud de sus vendedores, que parecen estar más interesados en la meditación que en la venta de sus productos. Navega entre las recomendaciones de los usuarios de minube y descubre más cosas que visitar en Luang Prabang como las cuevas de Pak Ou en el río Mekong, las cataratas Tad Sae y Tad Kouang Si o el Phra That Khong (Templo Dorado).