Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Vientiane?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Vientiane

138 colaboradores
  • Monumentos
    11 rincones
  • Aire Libre
    11 rincones
  • Compras
    10 rincones

60 cosas que hacer en Vientiane

Templos en Vientiane
Haw Phra Kaew
Haw Pha Kaeo es uno de los santuarios más bellos que hay en Vientián. Fue construido en 1565 para albergar al famoso buda esmeralda que se encuentra actualmente en Tailandia y hoy en día es un museo de arte religioso. Al parecer, el buda esmeralda dejó de estar en este lugar en 1779 porque fue robado por los siameses quienes, posteriormente, también arrasaron este templo. Entre 1936 y 1942 fue reconstruído el Haw Pha Kaeo con ayuda francesa y eso se ve en el estilo arquitectónico, ya que posee muchísimas similitudes con otros templos tailandeses que fueron construídos con ayuda francesa. Una de las cosas que más impresionan de este templo son las dimensiones que posee, es enormemente grande. Está formado por una planta gigantesca y posee una puerta principal preciosa que está hecha con madera. Todo el exterior del edificio está repleto de ornamentaciones rococó y llama mucho la atención porque es completamente diferente al resto de templos que se pueden contemplar en Vientián e incluso en Laos. Dentro del edificio hay varias estatuas de buda que poseen una gran belleza y algunas imágenes jemer. Además, en este templo también se pueden encontrar algunas piezas únicas como manuscritos hechos en hoja de palmera o un tambor que se utilizaba para atraer la lluvia. De todos modos, personalmente, lo que más me llamó la atención de este lugar es el entorno en el que se encuentra, ya que el exterior está formado por unos jardines preciosos y muy bien cuidados en donde se respira una tranquilidad impresionante. Por cierto, otra de las cosas que llaman muchísimo la atención son las preciosas esculturas que hay en la entrada principal. Están hechas de piedra y se conservan increíblemente bien, además, es curioso porque hay de todo, desde budas hasta serpientes y una especie de gnomos que no sé a quién representan.
Carril bici en Vientiane
Vientián en bicicleta
La capital de Laos, Vientián, tiene numerosos lugares de interés y no todos se encuentran en en centro de la ciudad, por ejeplo, el parque de los Budas, que es una auténtica maravilla, se encuentra situado a unos tres kilómetros de la ciudad. Hay varias formas de conocer Vientián, se puede hacer a pie y cogiendo tuc-tuc para ir a los lugares más alejados, o se puede optar por alquilar una bicicleta. Esta última opción es la que cogen numerosos turistas y la que elegí yo. Es fantástico, porque ves la ciudad mucho mejor y sobre todo, porque de esta forma recorres todos los lugares, y no sólo los puntos turísticos. Además, sale muy barato, ya que alquilar una bici durante todo el día cuesta unos cinco euros y se puede alquilar en la mayoría de los hosteles de Vientián. Las calles no están adaptadas para ir en bicicleta, es decir, no hay carriles bici, pero aún así, no hay ningún problema para circular porque los ciclistas son muy respetados por todos los conductores, así que es complicado sufrir un atropello. Otra de las ventajas es que con la bici te permiten circular por todas partes, tanto por la carretera como por las aceras. Además, la bicicleta es el vehículo más utilizado por los propios laosianos para desplazarse de un lugar a otro. A la hora de aparcar, tampoco hay problemas. Al alquilar la bicicleta siempre te dan un candado y, aunque no es muy bueno (realmente se puede abrir con una simple horquilla), nunca suele haber robos, porque Laos es un país muy seguro. La principal ventaja que tiene el recorrer la ciudad en bicicleta es que tardas la mitad de tiempo en verla por completo y te cansas menos que si fueras andando, ya que no hay ninguna cuesta y todos los recorridos son llanos.
Ciudades en Vientiane
Vientiane
(1)
Vientiane es la capital de Laos, en Asia del Este. El país, al lado de Tailandia y Vietnam, atrae mucho menos turistas, y por eso es muy bonito aprovechar una visita. Es una antigua colonia francesa, pero la cultura permaneció casi intacta y ahora no se siente tanto la influencia francesa como en Marruecos o el resto de África. El centro es muy pequeño y agradable para pasear, a la orilla del Mekong. Durante la noche, los puestos de comida se animan, pero si buscas fiesta, mejor te quedas en Tailandia. Los monumentos principales, el Patu Xay que es como un arco de triunfo, el templo Wat Si Saket, y el Taht Luang, una estupa budista cubierta de oro, están todos a menos de 15 minutos de camino. La comida es deliciosa, aunque menos variada que en Tailandia, pero encontrarás platos con pescados del río, arroz perfumado y verduras para menos de un euro en los puestos de la calle. Para dormir, los precios de la capital son un poco más elevados que en el resto del país, pero nada terrible, podrás quedarte en un cuarto limpio y climatizado para 10 a 15 euros entre dos personas. La estación de buses, para seguir con tus aventuras, está a tres cuadras del río, al lado del mercado Khua Din, los destinos más populares siendo Luang Prabang y la región de los 4000 lagos.
Templos en Vientiane
Wat Si Saket
Wat Si Saket es un templo budista de la capital de Laos, Vientiane. Lo construyeron en el siglo XIX, no es muy viejo, y su particularidad es que tiene miles estatuas de Buda alrededor de su patio central. Unas no miden más que algunos centímetros, y otras casi dos metros. Son más viejas que el templo, la gente las fue trayendo poco a poco, y algunas tienen hasta tres siglos. Wat Si Saket sobrevivió las varias guerras que tuvieron lugar en Vientiane, como la invasión de los Siameses del imperio de Siam, que destruyeron la mayor parte de la ciudad. Lo que le salvó fue probablemente que tenía un estilo parecido a los templos budistas de los Siameses. El templo está ubicado en una zona bastante moderna, con grandes avenidas , que podrás alcanzar desde el centro viejo en tuc tuc o caminando una media hora. Con el calor húmedo y lo poco que cuesta desplazarse en tuc tuc, no recomiendo caminar. Está muy bonito por la mañana, cuando los monjes están rezando y la luz del día le da una muy buena iluminación al templo.
Bares de Copas en Vientiane
Sala Counta
La Sala Counta es una sala indispensable encaramada sobre pilotes, que se encuentra al oeste de Quai Fa Ngum. Tiene una terraza a la sombra, lo que permite tener una impresionante vista de la puesta del sol. Es una gran cita a la que asistir acompañados de una buena cerveza para refrescarnos ante el paisaje!
Monumentos Históricos en Vientiane
Pha That Luang
Pha That Luang es el monumento más importante de Laos y con el paso de los años se ha convertido también en el símbolo tanto de la religión budista como de la soberanía nacional de Laos. Pha Taht Luang consiste en un templo inmenso que posee una forma muy peculiar, es una aguja dorada de un tamaño descomunal que se ve desde numerosos puntos de Vientián. Esta imagen es tan querida por los laosianos y se sienten tan representados con ella que aparece incluso en el escudo del país y se puede ver en numerosos lugares. Este edificio fue construido en el siglo XVI por el rey Settathirat. Anteriormente, había un templo jemer en ese lugar. Este templo se encuentra protegido por un recinto enorme y es aquí donde se realiza una de las fiestas más importantes de todo el país, el festival de la luna llena. Nosotros tuvimos la oportunidad de visitar el Pha That Luang durante el festival y es una auténtica maravilla, porque todos los alrededores del templo están repletos de ofrendas y de flores y hay un colorido mágico. Para poder entrar al interior del templo hay que pagar una entrada, que cuesta menos de un dólar, y las mujeres tienen que ir con una falda laosiana, no vale ningún vestido largo, aunque si no tienes la indumentaria, la puedes alquilar en un establecimiento que hay justo al lado. En el interior del Pha Taht Luang se pueden contemplar varias imágenes de budas que están rodeados de flores y velas. Siempre hay gente en este lugar, ya que se considera uno de los más sagrados.
Museos en Vientiane
Wat Sisaket Museum,Vientiane
Si estas en Vientiane no debes perderte pasar por el Sisake Museum,es en el centro de la ciudad,,cerca del río,templo antiguo de la ciudad,y referencia a los últimos monarcas ,tiene un bonito conjunto de estatuas de Buda en tamaño normal y otras pequeñas en el interior de ventanitas,entrada de pago,pero simbólica 5000 kips, 60 centimos de euro
Ríos en Vientiane
Nam Song
La ciudad de Vang Vieng, una de las más turísticas de Laos, está dividida en dos por el río Nam Song. El Nam Song no es un río tan grande como el Mekong pero tiene un encanto increíble y posee unos alrededores realmente únicos. Es más, esta ciudad ha conseguido ser una de las más turísticas gracias al Nam Song, ya que la gente que viene a este lugar lo hace buscando actividades acuáticas emocionantes y diferentes que tan sólo se realizan aquí, ya que las aguas de este río son muy buenas para realizar todo tipo de deportes sin correr grandes riesgos. A su paso por Vang Vieng, el Nam Song aparece como un río tranquilo con rápidos sencillos y una corriente tranquila, así que todo el mundo se lanza a sus aguas en cuanto llegan, porque, además, son uno de los mejores aliados para poder soportar las altas temperaturas de la zona. Las orillas están repletas de una abrupta vegetación que posee unos colores verdes impresionantes y muy llamativos. Cuando vas por el río, bien en barca, en kayak, en tubbing o nadando, puedes contemplar unos paisajes preciosos, sobre todo al atardecer. Pero este río no sólo es especial para los turistas, también para los habitantes de Laos es muy significativo y les encanta pasar parte de su tiempo en sus orillas. Es muy frecuente ver a los laosianos pasando el día en las orillas, remojándose de vez en cuando, jugando y comiendo en plan pic-nic. Además, también les encanta pescar en este río y recoger plantas "medicinales" que crecen junto a estas aguas. Por si fuera poco, este río también es el lugar que tienen muchos de los habitantes de Vang Vieng y de los alrededores para poder asearse, así que cuando está a punto a anochecer, es muy frecuente ver a la gente en el río lavándose y limpiando la ropa. Una de las cosas que más me llamó la atención del Nam Song, son las cientos de mariposas que podemos encontrar en las piedras que forman las orillas del río. Hay mariposas de mil colores y de mil tamaños diferentes, y lo mejor, es que te puedes acercar sin que se vayan, es como si estuvieran acostumbradas a que las admiraran.
Monumentos Históricos en Vientiane
Patuxai
Patuxai es el arco de triunfo de la ciudad de Vientián. Su nombre significa “Puerta Victoria” y fue construido en 1962 en memoria de los fallecidos en la guerra de la independencia de Laos con Francia. Este precioso monumento se encuentra situado en el centro de la ciudad, y está rodeado por unas preciosas zonas ajardinadas que siempre están llenas de caminantes. La arquitectura del Patuxai se parece bastante al famoso arco de triunfo de París y es que se han seguido las mismas normas durante su construcción. La estructura está formada por una enorme puerta que posee un precioso arco en el medio y está sustentado sobre cuetro pilares. En la parte más alta, hay una enorme y preciosa terraza que está repleta de ornamentaciones. Cuando te encuentras junto a este monumento se te olvida, al menos por unos instantes, que te encuentras en Laos, ya que la arquitectura es mucho más parecida a la europea. Además, como el arco está rodeado de preciosos y amplios jardines, tienes la sensación de encontrarte más en Francia que en Laos. El arco está abierto al público y se puede subir hasta la parte más alta a través de unas escaleras de caracol (eso sí, hay que pagar entrada, aunque es barata). Desde las escaleras se llega hasta la terraza que está en la parte más alta. Desde este lugar, se pueden contemplar unas vistas espectaculares de toda la ciudad y de los templos más importantes de la misma. Es más, desde este lugar, se llaga a contemplar el río Mekong, una auténtica maravilla.
Jardines en Vientiane
Parque de Buda
(1)
Se tarda unos 45 minutos en llegar en autobús público desde Vientiane, pero el camino merece la pena. Se trata de un pequeño parque, con más de 200 estatuas con significado para budistas e hinduístas, pero que a los no creyentes nos puede resultar extraño y curioso a la vez. El parque puede recorrerse fácilmente en 1.5 horas y los niños seguro que disfrutan.
Monumentos Históricos en Vientiane
Wat Si Muang
El templo de Si Muang es el que más me impresionó de todo Vientián quizá porque está siempre lleno de vida. Normalmente, los templos que visitan los turistas son más museos que templos y, aunque te encuentras a gente rezando, siempre hay muchos más turistas, sin embargo, el wat Si Muang es todo lo contrario, está repleto de laosianos a todas horas que rezan y realizan ofrendas, es uno de los templos más visitados y queridos por la gente de Vientián y, además, tiene muchísimas leyendas a sus espaldas. Está abierto desde las seis de la mañana hasta las diez de la noche y es donde se encuentra el pilar de la ciudad y donde según la leyenda, descansa el espíritu guardián de Vientián. El templo se construyó junto al lak meuang, que es el pilar de la ciudad, y ahora éste forma el centro del altar. Se trata de una escultura que data del periodo jemer y está cubierto por una tela sagrada. Junto a este pilar se encuentran numerosas esculturas de buda y una es muy famosa. Se trata de un buda que está sentado en un cojín. La imagen es de piedra y se encuentra algo dañada porque sobrevivió a la guerra. Por este motivo, los laosianos creen que tiene poder para conceder desos y dar respuesta a preguntas complicadas. Lo que hacen es levantar tres veces el cojín mientras piensan la pregunta o la petición. Si se concede, tienen que regresar con una ofrenda de dos plátanos, dos cocos verdes, dos flores, dos inciensos y dos velas. Contado así puede resultar una tontería, pero os aseguro que el lugar está repleto de ofrendas, no caben ni en el suelo, y de gente que acude a pedir al Buda del cojín, es realmente increíble. Dentrás del templo ahay una especie de piedra muy dañada que corresponde también a la época jemer. Junto a ella, los fieles ponen imágenes de buda y objetos de arcilla rotos para que los espíritus les liberen de la mala suerte que supone el que se rompa un objeto de estos. En los alrededores también hay numerosas esculturas de budas y de otras divinidades. Está el dios verde, que no recuerdo cómo se llama, y que temen todos los niños pequeños. Es un lugar realmente asombroso en el que se aprenden muchísimas cosas de la cultura y la tradición de Laos.
Cuevas en Vientiane
Cueva poukham
A 4 kilómetros de Vang Vieng, al lado del llamado blue lagoon, puedes entrar a visitar la Cueva Poukham. Lo más interesante de esta cueva es que no tiene iluminación artificial, por lo que una vez entras, si quieres adentrarte, necesitas llevar contigo una linterna (o alquilarla a un chico que tiene en la puerta un puesto con linternas). Nosotros nunca habíamos visitado una cueva tan virgen y abrupta, y aunque al principio da un poco de impresión, cuando te acostumbras, es una sensación muy divertida. Para los menos aventureros sigue siendo una gran idea subir hasta el comienzo de la cueva, ya que hasta donde llega la luz, hay una vista increíble, con una estatua de Buda allí tumbado muy interesante. Hay que caminar con cuidado, ya que las rocas en ocasiones pueden estar resbaladizas y es fácil caerse.
Monumentos Históricos en Vientiane
Wats de That Luang
(1)
Pha That Luang es un monumento colosal que abarca una extensión impresionante. Lo más destacado del recinto sin duda es la aguja dorada de That Luang, pero junto a este monumento hay otros dos wats preciosos que merece la pena visitar. Cuando se construyó Pha That Luang se crearon cuatro wats o templos junto a la aguja, pero en la actualidad tan sólo permanecen dos, el wat That Luang Neva, que está situado al norte, y el wat That Luang Tai, que se encuentra en el sur. Los dos templos son una auténtica maravilla y poseen una ornamentación expléndida en la que destaca sobre todo el color dorado. El wat that luang Neva es desde hace muchos años la residencia principal del patriarca supremo (Pha Sangkahalat) del budismo laosiano, así que tiene una gran importancia religiosa. Por este motivo, los alrededores de estos dos templos siempre se encuentran repletos de budistas que aportan al ambiente un colorido anaranjado muy armónico. También hay siempre numerosos fieles que vienen a estos dos templos para realizar ofrendas o para hablar con los budistas, así que siempre hay muchísimo ambiente y trasiego de personas. Durante la fiesta más importante de Laos, el festival de la luna llena, estos dos templos se convierten en hogares tanto para los monjes como para los cientos de fieles que llegan desde los poblados, ya que lo que hacen es instalar mantas en los jardines de los templos y hacer allí la vida durante los días que dura la festividad. El interior de los templos no se puede visitar y para poder acceder a los alrededores, las mujeres deben ponerse la vestimenta laosiana, que consiste en una falda larga estampada.
Parques Acuáticos en Vientiane
Tubing Vang Vieng
(1)
El tubbing es la joya turística de Vang Vieng. Todos los aventureros que se acercan hasta esta ciudad llegan con la idea de realizar este curioso "deporte". Se trata de recorrer en una especie de "donut" gigante, similar a un neumático, tres kilómetros del río Nam Song. Dicho así parece una actividad que se puede realizar en una hora, pero normalmente, suele ocupar toda una mañana e incluso todo el día por varios motivos. Cuesta llegar a la meta bastante más de lo que parece porque hay muchos tramos en los que las corrientes del río desaparecen y, como no hay remos ni nada para empujar, hay que esperar a que las aguas nos transporten lentamente hasta el final. Además, desde hace ya unos años, se han creado en las orillas del río numerosos bares, discotecas e incluso "parques acuáticos" para que los practicantes del tubbing se diviertan todo el tiempo, así que lo más habitual es que la gente coja el neumático a primera hora de la mañana y llegue después de que se haya puesto el sol, por la noche. Es una experiencia divertidísima en la que además se conoce a mucha gente y se pasan momentos muy entretenidos y únicos, aunque eso sí, hay que tener en cuenta varias cosas. La primera es que hay que tener un poco de cuidado, porque muchos turistas "aparcar" el neumático en un bar y cuando quieren volver a recorrer el río no se tienen en pie de la borrachera que llevan. Esto puede llegar a ser peligroso. Otra precaución que debemos tomar es la de no abandonar el neumático nunca, ya que si no lo entregamos a la empresa al llegar se van a quedar con la fianza que hay que dejar, que no recuerdo exactamente, pero no era precisamente barata. Además, hay niños que se acercan hasta los turistas y les ofrecen entregar ellos los neumáticos. No lo hagáis porque os sucederá lo mismo, os quedaréis sin fianza en un abrir y cerrar de ojos. ¡Ah! Cuando alquilas el neumático, también puedes alquilar unas bolsas para poder llevar los enseres sin que se mojen. Normamente funcionan muy bien, pero no sería la primera vez que a alguien se le mojan todas las cosas, cámara de fotos incluída, por fiarse demasiado de estas bolsas.
De interés cultural en Vientiane
That Dam
Vientián, la capital de Laos, es uno de los lugares más visitados por los turistas y cuenta con numerosos monumentos que llaman la atención. Además, de preciosos templos, palacios y museos, en esta ciudad también podemos encontrar arquitecturas mucho nmás simples, aunque no por ello con menos belleza, que se encuentran además en medio de la calle. Una de estas obras es la stupa negra. Se trata de una especie de piedra piramidal religiosa que está situada en el centro de una rotonda, entre dos calles de la capital llenas de tráfico. Esto quizás es lo que más asombra, que te la encuentras como quien dice en medio de la normalidad, como si fuera una casa más. Hay dos versiones acerca de su creación, según nos contaron, esta stupa estaba cubierta por láminas doradas, pero en la guerra contra Siam fue saqueada y quedó completamente negra. Ahora, su imagen refleja el horror que se vivió durante aquella época. Esta es la historia más real, pero también hay una leyenda que dice que su color se debe a que es la guarida del dragón de las siete cabezas, que nació durante la guerra con Siam y que tiene como misión proteger a la ciudad de cualquier otro enfrentamiento. Sea como sea, lo que es indiscutible es que para los laosianos este monumento representa una parte de su historia muy importante y por ese motivo la tienen un gran cariño.
De interés cultural en Vientiane
(1)
Reservas Naturales en Vientiane
(1)
Cataratas en Vientiane
(1)