Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Saint-Tropez?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Saint-Tropez

88 colaboradores

37 cosas que hacer en Saint-Tropez

Pueblos de vacaciones en Saint-Tropez
Saint-Tropez
(12)
Es difícil hablar de Saint Tropez sin nombrar el lujo y el estilo que destila cada una de sus esquinas. Desde que ponemos un pie (o una rueda si llegamos en coche) en el primer metro cuadrado de la 'ville', ya nos empapamos de algo diferente: una reunión de Porsche con más de 1.000 vehículos con carpas donde los propietarios que pertenecen a ese selecto club se deleitan con champagne y caviar, o los maravillosos millonarios desocupados que toman el aperitivo en la marina, frente a sus yates, con una tripulación uniformada y lista para pasar revista. Las tiendas de las mejores marcas, las boutiques más exclusivas, se reparten por la zona que inmediatamente da al mar. Razón tiene la prensa al decir que no deja de sonar año tras año como uno de los lugares de vacaciones para VIPS más famosos, no solo de Francia, sino de todo el mundo. Además de sus paisajes, colores y naturaleza, la exclusividad que ofrece a sus visitantes es el mejor reclamo para que sigan apostando por este rincón de la Costa Azul. Fue Brigitte Bardot con la película ‘Y Dios creó a Eva’, quién puso de moda Saint Tropez. Desde entonces, la historia de la ciudad ha estado ligada al glamour de las celebrities que disfrutan del sol, la gastronomía de la zona y las fiestas que en ella se organizan. Kate Moss, Paris Hilton, Penélope Cruz, Leonardo DiCaprio, Naomi Campbell, Elton John, Johnny Hallyday, Jack Nicholson, Johnny Depp, Bruce Willis, Flavio Briatore, el emir de Qatar o Roman Abramovich, son algunos de los personajes que se dejan ver cada verano por sus calles. Calles que se mantienen impolutas, como si pasara el mayordomo del algodón cada cinco minutos. No se ve ni una brizna de polvo, ni una colilla. Nada. Desgraciadamente las iglesias estaban cerradas, aunque era domingo por la mañana, lo que daba la sensación de que todo era un decorado. De cualquier manera el mero hecho de pasear por sus calles es un lujo que hay que disfrutar con calma y tiempo. ¿ Quien sabe si al doblar una esquina nos encontraremos con B.B?
Puertos en Saint-Tropez
Puerto de Saint-Tropez
(11)
El puerto de Saint-Tropez es el emblema de la ciudad, junto con los muchos yates de lujo amarrados en él. Cada vez que paso por delante sueño con tener uno, o, simplemente con poder subir a uno de ellos. Y es posible. Algunos yates ofrecen paseos por el mar, o incluso hacer una sesión de fotos a bordo. Si prefiere pasear por tierra firme, aconsejo recorrer el puerto en dirección a las calas del barrio de la Ponche. Durante este paseo recomiendo comprar un helado en una de las diversas heladerías del puerto. Los amantes de la vela deben saber que las regatas de vela de Saint-Tropez se celebran todos los años, siempre acompañadas de mucha animación cultural en la calle. Porque el puerto es también un centro cultural, pues allí se encuentra el museo de arte moderno de la Anunciada, y muchas exposiciones temporales. Para finalizar el día, nada mejor que hacer una parada en alguno de los múltiples restaurantes o bares que se transforman en locales nocturnos. Entre ellos destaca el Papagayo, al que recomiendo ir para bailar durante toda la noche!
Ciudadelas en Saint-Tropez
Ciudadela
(3)
Es una pena que una ciudad como Saint Tropez, rica y famosa, de la que se habla año tras año, no dedique un poco más de inversión en mantener sus joyas arquitectónicas. La Ciudadela, la vieja fortificación que corona la colina de Saint Tropez, permanece a la espera de que alguien se dedique a invertir en su infraestructura mirando con envidia y desde lo alto a los pulcros y despreocupados decorados del centro de la ciudad. Ya de por sí la subida llama la atención. Si quieres un poco de aventura y acercarte a las murallas andando, en vez de subir en coche por la carretera asfaltada, la sorpresa son una centena de escalones excavados en la arena y cubiertos con tablas. Tienen su encanto, también, lo reconozco. Arriba sólo nos queda rezar porque sea uno de los días en los que la fortaleza abre a los visitantes. No fue mi caso, por lo que me tuve que limitar a ver el patio de entrada y rodear las murallas para disfrutar de las vistas. Según parece, aunque hubiera estado abierta sólo hubiéramos podido visitar un par de dependencias, ya que las demás están en obras. Una pena, porque esta fortaleza es célebre por ser uno de los bastiones de defensa más efectivos contra los piratas berberiscos. Pero bueno, el esfuerzo valió la pena y la vista compensó el cierre. La bahía de Saint Tropez es un regalo para los ojos de un valor incalculable.
Museos en Saint-Tropez
Museo de la Anunciada
El Museo de la Anunciada está situado en el puerto de Saint-Tropez, en lo que antes fue una capilla. La capilla de Nuestra Señora de la Anunciada fue construida en 1568, y transformada en museo en 1937. La ciudad quiso rendir homenaje a los numerosos artistas que durante los siglos XIX y XX acudieron a la región para pintar. Así, es un museo de arte moderno y contemporáneo que cuenta con cuadros del siglo XIX. Su colección permanente es verdaderamente impresionante: Braque, Matisse, Modigliani, Seurat, Vuillard,… Y también Signac, con su famoso cuadro “El Puerto de Saint-Tropez”. Es el paraíso de los amantes de la historia del arte. Se trata de un museo famoso que presta sus obras a museos de todo el mundo para colecciones temporales. En el exterior del museo, la ciudad acoge regularmente colecciones temporales de reconocidos artistas como Botero. El museo abre todos los días, excepto los martes fuera de temporada, de 10 a 12 y de 14 a 18. Cierra en el mes de noviembre y los días festivos (25 de diciembre, 1 de enero, 1 de mayo y el día de la Ascensión).
Calles en Saint-Tropez
Barrio de la Ponche
(4)
El barrio de la Ponche es el más típico de Saint-Tropez. Es un laberinto de pequeñas callejuelas, callejones y ensenadas en las que se concentran edificios con las pareces ocres, rosas y naranjas. Descubierto a finales del siglo XIX gracias a Guy de Maupassant, y posteriormente a Paul Signac, el barrio pronto se convirtió en un lugar de encuentro de escritores y artistas del siglo XX. Alejado del bullicio del puerto, la zona destaca por su calma y sus aires de otras épocas. Resulta realmente agradable bañarse en sus pequeñas calas de arena dorada y fina. Recomiendo ir provisto de gafas de buceo y de un tubo de respiración para poder observar con calma los bancos de peces azules y verdes que pueblan las aguas turquesas. Desde la bahía de Canebiers se puede también tomar el camino del puerto y contemplar los antiguos edificios que hay hasta la playa de Graniers. Este barrio hará las delicias de los amantes de la fotografía, con innumerables rincones donde obtener bonitas instantáneas para el álbum de las vacaciones.
Cementerios en Saint-Tropez
Cementerio Marinero
(3)
Pues una de las sorpresas que todo viajero se lleva de vez en cuando, sin duda. Quién me iba a decir que bajando la colina de la Ciudadela me iba a encontrar con este curioso cementerio con unas vistas que ya quisieran los vivos ver desde sus balcones de la elitista Saint Tropez. Sin embargo, y a pesar de tanto glamour desmedido que prima en la ciudad costera, el cementerio es fundamentalmente última morada de gente sencilla, del pueblo, aunque eso sí, mezclada con algún héroe de la Primera y Segunda Guerra Mundial, alguna princesa enamorada de la luz del sur de Francia, o como en el caso de la tumba que se adorna con vinilos de acero, productores musicales. Por supuesto que también cuenta con miembros de las familias preeminentes de Saint Tropez, oficiales legendarios que lucharon en la India o en el Marne. Pero aparte de esta mezcolanza, las tumbas llaman la atención por los adornos; los mencionados cds de acero por aquí, un casco de moto del mismo metal por allá, un fusil por acullá..Pero con un distintivo en común: coronas y ramos de flores hechos de porcelana y pintados en colores vivos y brillantes. No se si por moda, porque las flores no duran o por simple comodidad. Eso sí le dan ese toque adicional de impasibilidad y eternidad que el lugar requiere. Aunque no podemos dejar de imaginar el lugar ocupado por una preciosa playa en lugar del camposanto. Suerte que tienen algunos....
De interés cultural en Saint-Tropez
Sandalias K. Jacques
La ciudad de Saint-Tropez es famosa por sus sandalias tipo romano, especialmente las de K. Jaques. Fundada en 1933, la marca exporta desde entonces a todo el mundo, de Nueva York a Roma, pasando por París. Todos los modelos se fabrican artesanalmente en el taller. Situado en la zona artesanal, no puede dejar de visitarse. Fabricar un par lleva una media de 60 minutos entre confección, corte del cuero y colocación de los ornamentos. El diseño se hace también en el taller. K. Jaques insiste mucho en el hecho de que su actividad no ha sido objeto de deslocalización hacia el extranjero; es decir, asegura que se trata de un producto fabricado íntegramente en Francia, de ahí su reputación de lujo. Hay dos tiendas en toda la ciudad: una en la calle Allard y la otra en la calle Seillon. Las sandalias de K. Jaques son todo un emblema aquí. Si quiere darse un capricho, puede llevarse un par como souvenir!
Bodegas en Saint-Tropez
Domaine Bertaud Belieu
Saint-Tropez no son solo playas bonitas, fiestas nocturnas y boutiques de lujo. Es también una ciudad con importantes viñedos, cultivados para la producción de los famosos “Côtes de Provence”. La bodega Bertaud-Belieru está a 5 minutos en coche del centro de la ciudad, siguiendo el litoral. Es una importante bodega especializada en el vino rosado de Provence, y, en menor medida, en vinos tintos y blancos. En el exterior, varias hectáreas de viñas le darán la bienvenida. En el interior, podrá visitar las salas de fermentación, con barriles de madera y cubas de acero inoxidable para reducir los niveles de sulfitos que puede haber en una botella. No dude en degustar una de vino acompañado de una deliciosa loncha de jamón serrano. Saldrá con ganas de comprar una o dos botellas, algo que hice, disfrutando de ellas inmediatamente, aunque con moderación!
Bares de Copas en Saint-Tropez
Nikki Beach
(4)
A partir de las 17h de la tarde este establecimiento delante de la Playa de Pampelone abre sus puertas para acoger un ambiente de luxury y glamour. Donde una copa de champagne cuesta 25€, la botella en el sofà 350€. Reservado VIP en la piscina. Buena música y servicio de tienda dentro del complejo. Una gran experiencia!
Discotecas en Saint-Tropez
Le Papagayo
(3)
Esta es una discoteca de nueva tendencia ya que la decoración fue cambiada a principios del verano de 2007, y hacen muchas noches temáticas. Tienen música de Philppe Corti con su "demencia legítimo" todos los viernes y sábados. E incluso DJ Eric Kaufmann, Reina Parisien. Aquí hay un ambiente muy cálido que está inspirado en el trópico. La discoteca está celebrando sus 45 años.
De interés cultural en Saint-Tropez
Ivan Hor
Ivan Hor es un artista creativo, nacido en Budapest e instalado en Saint Tropez en los años setenta, y que sobresale en el diseño de cuadros tridimensionales hechos de pequeños barcos de papel doblados, su especialidad. Figura emblemática de Saint Tropez y mayor propietario de "barcos" en el mundo, Ivan Hor le recibe en su "mine Hor", donde podrá disfrutar de sus muchas creaciones originales y salir con un recuerdo de su visita a Saint Tropez.
Plazas en Saint-Tropez
Plaza des Lices
Estas fotos son un acercamiento a la famosa Place Des Lices durante la Navidad. Como vemos, está muy bonita cubierta de nieve. Cada año, la plaza está decorada para la ocasión, y se instala una pista de hielo para los más valientes. Un lugar muy agradable que le da la vida a Saint-Tropez, incluso en esta temporada.
Bares de Copas en Saint-Tropez
Le Quai
(1)
Si le gusta la comida asiática, esta es su oportunidad para probar los aperitivos indo-japoneses y platos de comida china que tienen en este restaurante para la comida y la cena. En este bar, puede tomarse el aperitivo en un ambiente con música de piano voz a las 18h00. A esta hora, todos los asiduos y veraneantes de Saint-Tropez vienen a tomar una copa o un aperitivo para disfrutar del show. Sin embargo, hay que hacer atención o se llevará una desagradable sorpresa: los precios cambian por la noche y son bastante más altos que al medio día.
Mercados en Saint-Tropez
Mercado de St.Tropez
(4)
El mercado de Saint-Tropez se celebra todos los martes y sábados, de 7 a 13 horas, durante todo el año. Está instalado en la plaza de Lices, a unos minutos a pie del puerto. Para aparcar, hay que ir al parking subterráneo de Lices. Se trata de un mercado provenzal donde venden "tapenade" de aceitunas, anchoas y todo tipo de olivas para que cada uno pueda hacer sus propios platos. Pero lo que más llamó mi atención fue la miel de brezo. En otra zona del mercado hay ropa de playa con la leyenda “Saint-Tropez”, que uno puede llevarse como souvenir de las vacaciones. La tercera zona del mercado está consagrada a las antigüedades. Aviso a los buscadores de gangas: están de suerte, éste es el lugar de sus sueños. Para los amantes del pescado, el mercado de pescado está a poca distancia del puerto, y abre todas las mañanas, todos los días del año. Y si después de las compras le apetece descansar un rato, hay bares en toda la zona, y una pastelería en la que venden tarta Tropézienne, para reposar un poco antes de jugar una partida de petanca…
Iglesias en Saint-Tropez
Iglesia Sainte Anne
(1)
Construida en el siglo XVII para dar gracias a Dios por haber salvado a la Provenza de la peste, esta capilla se encuentra en lo alto de la ciudad. Gracias a esto cuenta con una espectacular vista de todo el Golfo de St Tropez y sus alrededores. El lugar es ideal para dar un paseo ...
Monumentos Históricos en Saint-Tropez
La Torre Guillaume
Este monumento se encuentra justo detrás del puerto de Saint Tropez, cerca de la Ponche. La torre Guillaume, construida en el 980, es el edificio más antiguo de la ciudad. Esta antigua casa del señorío de Saint Tropez fue ocupada por la familia de Suffren los cuales tenían el título en el siglo XVIII. Lástima que no se pueda visitar.
Senderismo en Saint-Tropez
Camino de los Aduaneros
Cerca del cementerio marino de la ciudad, se encuentra este camino de los Aduaneros. Bordea la costa por la tarde y uno puede apreciar lo mejor de este lugar. Algunas casas hermosas y restaurantes de playa, se encuentran en la orilla. Deje de lado los juncos y las numerosas "micro-playas románticas" y diríjase a la Bahía de Canebiers, en donde hay muchos muelles y una gran extensión de arena para una buena caminata.
Ayuntamientos en Saint-Tropez
Ayuntamiento
El Ayuntamiento está situado en la plaza del ayuntamiento, a unos pasos de la torre Guillaume. En el frontón del edificio hay esculturas decorativas. En un lugar destacado se encuentra el emblema de la ciudad: un peregrino de oro sobre un fondo azul con un halo y una espada en la mano izquierda. Pero también muchas decoraciones, tales como llaves o armas. Hay que decir que no es raro encontrar otro emblema, el de San Trospet decapitado en una barca con un gallo y un perro. Este último hace más bien referencia a la fundación "legendaria" de la ciudad.

Cosas que visitar y que hacer en Saint-Tropez

La ciudad de Saint-Tropez tiene muchísimo que ofrecer

a todos los turistas que la visitan y hay incontables actividades que hacer en Saint-Tropez

hoy en día. Situada en una privilegiada zona costera del este de Francia, Saint-Tropez,

es un museo vivo, y un destino habitual de miles de turistas franceses y

extranjeros que buscan sol y playa durante los meses de verano. Hay que tener

en cuenta que el conjunto histórico-artístico
que hay en Saint-Tropez
se debe visitar a pie, la localidad

no es muy grande y puede recorrerse perfectamente sin coche si disponemos de

algo de tiempo.



En el centro del municipio, las
cosas que ver en Saint-Tropez
se

organizan en torno a varias calles peatonales.
Hay muchos bienes culturales
que visitar en Saint-Tropez

como la Capilla Sainte Anne, el Museo de la Anunciada, la Ciudadela o la Torre

Guillaume.



Entre estos
lugares que ver en Saint-Tropez

cabe destacar la Ciudadela,

una vieja fortificación que era usada en tiempos antiguos contra los piratas berberiscos.
También entre lo más visitado y famoso
que ver en

Saint-Tropez
están el puerto de la ciudad, donde no es tarea difícil encontrar

a gente famosa que viene a veranear en esta ciudad francesa.



Hay varias galerías y
sitios que ver en Saint-Tropez
relacionados con el arte. El

Museo de Saint-Tropez - L'Annonciade es el más famoso y el más apreciado por

todos los turistas.

No busques más
cosas que hacer en Saint-Tropez
porque la lista es interminable. ¡No te olvides de

llevar la cámara de fotos y llevarte los mejores recuerdos de tu visita a la

ciudad!