Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Bonaire?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Bonaire

31 colaboradores

13 cosas que hacer en Bonaire

Playas en Bonaire
Sorobon
(2)
Al este de Bonaire se encuentra Sorobon Beach, lo que los habitantes de la isla llaman uno de sus secretos mejor guardados. Esta es una bahía larga de aguas poco profundas y mucho viento, por lo que se hace ideal para la práctica del Windsurf. Así que no es extraño ver las velas de un lado a otro y a niños, jóvenes y adultos practicando el deporte. Sorobón cuenta con algunos hoteles, de hermosas cabañas, comida deliciosa y buena atención.
De interés turístico en Bonaire
Salinas de Bonaire
(4)
Recorrer el lado sur de la isla de Bonaire pudiera dar la impresión de un cambio drástico en el paisaje. Grandes montañas blancas se pueden observar a los largo de la carretera, no se trata de nieve, son concentraciones de sal que han sido recogidas y clasificadas por una empresa que se estableció en los años 60 en Bonaire para explotar uno de sus recursos más preciados. Paulina Rodrigues cuenta ya más de 33 años en la compañía, ella junto a otros 50 empleados pertenecen a la nómica de Cargill, un consorcio estadounidense que se dedica explotar en su totalidad este producto. Paulina explica que los terrenos donde se cosecha la sal ocupan unas 37 kilómetros cuadrados (no más del 10% de Bonaire) y que el proceso desde que entra el agua por el espacio llano de la isla hasta que se cristaliza dura unos 4 meses. “Nuestros especialistas hacen cálculos a diario, miden la evaporación, pero todo depende del clima”. En años donde la sequía es muy fuerte la empresa puede cosechar hasta 500.000 toneladas de sal para exportar a Estados Unidos, República Dominicana, Colombia, Puerto Rico e incluso en ocasiones a Venezuela, pues la calidad única de estas piedras hace que el producto sea muy demandado pese a su alto costo de producción y traslado. “El proceso es mecanizado. Hay bandas transportadoras, máquinas que arrastran el material, que aplanan el terreno y que clasifican los cristales por tamaño”. Por el contrario el sitio donde se encuentran los estanques de evaporación es totalmente tranquilo, tanto que allí hacen vida unas 80 especies de aves, principalmente los famosos flamencos que simbolizan la isla, “el compromiso de Cargill desde que llegó a Bonaire fue preservar ese espacio y proteger a los animales y hasta ahora lo ha cumplido”.
Ciudades en Bonaire
(3)
Reservas Naturales en Bonaire
Parque Nacional Washington Slagbaai
(1)
El Parque Nacional Washington Slagbaai en Bonaire es otro de esos terrenos destinados a la protección y restauración del medio ambiente. Comprende unas 5.463 hectáreas de suelo bonairense y fue decretado como tal con la finalidad de salvaguardar y administrar los recursos históricos, naturales y culturales de la zona. Se recorre en dos horas desde su centro de visitantes y tiene una ruta corta y otra larga. En el turista que se dedica a la práctica del buceo encontrará puntos de inmersión donde ubicará con facilidad toda la grandeza del mundo marino, pero además aquellos fascinados por la naturaleza podrán observar aves y otros animales, hacer snorkel, lanzarse de riscos y disfrutar de playas solitarias.
Islas en Bonaire
Klein Bonaire
(2)
Para quien quiera alejarse de la bulla, la música a todo volumen y la fiesta, Bonaire será el punto a elegir. Sus espacios están orientados a ofrecer descanso, a conectarse con la naturaleza. Klein Bonaire es el ejemplo perfecto de soledad. Este pequeño islote de tan solo 6 kilómetros cuadrados de superficie se encuentra frente a la costa la principal. Está totalmente deshabitada y aunque en el pasado algunos hicieron esfuerzos para tratar de desarrollarla, en 1995 se dieron por vencidos y ganó como siempre la preservación del espacio. Así que se mantiene virgen y solitaria para quienes quieran disfrutar de ella. El lugar forma parte del esquema de protección del Parque Marino por lo que resulta un punto perfecto para la práctica del snorkel y el buceo, y para los animales como la tortuga un sitio perfecto de anidación.
De interés turístico en Bonaire
Cavernas de Bonaire
El snorkel en cavernas es también otro tipo de aventura diferente a la que puede ofrecer el buceo. Revello Frans forma parte del cuerpo de bomberos de la isla, pero además integra el equipo de una empresa que se dedica a ofrecer estas actividades. Junto a él los arriesgados caminan hasta la boca de una caverna, y con ayuda del experto descienden unos cuantos metros hacia abajo para encontrar un pequeño hueco que no pareciera ser más que un charco. Revello dice que en su tiempo libre trabaja como guía porque el trabajo de apaga fuegos en un lugar como Bonaire no es tan emocionante como en las grandes ciudades. Cuenta que se conoce todos los sitios que se pueden escalar en su tierra porque desde pequeño andaba con una soga en la mano explorando lugares. Invita al turista a sumergirse en lo que pareciera algo menos que una laguna apacible y pasar por un pequeño túnel. El momento es como el de una película donde se muestra al protagonista del filme subiendo a la superficie y encontrando otro mundo; una caverna compuesta de estalactitas y estalagmitas forma el escenario que se abre ante los ojos de los turistas que se dedican a nadar por el interior de la misma. La sensación de riesgo que genera la actividad es indescriptible; la oscuridad, abrirse paso con linternas, el agua cristalina y los pocos rastros de vida marina quedan por mucho tiempo grabados en la memoria de quien decida vivir la experiencia.
De interés deportivo en Bonaire
Mangrove Info & Kayak Center Bonaire
No todas la parte de entretenimiento en Bonaire está destinada sumergirse hasta el fondo del mar, pero si muchas de ellas están relacionadas con conocer sus aguas. El centro de Información de Mangrove se dedica desde el 2.002 no sólo a investigar sobre la zona de manglares de la isla, sino a darlos a conocer a través de excursiones organizadas. Ineke de Buer trabaja desde hace 7 años con ellos. Ofrece guiaturas a los visitantes y en primera instancia, les explica sobre las riquezas que se guardan bajo esta tierra. Indica utilizar bloqueador e hidratarse antes y durante el recorrido y comienza a caminar con ellos hacia la entrada de un pequeño caño de donde salen todos arrastrando sus kayaks. “No se necesita que la persona tenga grandes condiciones, pero sí que este bien físicamente, ya que durante dos horas estará remando”. El camino va llevando los alargados botes amarillos entre sus corredores enramados y la naturaleza va presentándose ante los ojos de los turistas para maravillarlos con sus riquezas. Ineke señala las ostras enganchadas a las raíces de los manglares, indica donde se pueden ver algunas aves, y pide mirar el agua en el recorrido, esta es clara y permite ver peces de varios tipos. Al final del camino con careta en mano los afortunados de haber visto tanta naturaleza pueden refrescarse y admirar un poco más de lo que tiene el mar para ellos.
De interés turístico en Bonaire
Magazine Di Rei
Este es el segundo edificio más antiguo de la isla. Allí una fundación decidió mostrar al visitante una representación de lo que fue la vida en el siglo XVIII en Bonaire. Explican además sobre la vestimenta, tipos de comida y música de la época. Isain Mercera es el guía de la casa. Él conduce el recorrido por la edificación principal explicando un poco el porqué de su presencia y la de sus compañeros allí, “en el año setenta se rescató este edificio, que era una antigua casa de gobierno. Aquí los esclavos traían las provisiones”. Isain cuenta que lo que tratan de hacer es mostrar como las tres culturas (holandesa, africana e indígena) se unieron en una para verse reflejadas en su fisonomía, costumbres y sus viviendas “Cas de Hadrey es el nombre que le damos a las viviendas que están conformadas por materiales de las tres nacionalidades que nos poblaron”. El terreno donde se encuentra el Magazine Di Rei debe tener por lo menos una hectárea y está dividido en secciones dedicadas cada una a un oficio de la ápoca de la colonia. La enramada de Adelfa Santiago, por ejemplo, muestra parte de su gastronomía. Santiago cuenta setenta años y la gracia de sus tiempos mozos. Ella prepara una mezcla parecida a la de una panqueca que informa es lo que se comía en siglos pasados. Ataviada en una falda floreada y un pañuelo blanco en la cabeza coloca sobre las brasas la mezcla que luego ofrece al visitante. El baile es otro de esos elementos unificadores. Boy Janga es el encargado de enseñar sobre los ritmos de su gente. Zimadame es el nombre que le dan a la temporada de cosecha y el momento donde pueden vivir a través del baile. “Muchos de los instrumentos que utilizamos los hacemos con material reciclable. El matrimonial por ejemplo es una madera larga al que le clavamos tapas de latas de conserva. Dos tallos de caña brava nos sirven para emitir sonidos y así, poco a poco va comenzando la fiesta”. Fotos: Raymar Velásquez (@raymarven)
Playas en Bonaire
Boka Kokolichi
Esta es una playa de arena negra con una pequeña ensenada encerrada que hace una especie de rompe olas que impide que ese mismo oleaje sea tan fuerte. Es muy bonita y tranquila. Por lo regular las playas en Bonaire son así. Nunca verás una de ellas llena de gente porque este es un destino tranquilo, precisamente casi diseñado para descansar.
Bares de Copas en Bonaire
Kunuku Arawak
Este lugar me sorprendió en Bonaire, porque es lo que uno llamaría en criollo un bailadero. Para los habitantes de la isla, es el lugar donde pueden ir a bailar, comer y beber una tarde de domingo. La decoración es de inspiración indígena, asegura su dueño que porque el proviene de los indios arawak. Hay un gran bohío y alrededor de este mesas y barras donde se sirve la bebida y la comida. Un pista de baile en el centro es el sitio más apetecido del lugar, y al son de la música en vivo la gente se alborota y baila hasta que el cuerpo no le da más. Fotos: Raymar Velásquez (@raymarven)
Playas en Bonaire
Playa Chikitu
Esta es una de las tantas bahías que tiene la hermosa isla de Bonaire. De oleaje muy fuerte, solo se muestra como un lugar para la admiración del paisaje. Se encuentra dentro del Parque Nacional de Washington-Slagbaai y su mayor atractivo son unas dunas de arena que lo rodean y que le permiten al turista hacer hermosas fotografías. También es un espacio de anidación de tortugas. Fotos: Raymar Velásquez (@raymarven)
Tiendas en Bonaire
Boutique Vita
El comercio en esta isla no es muy activo, no se encuentran grandes casas de modas ni variedad en productos. Sin embargo, Vita France no piensa que es así. Ella dice orgullosa que es la comerciante más antigua de Bonaire y además asegura ofrecer de todo. Y ciertamente es así, ella y su sonrisa aparcan en el local cada mañana dese hace 28 años. Ropa, accesorios, calzados y sobre todo recuerdos se venden en su tienda. Las paredes están llenas de artículos y casi ni se puede caminar por el interior del sitio de tanto aparato con etiqueta y precio. Para Vita, no existe otra forma de vivir que no sea atendiendo al visitante “viene gente de Panamá, Colombia y Venezuela. Los europeos llegan en época de crucero; y a mí me encanta que se midan ropa, combinarle unos zarcillitos, ofrecerles un sombrero”. Preguntarle a esta mujer su opinión por Bonaire es hacerla explotar de felicidad “Mi isla es un paraíso mujer de Dios”. Añade que en este lugar habitan personas como ella, a las que les encanta hacer amigos, gente alegra, contenta con su destino. Fotos: Raymar Velásquez (@raymarven)
De interés turístico en Bonaire
Rincón
(1)
Rincón es un pueblito que pareciera perdido en la llanura de Bonaire, pero es también un lugar que ayudará al turista a comprender el pasado de su gente. Ranchos de color ocre, caminos de tierra y mucho cactus es parte del paisaje que se puede ver en este punto del municipio holandés. El paseo que se realiza por sus espacios forma parte del recorrido que se hace en el Washington – Slagbai National Park y se promociona como el asentamiento más antiguo de las Antillas. Para conocer su historia y cultura nada como visitar el “Magazine Di Rei”, el segundo edificio más antiguo de la isla. Allí una fundación decidió mostrar al visitante una representación de lo que fue la vida en el siglo XVIII en Bonaire. Explican además sobre la vestimenta, tipos de comida y música de la época. Isain Mercera es el guía de la casa. Él conduce el recorrido por la edificación principal explicando un poco el porqué de su presencia y la de sus compañeros allí, “en el año setenta se rescató este edificio, que era una antigua casa de gobierno. Aquí los esclavos traían las provisiones”. Isain cuenta que lo que tratan de hacer es mostrar como las tres culturas (holandesa, africana e indígena) se unieron en una para verse reflejadas en su fisonomía, costumbres y sus viviendas “Cas de Hadrey es el nombre que le damos a las viviendas que están conformadas por materiales de las tres nacionalidades que nos poblaron”. El terreno donde se encuentra el Magazine Di Rei debe tener por lo menos una hectárea y está dividido en secciones dedicadas cada una a un oficio de la ápoca de la colonia. La enramada de Adelfa Santiago, por ejemplo, muestra parte de su gastronomía. Santiago cuenta setenta años y la gracia de sus tiempos mozos. Ella prepara una mezcla parecida a la de una panqueca que informa es lo que se comía en siglos pasados. Ataviada en una falda floreada y un pañuelo blanco en la cabeza coloca sobre las brasas la mezcla que luego ofrece al visitante. El baile es otro de esos elementos unificadores. Boy Janga es el encargado de enseñar sobre los ritmos de su gente. Zimadame es el nombre que le dan a la temporada de cosecha y el momento donde pueden vivir a través del baile. “Muchos de los instrumentos que utilizamos los hacemos con material reciclable. El matrimonial por ejemplo es una madera larga al que le clavamos tapas de latas de conserva. Dos tallos de caña brava nos sirven para emitir sonidos y así, poco a poco va comenzando la fiesta”. Desde este terreno se puede ver el pueblo, en un valle encerrado entre pequeñas colinas. Sus habitantes cuentan que fue establecido allí para protegerlo de las amenazas de los piratas. Hoy en día, esas montañas separan a Rincón de la fuente de ingresos de toda una isla que es el turismo, pareciera distante y solitario para tener que dedicarle un día de las vacaciones, pero la verdad es que encierra toda la cultura de una tierra que tiene mucho que contar más allá de las profundidades de su mar.