Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Dunhuang?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Dunhuang

5 monumentos históricos en Dunhuang

Monumentos Históricos en Dunhuang
Corredor Hexi
El corredor del Hexi fue un rosario de pequeños oasis, diseminados por la provincia de Gansu, al noroeste de China. Estaban unidos por una estrecha ruta comercial, que formó parte de la Ruta de la Seda y que daba continuación, paralela y próxima, a la Gran Muralla China. Más concretamente, Hexi, es un largo y estrecho pasaje de unos 1.000 km., desde las montañas cercanas a la ciudad de Lanzhou, hasta la "Puerta de Jade", fronteriza entre Gansu y Xinjiang. El más importante camino que unía la antigua China, con Xinjiang y el Oriente medio, para comerciantes y militares. De modo que, el Paso de Jiayuguán, además de ser el extremo occidental del Imperio, lo era también de la Gran Muralla. Punto neurálgico donde China acogía o despedía a cuantos emprendían el más largo, inhóspito y productivo, viaje terrestre, que haya existido jamás. Bajo la Dinastía Han, la muralla fue alargaba hacia el oeste, a lo largo del corredor Hexi, hasta alcanzar el interior de Xinjiang. Su longitud llegó a los 10.000 km. Y, aunque la muralla se erigió para defender el país, este sector fue testigo del intercambio cultural, viendo entrar en China: el vino, el maíz, el arte greco-bactriano, el budismo, la música india y el islam. Lamentablemente hoy sólo se encuentran pequeños tramos de las ruinas de aquella muralla del corredor Hexi, dispersas por el desierto. Los últimos de los cuales podemos encontrar cerca de Dunhuang.
Monumentos Históricos en Dunhuang
El Final Oeste de la Gran Muralla China
Cuando se habla de la Gran muralla, todos tendemos a pensar en el muro fabricado por la dinastía Ming (1368 - 1644), en sus tramos próximos a la capital China. Todos sabemos que son más de 5.000 km. de muralla, que recorren lo que fue su frontera norte, pero pocos nos paramos a pensar en sus últimos tramos, formados por lo que fue el Corredor Hexi, y que extienden esa frontera hasta la actual provincia de Xingiang, al Noroeste. Este último tramo, que poco tiene que ver con la más conocida muralla, fue construido en la Dinastía Han (206 aC - 220), más de 1.000 años antes que la pared Ming. Esos últimos vestigios de muralla los podemos visitar cerca de Dunhuang, entre los pasos de Yumen y Yangguang. Forma parte de un tour de día completo, y resulta un poco complicado llegar de forma independiente, por la distancia y por encontrase "perdida en el desierto". Aquí descubrimos que ese primer muro está construido simplemente apilando arena del mismo desierto, piedrillas y paja tejida. Y resulta asombroso que todavía existan estas pequeñas porciones de pared, dada la fuerte erosión que provocan viento y arena del desierto unidos.
1 actividad
Monumentos Históricos en Dunhuang
White Horse Dagoba / Pagoda del Caballo Blanco
(1)
A poco más de 1 Km, al oeste de Dunhuang, está Baima (barrio/poblado del caballo blanco). Allí encontraremos esta curiosa pagoda, construida en homenaje a un heroico caballo. La construcción tiene de 9 pisos, y alcanza los 12 m. de altura. Desde su base octogonal se alzan varios niveles cuya estructura recuerda a los pétalos de loto, alrededor de un cuerpo central. El techo exagonal tiene una campanilla que cuelga de cada uno de sus ángulos, y que, en conjunto, regalan una musiquilla ambiental cuando sopla la brisa. Posee un evidente estilo lama, de la dinatía Ming (1368-1644). Lo que se pone en evidencia a partir de ciertos caracteres grabados en algunas piedras. Cuenta la leyenda que, allá por el 384, el emperador Fu Jian, de la dinastía Qin, invitó a Kumarajiva, maestro especializado en el dharma budista, para acercar la doctrina a esta región occidental de China. Kumarajiva llegó a Dunhuang, a través del desierto de Gobi, a lomos de un caballo blanco que, en varias ocasiones durante su periplo, le salvaría la vida. Al llegar a su destino, el caballo enfermó, y murió. Kumarajiva quiso rendir homenaje a su fiel compañero. Se hizo una recolecta entre los seguidores budistas locales, y en el 386 se levantó la White Horse Pagoda en memoria de aquel caballo, que hoy día es considerada uno de los tesoros de la ciudad de Dunhuang. Se puede llegar en varios autobuses que podemos tomar en la plaza central de la ciudad (conviene ponerse en la parada de la calle del oeste). También está cerca para ir en una bici de alquiler. O cualquier taxi nos acercará por un módico precio. La entrada cuesta 15 yuanes (en 2009) y con unos 40/45 minutos tenemos suficiente. lo que significa que se puede conjugar muy bien con otras visitas en los alrededores de la ciudad, como el Old City Film, el Crescent Moon Lake, y el propio centro de Dunhuang, su museo, los mercados o el teatro.
Monumentos Históricos en Dunhuang
Yumen Pass / Yumenguan Pass
Originalmente era conocido como la Plaza de una pequeña ciudad, pero se convirtió, junto con el paso de Yangguan, en uno de los más importantes de la Gran Muralla, en su frontera occidental, durante la dinastía Han (206 ac - 220 dc). Se encuentra 56 kilómetros al noroeste de la ciudad de Dunhuang, en el extremo occidental del Corredor Hexi. En la antigüedad, era la puerta de entrada/salida fundamental del centro de China a las regiones occidentales (y viceversa). A principios de la dinastía Han, los hunos les invadían sus territorios constantemente. Los gobernantes Han hicieron un débil intento de casarse con las hijas de las familias imperiales de los líderes de los hunos ", con la esperanza de ganar la paz temporal. Cuando el emperador Wu llegó al poder, inmediatamente abandonó el cobarde intento lanzando feroces contraataques a gran escala. Por último, las tropas de los Hunos fueron obligadas a retroceder. A fin de fortalecer la estabilidad de la frontera occidental, este emperador ordenó que se crearan los Pasos Yumenguan y Yangguan a lo largo del Corredor Hexi. En adelante, en estos dos pasos de la Gran Muralla, comenzó la guardia de la puerta occidental de su patria. Yumenguan fue, principalmente, un punto de encuentro para hombres de negocios, comandantes militares y embajadores. El producto más preciado que entraba hacia el centro de China, por aquella puerta, era el hermoso Jade, lo que le dio su nombre que, traducido significa "Puerta de Jade". Y fue un relevante punto, en la Ruta de la Seda, testigo de la prosperidad de las transacciones comerciales. Igual que entraba el Jade, salía la peculiar seda del interior de China. Pero también se intercambiaban aspectos culturales, como la música, la religión y, se dice que, las uvas, granadas y nueces, eran oriundas de la zona occidental. Dos mil años después, el sonido de las caravanas de camellos, y el grito de los vendedores en los mercados, ha desaparecido. Sólo queda la estructura de adobe, con dos puertas y una rampa, por donde comerciantes y caballos, accedían al país. Yo llegué en una excursión que me lo incluía, pero es fácil, aunque lleva tiempo y sale caro, hacerlo por ejemplo en taxi. en mi opinión acomoda más la excursión, porque incluye varios puntos de interés en un día.
Monumentos Históricos en Dunhuang
Yangguan Pass
Está situado en el pueblo de Nanhu, a lo largo del Corredor Hexi, y 43 kilómetros al suroeste de la ciudad de Dunhuang. Yangguan Pass es uno de los dos pasos occidentales más importantes (el otro es Yumenguan Pass) de la Dinastía Han (206 aC-24AD). El emperador Wu ordenó su construcción, con el propósito de consolidar la defensa de la frontera, así como el desarrollo de la región occidental. En chino, Yang significa el sur, y dada su situación, al sur de Yumenguan, la gente lo bautizó como Yangguan Pass. Junto con Yumenguan Pass, también ha sido testigo de la prosperidad de la Ruta de la Seda en el pasado. En la dinastía Tang (618 - 907), se congratuló por el glorioso regreso de Xuan Zang, un gran monje que peregrinó hacia el oeste en busca de escrituras budistas. Muchos chinos lo conocieron a partir del poema de despedida de Yuaner para tomar posesión en Anxi, escrito por Wang Wei, un famoso poeta de la dinastía Tang. De las dos últimas líneas: "Oh, amigo mío, le ruego se tome otra copa de vino, pues no verá ningún otro amigo, al oeste del paso de Yangguan". Hoy día queda apenas una pequeña reliquia de lo que entonces debió ser una de las torres. Pero lo han recreado, emulando lo que un día debió ser. Han construido un "fuerte-museo" muy parecido a la Old City of Dunhuang. La entrada cuesta 50 yuanes, y no hacen descuentos para estudiantes extranjeros. Yo pasé de entrar, por que ya había visitado la Old City of Dunhuang y es muy similar.
Actividades en Dunhuang y cerca
Inspírate con las mejores listas de la comunidad
Destinos cercanos más populares