Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Dunhuang?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Dunhuang

35 colaboradores

17 cosas que hacer en Dunhuang

Templos en Dunhuang
Cuevas de Mogao
(1)
Las Cuevas de Mogao son un conjunto de grutas, escavadas en la ladera casi vertical, de una montañita de arenisca, en las proximidades de Dunhuang. Y en cuyo interior podremos disfrutar de impresionantes y variados frescos y estatuas religiosas (budas), que fueron haciendo durante siglos, comerciantes y peregrinos que pasaban por el lugar, bien en su devenir por en la Ruta de la Seda, o por su peregrinaje hacia grandes centros budistas, hasta que las propias cuevas se convirtieron en uno de esos centros. Los datos que me dieron in situ eran de entre 500 y 600 cuevas, aunque internet reduce el número a más de 400. Pero parece que quedan cuevas por descubrir. En cualquier caso, son una barbaridad de cavernitas dedicadas al descanso del viajero y al culto del feligrés. Pero sobre todo al arte. El arte de frescos y budas se desparrama por cuatro dinastías, además de tener también claras influencias taoistas y otras procedentes de India. Pero el batiburrillo de religiones asiáticas me marea, sólo pude distinguir algo de la influencia india. Hoy día solo está para su exhibición turística. También a la salida, hay un museo donde nos cuentan la historia desde su redescubrimiento hasta toda su preparación, reconstrucción y mantenimiento. Además de exponer varios pergaminos y objetos encontrados en el interior. Abren toda la mañana y parte de la tarde, cambiando sus horarios según época del año. Y respecto a los precios, hay varios, pero el de extranjero es básicamente siempre el mismo, en 2009, la salvajada de 180 yuanes (unos 18€ entonces, unos 20€ ahora) con visita guiada en inglés, que te obligan a coger, porque el acceso en solitario está restringido a 3 o 4 cuevitas de las más pequeñas. Lógicamente sólo se visitan algunas, porque las abren al público de forma alterna, por aquello de la conservación. Y además me dio la sensación que, salvo las tres más importantes (que las vemos todos), enseñan unas a los extranjeros y otras diferentes al turismo nacional. Dentro del recinto, el acceso a la zona de las cuevas está vallado. Cerca de la entrada hay un lugar seguro donde dejar TODO lo que llevas, excepto la linterna y tu documentación, que es lo único que te dejan pasar. Es decir, terminantemente prohibido fotografiar y/o filmar. Hay que pasar unos tornos de control para acceder. Ya dentro, como digo, te enseñan un montón (20/30) cuevas, entre las cuales siempre incluyen las 3 que contienen budas gigantes, uno de ellos reclinado. No recuerdo el número, pero creo que una de ellas es la 96, y las otras dos, a su derecha, de número menor. El inglés de la guía es bueno, claro y fluido. Y sus explicaciones y las anécdotas, buenas y curiosas, al menos la que me tocó a mi. Lo más curioso es cómo en algunas se distingue perfectamente los 5 suelos, de cada dinastía, y en otras las 4 ó 5 paredes. A parte de las influencias astrales, creencias "raras" y otras curiosidades. Llegar y salir es fácil, hay un bus que pasa por la rotonda principal en el centro de la ciudad, con dirección al aeropuerto o al propio recinto de las cuevas. Sólo tienes que preguntar en la parada y/o al propio conductor. Desde la rotonda sale por la calle del este. Una visita imprescindible tanto si viajas por la Ruta de la Seda, como si sólo estás visitando la zona.
Lagos en Dunhuang
Crescent Moon Spring / Lago de la Media Luna
Se trata de un pequeño oasis natural, asombrosamente perpetuado por más de 2000 años, entre enormes dunas del desierto de Gobi. Lo cierto es que el manantial pierde profundidad y el gobierno chino está estudiando cómo mantenerlo de forma artificial, sin dañarlo. Su forma de media luna le da el nombre, aunque lo de "Roja" no se de dónde sale, porque el gua es cristalina. Y, como todo oasis del estilo que se precie, está envuelto de una preciosa leyenda de amor. Me recuerda mucho al Oasis de Huacachina (en Ica, Perú). Se encuentra a tan sólo 6 km. del centro de Dunhuang, por lo que es muy accesible. En bus urbano (nº3, 1 yuan) o en taxi (unos 15 yuanes). También es buena idea alquilar una bicicleta (alrededor de 1 yuan por hora). Como todos los pequeños oasis de similares características (próximo a núcleo urbano), este dispone de una amplia oferta turística: paseos a camello (unos 30 yuanes), sandboard, etc.
Cementerios en Dunhuang
Cementerio Budista de Dunhuang
Cada vez que he hecho una excursión al desierto en China, ha sido a través del cementerio de la ciudad correspondiente. En este caso estaba en Dunhuang y me fui a pasar un par de días en el fastuoso Gobi. El cementerio se encuentra al sur de la ciudad, y nos instruye sobre algunas curiosas costumbres budistas, hacia los difuntos. Curiosas por las diferencias con las nuestras. Lo que queda claro, es que aquí lo que sobra es terreno... e ingenio, por el tamaño de las parcelas, la distribución de las tumbas y las baderitas que, como "rezan solas", se debe quedar el creyente como mucho más tranquilo. Lo que no cambia son las diferencias entre pudientes y no, que se notan como en los nuestros.
Monumentos Históricos en Dunhuang
Corredor Hexi
El corredor del Hexi fue un rosario de pequeños oasis, diseminados por la provincia de Gansu, al noroeste de China. Estaban unidos por una estrecha ruta comercial, que formó parte de la Ruta de la Seda y que daba continuación, paralela y próxima, a la Gran Muralla China. Más concretamente, Hexi, es un largo y estrecho pasaje de unos 1.000 km., desde las montañas cercanas a la ciudad de Lanzhou, hasta la "Puerta de Jade", fronteriza entre Gansu y Xinjiang. El más importante camino que unía la antigua China, con Xinjiang y el Oriente medio, para comerciantes y militares. De modo que, el Paso de Jiayuguán, además de ser el extremo occidental del Imperio, lo era también de la Gran Muralla. Punto neurálgico donde China acogía o despedía a cuantos emprendían el más largo, inhóspito y productivo, viaje terrestre, que haya existido jamás. Bajo la Dinastía Han, la muralla fue alargaba hacia el oeste, a lo largo del corredor Hexi, hasta alcanzar el interior de Xinjiang. Su longitud llegó a los 10.000 km. Y, aunque la muralla se erigió para defender el país, este sector fue testigo del intercambio cultural, viendo entrar en China: el vino, el maíz, el arte greco-bactriano, el budismo, la música india y el islam. Lamentablemente hoy sólo se encuentran pequeños tramos de las ruinas de aquella muralla del corredor Hexi, dispersas por el desierto. Los últimos de los cuales podemos encontrar cerca de Dunhuang.
Monumentos Históricos en Dunhuang
El Final Oeste de la Gran Muralla China
Cuando se habla de la Gran muralla, todos tendemos a pensar en el muro fabricado por la dinastía Ming (1368 - 1644), en sus tramos próximos a la capital China. Todos sabemos que son más de 5.000 km. de muralla, que recorren lo que fue su frontera norte, pero pocos nos paramos a pensar en sus últimos tramos, formados por lo que fue el Corredor Hexi, y que extienden esa frontera hasta la actual provincia de Xingiang, al Noroeste. Este último tramo, que poco tiene que ver con la más conocida muralla, fue construido en la Dinastía Han (206 aC - 220), más de 1.000 años antes que la pared Ming. Esos últimos vestigios de muralla los podemos visitar cerca de Dunhuang, entre los pasos de Yumen y Yangguang. Forma parte de un tour de día completo, y resulta un poco complicado llegar de forma independiente, por la distancia y por encontrase "perdida en el desierto". Aquí descubrimos que ese primer muro está construido simplemente apilando arena del mismo desierto, piedrillas y paja tejida. Y resulta asombroso que todavía existan estas pequeñas porciones de pared, dada la fuerte erosión que provocan viento y arena del desierto unidos.
1 actividad
Reservas Naturales en Dunhuang
Parque Geológico Lop Nur de Yadan
El Parque Geológico Yadan es un área de dimesiones desproporcionadas, al suroeste del desierto de Gobi. Reparte sus territorios entre una "pequeña" zona al suroeste de Mongolia y dos provincias chinas: noroeste de Gansu y noreste de Xinjiang. Yadan está dividido en varias areas, la más destacable de las cuales es Lop Nur, por la gran variedad del terreno. Y el propio Lop Nur posee zonas bien diferenciadas. Aquí comparto con vosotros una de ellas que es un "bosque" de piedra arenisca, situado al este del Valle Aqqik. Se llama Sanlongsha (tres crestas de arena), y cubre un área aproximada de 100 kilómetros cuadrados. Para acceder al Parque Geológico, yo contraté una excursión (guiada en chino, por precio y dificultad de encontrarla en inglés) en un café-agencia de Dunhuang. Al precio de la excursión hay que añadir el de entrada al Parque, y la entrada al área de Sanlongsha, donde, llegados al centro de visitantes, juntan varios grupos en un bus más grande para recorrerlo. El bus va parando cerca de algunas formaciones "especiales", o sea, con nombre propio, generalmente haciendo referencia a su forma, como el León, la Esfinge, etc. En la zona de confluencia de mayor número de formaciones pétreas, hay una especie de área de descanso, donde nos dejan unos 20 minutos para explorar a pie (o en quads), un pedacito de desierto. aquí encontraremos vendedores de piedras diversas y aseos. A la salida se visita el Centro de Visitantes, donde encontraremos explicaciones de todo tipo respecto a la evolución y conservación del área (también en inglés). Esta visita ocupa casi toda la mañana, ya que está a 180km de Dunhuang, pero forma parte de una excursión de día completo.
Estaciones de Autobús en Dunhuang
Estación de Autobús de Dunhuang
Está muy bien situada. Relativamente cerca del centro de la ciudad, a dos manzanas de la rotonda central, y tres del mercado Sha Zhou. Podemos encontrar cerca varios hoteles (de diversas categorías) y algunos cafés y agencias. Justo en frente del Fei Tian Hotel. Como viene siendo costumbre, por el oeste de China, no hablan inglés. De nuevo recurrí a mi "chuleta" de chino, donde llevaba todos los nombres de las ciudades donde quería parar escritos en el idioma. Lo mostré y me vendieron el billete. A estas alturas, aunque lo único que reza dicho billete, inteligible, son los números (fecha y hora), ya estaba yo más que confiada, porque todas las veces fue igual y me fue bien. Los buses salen con relativa frecuencia, según el destino, como siempre. Pero es una ciudad turística, de modo que es conveniente comprar el billete, al menos el día anterior a la partida. Es un fenómeno muy habitual encontrar en China lo que llaman "sleeping bus". Una condición supuestamente opcional, pero muchas veces obligatoria, eso depende de las distancias y los horarios de salida del bus. A diferencia de los vietnamitas, estos tienen 6 "camas-literas" (4 de ventanilla y dos centrales) y dos pasillos (que ocasionalmente también habilitan con colchonetas por el suelo). Las "camas-litera" son del ancho de un asiento normalito y de largo, tamaño chino, pero para mi resultó una opción estupenda para ahorrar noches de alojamiento y avanzar camino descansando. Pelín encogida, pero bien.
Monumentos Históricos en Dunhuang
White Horse Dagoba / Pagoda del Caballo Blanco
(1)
A poco más de 1 Km, al oeste de Dunhuang, está Baima (barrio/poblado del caballo blanco). Allí encontraremos esta curiosa pagoda, construida en homenaje a un heroico caballo. La construcción tiene de 9 pisos, y alcanza los 12 m. de altura. Desde su base octogonal se alzan varios niveles cuya estructura recuerda a los pétalos de loto, alrededor de un cuerpo central. El techo exagonal tiene una campanilla que cuelga de cada uno de sus ángulos, y que, en conjunto, regalan una musiquilla ambiental cuando sopla la brisa. Posee un evidente estilo lama, de la dinatía Ming (1368-1644). Lo que se pone en evidencia a partir de ciertos caracteres grabados en algunas piedras. Cuenta la leyenda que, allá por el 384, el emperador Fu Jian, de la dinastía Qin, invitó a Kumarajiva, maestro especializado en el dharma budista, para acercar la doctrina a esta región occidental de China. Kumarajiva llegó a Dunhuang, a través del desierto de Gobi, a lomos de un caballo blanco que, en varias ocasiones durante su periplo, le salvaría la vida. Al llegar a su destino, el caballo enfermó, y murió. Kumarajiva quiso rendir homenaje a su fiel compañero. Se hizo una recolecta entre los seguidores budistas locales, y en el 386 se levantó la White Horse Pagoda en memoria de aquel caballo, que hoy día es considerada uno de los tesoros de la ciudad de Dunhuang. Se puede llegar en varios autobuses que podemos tomar en la plaza central de la ciudad (conviene ponerse en la parada de la calle del oeste). También está cerca para ir en una bici de alquiler. O cualquier taxi nos acercará por un módico precio. La entrada cuesta 15 yuanes (en 2009) y con unos 40/45 minutos tenemos suficiente. lo que significa que se puede conjugar muy bien con otras visitas en los alrededores de la ciudad, como el Old City Film, el Crescent Moon Lake, y el propio centro de Dunhuang, su museo, los mercados o el teatro.
Desiertos en Dunhuang
Mingsha Shan. Duna de los Susurros
Mingsha Shan es una enorme duna de arena de lo más místico. Tiene muchos metros de altura, unos 40 Km de este a oeste y unos 20 Km de norte a sur, aunque se compone de más dunas menores. El principio queda más o menos cerca del lago de Media Luna (o Luna Creciente), a su espalda. Se puede ver desde la ciudad de Dunhuang, donde la asemejan a un Dragón, que viaja hacia el norte, dejando un sinuoso rastro. Pasamos por ella en una pequeña incursión que hice al desierto de Gobi, desde Dunhuang, y lo puedo confirmar, la duna canta, o suena. Es como si estuviese hueca, a veces. Y otras veces como si estuviera silbando. Dicen que en días de viento el rugido se escucha desde la ciudad, y me lo creo. Varias leyendas rodean a las dunas cantoras del mundo. En este caso dice que se trataba de un floreciente refugio de montaña, llamado Qingshi Mountain (Montaña de Piedra Azul), en la antigüedad. Al pie de la montaña, junto al lago de la Luna Creciente, se cantaban óperas para adorar a los dioses de cada uno de los templos que allí se congregaban. Pero el sonido ensordecedor de esta celebración, un año molestó al Príncipe Dragón Amarillo. Aquél caprichoso y cruel soberano heredero, utilizó su poder mágico para sepultar la zona bajo enormes dunas de arena. Dejando así enterrados a todos aquellos devotos cuyos espíritus, desde entonces, acompañados de tambores y gongs, lloran su pena, haciendo parecer que la arena canta cuando se mueve bajo los pies de quien la pisa. Así la montaña se convirtió en arena formando la Duna Mingsha Shan. La realidad apunta a que es la electricidad estática, la que pone sonido al movimiento entre los granos de arena, partículas minerales y muchas de ellas metálicas. Una gradísima y curiosa experiencia más que recomendable.
Monumentos Históricos en Dunhuang
Yumen Pass / Yumenguan Pass
Originalmente era conocido como la Plaza de una pequeña ciudad, pero se convirtió, junto con el paso de Yangguan, en uno de los más importantes de la Gran Muralla, en su frontera occidental, durante la dinastía Han (206 ac - 220 dc). Se encuentra 56 kilómetros al noroeste de la ciudad de Dunhuang, en el extremo occidental del Corredor Hexi. En la antigüedad, era la puerta de entrada/salida fundamental del centro de China a las regiones occidentales (y viceversa). A principios de la dinastía Han, los hunos les invadían sus territorios constantemente. Los gobernantes Han hicieron un débil intento de casarse con las hijas de las familias imperiales de los líderes de los hunos ", con la esperanza de ganar la paz temporal. Cuando el emperador Wu llegó al poder, inmediatamente abandonó el cobarde intento lanzando feroces contraataques a gran escala. Por último, las tropas de los Hunos fueron obligadas a retroceder. A fin de fortalecer la estabilidad de la frontera occidental, este emperador ordenó que se crearan los Pasos Yumenguan y Yangguan a lo largo del Corredor Hexi. En adelante, en estos dos pasos de la Gran Muralla, comenzó la guardia de la puerta occidental de su patria. Yumenguan fue, principalmente, un punto de encuentro para hombres de negocios, comandantes militares y embajadores. El producto más preciado que entraba hacia el centro de China, por aquella puerta, era el hermoso Jade, lo que le dio su nombre que, traducido significa "Puerta de Jade". Y fue un relevante punto, en la Ruta de la Seda, testigo de la prosperidad de las transacciones comerciales. Igual que entraba el Jade, salía la peculiar seda del interior de China. Pero también se intercambiaban aspectos culturales, como la música, la religión y, se dice que, las uvas, granadas y nueces, eran oriundas de la zona occidental. Dos mil años después, el sonido de las caravanas de camellos, y el grito de los vendedores en los mercados, ha desaparecido. Sólo queda la estructura de adobe, con dos puertas y una rampa, por donde comerciantes y caballos, accedían al país. Yo llegué en una excursión que me lo incluía, pero es fácil, aunque lleva tiempo y sale caro, hacerlo por ejemplo en taxi. en mi opinión acomoda más la excursión, porque incluye varios puntos de interés en un día.
Monumentos Históricos en Dunhuang
Yangguan Pass
Está situado en el pueblo de Nanhu, a lo largo del Corredor Hexi, y 43 kilómetros al suroeste de la ciudad de Dunhuang. Yangguan Pass es uno de los dos pasos occidentales más importantes (el otro es Yumenguan Pass) de la Dinastía Han (206 aC-24AD). El emperador Wu ordenó su construcción, con el propósito de consolidar la defensa de la frontera, así como el desarrollo de la región occidental. En chino, Yang significa el sur, y dada su situación, al sur de Yumenguan, la gente lo bautizó como Yangguan Pass. Junto con Yumenguan Pass, también ha sido testigo de la prosperidad de la Ruta de la Seda en el pasado. En la dinastía Tang (618 - 907), se congratuló por el glorioso regreso de Xuan Zang, un gran monje que peregrinó hacia el oeste en busca de escrituras budistas. Muchos chinos lo conocieron a partir del poema de despedida de Yuaner para tomar posesión en Anxi, escrito por Wang Wei, un famoso poeta de la dinastía Tang. De las dos últimas líneas: "Oh, amigo mío, le ruego se tome otra copa de vino, pues no verá ningún otro amigo, al oeste del paso de Yangguan". Hoy día queda apenas una pequeña reliquia de lo que entonces debió ser una de las torres. Pero lo han recreado, emulando lo que un día debió ser. Han construido un "fuerte-museo" muy parecido a la Old City of Dunhuang. La entrada cuesta 50 yuanes, y no hacen descuentos para estudiantes extranjeros. Yo pasé de entrar, por que ya había visitado la Old City of Dunhuang y es muy similar.
Mercados en Dunhuang
Mercado Sha Zhou
Sha Zhou parece ser el antiguo nombre de la ciudad, adoptado por el mercado de la misma, cuando el suyo evolucionó. Es un mercado chino clásico, como los varios que podéis encontrar en mis rincones (los vi todos!! Es una de mis paradas preferidas en cualquier ciudad) y en las ciudades del oeste de China. Podemos encontrar, sobre todo, productos de alimentación, especialmente lo que se traen de zonas más alejadas de la ciudad, por pequeños comerciantes. Pero también encontrarás ropa, calzado, textiles, menaje, etc. Además, como en la mayoría, hay una zona de restaurantes, en este caso especializados en diversas cocinas del país. Aquí, si te diriges hacia el oeste por la Ruta de la Seda, comienza a aparecer la cocina musulmana, bien diferente de la china, por la influencia del cercano pueblo uigur, que ocupa provincia de Xinjiang. Tiene dos entradas y ambas quedan cerca del centro. Pero cuidado, NO CONFUNDIRLO con el mercado nocturno, que es sólo de "artesanía" y otros productos para turistas.
Mercadillos en Dunhuang
Mercado Nocturno de Dunhuang
Dunhuang es un lugar lo suficientemente turístico como para tener un mercadillo de artesanías, casi exclusivo para el "gremio". Aunque el turismo de esta ciudad, de suma relevancia en la antigua Ruta de la Seda, es mayoritariamente nacional. Si podemos encontrar algunos comerciantes que hablan inglés. Lo encontrarás fácilmente si visitas el mercado local Sha Zhou, pues se cruzan perpendicularmente entre sí. Pero este solo abre por la tarde-noche. Lo más destacable en plan compras, en mi opinión es el jade, por ser esta una importante zona de extracción de la piedra. Es más fácil que sea auténtica. Empiezan también a tomar protagonismo las pasas de cualquier fruto, o lo que es lo mismo, todo tipo de frutos, secados al sol. Aunque en Turpan encontraremos su máxima expresión. Lo demás viene a ser lo mismo que en cualquier mercadillo de artesanía, pinturas, tallas, grabados, pieles y demás, pero estilo chino. Y de precio siempre negociable.
Desiertos en Dunhuang
Desierto de Gobi, en Dunhuang
Durante mi estancia en Dunhuang hice una escapadita al fastuoso y místico desierto de Gobi, ese que, en estas latitudes, mantiene la ciudad bajo la constante amenaza de ser engullida por las enormes dunas que la rodean. Gobi es un desierto variopinto en ecorregiones, cada una con su correspondiente nombre, y no me queda muy claro, por más que lo estudio, si esta zona llega a pertenecer a lo que llaman "El Pequeño Gobi", o todavía forma parte de la "Gran Meseta" (las dos grandes parte), pero es la zona más suroeste, en el límite de la provincia de Gansu con la de Xinjiang. La excursión fue tan solo de una noche (2 días), no disponía de más tiempo, pero desde aquí se pueden hacer expediciones, incluso de 30 días, tanto por el Gobi, como para atravesar el Taklamakan completo, hasta Kashgar. Se hace en dromedario, con un "hombre del desierto", Mr. Li, y todo lo demás incluido: comidas, agua y tienda+saco (siempre la llevan, aunque yo acostumbro dormir al raso, me parece lo mejor). Lo contraté en el Charley Jhong's Cafe, donde me guardaron la mochila grande, durante los días que duraba la excursión. Me costó 300¥ (Agosto de 2009). Los camellos salen desde un barrio a las afueras de la ciudad, sobre el mediodía. Se cruza un cementerio budista, y de lleno a cabalgar (o camellar?) por las impresionantes dunas, hacia el norte, durante 2 a 6 horas, en función de la hora de salida y lo que queráis adentraros en esta inmensidad de arena. Normalmente, todas las incursiones en Gobi, desde Dunhuang, pasan por Mingsha Shan (la duna cantora), una de las paradas más interesantes. Hacer vivac, en medio de cualquier desierto, es indescriptible. Si puedo destacar algo, suele ser el silencio, pero, en este caso no puedo porque este punto de Gobi, no es precisamente silencioso del todo. Hay un constante zumbidito lejano, como el sonido de la electricidad (nevera, ordenador, ac...) Me resultó extraño y llamativo, pero, además de la tormenta que nos pillo, estaba ese zumbido de fondo. Cuando menos una curiosidad nueva para mi. Y la tormenta fue mi anécdota de esta pequeña incursión en una zona tan árida como para registrar menos de 200 mm3 anuales, de precipitaciones... creo que cayeron todos esa noche.
Museos en Dunhuang
Ciudad-Museo Antigua Ciudad de Dunhuang / Old City of Dunhuang
La "Old city film" está unos 25 km. al suroeste de Dunhuang. Es una pequeña ciudad amurallada, que representa la vida cotidiana de lo que fue un paso exclusivo y relevante en la Ruta de la Seda. Originalmente fue diseñada y construida para el rodaje de una película llama "Dunhuang", en 1987. Aunque posteriormente se ha utilizado como escenario de otras muchas películas y series televisivas en China. Lo que la ha convertido en el mayor conjunto para el rodaje de películas en el noroeste de China. Situada a los pies de las enormes dunas de Gobi, transmite un rico sabor a las regiones del oeste de China. Contiene una fuerte representación de la importancia militar, en la ruta de la Seda, de las dinastías Tang (618-907) y Song. Está organizada en cinco calles principales: Gaochang, Dunhuang, Ganzhou, Xingqing y Bianliang, que se entrecruzan entre sí. Y podremos disfrutar de varias construcciones con características distintas, según la dinastía, dispersas a lo largo de las calles: galerías de viviendas, templos, tiendas, almacenes, casas de te, restaurantes, áreas de tortura, cárceles, y hasta el tanatorio, o un hipódromo. Otro de esos lugares donde parece haberse parado el tiempo, para transportarnos a la antigüedad. La entrada cuenta 30 CNY
Pueblos en Dunhuang
Dunhuang
Si hay un punto neurálgico y destacable en la célebre Ruta de la Seda, ese es la ciudad de Dunhuang. Situada en el punto más occidental de dicha ruta (en China), de la Gran Muralla y del Corredor Hexi, constituyó el cruce fronterizo más importante, a partir del cual se bifurcaba el famoso camino comercial, en los ramales Norte y Sur. O donde confluían, viniendo desde occidente, dichos ramales. Fue la única puerta de entrada y salida del imperio. Se construyó a expensas de un pequeño oasis, situado cerca de la Puerta de Jade (Yumen Pass) y el paso de Yangguan, ambos últimos (o primeros) puntos fronterizos de la antigua China. Fue fundada como condado y está rodeada de desiertos y montañas, lo que llevó a muchos, en la antigüedad a denominarla Sha Zhou, que significa "oasis en el desierto". Atendiendo a los libros de historia, Dun viene a significar "grande" y huang sería "espléndida", con lo que se llamó Grande y Próspera. Varias fueron las dinastías que se asentaron en Dunhuang a lo largo de los siglos, pero la que perduró durante más tiempo fue la dinastía Han, que además fueron los que vencieron definitivamente a los Hunos, del otro lado de la Muralla, y los que, durante su dominio, le confirieron a la ciudad su máximo desarrollo, convirtiéndola en el más importante centro de comunicación, tránsito e intercambio, comercial, militar y cultural. Sin embargo fue durante el mandato de los Jin del Este cuando resurgieron las batallas y floreció el budismo en la zona, que dejó su más importante y representativo legado en las impresionantes Cuevas de Mogao, entre otras. Ya en la época moderna, fue nombrada “una famosa ciudad histórica y cultural de China”. Actualmente es, una ciudad moderna, destino turístico de elección, sobre todo nacional, pero también internacional, con multitud de cultura, religiosa e histórica, antigua y reciente, y unos parajes naturales dignos de ser visitados. ¿Cómo llegar y salir? Yo lo hice en bus, que me resultó lo más "cómodo" y económico. La estación de autobuses queda bastance cerca (a tres manzanas) del centro de la ciudad, y está rodeada de alojamientos. También tiene aeropuerto y estación de tren, ambos en las afueras de la ciudad. ¿Dónde alojarse? Es fácil, Dunhuang tiene oferta para todos los gustos y bolsillos. Yo elegí el Five Rings Hotel, por su proximidad a la estación de bus, y sus precios. Si nos dirigimos hacia el centro encontraremos hoteles de mayor categoría y según nos alejamos, podemos encontrar dormitorios compartidos y algún albergue. Es interesante localizar el Charley Johng's Café, tanto para informarse de los alojamientos, como para las excursiones y visitas que se pueden hacer. ¿Qué ver/hacer? La oferta es amplia y variopinta: * Dentro de la ciudad, a pie, podremos visitar: - Rotonda Shanzhou. - El Mercado Sha Zhou, y comer en sus restaurantes. - El Museo de la Ciudad de Dunhuang, que alberga múltiples elementos de la antigua ciudad, así como otros budistas, encontrados en las Cuevas de Mogao. - El mercado Nocturno. * Proximidades de la ciudad. Accesibles en transporte público, algunas incluso en bicicleta: - Cuevas de Mogao (imperdible). - Lago de la Media Luna. - Mingsha Dune (La Duna Cantora) - White Horse Pagoda. - Old City Film. - Cementerio Budista. * En las afueras. Para esto necesitamos contratar una excursión o vehículo propio, tiempo de sobra, un buen GPS y una buena guía. - Parque Geológico Lop Nur de Yadan. - Yumen pass. - Yangguan Pass. - El final oeste de la Gran Muralla. - Corredor Hexi. - Desierto de gobi. Indudablemente una parada obligatoria cuando se recorre la Ruta de la Seda, incluso yo la calificaría de "imperdible" si visitamos el gran imperio con tiempo, ya que aquí termina lo que es la China de los chinos más exportada, y comienza la China de los uigures, que poco (o nada) tiene que ver con la anterior. Sumamente interesante la "frontera del cambio".
Calles en Dunhuang
El centro de Dunhuang: Rotoda Shanzhou
La cuadriculada ciudad-oásis de Dunhuang se distribuye a partir de la céntrica rotonda Shanzhou, de la que irradian cuatro calles, hacia cada uno de los puntos cardinales. A cual de ellas con más interesante destino. La calle del norte, nos llevaría hasta la cercana Mongolia, en su extremo más suroeste, a través del desierto de Gobi. La del sur, Shazhou South Lu, nos acerca al lago de la Media Luna y a las Dunas Cantarinas. Bastante cercanos a la ciudad. Se puede ir en bus urbano. Por la calle del oeste alcanzaremos, en las proximidades de la ciudad, a la White Horse pagoda y al fuerte cinematográfico. Y bastante retirado, usaremos esta calle para salir hacia la zona de Yadan, o acceder a los últimos pasos de la gran muralla: Yumen y Yangguang, y a los últimos vestigios de la Gran Muralla China. Pero sin lugar a dudas, la más interesante, es la calle que se dirige hacia el este: Yangguan Dong Lu. Por ella, y a pie (a unos pasos), encontraremos el mercado nocturno (para turistas) y a través de este llegaremos al mercado local Shazhou. Unos pasos más, y en la acera frente a la entrada del mercado nocturno, está el Museo de la Ciudad. Y al lado el teatro de Dunhuang. Todo esto en la misma manzana. Por la misma Yangguan Dong, pero ya a las afueras, en bus, llegaremos a las famosas Cuevas de Mogao (frente al aeropuerto). La rotonda, en sí misma, como buen centro de ciudad que se precie, alberga: la oficina de correos y telecomunicaciones, dos centros comerciales y en sus bajos, todo tipo de comercios. Además de bastante ambiente y movimiento durante todo el día.
Inspírate con las mejores listas de la comunidad
Destinos cercanos más populares