MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Austurland?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Austurland

Los destinos más populares

4 monumentos históricos en Austurland

Monumentos Históricos en Seyðisfjörður
Monumento a Þorbjörn Arnoddsson
(1)
Lo mejor del monumento son las vistas durante el viaje en carretera para llegar al fiordo de Seyðisfjördur. Son unas columnas de basalto que parecen estar presidiendo el pueblo en homenaje a Þorbjörn Arnoddsson por ayudar a transportar a la gente cuando el mal tiempo lo impedía.
Monumentos Históricos en Seyðisfjörður
Memorial a Þorbjörn Arnoddsson
Cuando se empieza a descender hacia el fiordo Seydisfjordur, merece la pena parar en este monumento en recuerdo de uno de los pioneros del transportes entre el fiordo y el resto de Islandia (ahora es por este fiordo por donde llegan los ferries procedentes de Europa). Además del monumento, merece la pena admirar uno de los fiordos más fotogénicos de Islandia.
Monumentos Históricos en Djúpivogur
Eggin i Gledivik
(1)
Este monumento fue diseñado y creado por el artista irlandés Sigurður Guðmundsson y consiste en 34 huevos correspondientes a 34 especies de pájaro locales de Islandia. Todos tienen un tamaño similar excepto el primero, que es más grande y pertenece a la Gavia stellata (allí conocida como Red - throated diver), un ave acuática migratoria propia del Holártico y que es característica de Djupívogur, la ciudad donde se encuentra el monumento. Se puede ir fácilmente caminando desde el centro de la ciudad ya que está a unos 800 metros a pie.
Monumentos Históricos en Höfn
Monumento a los marineros
Höfn vino al mundo como uno de los centros de actividad de la industria pesquera y sus derivados y así permaneció durante mucho tiempo, hasta que poco a poco fue derivando sus intereses hasta llegar a ser un punto estratégico para el turismo, ya que a su aeropuerto llegan diariamente vuelos desde Reykjavik y de aquí parten excursiones al glaciar de Vatnajökull. Pero en ningún momento, y aunque hayan pasado décadas, los habitantes del pueblo han olvidado sus orígenes, y para que a todos los visitantes les quede claro, levantaron un moderno y blanco monumento que recuerda a todos los marineros y pescadores que dieron su vida por sus familias, ya fuera pescando las enormes ballenas del mar del Norte (cuyos arpones están representados por las tres enormes columnas) o simplemente como marinos mercantes que contribuyeron al comercio y la supervivencia de la sociedad islandesa. La escultura es sencilla, compuesta por esos tres arpones y dos bustos sencillos que se funden uno con otro, como si quisieran avistar tierra o encontrar una ballena errante con la que acabar la jornada interminable de pesca. Lo que es realmente extraño, es que a los lados de la carretera que lleva al monumento hay varias esferas que representan los planetas del sistema solar con carteles que explican cual es cada uno. Al principio puede parecer chocante, pero es que éste es el Sendero de la Naturaleza. Reducidos a una escala de 1: 2.000.000.000, la distancia entre ellos es proporcionalmente exacta a la que tienen en el universo. Así, caminar desde el Sol hasta Neptuno nos llevaría unos 2,8 kilómetros (casi una hora de camino) y si queremos llegar hasta Plutón.... Mejor no pensarlo, por que casi ni sale en el mapa de la región. Otra de las curiosidades que nos espera en nuestro camino hacia el sur de Islandia.