Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Vác?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Vác

24 colaboradores

10 cosas que hacer en Vác

Jardines en Vác
Parque Posta
En el centro del pequeño pueblito húngaro de Vac (pronunciado por los locales como “Vats”), se encuentra el Parque Posta. Financiado por el servicio postal de la ciudad, este sitio es una de las áreas verdes más bonitas de la ciudad. Es visitado principalmente por locales, y cuenta con estatuas, fuentes y monumentos relacionados con la historia del correo tanto en el pueblo como en el resto de Hungría. En el costado norte del parque se encuentra una escultura dedicada a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. En 1944, Vác fue capturado por el Ejército Soviético del Segundo Frente Ucraniano, durante la Ofensiva de Budapest. Decenas de edificios históricos fueron dañados durante la guerra, y cientos de habitantes murieron en el lugar. Los nombres inscritos en mármol que se encuentran al centro del parque son precisamente de quienes no sobrevivieron a la ofensiva en el pueblo. Al oeste del sitio se encuentra la Oficina Central de Correos de Vác. Este edificio, propiedad de “Magyar Posta” fue construido en 1930, y es uno de los pocos sitios que no resultaron dañados durante la guerra. Si bien el sitio no está preparado para el turismo, se puede ingresar de manera gratuita. Merece la pena observar la arquitectura tanto interior como exterior del lugar.
Plazas en Vác
Plaza Central
La Plaza Principal de Vác es sin duda alguna el atractivo más importante y visitado de este pequeño pueblito húngaro a orillas del Danubio. Se ubica a unos 10 minutos de caminata desde la Estación Central de Trenes, desde donde parten servicios a Budapest cada media hora. En el centro de la plaza se encuentra una serie de ruinas que datan de los siglos XIII y XIV, que son considerados los vestigios más antiguos de la ciudad. Actualmente se está llevando a cabo un proyecto de restauración en el sitio, por lo que las ruinas no pueden verse en su totalidad. Al costado oeste de la plaza se encuentra la Alcaldía de Vác; un edificio barroco del Siglo XVIII, además de un hospital que ha estado en funcionamiento desde mediados de 1700. Si decides hacer una visita a Vác desde Budapest, pasar un rato en la Plaza Central debe estar entre tu lista de prioridades. Siendo una de las poblaciones más bonitas de Hungría, Vác tiene un casco histórico que no le pide nada a los de muchas otras ciudades turísticas, y sin embargo conserva ese ambiente tranquilo y local que muchos turistas agradecemos infinitamente.
Jardines en Vác
Plaza Március 15
La Plaza Marcius 15 se encuentra dentro del casco histórico de la ciudad de Vác, en Hungría. Es uno de los sitios más históricos de la localidad, y un imperdible turístico para quienquiera que visite este pequeño pueblo a orillas del Danubio. Al costado este se encuentra el Consulado de Eslovaquia, en un edificio que data de Siglo XVIII y que fue restaurado al mismo tiempo que las ruinas de la Plaza Central. Frente a él, el famoso “Palacio del Obispo” se encuentra en el que es considerado como el edificio más antiguo de Vác. Hoy en día, en el sitio se ha montado una escuela y un espacio para exhibiciones temporales. La entrada al lugar cuesta 100 fórints (30 céntimos de euro). Entre las esculturas más representativas de la plaza está la de una mujer ondeando una bandera, que está acompañada de la inscripción “1914-1918”, período que duró la Primera Guerra Mundial. Durante este período histórico, Hungría aún pertenecía al Imperio Austro-Húngaro
Templos en Vác
Templo Blanco de Vác
El “Templo Blanco” o “Templo de Santa María” de Vác se encuentra en el costado sur de la Plaza Principal del pueblo. Su construcción inició en el año de 1699, y fue consagrada en 1755. Su estilo arquitectónico es una mezcla entre el Barroco y el Rococó. Al exterior, la fachada muestra un edificio de nave única, con una cruz patriarcal en extremo superior. Las dos esculturas de la parte central representan a Santo Domingo y San Imre, mientras que la que se ubica en el nicho superior representa a la Virgen María. El interior –predominantemente Rococó- resalta por las pinturas que se encuentran en el altar. La más grande representa una de las escenas más importantes de la historia de Hungría: la Batalla contra los Turcos. El cuadro en la parte inferior muestra al Papa Pío. Durante una serie de trabajos de renovación que se llevaron a cabo en la iglesia, fue descubierta una cripta debajo del edificio. Dentro de ella, se encontraron restos humanos momificados naturalmente. Estos fueron trasladados al Museo Natural de Historia de Hungría en Budapest, donde se conservan en una sala especial de restos antropológicos. La entrada al templo es gratuita, y es uno de los sitios a los que hay que ir si se visita el pueblo de Vác.
Monumentos Históricos en Vác
Arco Triunfal
Una de las particularidades que tiene Hungría respecto a otros países europeos es la ausencia casi total de Arcos del Triunfo en su territorio. Durante sus largos y complejos períodos históricos, en territorio húngaro solamente se construyó un “Arco Triunfal”. Se encuentra al norte de la Plaza Central de Vác, un pueblo al norte de Budapest y puede ser visitado sin demasiado esfuerzo por cualquiera que se plantee hacer un pequeño viaje desde la capital húngara. El arco fue construido por Kristóf Migazzi en 1764 en honor a la visita de María Teresa. La entonces reina llegó en un barco a través del río Danubio desde Bratislava, y fue trasladada hasta el arco en carruaje. Cuando se enteró que el monumento había sido construido en solo cinco meses, decidió bajarse de su asiento y caminar a través de la puerta. El monumento –de 20 metros de altura- fue diseñado por Isidore Canevale, un arquitecto austríaco. En la parte superior se encuentran las estatuas de dos águilas sosteniendo flores, además de un relieve que muestra a los miembros de la familia real. También se instaló un relieve dedicado a María Teresa y al Emperador Francis I. Hoy en día, los locales se refieren al sitio como “Stone Gate”. Para llegar, basta con seguir caminando por la avenida frente a la Iglesia Blanca de Vác , y en diez minutos se llega al arco.
Jardines en Vác
Parque Felso Gombas
El Parque Felso Gombas se encuentra en el costado oeste del pequeño pueblito húngaro de Vác. Es uno de los espacios al aire libre desde los que se puede tener acceso a la orilla del Río Danubio, y un sitio que merece la pena visitar si se está en la ciudad. No es raro que dentro del parque haya locales y turistas húngaros relajándose a la orilla del río con una fogata al lado. El sitio es especialmente popular entre los residentes, debido a que no es necesario pagar para ingresar, y en días de verano resulta el sitio ideal para pasar una tarde. Para llegar se puede elegir entre caminar a la orilla del río desde la Estación de Trenes de Vác o tomar una ruta un poco más histórica. Desde la estación, se puede seguir la avenida principal hacia el norte, pasando por la Plaza Principal y el Parque Marcius. Siguiendo con rumbo norte, se cruza el Arco Triunfal de Vác (el único en todo el territorio de Hungría) y se gira a la izquierda. La bajada lleva directamente al Parque Felso Gombas, pasando por una serie de mansiones en la zona con mayor poder adquisitivo de la región.
Plazas en Vác
Plaza Váci Remete
El “ermitaño de Vác” es un personaje que aparece en muchos libros históricos que hablan sobre el pueblo húngaro de Vác, ubicado a orillas del Danubio. Según la leyenda, en los bosques alrededor del pueblo vivía un ermitaño que era capaz de predecir el futuro. Vivía alejado de la civilización, y únicamente salía al pueblo cuando tenía una predicción importante que comunicar. En una ocasión, el ermitaño salió del bosque y anunció que el Príncipe Géza (“el gran príncipe de los húngaros”) ganaría la batalla contra el Rey Salomón. En cuanto el príncipe se enteró de la predicción, decidió reunirse con el ermitaño, por lo que acudió al bosque. En lugar del ermitaño, encontró un venado con velas en los cuernos. El príncipe tomó este acontecimiento como algo sagrado, por lo que decidió establecer una iglesia en el lugar. Hoy en día, el sitio en el que originalmente se construyó la iglesia ha sido devorado por el crecimiento de la ciudad de Vác. El sitio ya no es más parte del bosque, sino que se ha convertido en una de las plazas más importantes del pueblo. Se puede llegar caminando unos diez minutos desde la estación de trenes o desde la Plaza Central de Vác.
Catedrales en Vác
Catedral de Vác
La Catedral de Vác es sin duda alguna el edificio más impresionante que puede visitarse en este pueblito húngaro a orillas del Danubio. Construida frente a la Plaza Konstantin, se trata de la cuarta Iglesia construida desde la fundación de la ciudad. El estilo arquitectónico es una mezcla entre el neo-Clásico francés y el Barroco tardío. Las estatuas en la fachada del edificio fueron obra de Joseph Bechet. La fachada principal –con dos torres- hace frente al río Danubio. Su estructura soporta cinco campanas y una cúpula de 38 metros de diámetro. Los relojes de la fachada provienen de la Sociedad Rancz. Si bien el sitio no está abierto a los turistas, puede visitarse durante las celebraciones religiosas. Se pueden hacer fotografías de las paredes laterales, pero no del altar principal. Los frescos –obra de Franz Anton Maulbertsch- son quizás el atractivo principal del interior de la catedral. Estos representan a catorce santos húngaros, la Santísima Trinidad y la Asunción de María. El altar principal data del año de 1771 y es una representación de la “Visitación” de la virgen María a su pariente Isabel, entonces embarazada de Juan el Bautista. Además, a los laterales del edificio hay otros cuatro altares diseñados por Kremser Schmidt que muestran a San Antonio de Padua, la Asunción de María, el Arcángel Miguel y San Juan Nepomuceno.
Iglesias en Vác
Templo de Santa Ana
La primera piedra de la Iglesia de Santa Anna en Vác fue colocada en el año de 1725. En 1727, un grupo de padres tomó posesión del monasterio, y construyó una capilla y una escuela en el terreno adyacente. La Iglesia fue finalmente completada en 1745, cuando fue consagrada por el Obispo Vicario Ferenc Kalo. La arquitectura del sitio muestra elementos del estilo barroco, con dos torres, dos campanas y la fachada haciendo frente al río Danubio. Pocos años después, el sitio fue convertido en un cuartel militar, que ocupó la Iglesia de Santa Anna durante más de once años. En 1796, el sitio fue restaurado y volvió a ser propiedad del grupo religioso original. En 1948, la escuela y el monasterio fueron nacionalizadas. Se construyó una barda entre estos edificios y la iglesia para dejar clara la nueva división. Dentro de la Iglesia se encuentran pinturas que representan al Profeta Isaías, San Juan el Bautista y San Juan Nepomuceno. El púlpito muestra cierto parecido al de la Catedral de Vác (que se encuentra a apenas dos cuadras de distancia), ya que ambos fueron influenciados por las ideas del Monje Oswald Gaspar Pious, que además de pertenecer a la congregación, tenía estudios en arquitectura.
Jardines en Vác
Parque Deuil la Barre
El Parque Deuil-la Barre se encuentra a orillas del río Danubio, a la altura de la ciudad húngara de Vác. Es una de las áreas naturales más bonitas y mejor conservadas del lugar, además de que funciona también como puerto para la salida de ferris hacia distintas ciudades húngaras y extranjeras a la orilla del río. Durante los fines de semana, en el parque se pueden encontrar familias y grupos de amigos paseando por el lugar. Desde la entrada se alcanzan a ver las torres y cúpulas de las iglesias que caracterizan el horizonte de la ciudad, además de una serie de esculturas creadas por artistas locales. A la salida, una bandera húngara y el nombre del pueblo dan la bienvenida a quien llega por agua a la población. Si bien la mayoría de las rutas de ferri desde Vác son desde y hacia Budapest, también hay una ruta hacia Bratislava (capital de Eslovaquia) y Viena en Austria. El parque es un buen lugar para pasear después de haber recorrido el casco histórico de Vác. Si bien no es tan popular entre los turistas, sirve como punto de acercamiento a la vida diaria de la ciudad. La entrada es gratuita y se puede llegar caminando unos diez minutos desde la estación de trenes.