MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Esztergom?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Esztergom

26 colaboradores

9 cosas que hacer en Esztergom

Monumentos Históricos en Esztergom
1 actividad
Iglesias en Esztergom
Iglesia de Santa Ana
El Templo de Santa Ana (mejor conocido por los locales como “La Iglesia Redonda”) es un templo católico ubicado en la ciudad húngara de Esztergom, cerca de la frontera con Eslovaquia. El edificio –de estilo neo-Clásico- comenzó a construirse en 1828 y fue inaugurado a finales de 1837. Fue el arzobispo Sándor Rudnay quien expresó por primera vez la necesidad de construir un templo en la zona sur de la ciudad, con el fin de darles un sitio de oración a los fieles del lugar. Durante los primeros años de construcción del lugar, Rudnay enfermó gravemente, por lo que los trabajos fueron acelerados. En 1931, la estructura del edificio estaba prácticamente terminada, por lo que el entonces arzobispo acudió para colocar una gran cruz en el domo. Una semana después, Rudnay murió en su casa. Después de la muerte de su principal impulsor, la construcción del templo se prologó por años. No fue sino hasta 1837 que el sitio estaba finalizado. En 1900 se llevó a cabo una serie de renovaciones en el exterior e interior del edificio. El arquitecto y pintor Storno Ferenc se encargó de los frescos que adornan las paredes y los techos del templo. Afuera de la Iglesia –que puede ser visitada de manera gratuita, con la única regla de no tomar fotografías al interior- se encuentra también un parque público y un atrio que sirve como lugar de reunión para los locales.
Iglesias en Esztergom
Templo de San Pedro y San Pablo
El Templo de San Pedro y San Pablo de Esztergom se encuentra a pocos pasos de la orilla del río Danubio, justo en la frontera entre Hungría y Eslovaquia. Su única torre caracteriza el horizonte entero de la ciudad, con un reloj en cada una de sus caras y una cruz en el extremo superior. Si bien sobrio a comparación de otros recintos religiosos en el resto de Hungría, el interior barroco destaca sobre todo por la cantidad de mármol que fue utilizada durante su construcción. El altar principal fue construido por Gyorgy Kiss, reemplazando el que se encontraba anteriormente, que había sido dañado severamente por el deterioro y la falta de mantenimiento. Durante años recientes, las pinturas dentro de la iglesia y los frescos en el techo del edificio fueron restaurados. Igualmente, el atrio frente a la fachada fue reconstruido como parte de un proyecto de embellecimiento que involucró a prácticamente todos los edificios y calles del casco histórico de Esztergom. El sitio puede ser visitado de manera gratuita y –a diferencia de la mayoría de templos en la ciudad-, aquí las fotografías están permitidas sin mayor problema. Es uno de los pequeños rincones que en conjunto hacen que Esztergom sea un bonito destino de fin de semana desde Budapest.
Plazas en Esztergom
Plaza Central de Esztergom
La Plaza Central de Esztergom es sin duda alguna el mayor atractivo de esta ciudad húngara a orillas del Danubio. También conocida como “Plaza Széchenyi”, fue completamente reconstruida en 2006 siguiendo fielmente el estilo original. Está rodeada principalmente de edificios de estilo barroco, entre los cuales destaca el Ayuntamiento de la Ciudad, donde se conserva la versión original del escudo de armas de Esztergom. Este edificio fue construido en el año de 1689, y sin embargo fue reducido a cenizas por un incendio en 1750. Su reconstrucción fue llevada a cabo bajo el liderazgo del arquitecto Antal Hartmann, quien también fue responsable de la fuente ubicada en la plaza central. Durante los últimos años, la plaza ha sido el escenario de un crecimiento nunca antes visto en cantidad de turistas. Decenas de pequeños cafés y restaurantes abrieron sus puertas dentro del lugar, haciendo de Esztergom un sitio aún más atractivo para los visitantes. La gran mayoría de quienes pasean por la ciudad son habitantes de Budapest, sin embargo con el tiempo ha comenzado a llegar más gente tanto del resto de Hungría como de la cercana Eslovaquia. Si bien los principales atractivos de la ciudad se encuentran en los alrededores de la catedral, la Plaza Central es un rincón imperdible si decides pasear un fin de semana en Esztergom.
Jardines en Esztergom
Parque Duna Sétány
Aparte del Rio Danubio, el Parque Dona Sétány es uno de los sitios más bonitos para pasear en la ciudad Húngara de Esztergom. Un sendero natural que sigue el curso de un pequeño arroyo atraviesa el centro de la ciudad y sigue a un costado de la Plaza Central hasta desembocar en el Danubio a la altura de la frontera entre Hungría y Eslovaquia. Durante el otoño, los tonos amarillos y marrones ocupan ambos costados del sitio, que fue convertido en parque público por el gobierno municipal de Esztergom. Un paseo que me gustó mucho y que incluye al Parque Dona Sétány es el que va desde la Plaza Central de Esztergom hasta la Basílica de la ciudad. El trayecto dura unos veinte minutos y es muy agradable si quieres recorrer algo de la ciudad en un ambiente un poco más natural. Históricamente, el sitio formó parte de la Ciudad Real desde el momento de su designación. En 1895 se construyó el primer puente –llamado “Bottyán Híd”-, mientras que el famoso “Puente de la Paz” se inauguró en 1960. A lo largo del parque corría también el Sistema de Agua de Esztergom, que abastecía a la ciudad desde la orilla del Danubio.
Jardines en Esztergom
Parque Erzsébet
Extendiéndose desde la Basílica de Esztergom hasta el río Danubio en la frontera Eslovaco-Húngara, el Parque Erzsebet es uno de los sitios históricos que componen el casco de la “ciudad real de Hungría”. Originalmente fue utilizado como fortaleza para impedir ataques desde el Danubio hacia la ciudad; una gran muralla de la cual aún quedan restos fue levantada y quedó como símbolo de la resistencia húngara a la Invasión de los Turcos. Durante la Segunda Guerra Mundial, el muro (que aún se conservaba entero) fue destruido casi totalmente, mientras que una crecida en el río Danubio durante la década de 1990 se encargó de sepultar buena parte de sus restos bajo el lodo. Hoy en día, el parque se considera parte del complejo que incluye al Castillo de Esztergom, la Basílica y el Puente de Kossuth. Puede ser visitado de manera gratuita y es un sitio agradable para pasear cerca del casco histórico de la ciudad húngara. Desde aquí se alcanza a ver el Puente María Valeria que lleva hacia Eslovaquia, y también la torre de la Iglesia de Sturovo, al otro lado del Danubio. Dentro del parque hay también un monumento dedicado a John III Sobieski, una de las principales figuras de la guerra anti-otomana en Europa.
Iglesias en Esztergom
Templo de San Ignacio
La Parroquia de San Ignacio de Esztergom se encuentra en la Plaza Mindszenty, cerca del puente María Valéria en la frontera entre Hungría y Eslovaquia. Es conocida entre los locales como “La Iglesia de las Dos Torres” y ha sido uno de los edificios con más importancia histórica para la ciudad entera. Desde el día de su inauguración ha sido utilizada como sede del Departamento de Víziváros, como Catedral y como Ayuntamiento. A un costado se ubica el Palacio del Arzobispo, el Museo Cristiano de Esztergom y la Biblioteca Simor Konyvtar. La historia del templo comienza en 1594, cuando una pequeña capilla de nave única y sin torre fue construida por un grupo de habitantes de la ciudad. Durante la Ocupación Otomana, el sitio fue destruido, y no fue hasta la Expulsión de los Turcos en 1683 que se planteó la construcción de un nuevo recinto religioso de mayor tamaño, cuya inauguración finalmente tuvo lugar en 1738. Cuando la Iglesia fue construida, las regulaciones locales impedían la construcción de torres en las cercanías del Castillo de Esztergom, sin embargo, en 1788 se levantaron las restricciones y pudieron ser construidas las dos torres que hoy en día caracterizan al edificio. Durante la Segunda Guerra Mundial, el santuario, el altar y el órgano de la iglesia fueron destruidos casi totalmente. El sitio fue reconstruido en 1980 y el último proyecto de restauración tuvo lugar en 2012.
Castillos en Esztergom
Castillo de Esztergom
Sin duda alguna, el Castillo de Esztergom es el principal atractivo de la ciudad homónima. Se encuentra en lo alto de una colina al costado del río Danubio, a pocos metros de la frontera entre Hungría y Eslovaquia. El sitio es en realidad un conjunto de antiguas murallas, rotondas y bastiones que anteriormente formaban parte de un gran complejo que fue deteriorándose con el paso del tiempo, las guerras y las crecidas del Danubio. La entrada al castillo como tal se encuentra en la parte superior, sin embargo el complejo comienza desde la base de la colina, no muy lejos de la Parroquia de San Ignacio. Ahí, una antigua escalinata lleva hasta la Basílica de la Ciudad, que se encuentra también en lo alto. La gran mayoría de los trabajos de restauración del castillo y sus alrededores se llevó a cabo durante la década de 1930, sin embargo aún al día de hoy se siguen realizando excavaciones con el fin de rescatar en su totalidad el esplendor del sitio. La entrada al castillo es gratuita excepto por la capilla interior, por la cual se cobran alrededor de 1000 fórints (poco más de tres euros). Al interior de esta se encuentran frescos que datan del Siglo XII y pinturas originales del Renacimiento Húngaro.
1 actividad
Iglesias en Esztergom
Templo de Santa Ana de Fovaros
Considerado uno de los edificios barrocos más antiguos de Esztergom, el Templo de Santa Ana se encuentra en el casco histórico de esta ciudad, muy cerca de la frontera con Eslovaquia. Fue construido a un costado de las ruinas del Monasterio de la Virgen María. El templo original comenzó a ser construido en 1224 por monjes Franciscanos. En el sitio fue enterrado el Rey Bela IV de Hungría, aunque la ubicación exacta de su tumba no ha podido ser establecida con exactitud. Durante la Invasión Mongola, el sitio fue reducido a escombros, al igual que buena parte de Esztergom y Sturovo, en el lado eslovaco del Danubio. El edificio actual conserva el estilo posterior a la Ocupación Turca. Entre 1700 y 1717 se llevaron a cabo trabajos de restauración, mientras que en 1753 se construyó la característica torre que hoy en día sobresale desde cualquier punto dentro y fuera de Esztergom. El sitio puede ser visitado de manera gratuita durante los horarios de misa. Sin embargo, las fotografías están estrictamente prohibidas en el interior de la iglesia. Su ubicación céntrica, su gran historia y su extraordinario valor arquitectónico lo hacen uno de los rincones más bonitos de esta ciudad húngara a orillas del Danubio.