Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Eger?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Eger

24 colaboradores

10 cosas que hacer en Eger

Palacios en Eger
Érseki palotaegyüttes - Complejo del Palacio del Arzobispo
El “Érseki palotaegyüttes” (o “Complejo del Palacio del Arzobispo” traducido del idioma húngaro) se encuentra a un costado de la Catedral de Eger, en Hungría. Es uno de los edificios más grandes de la ciudad y un complejo histórico de gran importancia arquitectónica para el país entero. El palacio original fue construido bajo órdenes del obispo Gabor Erdődy en el año de 1715. Fue el arquitecto Giovanni Battista Carlone quien se encargó de la realización del proyecto, que terminó más de diecisiete años después, en 1732. El complejo contaba con amplios jardines, piscinas y numerosas especies de árboles que formaban parte del recinto. En la actualidad, el jardín exterior aún conserva varias de las estatuas originales, así como las fachadas de los distintos edificios que lo rodean. En el centro se encuentra una estatua de Carlos Eszterhazy, quien pasó en el lugar catorce años desde 1761 hasta 1775 después de haber servido como Obispo de la ciudad de Vác por poco más de dos años. En la actualidad, los jardines del antiguo complejo pueden visitarse de manera gratuita. Por otra parte, en los edificios interiores se encuentra un museo en el que se conservan objetos de la oficina del arzobispado. Para ingresar, hay que dirigirse al Centro de Visitantes y pagar entre 700 y 1500 florines (de dos a cinco euros) dependiendo de la edad y de si se es o no estudiante en algún país de la Comunidad Europea.
Jardines en Eger
Jardines de Érsekkert
El “Érsekkert” (o “Parque del Obispo”) se encuentra en la zona sur de la ciudad de Eger, en Hungría. Es uno de los parques públicos más extensos e importantes de la ciudad. Originalmente era utilizado como terreno de cacería, y no fue sino hasta el obispado de Gabor Erdődy que se comenzaron a colocar ornamentos y facilidades para el público en general. Hoy en día, es un sitio que además de reunir a locales y visitantes en una zona al aire libre, conmemora a varios personajes de la historia húngara –especialmente aquellos que lucharon durante la Revolución de 1956. Durante los días de primavera y verano, en el parque se llevan a cabo conciertos y eventos culturales organizados por el gobierno municipal. En el sitio se encuentra también una instalación deportiva que es usada principalmente por vecinos de alrededor durante las mañanas. Un dato curioso es que durante el período comunista de Hungría, el parque era llamado oficialmente “Népkertnek” (o “Parque del Pueblo” en idioma húngaro). Si bien después de la revolución del ´56 muchos de los nombres alusivos al comunismo fueron eliminados, el de este sitio permaneció hasta 1990, cuando el gobierno local decidió revertir su nombre a aquél que tenía originalmente.
Plazas en Eger
Plaza Hatvani Kapu - Hatvani Kapu tér
La “Hatvani Kapu tér” (o “Plaza Hatvani Kapu”) se encuentra al sur del casco histórico de la ciudad de Eger, en Hungría. Anteriormente, en el sitio se alzaba una de las “puertas de la ciudad”, que fue desmantelada en el año de 1836. A su largo de su historia, el sitio ha cambiado de nombre y propósito de acuerdo a los diversos acontecimientos y situaciones políticas por las que el país pasó desde su fundación. A finales del Siglo XIX, el sitio fue nombrado “Hunyadi tér” (“Plaza Hunyadi”) en honor a Hunyadi János, un comandante conocido como “El azote de los turcos”. Este militar es considerado como uno de los más significativos de toda Europa, habiéndose enfrentado con los invasores turcos desde 1437 hasta su muerte en 1456. Hoy en día, en el parque hay monumentos principalmente dedicados tanto al comandante Hunyadi como a quienes lucharon en la revolución de 1956 contra el gobierno comunista en territorio húngaro. El sitio se encuentra frente al cine de la ciudad, en el camino desde la Estación de Trenes de Eger hacia el Centro Histórico y el castillo de la ciudad, por lo que puede ser fácilmente incluido en un paseo a pie por esta verdaderamente bella ciudad húngara.
Iglesias en Eger
Basílica de Eger - Egri Bazilika
(1)
La Basílica de Eger es uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad de Eger, al noreste de Hungría. Se trata del único edificio de estilo clásico en la ciudad, y la segunda iglesia más grande del país. Comenzó a construirse en el año de 1831 y abrió sus puertas cinco años más tarde, a finales de 1836. El interior es uno de los sitios más bonitos que he visitado en toda Hungría, y un excelente sitio para comenzar una excursión por esta tremendamente subestimada ciudad. La iglesia está conformada por tres naves y una enorme cúpula de 40 metros de altura. Destaca el órgano de la parte superior, que fue construido en la ciudad de Salzburgo (hoy parte de Austria) a finales del Siglo XIX. El obispo János Pyrker –quien ordenó la construcción de la basílica- fue enterrado en una cripta dentro de la iglesia. El ingreso a la catedral es gratuito y –a diferencia de buena parte de las iglesias en la ciudad-, ésta puede ser visitada aún fuera de los horarios de misa. Las fotografías también están permitidas en el interior. Para llegar, basta con caminar unos veinte minutos desde la estación de trenes, o quince desde el Castillo de Eger.
Calles en Eger
Avenida Szechényi István
La Avenida Széchenyi István (“Szechenyi István Utca” en idioma húngaro) es la avenida peatonal más importante de la ciudad de Eger, al noreste de Hungría. Durante tiempos medievales, esta era la principal ruta entre el centro de la localidad y el castillo que se encuentra a lo alto de una colina. Con el paso de los años, el sitio ha recibido numerosos nombres de acuerdo con los personajes históricos ejemplares para los gobiernos nacionales en turno. A lo largo de la avenida se encuentran construcciones importantísimas como el Palacio del Arzobispo y la Basílica de Eger. Caminando desde la estación de trenes (en el extremo sur de la ciudad) hasta la plaza principal, se atraviesa prácticamente toda la avenida, pasando frente a pequeños cafés, restaurantes, pastelerías y tiendas de recuerdos y artesanías que hacen muy agradable la caminata. Al final de la avenida se encuentra un edificio poco conocido pero que sin embargo tiene una gran historia: el Edificio de Correos de Eger. De estilo neo-barroco, fue construido bajo los planes de Gyula Walder en lo que anteriormente había sido una bodega de artillería militar. En 1550 se iniciaron los primeros vuelos postales hacia Bratislava y Viena, que partían desde una pequeña pista de aterrizaje en las afueras de la ciudad.
Templos en Eger
Templo de San Franscico
El Templo de San Francisco se ubica en el corazón histórico de la ciudad de Eger, al norte de Hungría, y es uno de los edificios de mayor importancia histórica de la ciudad. Durante el año de 1596, la invasión de Imperio Otomano en territorio de la actual Hungría terminó por avanzar hasta la zona norte del país, cayendo Eger en dominio turco a finales del año. Prácticamente todos los habitantes de la ciudad –en especial aquellos relacionados con organizaciones religiosas- huyeron lo más rápido que pudieron. Sin embargo, los Franciscanos se quedaron, ganándose el respeto de los locales que permanecieron y de sus futuras generaciones. Al día de hoy, el sitio sigue siendo conocido como el “Templo de los Amigos Franciscanos” por la población local. Hoy en día, el templo sigue teniendo una gran importancia religiosa; sin embargo, es también uno de los sitios más visitados por los turistas que hacen una excursión a Eger desde Budapest. Se trata de un edificio de estilo barroco con un altar gigantesco coronado por un pequeño domo. En el púlpito –que se encuentra al costado derecho- se encuentran relieves que muestran escenas de la vida de Jesucristo. Una curiosidad del lugar es que –ya que el edificio no es especialmente grande-, se tuvo que construir una nave adyacente dedicada a los confesionarios una vez que el número de visitantes al lugar comenzó a aumentar.
Centros Comerciales en Eger
Agria Park
En el año de 2008, una antigua plaza ubicada en el centro de la ciudad de Eger, al noreste de Hungría, fue adaptada para construir un gran centro comercial que combinara los elementos históricos del sitio original con un complejo de locales de entretenimiento y marcas internacionales. Fue así que nació “Agria Park”; hoy considerado el mall más importante dela ciudad. El centro comercial cuenta con cuatro pisos en los que se reparten numerosos negocios de ropa, calzado, libros y servicios, además de un complejo de cine. En el exterior de la plaza, la Torre del Agua (construida en 1896) permanece como testigo del pasado histórico del lugar. Esta fue levantada junto con una fuente cercana por la Fábrica Real de Tabaco Húngaro, que se encontraba a un costado de lo que hoy es el centro comercial. Con las nuevas construcciones, la torre fue remodelada para devolverla a su estado original después de haber estado abandonada durante años. Hoy en día, el “Agria Park” es el punto de reunión por excelencia de los chicos locales, y un buen lugar para hacer alguna compra o simplemente comer en alguno de los locales de la planta alta. Ubicado a un costado de la Terminal de Autobuses de Eger, es realmente conveniente aún si se está recorriendo la ciudad como parte de una excursión de un día desde Budapest.
Cementerios en Eger
Cementerio Kisasszony
Si bien el Cementerio Kisasszony no se encuentra entre los atractivos turísticos más famosos de la ciudad de Eger, me parece que fue una buena decisión hacer la caminata de poco más de un kilómetro desde el centro de la ciudad para visitarlo. Se trata de un antiguo lugar construido en 1779 en el que han sido enterrados algunos de los personajes más ilustres de la región, sin embargo, debido al paso del tiempo y la falta de mantenimiento, buena parte de las tumbas se encuentran ilegibles. En el interior del lugar se encuentra la pequeña Capilla de la Virgen María, alrededor de la cual comenzaron a colocarse tumbas después de que los cementerios al costado este de la ciudad llegaran al tope de su capacidad. Además de la iglesia y las tumbas adornadas con banderas húngaras y ofrendas de familiares, el sitio merece la pena por las vistas que se tienen de la parte alta de la ciudad y el Castillo de Eger que se encuentra a unos dos kilómetros de distancia. Para llegar, se puede ir desde el centro histórico hasta la Estación Central de Autobuses, para después caminar en línea recta por la Avenida Bartalos Gyula, que termina justamente en la entrada al cementerio.
Miradores en Eger
Minarete de Eger
El Minarete de Eger es uno de los sitios más interesantes que pueden encontrarse en esta ciudad al noreste de Hungría. Se trata de un antiguo legado de la ocupación del Imperio Otomano en territorio húngaro que ha sido preservado de manera extraordinaria desde su construcción en el Siglo XVII. Durante el dominio otomano, el minarete era usado para cantar los llamados a la oración, como se sigue haciendo hoy en día en países de mayoría musulmana. Sin embargo, después de que los turcos dejaran el país, el sitio perdió su objetivo original, y fue transformado en un atractivo turístico para los visitantes que se atreven a subirlo. Y es que si algo hay que decir es que subir a la punta del minarete no es una actividad adecuada para claustrofóbicos ni para quienes temen a las alturas. Se trata de una torre realmente angosta en la que lo único que hay es una escalera en espiral que parece interminable una vez que comienza a subirse. Se entra por una pequeña puerta de piedra y se comienza a subir en la total oscuridad, que no termina hasta que se llega al final. Un truco que recomiendo (después de haberlo pasado un poco mal ahí dentro) es ir contando los escalones para tener una idea de cuánto se ha avanzado (son 97 en total). Una vez en la punta, el espacio es extremadamente reducido; hay apenas unos cuarenta centímetros para apoyarse y un barandal que francamente no inspira mucha confianza. Las ráfagas de viento y las vistas alucinantes dan bastante miedo al inicio; sin embargo, el sitio es inmejorable para ver la ciudad desde lo alto y hacer fotografías espectaculares. Teniendo en cuenta que la entrada cuesta apenas 300 florines (menos de un euro), podemos decir que es un imperdible de Eger.
Castillos en Eger
Castillo de Eger - Egri Var
El Castillo de Eger es el principal atractivo de la ciudad, y uno de los sitios más alucinantes que he visto en toda Hungría. Se encuentra a lo alto de una colina en la zona este de la ciudad, y consiste en una fortaleza interior resguardada por seis bastiones de piedra y una torre central. Un dato interesante es que el castillo fue construido sobre una fortaleza aún más antigua que parece haber sido levantada por los Hunos. El principal objetivo del castillo era defender a la ciudad de la expansión del Imperio Otomano en territorio húngaro. Su resistencia se puso a prueba durante el Asedio de Eger, en el que un ejército de más de 35,000 hombres intentó tomar la localidad. Después de cinco asaltos y 39 días de batalla, los turcos se retiraron en lo que sería una de sus primeras y contadas derrotas en territorio magiar. En la actualidad, el castillo retiene una magia indescriptible que puede sentirse sólo visitándolo. Realmente consigue transportarte a aquél mundo de batallas, imperios, ejércitos y fortalezas que tan lejano nos parece hoy en día. Para pasear por todo el complejo es necesario comprar un boleto en la puerta principal. La tarifa para adultos es de 800 florines húngaros (menos de tres euros), mientras que para estudiantes y personas menores de 26 años, se hace un descuento del 50%.