Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Bormes-les-Mimosas?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Bormes-les-Mimosas

17 colaboradores

8 cosas que hacer en Bormes-les-Mimosas

Pueblos en Bormes-les-Mimosas
Bormes les Mimosas
(3)
Bormes Le Mimosa es una visita obligada cuando se viaja a la Provença, yo he ido varias veces porque es encantador, tiene unas vistas preciosa y unas callejuelas dignas de ver y como no destacar sus flores por todas partes, jardines muy bien cuidados, este rinconcito hace volver.
Iglesias en Bormes-les-Mimosas
Iglesia de San Francisco de Paula y el viejo molino
(1)
Al llegar en coche al pequeño pueblo de Borme La Mimosas, cosa totalmente recomendable para disfrutar del lugar sin aglomeraciones de grupos de turistas de excursiones organizadas, aparquemos en uno de los puntos más altos del mismo. Hay un aparcamiento amplio y cómodo desde donde se tiene la mejor vista de uno de los caseríos mas bellos del país galo. Precisamente junto al estacionamiento encontramos el viejo molino, resto de una vieja molienda medieval, perfectamente conservado en su base, aunque vacío y sin techo ni aspas. Mas bien parece el resto de una torre medieval. Un poco más abajo, en dirección al pueblo encontramos la iglesia de San Francisco de Paula, pequeña y montañesa por fuera, sencilla y muy mediterranea por dentro. Los vitrales dejan filtrar justo la luz necesaria para dar un tono cálido al interior y reflejar en las paredes los colores que ideó el fundidor. Sólo un par de retablos y un silencio sólo roto por el viento al pasar entre las agujas de pino parecen ser lo suficientemente valiosos como para sacarnos de nuestro momento de calma y reflexión.
Playas en Bormes-les-Mimosas
(1)
Información Turística en Bormes-les-Mimosas
Un paseo por Bormes Les Mimosas
(2)
Cuando planeé las visitas que haría durante mi escala en Toulon, uno de los lugares elegidos fue Bormes Les Mimosas. Simplemente lo escogí al ver unas pocas fotos. Al momento me sentí atraido por su luz, por una luz que sólo se encuentra en el sur de Francia. Aunque claro, yo no fui el único en descubrirlo, ni el primero. No es por casualidad que el presidente de la República Francesa la viva como lugar de retiro y de respiro. Tampoco que durante los meses de verano sea invadida por galos y extraños, que buscan la tranquilidad, el aire vivificante y la cercanía al mar con un toque montañés. Ya de por sí la arquitectura del pueblo llama la atención por sus calles estrechas y laberínticas, que se extienden desde la carretera principal, que lleva a Saint Tropez, hasta el mismo pie del castillo. Todas las calles, por pequeñas que sean, tienen algo encantador: una hiedra que cubre la pared, un balcón sobre un arco, una cafeteria con encanto que ocupa un pasadizo entre dos calles. Todo tiene un regusto provenzal que es dificil de encontrar en otro pueblo de la zona. Aparte de los monumentos que adornan el pueblo, varias tiendas y comercios de productos de la Provenza (jabones, aceites y lavandas varias) acaban de llenar el cupo que lo convierten en visita obligada y encantada.
Castillos en Bormes-les-Mimosas
Castillo de Bormes Les Mimosas
(2)
Con vistas a los tejados de color terracota de la ciudad medieval, es el punto más alto del pueblo (104 m). Construido entre los siglos XIII y XIV, es el testimonio del paso y el reinado de los condes de Provenza. Declarado monumento histórico en 1931, siguió siendo propiedad privada y no está abierto a los visitantes, pero se puede admirar un magnífico panorama que abraza la Bahía de Lavandou, las islas de Levant y Port Cros, el puerto Favière y las calas privadas de cabo Bénat y Bénat Gaou. Una de las vistas más bonota que he disfrutado nunca. Su bien conservadas murallas fechan la creación del pueblo (siglo XII), y también es lugar de reconocimiento para un militar, Hipólito Bouchard, héroe de la Independencia Argentina cuya gesta era o bien desconocida o poco admirada por los habitantes del pueblo, hasta que se rescató su memoria y se le hizo un monumento en el castillo. Repito que las vistas son incomparables, sobre todo por la mañana, cuando el sol brilla sobre el mar y recorta las siluetas de la costa.
Iglesias en Bormes-les-Mimosas
Iglesia de Saint Trófimo
(1)
Sán Trófimo fue un santo menor que se dedicó a evangelizar la región de la Provenza siguiendo las órdenes de Pedro y Pablo en el año 60 después de Cristo. A él se dedica esta parróquia que ya hunde sus cimientos en el mismo lugar desde el año 517 aunque el edificio actual date de 1533. Se encuentra a mitad de cuesta, es decir, entre la parte baja de la ciudad y el castillo que se encuentra en lo alto. Por fuera más parece un castillo medieval, si no fuera por la torre, que un templo. Pero hay que entrar para disfrutar de las pequeñas joyas que ofrece, como las imágenes renacentistas, la pila bautismal o las lámparas estilo art decó. Toda una mezcla que intenta paliar el relativo acierto a la hora de pintar las paredes, muy poco logrado. Recomiendo visitar la Savonnerie du Bormes, justo enfrente, especialista en jabones de Marsella y esencias fabricadas de manera totalmente artesanal.
Calas en Bormes-les-Mimosas
Islas en Bormes-les-Mimosas
Actividades en Bormes-les-Mimosas y cerca
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Marsella
(14)
19
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Niza
(3)
22
Civitatis
89
Civitatis
139