Javier
Experiencias de los viajeros en Castillo de Javier

Castillo de Javier

Cómo llegar
Teléfono
Web
Guardar Añadir tu experiencia
Txema León

Una construcción imponente

Si ves el Castillo de Javier desde fuera, sólo puedes definirlo como imponenete. Es enorme, y la iglesia que tiene adosada en una de sus partes le da un toque genial y de enorme bella.

Por dentro, el Castillo es ahora un museo dedicado a Francisco Javier, donde se cuenta su vida y se muestran regalos y pinturas que recibió durante sus viajes y que se han ido recuperando a lo largo de los años.

Algunas de estas piezas están asombrosamente restauradas y es muy interesante ver fragmentos de otras culturas con siglos de antigüedad, desde tan cerca.

Particularmente es mi punto favorito en la Ruta de los Castillos de Navarra, un Castillo que conserva una historia, una construcción asombrosa y elementos culturales conservados hasta hoy en unas condiciones sorprendentes y que transmiten la percepción de culturas lejanas.
Jmmcai

En la Zona Media Navarra, a 8 Kms de...

En la Zona Media Navarra, a 8 Kms de Sangüesa y a 53 Kms de Pamplona, se encuentra el Castillo de Javier. Es otro de los lugares que hay que visitar si vienes a Navarra. El lugar donde esta enclavado es una maravilla y su arquitectura es otro ejemplo de la historia que tiene Navarra.

Nosotros hicimos la visita un sábado por la mañana y el lugar estaba muy tranquilo, sin apenas nadie, así que pudimos respirar de la paz y tranquilidad del lugar, así como disfrutar de la visita al Castillo-Museo y aprender un poco más de la vida del Patrón de Navarra.

Ahora lo próximo, es disfrutar de la Javierada, que tiene lugar los dos primeros fines de semana de Marzo.
Sidney

Este castillo se encuentra en una lom...

Este castillo se encuentra en una loma, cercana a la localidad del mismo nombre.

Fue construido en el siglo X, aunque ha sufrido distintas reformas a lo largo de los siglos. Se accede a él a través de un puente levadizo. Además de la Torre del Homenaje, tiene dos torres más en las esquinas.

El interior es muy interesante, ya que podemos hacer un recorrido por la vida y obra de este santo.

Además del castillo, el paraje alberga distintas instalaciones.
Xics74

Esa Navarra que nos encanta...

Navarra no deja de sorprenderme...
Buscavamos pasar un finde de relax en algún rinconcito de Navarra esa que nos encanta, y terminamos aquí en Javier, sin saber muy bien ni que era ni donde estaba y esperando un pueblo mas grande.
Para nuestra sorpresa es como un recinto turístico, con cuatro cosas contadas, cafetería, hotel, restaurantes, tienda de souvenirs y los monumentos... Pero en un entorno precioso, con todo lo necesario, una amabilidad y tranquilidad absoluta! Nos encantó, por su castillo e iglesia, por su Hotel, por su ubicación muy cerca de preciosos lugares, como Sangüesa, el Monasterio de Leyre, la Foz del Lumbier, etc..., etc...! En definitiva, totalmente recomendable!
Serviajera

En la parte más elevada del pequeño...

En la parte más elevada del pequeño pueblo de Javier, se alza el imponente Castillo de Javier, casa natal del venerado patrón de Navarra, San Francisco Javier. El origen del castillo es de finales del siglo X, cuando debido a su estratégica ubicación de frontera entre los reinos de Navarra y Aragón, se erigió una torre de señales. Posteriormente, en torno a la torre se fueron edificando los distintos cuerpos del castillo. La fortaleza sufrió los avatares de la historia, especialmente en 1516, cuando fue parcialmente destruida. A finales del siglo XIX, anexa a la fortaleza, se levantó la basílica de Javier. En 1952 comenzaron las obras de reconstrucción que devolvieron al castillo su imponente fisonomía original.

San Francisco Javier nació en el seno de una familia noble en 1506, fue misionero jesuita y murió en China, luego de recorrer buena parte de África y Asia. Motivo de peregrinaciones multitudinarias, la silueta del Castillo enmarcada por los lejanos es por demás cautivadora.
Alejandro Santos Sanchez

Museo- Castillo

Enclave precioso donde esta situado, tenéis hotel, restaurante y demás allí. El castillo muy bonito pero es mas museo que castillo donde se exponen muchas obras sobre San Javier, la única pega que vi que un poco cerrado es decir por ejemplo el torreón mas grande no se podía subir donde se verían buenas vistas, por lo demás bien entrada eran 2,25
El Viajero

Estábamos camino de Huesca cuando...

Estábamos camino de Huesca cuando advertimos que pasábamos junto al Castillo de Javier y no pudimos resistirnos. Un familiar suele acudir habitualmente a sus “javieradas” y nos ha contado tantas maravillas sobre las mismas que decidimos aprovechar la oportunidad de conocer el escenario de las mismas.

En el aparcamiento apenas habían tres o cuatro vehículos y reinaba la tranquilidad más absoluta. A mano izquierda había una avenida flanqueada por árboles que llevaba al Castillo. A mano derecha una elevación con una gran estatua del santo, porque en este paraje nació San Francisco Javier, de ahí el nombre que ha recibido el conjunto.

Comenzamos a caminar por la alameda admirando lo cuidadísimo que está todo. Incluso en temporada baja no se veía un papel o un matojo, todo perfecto. En la acera izquierda una serie de casas bajas con oferta de ocio. Un par de ellas abiertas, una una cafetería, la otra una tienda de recuerdos. Algo más allá la vigilancia del lugar y los servicios.

Al final de la avenida una explanada. Nos llamó la atención que estaba pavimentada con lajas de piedra. En un lateral un gran mosaico del santo, enfrente el Castillo. Junto al mosaico un convento del siglo XVI. Naturalmente curioseé lo que se podía ver del mismo. Muy austero pude pasar al patio central, a pesar de su años en perfecto estado, como si se siguiera utilizando. Inspiraba a la reflexión.

El Castillo es otra cosa, todo lo contrario, un hervidero de visitantes salidos de no sabía dónde. Se halla en alto y parte del mismo ha sido convertido en una iglesia, la parte donde nació y vivió sus primeros años San Francisco Javier.

Al convertir esa ala del castillo en templo se ha modificado su visión exterior porque ahora se puede acceder al mismo desde dos entradas. Bordeamos la iglesia y llegamos a un mirador sobre los bosques vecinos. Seguíamos admirando lo cuidado que estaba todo, así como el trabajo callado de un par de jardineros dedicados a controlar el crecimiento del césped.

Te diriges directamente al castillo, pasas por el puente levadizo y penetras en la historia. El castillo está formado por tres cuerpos, la Torre del Santo Cristo, la de San Miguel y el museo del santo.

Primero entras en el bastión central o Torre del Santo Cristo. Comienzas a subir hacia la parte superior de la misma. Conforme pasas por sus rampas con pavimento de madera, posiblemente pergol, vas contemplando una serie de dioramas en la parte central de la Torre que narran la vida y milagros del santo.

Al llegar a la parte superior de la Torre se accede a unas salas con pinturas y objetos de origen medieval.

Este castillo fue construido en el siglo X, pero al ser tomado en 1223 por Sancho VII de Navarra fue ampliado con las dos torres laterales y la cerca exterior.

Curiosamente el cardenal Cisneros ordenó en 1516 su demolición. Se derribó la barbacana exterior, se rellenó el foso, se desmocharon dos torres redondas, se aplanó el jardín de los conejos y la Torre del Homenaje perdió su parte superior. Pero el resto sobrevivió hasta que en el siglo XX fue donado a la Compañía de Jesús por la duquesa de Villahermosa.

Al final de esta avenida se entra en una plaza con el suelo de losas de piedra. A un lado el convento y el templo conventual, de tipología del siglo XVI. Enfrente el castillo, algo modificado para instalar una iglesia abierta en un lateral. Se ha convertido en suelo santo la parte residencial donde vivían sus moradores y donde nació San Francisco Javier.

Al entrar en la Torre del Homenaje, o de San Miguel, se entra en las dependencias donde se residía. Está todo decorado y amueblado lo que permite hacerse una idea bastante exacta de cómo se vivía en la época altomedieval. La parte más interesante es una sala donde se ha levantado el pavimento para mostrar el ensolado musulmán.

Personalmente la parte donde vivió el santo y donde fue bautizado, marcado en el suelo con una leyenda, me pareció menos interesante.

Tras salir del castillo advertimos que en uno de sus laterales, tras un muro, habían una serie de grandes edificios. Se trata del seminario jesuita.

Nos alegramos de esta parada, te permite conocer cómo era un castillo medieval y algunos detalles de la vida y obra de un santo español. Supongo que en marzo, cuando acuden miles de peregrinos, esto será un hervidero pero en temporada baja es una delicia hacer una parada en este idílico rincón.
Silvia Del Moral

Un rincón mas de navarra espectacular...

Un precioso castillo, que me recuerda bastante al de Olite, precioso, y bien conservado....

Aunque en esta ocasión solo pude disfrutar de su belleza desde fuera, prometo volver a verlo por dentro, pues tengo entendido que también es maravilloso...
Andrés

Castillo de Javier

Impresiona desde el momento que lo divisas. Lugar de peregrinación para los fieles. He podido sacar fotos bonitas pues el tiempo acompañaba. El museo del castillo merece la pena verlo, previo pago de una módica entrada que ha sido creo, 2,75 euros.
Maximo

Castillo de Javier

Castillo perfectamente conservado, cuna de San Francisco Javier, al límite de la provincia de Zaragoza. Sus orígenes se remontan al siglo X. No hay que perdérselo.
Carmen Del Olmo Bernal

Castillo

Aquí nace Francisco de Javier, patrono de Navarra y de las misiones catòlicas, el 7 de Abril de 1506.
Cristian Sanchez Prieto

Castillo de Javier

Patrón de Navarra.
Valentin Belteag

Castillo de javier

Ana Collado Partida

Castillo de javier

María Roncesvalles Villarroya Martínez

Nosotros hemos realizado lo que...

Nosotros hemos realizado lo que popularmente se denomiana "Javierada". Consiste en una peregrinación hasta el castillo andando. Es muy popular y marchosa. Acabamos con los pies destrozados pero sin lugar a dudas merece la pena.
Ver más experiencias
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Castillo de Javier ayudarán a otros.
GUARDADO EN
4,70 sobre 5 (20 votos)
IMPRESCINDIBLE