Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta La Roche-en-Ardenne?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Museos en La Roche-en-Ardenne

2 museos en La Roche-en-Ardenne

Museos en La Roche-en-Ardenne
Musee de la Batailee Des Ardennes
Un edificio de tres plantas que ocupa unos 1.500 m2 donde se recrea la historia de la ocupación de esta localidad por las tropas nazis y su casi destrucción. La batalla de las Ardenas se convirtió en una de las más duras y horribles de la gran guerra y hoy en día, en Bélgica se notan mucho las cicatrices de aquel acontecimiento. Hemos realizado una ruta por los escenarios de esta batalla y este museo era uno de los lugares escogidos. El responsable actual, hijo del fundador del museo, nos ha sumergido en un mundo de dolor, muerte y desesperanza. Además la perfcta ambientación, los documentos recuperados, fotos, todo, hace que la piel se herice. Muchos lugares son ahora rincones de culto para los apasionados de las guerras mundiales, pero las Ardenas ha quedado en el olvido, para nosotros no. Bélgica se declaró neural en las dos guerras, y ambas sufrió el envite de las tropas alemanas ya que eran el mejor paso hacia Francia. El museo es un imprescindible si te gusta la historia o si eres un apasionado del mundo militar. Además está muy bien adaptado para personas con movilidad reducida.
Museos en La Roche-en-Ardenne
Les Grès De La Roche
La Roche es famosa por su gres (porcelana) y uno de los lugares más mportantes es el museo dedicado a este material que se recoge enlas montañas de la localidad. En la calle de la Rompré, otra de las imprescindibles en cualquier visita a la villa, se sitúan varios museos y edificios de interés, el museo de la alfajería, el del jamón, el parque de esculturas, vamos que puedes echar aquí toda una mañana. El paseo desde la Plaza del bronze nos adentra en un mundo de artistas y artesanos de La Roche. No todo aquí son recuerdos de la guerra. El museo es uno d ellos must de la roche, los escenarios que se recrean son preciosos. Vamos un imprescindible!