MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Stuttgart?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Mercadillos en Stuttgart

2 mercadillos en Stuttgart

Mercadillos en Stuttgart
Flohmarkt - Mercado de la Pulga
(3)
El Flohmarkt, o mercado de la pulga, es un mercadillo de cosas de segunda mano. Todos los fines de semana hay mercadillos por la ciudad, pero dos veces al año (en septiembre y marzo) montan este impresionante evento. Se vende todo lo que os podáis imaginar. Desde ropa, libros, objetos de cocina, antigüedades... Si vais a primera hora podréis encontrar verdaderas gangas. Un amigo mio se compró una bicicleta en bastante buen estado por 20 euros. También compramos una plancha de cocinar prácticamente nueva por 5 euros, unos patines por 5 euros, un abrigo por 8 euros... Merece la pena madrugar ese domingo sólo por disfrutar del ambiente, del colorido, del olor de los puestos de flores y comida y de las curiosidades que se venden.
Mercadillos en Stuttgart
Mercado de Navidad
(2)
Hace algún tiempo, sobre 2005 mi mujer Inma había oído y visto imagenes sobre el famoso mercado de Navidad de stuttgart,aprovechando el puente de la constituciòn empeze a preparar ese viaje sorpresa del cual tenia mucha ilusión,comparti la idea con otra pareja en este caso mis cuñados y Loli y Javier, a todos nos gusta mucho la navidad y su preparaciòn en este caso,íbamos a abrir boca a Alemania. Y toda un experiencia, Stuttgart fue un descubrimiento, una ciudad que se quitaba la imagen topica industrial,con su relación de los coches Mercedes y se vestía de Magia,luces,y olores. Desde el primer día con subida a la torre de Television en el tranvía, por un bosque encantado,por el cual parecía que se había parado el tiempo,y desde donde su colina se veía esa ciudad acogedora,y que denotaba huellas de una nevada reciente, desde la altura se vislumbraba la plaza del Castillo, al bajar expectantes entramos en el Merado de Navidad sobre las 12 del mediodía,fue como si te quedaras atrapado por los sentidos,cientos de puestos,olor a nueva comida nueva ,salchichas, vino caliente,crepes y a garrapiñadas de almendras y nueces de macadamia,de fondo villancicos,y los mejores puestos que uno pueda imaginar. Entre ellos te podias cruzar con una pista de patinaje sobre hielo, o una ciudad miniatura donde incluso en un tren,niños y adultos podían pasear.Fue llamativo ese anochecer a las 4 de la tarde donde al pie de una escalinata de la iglesia se oían las voces angelicales de niños cantando villancicos. Fueron unos días inolvidables, incluso fue como dar un salto en el tiempo y para algunos incluso también recuperar el espirituo Navideño. Si os gusta la Navidad, y teneis la oportunidad no os lo perdais, nosotros impacientes volvemos este año también en el puente de la Constituciòn pero con nuestros hijos. A ver que descubrimos , QUE NO SE PIERDA LA MAGIA. Plàcido García -Granada Hace algún tiempo, sobre 2005 mi mujer Inma había oído y visto imágenes sobre el famoso mercado de Navidad de stuttgart,aprovechando el puente de la constitución empece a preparar ese viaje sorpresa del cual tenia mucha ilusión, compartí la idea con otra pareja en este caso mis cuñados y Loli y Javier, a todos nos gusta mucho la navidad y su preparación en este caso, íbamos a abrir boca a Alemania. Y toda un experiencia, Stuttgart fue un descubrimiento, una ciudad que se quitaba la imagen típica industrial, con su relación de los coches Mercedes y se vestía de Magia, luces y olores. Desde el primer día con subida a la torre de Televisión en el tranvía, por un bosque encantado,por el cual parecía que se había parado el tiempo,y desde donde su colina se veía esa ciudad acogedora,y que denotaba huellas de una nevada reciente, desde la altura se vislumbraba la plaza del Castillo, al bajar expectantes entramos en el Merado de Navidad sobre las 12 del mediodía,fue como si te quedaras atrapado por los sentidos,cientos de puestos,olor a nueva comida nueva ,salchichas, vino caliente,crepes y a garrapiñadas de almendras y nueces de macadamia,de fondo villancicos,y los mejores puestos que uno pueda imaginar,entre ellos te podias cruzar con una pista de patinaje sobre hielo, o una ciudad miniatura donde incluso en un tren,niños y adultos podían pasear.Fue llamativo ese anochecer a las 4 de la tarde donde al pie de una escalinata de la iglesia se oían las voces angelicales de niños cantando villancicos. Fueron unos días inolvidables, incluso fue como dar un salto en el tiempo y para algunos incluso también recuperar el espirituo Navideño. Si os gusta la Navidad, y tenéis la oportunidad no os lo perdáis, nosotros impacientes volvemos este año también en el puente de la Constituciòn pero con nuestros hijos. A ver que descubrimos , QUE NO SE PIERDA LA MAGIA.