Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Mairena del Alcor?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Iglesias en Mairena del Alcor

4 iglesias en Mairena del Alcor

Iglesias en Mairena del Alcor
Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción
(1)
Estábamos conociendo el centro histórico de Mairena del Alcor cuando vimos que sobre el paisaje urbano sobresalía un campanario. Desde la misma fachada del Ayuntamiento en la popular Plaza de las Flores, ahora rotulada como de Antonio Mairena, es visible la torre de la Iglesia Mayor, y hacia ella nos dirigimos. Delante de esta iglesia parroquial, la más importante de la ciudad, se halla una plaza que en época medieval era el centro urbano. Sólo con la ascensión social de los burgueses perdió su ciclo vital, trasladándose el centro urbano a su actual situación. Pero cuando la población comenzó a crecer en extramuros, fuera de los defensivos muros del Castillo de Luna, fue alrededor de esta plaza de la iglesia donde se concentraron los poderes nobiliarios y sociales. El templo tiene una apariencia extraña, con una fachada sin más adornos que el alfiz en ladrillo de la entrada y una torre-campanario rematada con aires barrocos. Esto se debe a que antes era la mezquita mayor de Mairena del Alcor, hasta que en 1246 Fernando III ocupó la ciudad y comenzó la reconversión de sus edificios de culto a la fe católica, reconversión que motivó el alzamiento de sus habitantes y que Alfonso X el Sabio tuviera que reconquistarla. La iglesia tiene por ella planta de mezquita, forma cuadrada, sin ábside, dividida en tres naves separadas por pilastras sobre arcos ojivales. Asimismo ello explica que sus primitivas cubiertas fueran artesonados de madera y que el material noble de su entrada se componga de ladrillos. La parte frontal de la iglesia estaba cerrada y pensamos que no podríamos verla por dentro. Nos equivocábamos porque en un lateral, posiblemente la llamada Puerta del Sol, estaba abierta y por allí entramos. Tiene un retablo barroco que ocupa todo el testero, centrado por la imagen de la Virgen de la Asunción. En las naves laterales hay tres capillas a cada lado, con sus correspondientes altares. Observamos que la Virgen de la Asunción era un poco distinta a las habituales. Esta diferencia en la tipología se debe a que, en realidad, no es una Virgen de la Asunción sino una Virgen del Carmen que se ha modificado para convertirla en una Asunción. La razón hay que buscarla en la guerra civil, durante la cual las iglesias de Mairena del Alcor fueron quemadas y sus imágenes destruidas, lo que obligó en 1940 a crear tallas nuevas o reconvertir otras. Otro detalle curioso es su campanario, creado a principios del siglo XVIII sobre el antiguo minarete de la mezquita. Fue una época en que el auge de la ciudad propició una importante reforma en el templo. Además de la reforma de la parte alta del campanario se demolió el Altar Mayor existente modificando toda la zona del presbiterio, al cual se iluminó con una cúpula nueva. Nosotros fuimos un sábado a media tarde y estaba abierto. Pero si no es así conviene recordar que se celebra misa todos los días a las ocho de la tarde y los domingos, además, hay otra celebración a las 10:30 horas.
Iglesias en Mairena del Alcor
Ermita de San Sebastián
Desde el oeste, desde Sevilla, se entra en el casco urbano de Mairena del Alcor a través de la calle Cervantes. A su final se inicia la Avenida de Andalucía, donde hay que desviarse a la derecha para entrar en el centro histórico. La confluencia entre ambas calles está marcada por una alargada alameda arbolada donde recomiendo aparcar si se quiere conocer la Ermita de San Sebastián. La Plaza de la iglesia es pequeña y el aparcamiento escasea. En cambio junto a esta alameda casi siempre sobra sitio. Así lo hicimos y nos acercamos andando a esta ermita mudéjar del siglo XV. Alrededor tiene unos jardincitos que siempre embellecen al edificio que cobijan. Además hay varios retablos cerámicos, entre ellos uno ofrecido por la ciudad de Utrera en claro acto de hermanamiento. El edificio es rectangular, con tres naves, la central de mayor altura y anchura y bóvedas de medio cañón. La fachada es simple, entrada adintelada y espadaña de tres cuerpos centrando el lienzo. Procede de una mezquita, reconvertida en iglesia cristiana tras la llamada reconquista en 1246. Eso explica su original planta cuadrada, su ábside plano, la carencia de crucero y su distribución interior en tres naves separadas por pilares de arcos ojivales. Asimismo se cubría con artesonados de madera, pero no sobrevivieron a la guerra civil. En 1940 se crearon unas bóvedas de piedra para sustituir al artesonado y una bóveda estrellada sobre el presbiterio de estilo neogótico. La ermita inicialmente era un templo poco importante, pero su situación en el Camino Real de Sevilla le fue otorgando un privilegio que motivó una importante restauración en el siglo XV. Hace algunos años, en 1999, se ha realizado otra construyendo un acceso lateral y adjuntado al templo una casa trasera. Esta zona nueva se ha habilitado para almacén, servicios y capilla de catequesis. Interiormente, a pesar de su exteriormente pequeño tamaño, contiene obras muy interesantes. Evidentemente la más llamativa es la imagen de la patrona local, la Virgen de los Remedios, directamente en el Altar Mayor. Otras tallas de interés son un Nazareno y la Virgen de la Amargura, ambos del siglo XVII, que son imágenes procesionales. Nosotros tuvimos la suerte de hallarla abierta. La estaban limpiando y no nos pusieron la más mínima objeción aunque para evitar problemas nos abstuvimos de hacer fotos dentro del templo. Fuimos a media tarde de un sábado, por si os sirve de referencia. Según su horario de misas los sábados se celebran a las 19 horas, los lunes y miércoles a las 9 de la mañana y los domingos a las 9 y a las 12:30 horas.
Iglesias en Mairena del Alcor
Capilla del Cristo de la Cárcel
(2)
Recuerdo la primera vez que contemplé una procesión en la que a hombros de feligreses se portaba un cuadro religioso. Fue en Cazorla, en el puente de la Inmaculada. La verdad es que me sorprendió el hecho, llamándome la atención cómo ciertos objetos pueden llegar a adquirir, para la opinión pública, poderes especiales y un espíritu propio. En realidad nuestra fe está llena de animismo. Y es curioso que estos objetos, en este caso el cuadro de un Cristo, levantan un fervor que no puede ser explicado racionalmente. Valga esta introducción para que comprendáis hasta qué punto esta capilla es importante para Mairena del Alcor y por qué es la que despierta mayor devoción en el pueblo llano. Se encuentra en la misma Plaza de las Flores, que es como aquí se llama a la plaza de Antonio Mairena. Es el centro de la ciudad, donde está el ayuntamiento y donde, en tiempos, estuvo la cárcel. Esta era la capilla de la cárcel, por donde los reos se encomendaban a un Cristo, asomándose por una ventana dado que no les era permitido pisar suelo santo. Con la reforma de 1970 la entrada interna al presidio fue tapiada, dejando el hueco de una ventana evocando cuando los presos sólo podían mirar. Parece ser que la capilla formó parte de una casa señorial, la cual fue reconvertida en presidio por su situación centralizada en la localidad. Se dice que esto sucedió a finales del siglo XVII y la capilla carcelaria se conformó en una sola nave rectangular con bóveda de cañón a la que posteriormente se le añadió una cúpula sobre el altar mayor. El edificio ha tenido muchas reformas a lo largo del tiempo, entre ellas la actual entrada que da a la calle y que es de mediados del siglo XX. Es de estilo neoclásico, con entrada adintelada, frontón roto y un rosetón de iluminación que, posiblemente, sea anterior a esta reforma. Posee un interesante retablo que se conforma como telón de fondo para el Cuadro del Cristo de la Cárcel. La pintura original procede del siglo XVI pero fue destruida en la guerra civil, por lo que la actual es una réplica realizada en la década de los años cuarenta utilizando el artista fotografías para imitar lo más posible al original. En el interior de templo existen, además, algunas copias de Murillo que proceden del siglo XVIII e interesantes imágenes. Entre ellas cabe citar las procesionales de la Hermandad del Santo Entierro (el Santo Sepulcro de Cristo y la Virgen de la Soledad), el San Antonio, la Virgen de los Reyes y la Virgen de la Silla que se trajo del templo de San Luis de Sevilla. Nosotros fuimos un sábado por la tarde y estaba cerrada. Según pudimos averiguar celebran misa sólo los viernes a las siete de la tarde. Aparcar cerca es imposible, además casi siempre hay presencia policial en la plaza. Optamos por acercarnos andando, dejando el coche en la avenida de Andalucía.
Iglesias en Mairena del Alcor
Capilla de María Inmaculada
(1)
Tras visitar la plaza de la Fuente de Alconchel, un lugar magnífico para conocer parte de nuestro pasado, nos encontramos con esta iglesia. Para hallarla hay que situarse cerca de la Puerta de Levante, en el oeste de la ciudad. La verdad es que éste es uno de esos casos en que un edificio construido recientemente no lo parece. Normalmente las iglesias modernas se construyen como si fuesen fábricas, sobre todo en los llamados barrios obreros. Por lo visto tienen que ser feas y con apariencia de cualquier cosa menos de templo espiritual. Cuando a mediados del siglo XX los centros urbanos comenzaron a convertirse en aglomeraciones con condiciones de habitabilidad reducidas surgió la moda del ensanche burgués. Se crearon auténticas ciudades que partiendo del centro se alejaban sistemáticamente del mismo, como la propia Ciudad Lineal de Madrid. Los burgueses abandonaron el centro, instalándose en esos ensanches con mejores comunicaciones, casas más amplias y modernas y menor aglomeración humana. Posteriormente fueron todas las clases sociales las que se tuvieron que ir instalando lejos del centro ante la escasez y el precio de las viviendas en dicha zona. Así nacieron en Mairena del Alcor un grupo de barriadas, como en todas partes, a las que fue necesario dotar de nuevos templos católicos. Esta capilla se construyó en la década de los años cincuenta, aunque desgraciadamente no se la dotó de una plaza ajardinada delante. A finales de siglo su situación no era buena por lo que se optó por una reforma total que, además, la dotó de un equipamiento que echaba en falta como su propia sacristía. Afortunadamente en 1992 tocaron toda la iglesia pero respetaron la planta casi en su totalidad y mantuvieron la fachada, que es para mí de una gran belleza., aunque un tanto atípica por esas dos espadañas laterales a modo de campanarios estilizados. Pero tiene sabor a clasicismo y su bicromía me recuerda el barroco andaluz. El estilo es el neoclasicismo, en este caso un tardío neoclasicismo de gran originalidad. La reforma presenta también gran originalidad. La planta de cruz latina sólo se vio modificada parcialmente al utilizar los cortos brazos del crucero. En un lado se instaló el sagrario y el otro el sagrario y un coro alto. Las cubiertas son en forma de arcos ojivales y, aunque son metálicas, tienen cierta apariencia a artesonados mudéjares. Se adornó el interior de la iglesia, en lugar de con los clásicos altares con unas cerámicas del artista local Brenes, copias de cuadros religiosos. Pero también dispone de imágenes, aunque se concentran en el sagrario. Son las tallas procesionales de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Nuestra Señora de los Ángeles. Entre ellas destacan el Cristo de la Salud y la Virgen de la Caridad. La Virgen de los Ángeles se halla en el altar mayor. Nosotros pasamos por delante un sábado al atardecer y no la encontramos abierta. Al parecer los sábados celebran misa a las ocho de la tarde, de lunes a jueves a las siete de la tarde y los domingos a las diez y media de la mañana.