Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Majaelrayo?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés turístico en Majaelrayo

2 De interés turístico en Majaelrayo

De interés turístico en Majaelrayo
Ruta de la Arquitectura Negra
(6)
La tierra de Castilla La Mancha hacia sus confines del noroeste es agreste, amarillenta y despoblada. A pesar de poseer algunos embalses, no la surcan grandes ríos, y los pocos arroyos que bajan de las serranías tienen cauces pequeños, cristalinos, aunque de algún modo oscuros. Tampoco esta región tiene poblados de importancia; sólo pueblos rurales, algunos de apenas unas decenas de habitantes. Tierra olvidada durante siglos, para conocerla hay que recorrerla en silencio; sólo de esa forma uno capta la profundidad de su sosiego, la belleza que esconde su naturaleza austera, hecha de pocas lluvias, de soles rotundos y de piedra. Desde la villa medieval de Cogolludo se atraviesan pequeños caseríos, y entre Muriel y Tamajón una zona húmeda y muy verde, enmarcada por dos plácidos pantanos. Luego el panorama cambia, se seca la tierra, surge más basta la piedra y el Ocejón aparece nítido en el horizonte. La carretera, como queriéndolo abrazar, se bifurca; un camino lleva a Majaelrayo, el otro conduce a Valverde de los Arroyos. Los dos pueblos son los más emblemáticos de la comarca, sin embargo, y aunque enclavada en un paisaje de ensueño, la arquitectura pastoril de Valverde ha sufrido una restauración descuidada y muy poco respetuosa. Majaelrayo y los pueblitos de su entorno, en cambio, han salido ilesos de tanto reciclaje y transformación y conservan en estado más puro maravillosas muestras de la tradicional arquitectura negra. El contraste es extraño; no es una belleza habitual. Los caseríos de piedra, de tan negros, espejan al sol y resaltan como un destello azabache en el paisaje serrano. Sin embargo dicen que nada les va mejor que la lluvia y un cielo encapotado: Muros y tejados, entonces, mojados, lavados, adquieren un tinte como de plata envejecida. Las aldeas de pizarra habrán sido en sus orígenes, y hasta no hace mucho tiempo un refugio ante el desamparo y la adversidad. Ésa es la sensación ante las viviendas achaparradas, con ventanas por donde apenas entra el sol y grandes cubiertas de lajas: Que se aprietan contra la tierra buscando protección. Gracias al turismo rural los humildes caseríos van siendo reformados, transformados en confortables hotelitos y fincas de fin de semana. Aún así transmiten historias de ignotos pastores, de vidas austeras, largos fríos y una gran soledad. Son varios los pueblitos negros, algunos más grandes, otros apenas un puñado de casitas, pesebres y corrales acurrucados unos contra otros. Campillejos, El Espinar, Campillo de Ranas, Robleluengo, Majaelrayo… En todos, como si fuera una huella indeleble de esta tierra, se respira una profunda tranquilidad.
De interés turístico en Majaelrayo