MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Cieza?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés turístico en Cieza

4 de interés turístico en Cieza

De interés turístico en Cieza
Paseo de Cieza: "Arte en cerámica"
(4)
Inmejorables.
De interés turístico en Cieza
Floración de Cieza
(3)
Dará paso en unos meses a una fiesta de sabor, de los mejores melocotones del mundo.
De interés turístico en Cieza
Monumento a la Madre
(1)
El encargado de realizar este Monumento a la Madre fue el escultor Juan Solano García. Una obra del año 1975 la cual fue donada a la ciudad de Cieza. No fue hasta el año 2006 cuando el Ayuntamiento de la ciudad decidió colocarla al final del Paseo Principal justo antes de llegar a la Iglesia de San Joaquín. Este monumento dedicado a todas las madres está realizado en bronce y consta de la figura de una mujer con sus dos hijos que parecen querer iniciar un paseo por una de las avenidas mas importantes de la ciudad. El Monumento a la Madre es una de las esculturas mas representativas y posiblemente la mas importante y admirada, por ello ocupa un lugar preferente dentro del núcleo urbano de Cieza.
De interés turístico en Cieza
Monumento a la Agricultura
(1)
La ciudad de Cieza siempre se ha caracterizado por su agricultura, es especial el cultivo de productos de regadío. Es por ello que sus habitantes han querido rendir homenaje a las labores del campo con el Monumento a la Agricultura. Esta obra construida por el escultor Salvador Sisarte fue colocada, en el lugar donde hoy la podemos contemplar, en el año 2006. Un punto neurálgico de la ciudad a escasos metros de otra conocida obra que precede al paseo en honor a todas las madres . El cultivo por excelencia de la localidad y que le ha dado fama es el melocotón a parte de otros muchos como el albaricoque o la oliva. Anualmente se celebran festejos durante la recolección y como fin de la temporada que atraen a numerosos turistas de diferentes regiones. Sin duda el Monumento a la Agricultura es un homenaje merecido a una tradición que los ciezanos llevan dentro y que perdura año tras año.