Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Siria?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Siria

23 colaboradores
Los destinos más populares

10 lugares donde comer en Siria

Restaurantes en Hajin
Cena beduina en el desierto
(5)
La cena beduina típica suele estar compuesta de un arroz delicioso muy especiado y con frutos secos, hummus (pasta de garbanzos riquísima), crema de queso de cabra, mucho té azucarado, pan de pita,tomates y huevos duros. ¡Todo está riquísmo! No sé si será por los cocineros o por el hecho de comer en una tienda en mitad del desierto, entre amigos y beduinos simpáticos, pero mi cena en el desierto de Siria es una de las más divertidas que puedo recordar. A los beduinos les gusta la charla, la música, aprender de otras culturas y bromear. Son un pueblo muy listo, libre e independiente que ha sabido aprovecharse del turismo "de aventuras" para vivir mejor. Si no os interesa dormir en una tienda, muchos restaurantes organizan una "mini-excursión" al desierto que incluye transporte en camellos, la cena, música en directo y vuelta al hotel.
Restaurantes en Damasco
Narcissus Palace
En una estrecha calle de Damasco, calle sin cartel, calle abarrotada, calle vieja se encuentra el Narcissus, un lugar de esos que no se olvidan en la vida. El Palacio Narcissus es una preciosa casa antigua del siglo XVIII que ha sido transformada en restaurante. Es un auténtico centro de vida y de charla en Damasco. Si uno quiere conocer cómo se las gastan los sirios (o todo lo que comen y charlan) tiene que venir aquí. Aunque, como el resto de lugares en Damasco, encontrarlo pueda parecer difícil, basta con preguntar a cualquiera de los amables sirios: todos lo conocerán. Mientras un músico toca el laúd y borbotea la fuente, podremos probar la mejor de la comida siria: ensaladas de hierbabuena, delicioso hummus, berenjenas rellenas, la famosa bebida "bolo", sopa de lentejas o pollo especiado. La comida siria resulta sana y deliciosa, además de muy barata. Puedes comer hasta hartarte (los platos siempre llenos), beber dos o tres bolos (limonada fresca con hierbabuena) y tomarte un café turco (hervido en puchero con cardamomo) y el precio no pasará de los 5-6 euros. Un lugar fascinante, encantador, donde las enormes familias sirias se reúnen todas las tardes para hacer lo que más le gusta: charlar, comer y reírse con la gente que quieren. Imprescindible.
Restaurantes en Damasco
Beit Jabri
El Jabri está siempre repleto de jóvenes sirios tomando té, café y zumos, y fumando narguile. Es el lugar habitual para empezar la noche en Damasco (que puede ser larga) y es posible comer su deliciosa comida hasta bien avanzada la media noche. Los sirios son, como los latinos, muy trasnochadores, hacen mucha vida cuando atardece, con sus amigos, con su familia. Su vida siempre es más de puertas para dentro. Esto se refleja en las casas, (desde fuera parecen minúsculas y oscuras, ninguna ventana da a al exterior), en la ropa (los velos se quitan en cuanto se entra en casa) y en el carácter (siempre acogedores). Otro lugar magnífico donde comer y pasar el tiempo disfrutando del animado ambiente. Especialmente delicioso es su hummus y su falafel (recomiendo pedir la salsa que viene acompañándolo). En este lugar probé el mejor narguile (o cachimba) de mi vida...
Restaurantes en Damasco
Umayyad Palace Restaurant
Como la mayoría de los lugares de Damasco, este encantador restaurante se encuentra en un estrecho callejón sin nombre, colindante con el muro sur de la Mezquita Omeya. Toda su parte inferior está decorada como la cueva de Ali Babá, muy orientado a los turistas: muebles con perlas incrustradas, suntuosas alfombras, luces tenues... Por las noches suele haber espectáculos de música y acrobacia siria. Aunque esto puede resultar muy interesante yo recomiendo también subir a la planta superior, donde el restaurante tiene una terraza fantástica. Las vistas a la Mezquita Omeya son realmente espectaculares y se cenará en un ambiente más tranquilo. Una cena copiosa, con varios zumos (no sirven alcohol) puede salir por unos 10-12 euros. Es bastante caro para tratarse de Damasco, pero merece la pena, la comida es deliciosa. Especialmente recomiendo las berenjenas rellenas (las mejores que he probado nunca), las pizzas sirias, las ensaladas de tomillo, el riquísimo falafel y el onmipresente hummus. Además de las vistas, los buenos precios y la cocina deliciosa, este restaurante cuenta con un servicio estupendo y una de las mejores sishas de la ciudad. Totalmente recomendado.
Restaurantes en Bosra
Restaurante Tarajan
Los sitios para comer en Bosra escasean y los que hay, a excepción del caro Bosra Cham Palace son antros de comida que deja bastante que desear. Eso sí, estos restaurantes poseen unas vistas excepcionales del teatro romano o de la ciudadela. La relación calidad/precio no es buena para la buenísima calidad que suelen tener habitualmente los restaurantes sirios pero suponen una alternativa rápida si se tiene poco tiempo para visitar este pueblo inolvidable. Un consejo: En el Trajan Restaurant pedir el pollo troceado... ¡Si no corres el riesgo de que te traigan medio pollo envuelto en pan árabe!
Restaurantes en Damasco
Restaurante Ornina
El Ornina fue una parada a mediodía para reponer fuerzas. Es muy moderno y restaurado, aunque conserva el interés de una casa damasciana típica, con su patio, fuente, escaleras a planta alta donde también puedes comer o simplemente tomar una bebida, un te o un nargile. La carta es bastante completa, y todo el persona muy amable. Sin duda un punto más donde descansar en una ciudad que se te hace muy cómoda. Está cercano a la mezquita, en el barrio cristiano.
Restaurantes en Damasco
Restaurante Al-Khawali
La primera cena en Damasco fue en este restaurante, el al-khawali. Está cerca de la calle recta (en realidad, se ve desde la esquina) y con buen precio, puedes disfrutar de comida típica siria, buenos postres y buen ambiente. A veces dicen que hay cola, por lo que conviene o reservar o ir a horas españolas, porque a las horas "sirias" más tempranas es más difícil. Y no te puedes perder subir a la terraza, sobre todo de noche, porque ves las laderas de la ciudad iluminada es un espectáculo.
Restaurantes en Aleppo
Restaurante Cantara en Aleppo
El Cantara es uno de esos restaurantes que no sueles incluir en tu plan inicial si vas en plan mochilero, pero es que con su carta no te lo puedes perder. Tomamos unas pizzas y unos platos de pasta que nos hicieron disfrutar de la cena como si estuviéramos en el paraíso. Muy recomendable, desde luego, pero sobre todo tranquilo y agradable para una cena o comida tranquila con los amigos. Es muy fácil llegar. En la zona de la Ciudad Antigua.
Restaurantes en Damasco
Pastelerias en Siria
(2)
Damasco está repleta de panaderías y de pastelerías en las que no hay que dejar de entrar. En ella pueden comerse desde "kibbeh" (croquetas de trigo rellenas de carne), las riquísmas "borek" (pastas rellenas de queso o carne) o simplemente pan de sésamo. Si uno es goloso, Siria es su lugar, uno no puede irse del país sin probar los"baklava" (pasteles de hojaldr rellenos de pistachos, almendras o anacarcos de diversas formas y acompañados de chocolate, fresa, miel...) Hay mil especialidades en lo que se refiere a pastelería y precios realmente baratos. Es el regalo perfecto. No hay que perderse las maravillosas cajas de dulces de madera decoradas con teselas de madera de colores.... ¿Quieres decirle algo? ¡Díselo con pastelillos árabes! (¡y un buen té negro, por supuesto... ! )
Restaurantes en Dayr az-Zawr
Restaurante Traditional Palmyra
Palmira no es especialmente célebra por su oferta gastronómica. Al ser un pueblo creado casi artificialmente en torno a las ruinas, la oferta se reduce a restaurantes turísticos de precios más o menos asequibles. La mayoría de los visitantes acaban en los mismos lugares. Este es el caso del Traditional Palmyra Restaurant. Un restaurante sin nada en especial excepto que dispone de un ambiente muy relajado, una decoración agradable y un dueño charlatán y encantador. Como especialidad recomiendo: La sopa de lentejas -deliciosa- y el "mansaf" o plato de arroz beduino (con especias, frutos secos...) Cuesta unos 3 euros para dos personas. Este restaurante dispone de internet (es bueno regatear el precio, el estándar en todo el país es como un euro por hora, unas 70 liras sirias).
Inspírate con las mejores listas de la comunidad