Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Mariscal Ramón Castilla?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Mariscal Ramón Castilla

8 colaboradores

4 cosas que hacer en Mariscal Ramón Castilla

Reservas Naturales en Mariscal Ramón Castilla
Reserva Natural de Marasha
(4)
La reserva natural de Marasha está situada cerca de la frontera fluvial entre Colombia y Perú. Se accede a ella en lancha desde el Amazonas, para continuar a pie durante aproximadamente una hora a través de la selva. Esta caminata, lejos de hacerse pesada, nos permitió contemplar la gran belleza de un paraje apenas afectado por el hombre, y en el trayecto nos encontramos con una variada fauna que el amabilísimo responsable nos iba presentando. Caminando llegamos al ecohotel que era nuestro destino; imposible describirlo solo con palabras, se puede ver en alguna de las fotos que acompañan a este texto. No nos engañemos, la comodidad no era su fuerte... Duermes prácticamente en el suelo y los baños y duchas no son más que un agujero en unas tablas con una cortina por puertas. Pero quien quiere comodidad se va a un hotel de lujo, no a la selva amazónica. Y sin duda, compensa, y con creces. El ecohotel está distribuido en cabañitas de madera con varias habitaciones y conectadas por pasarelas entre ellas y con el baño y el comedor comunal. En él se sirven los desayunos, comidas y cenas. Respecto a estos servicios, están francamente bien, teniendo en cuenta que no es fácil ofrecer una gran variedad cuando te encuentras en medio de la selva y a una hora a pie de cualquier vía de comunicación. Además, es una gran oportunidad para conocer a los demás viajeros (allí conocimos a un chico turco y a una familia de Calicanto con los que aún conservamos amistad), y también a la fauna local. Todavía recuerdo un día en que estaba desayunando, se me acercó un tucán, se puso al lado de mi plato y se comió mis huevos revueltos! Compartir desayuno con un tucán es algo que no te pasa todos los días. Además, la caseta que nos tocó a nosotros tenía un balconcillo con un par de hamacas desde el cual teníamos unas vistas del lago absolutamente impresionantes. Sinceramente, no pueden describirse. La primera vez que me asomé, me quedé un buen rato con la boca abierta, y cuando salieron a llamarme, se quedaron igual. El ecohotel tiene también un pequeño muelle desde el cual se puede pescar pirañas, y al final de éste hay una zona con un tejadito y con muchas hamacas que dan directamente al lago. Tumbarse en una de ellas a charlar con un recién conocido con esas vistas... no tiene precio. Por la noche, se puede salir en las "canoas" a caimanear. Lo escribo entre comillas porque las "canoas" no eran otra cosa que troncos de una madera muy porosa cortados por la mitad y vaciados. Caimanear consiste en ir en una de estas "canoas" por el lago de noche e intentar ver caimanes, que se encuentran fácilmente por el gran brillo de sus ojos, que parecen un par de luciérnagas. En definitiva, es un lugar en pleno contacto con la naturaleza. Tanto que, cuando te lavabas los dientes en el baño (por supuesto sin paredes) podías ver a dos metros de ti a una manada de capibaras que vivían allí, y como curiosidad, a las 19h. en punto cada día aparece por allí un tapir que ha aprendido que si va a esa hora le dan los restos de la cena. Una experiencia única en un lugar único que a mí, personalmente, me marcó mucho. Una belleza sobrecogedora, una paz como en pocos sitios, muy buena gente y, miraras a donde miraras, solo naturaleza y respeto por ella. Un lugar al que volver sin dudarlo. Me quedo con una frase de mi madre al marcharnos: "Si alguna vez lo mando todo a la mierda, desaparezco y no sabéis dónde buscarme... estaré aquí"
Pueblos en Mariscal Ramón Castilla
Pebas
(2)
Alcanzamos con nuestro barco la localidad amazónica de Pebas, una urbe grande en comparación con el resto de poblados que nos habíamos ido encontrando en la travesía. Aquí el comercio es el motor, decenas de hombres cargaron y descargaron todo tipo de productos, desde cementos, hasta verduras, frutas, pescados...Mientras que los niños jugaban al voleibol y nosotros disfrutábamos del atardecer en uno de los rincones más bellos del planeta...
Puertos en Mariscal Ramón Castilla
Muelle de Santa Rosa
Esta es la tercera población de las 3 que forman este singular lugar del Amazonas, una en Brasil (Tabatinga), otra en Colombia (Leticia) y otra en Perú (Santa Rosa). Sin duda Santa Rosa es la población que cuenta con menos recursos, la más humilde y de escasas infraestructuras y donde apenas llegan turistas. Sin embargo desde aquí salen los barcos que nos dirigen hacia Iquitos (Perú) por lo que es necesario llegar a este muelle desde Leticia o Tabatinga para poder zarpar.
De interés turístico en Mariscal Ramón Castilla
Indios Yaguas
El motivo de este viaje fue visitar una de las áreas con mayor diversidad endémica del planeta y con la más baja densidad de población comunidades nativas - aborígenes, los hijos de la selva Amazónica. La mayoría de estos grupos fueron civilizados en época colonial por misioneros católicos. Pero en estas junglas de infinitos tonos de verdes, aun se mantienen bastante arraigadas muchas de sus costumbres ancestrales ¡idioma, arte, danzas, música, artesanías etc! Y su ancestral medicina practicada por curanderos y chamanes. Etnias como los "Bora - Cocomas - Ticuna y los Yaguas" del que os contare nuestro encuentro: La amazonia peruana interrumpida por el serpentear de los ríos y afluentes, es el hogar verdoso de los Yaguas, su universo particular y el de otros ¡dado a las riquezas que había en la selva, como el caucho, la caoba y el cedro! Salimos del puerto de Iquitos, una de las siete provincias del departamento de Loreto en una lancha, con la emoción a flor de piel, íbamos a navegar por uno de los 500 ríos, afluentes navegables del río más caudaloso del mundo el Amazonas, por el río Yavarí Solo con oír su nombre prometía, evocaba posibilidad de aventuras por su red de canales. Nuestra meta era río abajo llegar a unos cuarenta km, en la bifurcación del río Nanay de aguas negras al "Ceiba Tops Luxury Lodge", nuestro hotel - resort a orillas del Amazonas. Base de excursiones por la jungla, por sus exuberantes ceibas, con monos ardillas, loros, aves exóticas de vistosos colores, nenúfares reina gigantes, maravillosos y orquídeas salvajes. Sin olvidarnos de las grandes y temidas anacondas, inmensas que afortunadamente no vi, que miedo, por favor. Una vida que apenas se siente pero que bajo la hojarasca húmeda vive, repta y se oculta como las iguanas - tarántulas - serpientes - el manatí tan pequeño. Visitamos una de las tribus casi olvidada, los indios Yaguas, ¡vestidos con faldas amplias y gorros de paja nos dan la bienvenida el la "maloka", una gran choza comunitaria cuyo fin es representar el "cosmos" a través de sus danzas y bailes "atunas" les encanta bailar ya que con los bailes simbolizan los aspectos cotidianos! Sin darme cuenta la mujer del jefe me cogió de la mano y me invito a bailar en el circulo, como no, decidí gustosamente participar con ella al son de la música de instrumentos de flauta y el bombo. Una tribu de expertos cazadores con sus largas cerbatanas, pucunas artesanales muy alargadas que cargan con dardos punzantes en "curare" que guardan en una funda de hoja de palma. El jefe nos invito a probar la cerbatana, pero nos fue imposible impulsar el dardo y mira que lo intentamos ni pudimos sostenerla, que risa le entro al ver como se nos doblaba! Fuman en penumbra de la maloka (rome) una mezcla de polvo de tabaco, con cenizas que inhalan por la nariz ¡mientras los niños se divierten por la aldea con sus mascotas los osos perezosos, amigos incondicionales! Fueron momentos de observarnos de demostrarnos sus ancestrales costumbres, de ver como siguen y quieren seguir viviendo en esta densa jungla de la Amazonia junto a su hermosa guacamaya azul - roja, simboliza la luz del astro rey. Y tras 45 días viajando por tierras de la Pachamama, hay que ir regresando tras haber disfrutando de un gran recorrido, de lugares, de encuentros que dejaron huella como no ¡encantada de compartirle para quien le pueda ayudar en diseñar el suyo, un placer!
Actividades en Mariscal Ramón Castilla y cerca
Civitatis
52
Civitatis
52
Civitatis
69,50
Civitatis
104
Civitatis
285