MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué ver en Mali

218 colaboradores
Lo más visitado en Mali
Ciudades en Djenné
Mezquita de Djénné
(4)
Ciudades en Bamako
Bamako
(3)
Pueblos en Bandiagara
Banani
Ciudades en Mopti
Mopti
(1)
Acantilados en Bandiagara
Acantilado de Bandiagara
(2)
Pueblos en Bandiagara
Sangha
(1)
De interés cultural en Bandiagara
Los Dogons
(2)
De interés cultural en Bandiagara
País Dogon
(1)
Ríos en Bamako
Río Níger
(3)
Puertos en Mopti
Crucero sobre el río Níger
(1)
Estaciones de Tren en Kayes
Tren Bamako - Kayes
(1)
Ciudades en Ségou
Ségou
Reservas Naturales en Bandiagara
Pradera dogon
Pueblos en Bandiagara
Dourou
(1)
Mezquitas en Tombuctú
Mezquita Djingarey-Ber
(1)
Desiertos en Tombuctú
Puertas del Sáhara
Pueblos en Bandiagara
Banani
Pueblos en Bandiagara
Sangha
(1)
Pueblos en Bandiagara
Dourou
(1)
Pueblos en Gao
Los Peul Rimabent
Pueblos en Endé
(2)
Pueblos en Bandiagara
Yendouma-Da
Pueblos en Djenné
Pueblos en Dianweli
Pueblos en Bandiagara
Pueblos en Bandiagara
Pueblos en Kassa
Pueblos en Kassa
(1)
Pueblos en Bandiagara
Pueblos en Taboye
Pueblos en Songo
Pueblos en Songo
Pueblos en Mopti
(1)
Pueblos en Mopti
(1)
Pueblos en Endé
(1)
Pueblos en Ségou
Ríos en Bamako
Río Níger
(3)
Ríos en Mopti
Río Niger
Ríos en Djenné
El rio Bani
Ríos en Mopti
Pinasses de Mopti
Ríos en Bandiagara
Ríos en Mopti
Ríos en Djenné
Ríos en Bamako
Ríos en Tombuctú
Ríos en Bamako
Mercados en Bamako
Mercado de Bamako
(1)
Mercados en Djenné
El gran Mercado
Mercados en Djenné
Mercados en Djenné
Mercados en Mopti
Mercados en Bandiagara
Mercados en Bandiagara
Mercados en Soufouroulaye
Mercados en Songo
(1)

104 cosas que hacer en Mali

Ciudades en Djenné
Mezquita de Djénné
(4)
Djenné es una ciudad de tamaño bastante pequeño para la importancia que tiene en Mali. Está entre dos afluentes del río Níger, y el río que la baña se llama Bani. Cuando llegues, un poquito antes de entrar en la ciudad, hay unos estafadores que venden “boletos de entrada a la ciudad”!! y un falso policía que dice que sí sí, hay que pagar. Nunca se ha pagado para entrar a una ciudad, claro. Djenné era una universidad muy reconocida, una ciudad construida de barro seco, empezando por su impresionante mezquita del siglo XIII. Hoy, sigue siendo un punto de intercambios comerciales importante, y la etnia mayoritaria de la región son los Bozos, que es una etnia de pescadores de río. Luego la conquistaron los Songha, dicen que después de 7 meses y 7 días de asalto. Es un patrimonio mundial de la UNESCO. Llegarás a Djenné desde Mopti, si tomas un bus público, sale y llega cuando le da la gana, una vez sale, son 4-5 horas de camino. Para volver a Bamako son 8 horas. Te puedes quedar en hoteles para 10-15 euros la noche para los más básicos. Como hay poca oferta, es bastante caro para la región.
Ciudades en Bamako
Bamako
(3)
Bamako, la capital de Mali, no es una ciudad que impresiona. Es sucia, desordenada, hay mucha gente gritando, agitándose, polvo, hace calor… Pero al final, te deja un souvenir muy particular. Llegué a Bamako con el mítico BK, el tren de Kayes a Bamako, que en realidad viene de la frontera con Senegal. En Kayes, tenía dos opciones: seguir con un bus por una carretera sin asfalto, y tardar seguramente un día y medio para alcanzar Bamako, considerando que había llovido mucho, o tomar un tren. El tren supuestamente iba a salir. Solo quedaban boletos de primera, que corresponde a los peores asientos de segunda de cercanías. Una vez todo el mundo estaba en el tren, nos dijeron de bajar, y que iba a salir al día siguiente. Cuando por fin salimos, tardamos 24 horas en vez de 16, para hacer algo como 800 kilómetros, y paraba mucho el tren, la gente salía corriendo al campo a orinar, subían vendedores con comida, carnitas asadas o agua fría. Por fin llegamos y encontré un lugar de religiosas misionarias, que tienen como un hostal para viajeros, dicen que es el lugar más seguro y limpio para quedarse. Bamako no tiene muchas cosas fascinantes que hacer, más que mirarla. Impregnarse de su ritmo, de su música, sentarse en la calle a comer con la gente, que te suele invitar a las fiestas de calle, cuando hay una boda o un bautizo, no dudes en participar.
Pueblos en Bandiagara
Banani
El primer día de la caminata por el país Dogon, después de haber bajado desde Mopti por el acantilado de Bandiagara, llegamos al pueblito de Banani. Es un pueblo minúsculo, típico del país Dogon, con sus casas de barro seco, que se vuelven a construir cada año, con más barro, ya que las lluvias casi las destruyen. Las casas son muy pequeñas, toda la familia vive en una sola habitación. Hay otros edificios pequeños que parecen casa, no lo son, son graneros. Ahí se guarda la pequeña cosecha del pueblo, que con suerte ahora consigue un ingreso extra con el turismo. Habrás planeado con tu guía lo que vas a comer durante estos días porque el pueblo no puede asumir la comida de los visitantes, aunque la pagues, no hay lo suficiente ni para ellos. Nuestro guía había planeado bastante mal, no le había ocurrido llevar azúcar para el té, menos aún algo para poner en el pan por la mañana, y el resto del viaje nos hizo comer arroz. Es importante que hables bien con él antes de salir, para evitar las sorpresas. Obviamente no va a llevar carne para ir a pasear 5 días. Pero latas de atún, frutos secos, se encuentran en Mopti, de donde sales.
Ciudades en Mopti
Mopti
(1)
Mopti es una ciudad de Mali, sobre el río Níger, camino a Tombuctú. Se compone de tres islas, pero la más interesante es la ciudad vieja, con sus casas de barro seco y su animación de mercado. Le dicen la Venecia de Mali. La gente habla principalmente francés como idioma extranjero, un poquito de inglés, y español creo que nada. Pero muchos hablan como 5 dialectos africanos y están acostumbrados a entender a los extranjeros entonces no tendrás ninguna dificultad para conseguir hotel, comida, y seguir con tu viaje. Para que sepas, los buses no salen de Mopti a una hora determinada. Te dan un boleto en la estación, con un número de 1 a 60. Si eres número 1, solo faltan 59 personas para que se vaya el bus … Además son lentos. La mejor manera de seguir viajando es por el río. Los numerosos guías, oficiales o no de Mopti lo saben, y en temporada baja, puede ser pesado porque todos te preguntan que si tienes un guía, una lancha, un proyecto de seguir hacia Tombuctú. Pregunta a varias agencias, y no les hagas caso. Podrás tomar una lancha para ir a conocer los pueblos alrededor, o contratar un guía para visitar el fabuloso país Dogon. Los precios de hoteles son bastante caros comparado con lo que vi en Asia o América latina, pero se puede poner un colchón en el techo, sale más barato, pero no olvides el mosquitero!
Acantilados en Bandiagara
Acantilado de Bandiagara
(2)
Empezamos por el acantilado de Bandiagara. Bandiagara está arriba, es un pueblo, el más importante del país Dogon, que dio su nombre al impresionante acantilado. Hay dos lugares principales para bajar y subirlo. Lo empiezas bajando, hasta la pradera de abajo, donde están los pueblos más alejados. No llegan carreteras hacia ellos, todo tiene que bajar por el acantilado, y el camino es super estrecho, a penas pasan los hombres, me pregunto como hacen los asnos y caballos que usan para las cargas. Habrás planificado un viaje con tu guía, pero asegúrate que al inicio, antes de bajar, te enseña la maravillosa vista sobre la pradera. Según la temporada, será más o menos seca. La temporada de lluvias, que le dicen el invierno, empieza en junio y termina en octubre. Si vas en verano, es posible que llueva, pero permanece bastante seco, la región es más verde, y más linda. Bajando el acantilado, te encontrarás con gente cargando comida para su pueblo, unos suben a vender su cosecha arriba en Bandiagara, se cruzan en este mini camino, a veces da vértigo! Se baja a la pradera en una hora y media. A la izquierda puedes ver como caen cascadas de agua, si acaba de llover, pero no te bañes que hay parásitos!
Pueblos en Bandiagara
Sangha
(1)
El país Dogon es una preciosa región a la frontera entre Mali y Burkina Faso. El pueblo de Sangha está al lado del acantilado de Bandiagara, y algunas casas hasta están construidas en la montaña. Lo más curioso es que, cuando levantas los ojos, vez pequeños huecos en la montaña, a 30 metros del nivel del pueblo. Son para los muertos, como los suben ahí no lo entendí muy bien, pero cuando muere alguien, excavan un hueco a dentro de la montaña, y lo suben para que descanse en paz. El pueblo está cerca de una bella cascada, que cae de la montaña, cuando ha llovido, es realmente hermosa, y nos habían dicho que si el agua corría se podía bañar uno, entonces nos bañamos, pero nos dio unos parásitos fatal de quitarse! Por lo cual no lo recomiendo, aunque sea super atractivo. Hay un pequeño río que corre por la pradera, será más seguro para bañarse, y en los pueblos en los cuales te quedas, te dan un cubo con agua para lavarte. No esperes una ducha, te echas el agua con una lata de verduras! Por la noche, puedes dormir en un cuarto, pero con el calor te ofrecen poner un colchón en el techo del hotel, con un mosquitero, es más fresco y el cielo es precioso.
De interés cultural en Bandiagara
Los Dogons
(2)
Los Dogons son una etnia de África del Oeste, que se instaló por el acantilado de Bandiagara, en Mali, para huir la islamización de Senegal. Hoy, los dogons siguen viviendo en los pueblitos, la cultura se transmite de manera oral de los viejos a los jóvenes, y viven de la cultura del maíz, de la cebolla, y más que todo del mil, la base de su alimentación con la cual hacen harina, sémola, y cerveza! Pueblo de mucha cosmogonía, se quedaron en la región, sin modernizarse. Para recibir cada vez más turistas sin perder su identidad, los habitantes crearon campamientos comunitarios, que reciben a los senderistas, al medio día y para dormir, y cuyos beneficios sirven a financiar proyectos de desarrollo en el pueblo. Además cada viajero paga a los ancianos un par de euros que sirve de caja de emergencia en caso de problema. Los habitantes turnan para atender el campamiento. En Tireli, cada año hacen una lista de las necesidades, que se financian según el grado de prioridad con los ingresos turísticos. Las mujeres pueden tener un crédito para comprar un animal reproductor para su ganado, semillas, o empezar un negocio personal. El turismo es así una fuente de ingresos para el cual no hay que renunciar a su cultura. Pueblo orgulloso, no aceptarán limosnas, solo nueces de cola para los viejos, que se ofrecen para pedir hospitalidad.
De interés cultural en Bandiagara
País Dogon
(1)
El país Dogon es un lugar excepcional, protegido, con mucha tradición, que está entre Mali y Burkina Faso, debajo de la pradera de Bandiagara. Para ir, necesitas conseguir un guía. Se pueden conseguir en Mopti, que es la ciudad principal, al salir del país Dogon, yo tuve mala experiencia con un guía que era de Mopti, porque los pueblos Dogon no lo conocían, y no era muy bienvenido, pero hay algunos que sí, y en la oficina de turismo te pueden dar un listado con los guías que tienen autorización para llevar turistas a los pueblos Dogon. Si no vas por Mopti, al llegar a Bandiagara o a Sangha, los pueblos arriba del acantilado, podrás conseguir guías, están esperando turistas, y después de todo, solo son jóvenes del pueblo que te enseñan los pueblos alrededor, entonces cada uno se inventa guía. Lo que tienes que averiguar y aclarar con ellos, sea escribiendo en un papel, son todos los detalles del viaje. Los pueblos que vas a ver, la duración exacta, cuantas comidas, lo que vas a comer, porque los pueblos son muy pobres y no hay comida, entonces el guía tiene que cargar la comida de 3 o 4 días, y a veces se lleva el mínimo, para ahorrar sobre lo que le das. Una vez todo esto listo, empieza la aventura!
Ríos en Bamako
Río Níger
(3)
El río Níger es el tercer río más largo del continente africano, después del Nil y del Congo. Empieza por Guinea, luego cruza Mali, Níger, antes de echarse en el océano Atlántico. En Mali, tiene una función muy importante. Con el pésimo estado de las carreteras, o su non existencia en ciertos lugares, el la única vía de comunicación y de negocio entre los pueblos. Pasa por Bamako, Ségou, Mopti, Djenné, Gao y la mítica Tombuctú. En un país que padece mucha sequía, sirve para lavarse, lavar la ropa o los utensilios de cocina, los niños vienen a jugar y a bañarse, y lo usan para las irrigaciones y la cultura del arroz. En varias ciudades, como Mopti o Djenné, te ofrecerán ir a dar un paseo por el río. Los más aventureros pueden llegar hasta Tombuctú en barco, que son 5 o 6 días desde Mopti. El barco de llama “pinasse”, y este término incluye desde la barca del pescador que te llevará con 2 o 3 personas más, hasta las inmensas lanchas llenas de pasajeros y mercancías, animales y reservas de agua, que puedes usar también, pero nada te garantiza cuándo ni cómo llegarás. Lleva siempre un pareo para abrigarte del sol, el agua suficiente para un día completo por lo menos, el barco hace etapas por el río, pero pocas. En fin, si te corre prisa, ve a Tombuctú en barco, y vuelve con un bus, con la corriente se tarda más.
Puertos en Mopti
Crucero sobre el río Níger
(1)
El Níger es la arteria central de Malí. Le provee agua dulce, permite intercambios de mercancías y de personas, y la cultura del arroz. Hay pueblos nómadas por el río, que se mueven al ritmo de las cosechas, con su barco, llamado “pinasse”. Puedes usar una de estas pinasses desde Mopti, para alcanzar Tombuctú, en casi una semana, si todo va bien, pero si tienes un plan de viaje más corto, puedes alquilar una pinasse para un día, o la tarde, y visitar los pueblos alrededor del río. Podrás ver la habilidad de los niños, que con muy pocos años, se conocen el río muy bien, y navegan solos, sin preocuparse por las corrientes o los movimientos de arena en el fondo, que te pueden bloquear en medio del río. Visitarás un pueblo de pescadores, y verás que la mayoría del pescado, como hay poco y tiene que durar, se seca, tiene un olor tremendo, y luego se manda a las partes del país que no tienen acceso al río. El plato principal es un montón de arroz en aceite, con verduras y pescaditos del río encima. Suele ser muy bueno y fresco. A la gente de los pueblos le gustan las visitas, pero trata de no dar nada a los niños, para que no se vuelvan mendigos. Les gusta mucho saber de tu país, como vives, que es lo que te gusta. La mayoría habla muy bien francés, el inglés llega poco a poco.
Estaciones de Tren en Kayes
Tren Bamako - Kayes
(1)
El tren de Bamako a Kayes, en la frontera entre Mali y Senegal, normalmente tarda 16 horas. Luego cruza la frontera, y sigue hacia la ciudad de Dakar, en unas otras quince horas. En realidad, tarda en general 3 días, y se atrasa cada vez más. Entonces puede que el que tomes un día lunes sea en realidad el del viernes que nunca salió. Para un europeo, es raro, molesta, perturba, para los africanos, es así. Hay que tomárselo con calma, y con mucho tiempo de antelación. Casi nunca se pueden comprar boletos al último momento, ya que todo el mundo tenía que salir la semana pasada. El tren está llenísimo, con mujeres y todos sus hijos, y una olla gigante llena de arroz con aceite, que los niños se comen con la mano, el arroz se cae en el suelo, al llegar el tren está hecho un asco, el baño es un hueco en el suelo del tren, y generalmente, cuando el tren para, casi siempre sin razón en medio de la nada, todos salen corriendo del tren para ir a esconderse detrás de un árbol e ir al baño. Unos vendedores salen de la nada para vender comida y refrescos. Es un tren muy viejo que trajeron de Francia, a parte del precio no hay mucha diferencia entre la primera y la segunda.
Plazas en Songo
Plaza de circuncisión en Songho
(1)
Explorando la aldea , llegamos a lo alto de un acantilado " Ort Songo " donde están reflejadas pinturas simbolicas , otras no tanto del paso hacia la adolescencia . Pero las paredes son una muestra de los totems , mascaras realizadas por los chicos corresponden en su mayoría a motivos religiosos , relacionados con el cosmo dogon y la vida en todas sus fases en Mali . Tradicionalmente la circuncision la realiza el maestro herrero ya que en el antepasado ¡ recae como oficio ser portador de la cultura ! Fue quien forjo para el cultivo de las cosechas las herramientas de los Dogon . En el momento de la operación de circuncidar a los chicos , que suele ser en grupos entorno entre los ocho - doce años , hoy les ayudan profesionales sanitarios . Suelen dejar el poblado juntos también un tiempo , quedaran aislados con ritos previos , ante la operación son sujetados por los padres intentando que muestren coraje ante la intervención sin dar muestras del dolor . Visten un uniforme a modo de casulla y permanecen en los campamentos aislados , hasta que las heridas cicatricen . Seran alimentados por las familias , jugaran y cantaran con matracas a modo de carracas , estas las pudimos ver al fondo de la gruta ¡ así la gente de los poblados o visitantes se enteran y les dan regalos , alimentos o monedas para así atraer la buena suerte . Similar les ocurre a las niñas con la " ablacion del clitoris " hoy de forma ilegal , en sus casas en edades muy tempranas a pesar de las campañas informativas ; esto por desgracia les sigue ocurriendo . Pude comprobar como mujeres africanas luchan por acabar con semejante trauma , pero los mitos africanos están muy arraigados aun en estos pueblos indomitos .
Mezquitas en Mopti
Las mezquitas del Niger (Kotaka, Somadugu, Kotaka, Kuna, Buna…)
Regresamos al río “viajero”, al gran Níger para descubrir desde la cubierta de nuestra pinaza una arquitectura oculta, popular, perecedera y humilde que brota de la tierra, se fusiona con el terruño del que parece emerger y forma preciosos castillos de cuento de hadas en forma de sugerentes Mezquitas. Arquitectura oculta porque su perfil se vislumbra a duras penas desde las orillas del gran río, entre la frondosa vegetación que cubre la ribera se adivinan tímidamente los esbeltos minaretes; eso si, únicamente en el caso de las construcciones más notables. Arquitectura popular porque son los propios habitantes de las pequeñas aldeas los que erigen con sabia maestría estos pequeños edificios. Arquitectura perecedera porque la estación de las lluvias castiga duramente sus paredes haciendo necesario su revoque y cuidado al término de la misma. Arquitectura humilde al fin y al cabo, levantada con fe, amor y ternura. Desembarcamos en pequeñas poblaciones como Kotaka, Kuna o Buna y contemplamos las diferentes formas, siempre sugerentes y bellas que adquieren estas singulares construcciones, nos emocionamos con el ritual que supone descalzarnos para penetrar en el interior de estas pequeñas maravillas y disfrutamos contemplando el orgullo con el que los lugareños nos muestran su más preciado tesoro. El Níger, un río para soñar despierto, sus mezquitas, pequeños tesoros por descubrir.
Ciudades en Ségou
Ségou
Ségou es una ciudad importante del Malí, a tres horas de Bamako, cuando “todo va bien”. Generalmente, siempre pasa algo. Si vas a viajar en África, mejor haz tus planes de un día para el otro, te evitará mucho estrés inútil. Ségou es una ciudad tranquila, a la orilla del río Níger. La quise visitar porque era la antigua capital del imperio Bambara, y había leído de su importancia en la época colonial, cuando era centro administrativo de los colones franceses. Una parte de la ciudad tiene un estilo arquitectural colonial francés, y la otra parte un estilo tradicional africano, con casas de barro seco. La fundaron los Bozos, que son una etnia de pescadores, cuya manera de pescar es muy graciosa y delicada, cuando echan sus mallas sobre el río es un espectáculo muy lindo. Era una ciudad rica, de por su ubicación al lado de un río importante comercialmente. Como el resto de las ciudades grandes africanas, Ségou no tiene “cosas” que visitar o hacer, tiene un mercado animado con artesanías, una mezquita, pero lo más interesante es pasear por la orilla del río, ver a los Bozos como pescan y reman por el Níger, las mujeres lavando su ropa, los niños gritando y cuidando las cabras, y simplemente sentarse a la sombra a hablar con algunos de ellos.
Reservas Naturales en Bandiagara
Pradera dogon
El país Dogon es una preciosa región a la frontera entre Mali y Burkina Faso. Abajo del acantilado de Bandiagara, hay una pradera, que gracias a un río se mantiene bastante verde a lo largo del año, permitiendo pocas culturas, y algo de ganado para que la gente del valle pueda comer. Aún así, es muy poca comida, y muchos van a trabajar a otro lado porque hace falta más para vivir bien. La región está siendo ayudada por fondos de desarrollo internacionales, pero si miras las dunas al fondo de la pradera, cada día se acercan más al río, haciendo menos la superficie cultivable, y las posibilidades de vivir ahí. La gente es muy amigable y simpática. Los viejos se juntan en el centro del pueblo, debajo del “arbre a palabre”, el árbol de las palabras. Es una construcción de madera muy baja, que les da sombra para venir a sentarse, y hablar de los hechos del pueblo, tomar decisiones y juntarse simplemente. Los jóvenes juegan en las calles, pero desde muy pequeños tienen que ir a trabajar al campo, y pocos son los que siguen con la escuela, sobre todo porque está lejos, habría que dejar a la familia, y tiene un coste enorme.
Pueblos en Bandiagara
Dourou
(1)
El pueblito de Dourou está ubicado en la pradera Dogon, entre Mali y Burkina Faso, cerca de la ciudad de Bandiagara. Los Dogon son una etnia que habla un idioma particular, son una minoría en Mali, ahora quedan 800 mil. Tienen una cultura muy viva, son los que fabrican las máscaras africanas que verás en los mercados de Mopti o de Djenné. Ahora están perdiendo mucho de sus tradiciones porque viven en una región muy pobre, sin perspectivas de trabajo ni desarrollo, a parte de un turismo sostenible. El turismo se está desarrollando poco a poco, pero hay de todo. Hay guías que ni son de ahí, llegan, dejan su basura, se van, no piden permiso a los habitantes de una casa para entrar y enseñártela, y hay otros, que son del pueblo, o respetan las tradiciones y el modo de vivir de la gente, y te harán pasar un momento inolvidable. Todos los pueblos están encima del acantilado de Bandiagara o por la pradera 500 metros más abajo. Dougou era el último pueblo de nuestra caminata de tres días, y luego había que volver a subir el acantilado, por un camino muy estrecho! Los Dogon son animistas y si puedes asistir a una fiesta en algún pueblo no lo dudes.
Mezquitas en Tombuctú
Mezquita Djingarey-Ber
(1)
Llegamos a Tombuctú la noche anterior, después de todo un día trotando en los todoterreno por el Sahel... "La Atenas africana", "la Meca del Sáhara", "La Roma de Sudán"... Estos y muchos otros nombres han envuelto a esta ciudad en un aura mágica, aunque hoy en día algunos se empeñen en negarle tal derecho, Tombuctú sí es un lugar donde no te importa perderte, rodeado de la población tuareg, la tranquilidad de sus calles (vacías al mediodía, tal es el calor), su arquitectura, los manuscritos que los clanes de allí han guardado generación tras generación desde el siglo XIII... Una de sus joyas es la Mezquita Djingarey-Ber, que más tarde he podido comprender y volver a disfrutar a través del libro El Arquitecto de Tombuctú, de Manuel Pimentel, que recomiendo a todo el mundo... Esta mezquita fue construida por Es Saheli, granadido mandado llamar por el emperado Kanku Mussa. Dicen que se inspiró en los hormigueros que por aquellas tierras pueden verse salpicando los campos, y desde luego nos lo podemos creer.
Desiertos en Tombuctú
Puertas del Sáhara
Durante los 10 días de mi estancia en Marruecos, cogimos el 4x4 y por la antigua ruta del Dakar, atravesamos un trecho de tierras muy pobres, donde vimos miseria, pero también unos paisajes inolvidables: arena y más arena a donde mirases. Héiseres, noches estrelladas sin contaminación lumínica, lástima que no tenga fotos de eso, y lo mejor, paseo a camello por las dunas rojas del desierto del Toumbuctu, de las que si conservo fotos, que a pesar de la calidad, siguen mostrando tal belleza :