Copenhague
Experiencias de los viajeros en La Sirenita

Bus turístico por Copenhague

La mejor forma de descubrir Copenhague
Resérvalo
ahora desde
36
Fernandoo

La sirenita es el monumento más famos...

La sirenita es el monumento más famoso de Copenhague y de todo Dinamarca. Cada día es fotografiado por miles de turistas llegados de todas partes del mundo. Ha sido atacada en innumerables ocasiones por ser uno de los símbolos más representativos de a ciudad. Un cervecero fue el que mandó construirla en 1913 basándose en el cuento de La Sirenita de Hans Christian Andersen. El escultor que la hizo quería una bella actriz, pero comono quería posar desnuda, se tuvo que inspirar en su propia mujer.

La leyenda y la historia es lo que más marca a la sirenita como símbolo, porque una vez que se conoce hay más de uno que se desilusiona, sobre todo por su pequeño tamaño. Sin emabrgo, es ese tamaño y esa simpleza que la rodea lo que la confieren un aura especial que te impide dejar de mirarla y fotografiarla. Quizás, la sirenita quiere volver a ser inmortal en las fotografías, ya que obtuvo el aspecto de mujer cuando renunció a esa posibiliad de vivir para siempre en el agua.
Paulinette

La estatua de la sirenita es el emble...

La estatua de la sirenita es el emblema de Copenhague. Está en la entrada del puerto de la ciudad, y es tan pequeña que me costó bastante encontrarla. Está al nivel de la ciudadela de Kastelet, y es una obra que fue encargada por Carl Jacobsen, el hijo del fundador del imperio cervecero Carlsberg, a principios del siglo XX. Le había encantado la ópera de la sirenita, y la estatua se inauguró en 1913. La sirenita mide solamente un metro 25, y a veces ni la vez porque está rodeada por un grupo de turistas. De hecho, es una copia de la estatua original, ya que sufre mucho de vandalismo. El lugar alrededor es muy bonito para un paseo a lo largo de la avenida marítima y puedes alcanzar a pie el palacio de Amalienborg, la residencia real.
Roberto Gonzalez

La pequeña Sirenita de Copenhague

No me la esperaba tan pequeña, tan alejada de nosotros, de la tierra, de la realidad, en su trono de piedra, de princesa de cuento. Objetivo de vándalos y atentados en múltiples ocasiones, pero también objeto de pasiones y amores. Se sabe una ciudadana más, pero también sabe que es especial, que todo visitante tiene que ir a rendirse a sus pies, o mejor, a su aleta, que es sirena.
Sabe que todos tienen que llevarse su imagen en foto, en forma de recuerdo o en la memoria, pero debe llevársela. Así permanece ausente, distante, acostumbrada ya a la fama, para lo bueno y para lo malo.
Ele Baños

La Sirenita en streaming

Durante la Expo de Shanghai la famosa escultura de La Sirenita fue la estrella del pabellón Danes. Para suplir su ausencia, en Copenhague colocaron una enorme pantalla que retransmitía en tiempo real lo que pasaba alrededor de la escultura en su visita a China.

Sin haber visto nunca la obra original en esa ubicación casi me atrevería a decir que la proyección quedaba mejor encajada con el escenario industrial que la pequeña figura de bronce.
Fany

Un lugar interesante, sin más

Vale más por su historia que el monumento en si mismo.

Posiblemente lo mejor sea la zona que rodea a la Sirenita: El parque de Langelinie, en la Bahía del Puerto de Copenhague. Un lugar precioso, como toda la ciudad, con un parque verde y mucha actividad.

La lástima es la famosa sirenita, que es una obra poco atractiva. Es más lo que se conoce que lo que es en realidad.

De todas formas, hay que verla
Pam Palmira

Primavera

Calurosa estancia en la primavera de 2010, en Copenhague. El muelle y recuerdos que me lleva hasta la famosa Sirenita que se sitúa de espaldas al mar, contemplando el movimiento de los curiosos que pasean por sus orillas.
María Carmen García Moraleda

Emblemática

Símbolo de Copenague por escelencia. Es un figura relativamente pequeña, lo que no le quita importancia.
Su visita es obligada, tanto que cuando estubimos allí había por lo menos tres autocares y fue Cádiz imposible hacer una foto.
Rafavilanova

La Sirenita no es tan fea

Hemos tenido la suerte de estar prácticamente solos junto a La Sirenita y, después de haber leído diversos comentarios que no recomendaban su visita, no puedo estar más en desacuerdo, ya que, si bien, no es la octava maravilla, merece alguna que otra fotografía.
Ahora bien, me imagino que otros viajeros a los que le hayan aparcado tres o cuatro autocares de visitas guiadas justo al lado, con un día de lluvia o viento, y habiendo caminado bastante para ver esta pequeña estatua, puedan estar decepcionados por la visita.
Jose Antonio Molina

Copenhague 2012

Bonita ciudad, muy pequeña y cómoda, en un fin de semanita te la pateas sin problema
Dieghernan

Nada como alquilar una bici en Copenh...

Nada como alquilar una bici en Copenhague y acercarse a visitar a La Sirenita
Activar el traductor borracho

Traduce al español las experiencias en otros idiomas

ON
OFF
Anthony Bevilacqua
ESP
FRA
Claireee
ESP
FRA
Marie-Aurélie Graff
ESP
FRA
Céline Touzé
ESP
FRA
Robin Bouvier
ESP
FRA
Ver más experiencias
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre La Sirenita ayudarán a otros.
GUARDADO EN
3,86 sobre 5 (21 votos)
MUY BUENO