Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Kartong?
Compártelo con el mundo
Compartir experiencia
Entrar con Google +

Kartong

+14
Kartong Dirección
Guardar este lugar
Guardado

1 opinión sobre Kartong

mmozamiz

Kartong constituyó en mi viaje uno de ...

Kartong constituyó en mi viaje uno de los momentos más inolvidables por lo bueno y... por lo malo, pero vamos por partes. Este pequeño pueblo situado a 10 kilómetros al sur de Gunjur es uno de los más bonitos que nos vamos a encontrar. Está repleto de verde y sobre todo de palmeras gigantes que ofrecen unas sombras increíbles. Al igual que en el resto de las aldeas un grupo enorme de niños te cierra el paso en el momento en el que llegas y no se separa de ti hasta el final. Pero lo más especial del lugar es por un lado una playa de arena blanca preciosa que hay a dos kilómetros, y un pequeño río con su puertecito que se encuentran a la izquierda del pueblo y que forman una frontera natural con Senegal. Como véis es un lugar inolvidable e idílico que recomiendo a todo el mundo. Tras visitalo decidimos conocer un poco Senegal pasando en barca el pequeño río. No hay ningún problema, puesto que no hay ni siquiera aduana o policía. Para pasar de un país a otro cogimos una piragua minúscula, e hicimos varios viajes, ya que sólo podíamos ir dos personas cada vez. Después de pasar todos decidimos caminar un poco por Senegal con la garantía de que nuestros guías (venían con nosotros) nos dijeron que había a tres kilómetros un pueblecito en el que después podíamos alquilar un transporte para regresar, y aquí es donde comenzó lo malo, o más que lo malo, algún momento de inseguridad. Tras andar durante más de cinco kilómetros con más de 30 grados y en pleno mediodía (nos daba el sol de lleno) nos dimos cuenta de que nuestros guías jamás habían estado en este lugar y no sabían hacia dónde nos dirigíamos, por eso os recomiendo que no os fiéis nunca por completo de la gente de Gambia, porque para hacerte feliz siempre dirán que conocen las cosas, ya que si no, se piensan que vas a dejarles y te vas a ir con otros. En definitiva, después de andar seis kilómetros y darnos cuenta de que no íbamos a tener tiempo para regresar antes de que anocheciera, encontramos un restaurante en medio de la nada. Llegamos totalmente sofocados y nos cobraron a precio europeo las bebidas, ya que sabían que no teníamos más remedio que pagar. Allí no había ni coche, ni barco ni nadie, así que tuvimos momentos de inseguridad, ya que habíamos atravesado un país pero no teníamos sellado el pasaporte, además no sabíamos hablar francés y en Senegal no saben hablar inglés. Lo bueno en esos momentos es que nos encontrábamos en un lugar precioso con una naturaleza impresionante.

Leer más
+15
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos