Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Pristina?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Plazas en Pristina

5 plazas en Pristina

Plazas en Pristina
Plaza Skënderbeu
Ubicada justo al inicio de la principal avenida peatonal de Pristina, la Plaza Skënderbau fue construida en honor a Jorge Castriota, el héroe nacional y “padre de la patria” de Albania. Si bien puede resultar extraño que se tenga tanto en cuenta a un libertador extranjero, no hay que olvidar que en Kosovo la mayoría de la población es de origen albanés y se considera albanesa incluso antes que kosovar. Si bien el sitio no es demasiado ostentoso, con el paso del tiempo se ha constituido como uno de los atractivos turísticos de la ciudad y el punto obligado de reunión para los jóvenes de la ciudad. Hace algunos años abrió sus puertas la primera tienda de “United Colors of Benetton” en Kosovo a unos pasos de la plaza, haciendo un interesante contraste entre la modernidad que lentamente llega al país y los minaretes en el fondo que recuerdan la histórica influencia turca en la ciudad. En el centro de la plaza se encuentra una escultura ecuestre de Jorge Castriota, quien nació en la ciudad de Krujë y fue uno de los personajes más importantes del imperio otomano durante su expansión por todo el territorio de los Balcanes y el este del continente europeo.
Plazas en Pristina
Plaza Ibrahim Rugova
Suena un poco extraño, pero la verdad es que el principal motivo por el que la plaza Ibrahim Rugova es visitada y fotografiada por todo turista que visita la capital de Kosovo, es porque en su centro se encuentra una gigantesca pieza de lego amarilla. Se trata de un monumento instalado en el corazón de Pristina con el objetivo de simbolizar la posición del pequeño país balcánico como una pieza más del rompecabezas constituido por los países de la Unión Europea. No es ningún secreto que la integración en la comunidad europea ha sido un objetivo primordial desde la declaración de independencia de Kosovo. Además del gigantesco lego, en la plaza se ubica una estatua de Ibrahim Rugova; uno de los “padres de la patria” de Kosovo de quien toma el nombre la explanada. Rugova fue el primer presidente de la república, y dedicó su administración a defender los intereses de la comunidad albanesa en el país después de décadas de administración serbia. Hoy en día, su imagen es motivo de respeto de parte de los kosovares, ya que en su intento por forjar una nación independiente, Rugova fue secuestrado en una ocasión y objetivo de un atentado terrorista a principios de 2005.
Plazas en Pristina
Plaza Bill Clinton
La Plaza Bill Clinton es sin duda alguna el sitio más curioso de la ciudad de Pristina, capital de Kosovo. Se encuentra en una larga avenida que comparte el nombre del presidente estadounidense, a pocos cientos de metros de la Biblioteca Nacional. La historia del sitio se remonta a la Guerra de Kosovo –que duró desde el 5 de Marzo de 1998 hasta el 11 de Junio de 1999-. Durante este conflicto, los albaneses que habitaban en el territorio que hoy es conocido como Kosovo –entonces parte de Yugoslavia- fueron apoyados militarmente por Estados Unidos para derrotar a los soldados yugoslavos que ejercían cada vez mayor presión sobre el territorio. Después de que los estadounidenses bombardearan fuertemente ciudades importantes como Belgrado, se produjo la separación de Kosovo, que pasó a ser administrado por las Naciones Unidas y posteriormente se convirtió en una nación independiente (aunque con soberanía discutida). En 2008 -después de la declaración de independencia de su país- los kosovares decidieron rendirle honor al presidente que lideró los esfuerzos norteamericanos en la región. Se renombró una de las principales arterias de la ciudad en su honor y se construyó la estatua que aún hoy en día se encuentra al costado de la bandera estadounidense en el centro de Pristina.
Plazas en Pristina
Plaza Ismail Qemali
La Plaza Ismail Qemali es uno de los tantos espacios públicos dedicados a héroes de la historia albanesa en la ciudad de Pristina –capital de Kosovo-. Se encuentra a unos doscientos metros del famoso monumento “Newborn”, en el corazón de la ciudad y hace honor al primer político en convertirse en Primer Ministro de la República de Albania en el año de 1912. Considerado el líder del nacionalismo albanés, Qemali es reconocido por su posición liberal y su defensa de las tradiciones albanesas; su figura fue clave en la declaración de independencia de Albania del Imperio Otomano, al igual que en la formación del estado albanés después de la Guerra de los Balcanes. Si bien Albania y Kosovo son países independientes, su relación no podría ser más estrecha. La mayoría de los kosovares se identifican como “albaneses residentes en Kosovo” a pesar de haber nacido en territorio kosovar, y la cultura albanesa es la esencia de la vida en el país más joven de Europa. Por este motivo, en Kosovo se rinde homenaje a los héroes de Albania de la misma manera que en su país de origen. Para llegar a la plaza basta con caminar unos cinco minutos desde el monumento “Newborn”, o diez desde la famosa Biblioteca Nacional de Kosovo.
Plazas en Pristina
Plaza Sheshi Zahir
Inaugurada en el año 2013 por el alcalde de Pristina, la Plaza Zahir Pajaziti es uno de los sitios conmemorativos instalados después de la declaración de independencia de la República de Kosovo para rendir homenaje a los héroes nacionales. En este caso, el lugar está dedicado al primer Comandante del Ejército de Liberación de Kosovo; Zahir Pajaziti, quien murió defendiendo la independencia kosovar durante una batalla en contra del Ejército Yugoslavo en la ciudad de Vushtrri. Además del monumento, la plaza en sí se ha convertido en una vibrante zona comercial que colinda con la principal avenida peatonal de la ciudad. A medio camino entre la famosa Biblioteca Nacional de Kosovo y los restos del antiguo Bazar de Pristina, resulta un sitio fácil de visitar e interesante para quienes disfrutamos sentarnos en algún espacio público y ver la vida transcurrir en un país distinto al nuestro. Un elemento que está presente aquí al igual que en prácticamente todos los aspectos de la cultura kosovar es la bandera albanesa ondeando a un costado de la bandera kosovar en el centro de la plaza; a primera vista pareciera que se trata de una especie de crisis de identidad, pero lo cierto es que la gran mayoría de los habitantes del país más joven de Europa son étnicamente albaneses y nunca dejaron de sentirse como tales.