Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Pristina?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Pristina

33 colaboradores

16 cosas que hacer en Pristina

Ciudades en Pristina
Pristina
Llegamos de Albania  a ksovo en un camión de 4 horas que tuvo un costo de 20e bastante como el viaje y las vistas en carretera son excepcionales. Al llegar a la estación de autobuses de prístina tuvimos algunos problemas ya que en la localidad no hablan inglés. Para comprar unos boletos a Montenegro fue todo un estrés. Al salir de ahí tomamos un  taxi al hostal de White tree el cual está hermoso tiene un área de bar abierta y las habitaciones son buenas el trato fe la gente no es muy bueno siento que tiene que ver con que es un país que apenas tiene 7 años sin guerra y en libertad. La gente no es muy amigable pero no en todos lados fuimos a comer comida típica lo cual es muy sabroso una sopa de carne espesa arroz blanco con salsa de crema y de guisado un espacio de alambre con verduras típicas de la región principalmente chiles rojos. Al salir de ahí nos fuimos al hostal a tomar una cerveza típica la cual no me gustó es como una guines pero mas ácida. Qebapa , Kajmak , Gjiz , domado , tranvía , Pitalka , Saltar labor Kulla casa típica de ksovo Las serpientes eran para proteger la casa Llegamos de Albania  a ksovo en un camión de 4 horas que tuvo un costo de 20e bastante como el viaje y las vistas en carretera son excepcionales. Al llegar a la estación de autobuses de prístina tuvimos algunos problemas ya que en la localidad no hablan inglés. Para comprar unos boletos a Montenegro fue todo un estrés. Al salir de ahí tomamos un  taxi al hostal de White tree el cual está hermoso tiene un área de bar abierta y las habitaciones son buenas el trato fe la gente no es muy bueno siento que tiene que ver con que es un país que apenas tiene 7 años sin guerra y en libertad. La gente no es muy amigable pero no en todos lados fuimos a comer comida típica lo cual es muy sabroso una sopa de carne espesa arroz blanco con salsa de crema y de guisado un espacio de alambre con verduras típicas de la región principalmente chiles rojos. Al salir de ahí nos fuimos al hostal a tomar una cerveza típica la cual no me gustó es como una guines pero mas ácida. Qebapa , Kajmak , Gjiz , domado , tranvía , Pitalka , Saltar labor Kulla casa típica de ksovo Las serpientes eran para proteger la casa
Plazas en Pristina
Plaza Skënderbeu
Ubicada justo al inicio de la principal avenida peatonal de Pristina, la Plaza Skënderbau fue construida en honor a Jorge Castriota, el héroe nacional y “padre de la patria” de Albania. Si bien puede resultar extraño que se tenga tanto en cuenta a un libertador extranjero, no hay que olvidar que en Kosovo la mayoría de la población es de origen albanés y se considera albanesa incluso antes que kosovar. Si bien el sitio no es demasiado ostentoso, con el paso del tiempo se ha constituido como uno de los atractivos turísticos de la ciudad y el punto obligado de reunión para los jóvenes de la ciudad. Hace algunos años abrió sus puertas la primera tienda de “United Colors of Benetton” en Kosovo a unos pasos de la plaza, haciendo un interesante contraste entre la modernidad que lentamente llega al país y los minaretes en el fondo que recuerdan la histórica influencia turca en la ciudad. En el centro de la plaza se encuentra una escultura ecuestre de Jorge Castriota, quien nació en la ciudad de Krujë y fue uno de los personajes más importantes del imperio otomano durante su expansión por todo el territorio de los Balcanes y el este del continente europeo.
Plazas en Pristina
Plaza Ibrahim Rugova
Suena un poco extraño, pero la verdad es que el principal motivo por el que la plaza Ibrahim Rugova es visitada y fotografiada por todo turista que visita la capital de Kosovo, es porque en su centro se encuentra una gigantesca pieza de lego amarilla. Se trata de un monumento instalado en el corazón de Pristina con el objetivo de simbolizar la posición del pequeño país balcánico como una pieza más del rompecabezas constituido por los países de la Unión Europea. No es ningún secreto que la integración en la comunidad europea ha sido un objetivo primordial desde la declaración de independencia de Kosovo. Además del gigantesco lego, en la plaza se ubica una estatua de Ibrahim Rugova; uno de los “padres de la patria” de Kosovo de quien toma el nombre la explanada. Rugova fue el primer presidente de la república, y dedicó su administración a defender los intereses de la comunidad albanesa en el país después de décadas de administración serbia. Hoy en día, su imagen es motivo de respeto de parte de los kosovares, ya que en su intento por forjar una nación independiente, Rugova fue secuestrado en una ocasión y objetivo de un atentado terrorista a principios de 2005.
Monumentos Históricos en Pristina
Monumento a la Unidad y la Hermandad
En el centro histórico de la ciudad de Pristina –capital de Kosovo- se encuentra un icónico monumento de concreto construido bajo las órdenes del Mariscal Josip Broz Tito cuando aún existía la República de Yugoslavia. En idioma albanés (el más comúnmente hablado por la población kosovar), el sitio es comúnmente llamado “tre rremëshi” –“tres ramas”, y su objetivo original era promover el concepto de la Hermandad y Unidad ideado por Tito como ideología unificadora entre las regiones yugoslavas. Si bien ha habido numerosos intentos por tirar abajo el monumento, ninguno ha logrado conseguir la realización del referéndum necesario para su destrucción. Buena parte de la población local siente el sitio como un recuerdo de la represión constante por parte del gobierno serbio antes de la declaración de independencia de Kosovo. Actualmente, en la plaza de la Hermandad y Unidad se está llevando a cabo un proyecto de restauración que sin embargo dejará intactos a los antiguos monumentos del lugar. El objetivo primordial es modernizar el sitio y convertirlo en una agradable área pública para el disfrute de los locales; dada la cercanía de la Universidad de Pristina, el sitio tiene un gran potencial como punto de reunión para la creciente población universitaria de la ciudad.
Mezquitas en Pristina
Mezquita Jashar Pasha
La Mezquita Jashar Pasha es uno de los más importantes testigos de la influencia otomana en el sur de la península balcánica. Se encuentra justo en el corazón de la ciudad de Pristina –capital de Kosovo- y fue construida en el año de 1834 con el objetivo de profundizar la integración de la fe islámica en la población de la región. Debido a su céntrica ubicación, el único minarete del lugar puede ser visto prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Durante los últimos años, y con la llegada de nuevos vuelos directos a la capital kosovar desde varios puntos del continente europeo, la mezquita y toda el área que la rodea se está convirtiendo en el imán turístico más importante de la ciudad. Si bien solamente se puede ingresar a la mezquita durante las horas del rezo, incluso desde el exterior resulta un sitio agradable para conocer un poco más de la cultura kosovar. En la fachada del edificio se encuentra un cartel explicativo que habla principalmente de un proyecto de restauración financiado por el gobierno turco, pero también da una breve explicación del origen de la mezquita y los elementos arquitectónicos que la hacen tan particular en la región.
Mezquitas en Pristina
Mezquita de Madhe
Ubicada en el barrio otomano de Pristina –capital de Kosovo-, la Mezquita del Sultán Mehmet es comúnmente llamada “Mezquita Imperial” por los habitantes de la ciudad. Se encuentra justo al frente de la Torre del Reloj y se cree que fue construida entre los años 1460 y 1461, durante el reinado del Sultán Mehmet II. Sin duda alguna, este es uno de los sitios que yo consideraría imperdibles en cualquier visita a este pequeño país balcánico. La cantidad de ornamentos y la riqueza arquitectónica del lugar hacen que por momentos nos traslademos a las más hermosas mezquitas de Estambul. Durante las horas del rezo, el llamado a la oración desde lo más alto del minarete crea un ambiente mágico que es imposible describir con palabras. A finales de la década de 1680, el ejército del Imperio Austríaco ocupó la ciudad de Pristina y convirtió la mezquita en una iglesia jesuita. Sin embargo, apenas comenzó el reinado del Sultán Mehmet IV, el sitio fue restaurado a su estado original. Hoy en día –al igual que buena parte de los edificios históricos de la capital kosovar- la falta de mantenimiento y la elevada humedad de la zona han puesto en peligro la integridad arquitectónica del edificio.
Mercados en Pristina
Mercado Iljaz Agushi
El Antiguo Bazar de Pristina fue desde el Siglo XV el centro comercial por excelencia de la ahora capital de Kosovo. Durante décadas jugó un papel importantísimo en el desarrollo de la región, funcionando como punto de encuentro entre los habitantes de la ciudad y los agricultores de las zonas aledañas y como símbolo de la multiculturalidad que ha siempre caracterizado a la región balcánica. Sin embargo, durante el período de la República Socialista de Yugoslavia, el gobierno de Josip Broz Tito –bajo el concepto de “destruir lo viejo para construir lo nuevo”- derrumbó por completo los edificios del bazar y construyó en su lugar una gigantesca explanada vacía con un monumento de concreto en el centro. A pesar de la destrucción del histórico bazar, con el paso de los años ha venido creciendo nuevamente la cultura del mercado callejero en la zona. Hoy en día –a pesar de que los antiguos edificios ya no existen- en la zona se encuentran cientos de puestos de frutas, verduras y demás productos que reflejan algo de la cultura kosovar. Las banderas albanesas ondeando por doquier y los gritos en al menos tres idiomas distintos hacen un ambiente digno de ser visitado por quienquiera que ponga pie en la capital del país más joven de Europa.
Cementerios en Pristina
Cementerio Musulmán
El Cementerio Musulmán de la ciudad de Pristina –“Varrezast myslimane” en idioma albanés- se encuentra en las afueras de la capital de Kosovo. Además de ser el más grande e importante para la fe islámica en el país, es un sitio que merece la pena ser visitado por sus increíbles vistas de la ciudad. Se ubica a lo alto de una colina no demasiado elevada y está distribuido de manera que hay bastante espacio entre una tumba y otra. Quizás lo más interesante de la población kosovar es la manera en que distintas culturas interactúan en una nación tan pequeña. Albaneses, serbios, macedonios, turcos e incluso griegos habitan en el país más joven de Europa, y sus costumbres se mezclan de manera realmente fascinante. Específicamente en esta parte de la ciudad abundan las banderas albanesas, las inscripciones en alfabeto árabe y las tumbas musulmanas que se caracterizan por tener una especie de jardinera en el centro –simbolizando la nueva vida que crece después de la muerte-. Si bien hay algunos autobuses que llegan desde el centro de la ciudad hasta el cementerio, si no hablas albanés quizás sea más sencillo simplemente caminar. Desde la famosa mezquita Pashar Jasha se llega en unos veinte minutos a pie.
Bosques en Pristina
Parque Arbëria
Anteriormente, la zona que hoy en día es ocupada por el Parque Arbëria era una fábrica de ladrillos abandonada en el corazón de la ciudad de Pristina –capital de Kosovo-. Sin embargo, en el año de 2012 se dio inicio a un proyecto financiado por la Oficina de la Unión Europea en la República Kosovar que tuvo como objetivo convertir el sitio en un área verde pública para el disfrute de los locales. Hoy en día, el Parque Arbëria es un agradable sitio en el que se puede pasear tranquilamente rodeado de árboles. Atravesándolo por completo se puede ir desde el casco histórico de la capital hasta el cementerio musulmán, en las afueras del norte de la ciudad. De ser un área más bien decaída, el sitio ahora parece un pequeño bosque en medio de Pristina que merece la pena ser visitado durante un paseo por esta intrigante ciudad. Con el paso de los años, el financiamiento de nuevos proyectos de infraestructura por parte de la Unión Europea ha crecido en Kosovo. Uno de los objetivos primordiales del país más joven de Europa es lograr la integración con la comunidad económica lo más rápido posible, por lo que se ha acelerado el paso hacia el cumplimiento de los estándares necesarios para el avance de su candidatura.
Cementerios en Pristina
Cementerio Ortodoxo
El Cementerio Ortodoxo de Pristina se encuentra en el extremo sur de la capital de Kosovo, no demasiado lejos de la Estación de Autobuses de la ciudad. Se trata del más grande cementerio para los fieles de esta religión en todo el país, pero lamentablemente se encuentra en un estado de deterioro que ha sido denunciado en numerosas ocasiones por la Diócesis de Raska-Prizren y Kosovo. Quizás el descuido del lugar contribuye incluso a lo misterioso que es el ambiente en el interior. Tumbas antiquísimas devoradas casi por completo por la vegetación, estrellas rojas simbolizando al partido comunista de la República Yugoslava y una mezcla entre los alfabetos latino y cirílico hacen del sitio uno que merece la pena ser visitado durante un paseo por la capital kosovar. El único ingreso al cementerio se encuentra en la misma calle que la estación de trenes de la ciudad, siguiéndola hasta el sur de la misma. Para llegar se puede tomar un autobús desde el centro de la capital, aunque la caminata no es nada larga; a unos doscientos metros de la puerta se encuentra la famosísima estatua de Bill Clinton que es sin duda alguna un sitio a visitar en la ciudad de Pristina.
Plazas en Pristina
Plaza Bill Clinton
La Plaza Bill Clinton es sin duda alguna el sitio más curioso de la ciudad de Pristina, capital de Kosovo. Se encuentra en una larga avenida que comparte el nombre del presidente estadounidense, a pocos cientos de metros de la Biblioteca Nacional. La historia del sitio se remonta a la Guerra de Kosovo –que duró desde el 5 de Marzo de 1998 hasta el 11 de Junio de 1999-. Durante este conflicto, los albaneses que habitaban en el territorio que hoy es conocido como Kosovo –entonces parte de Yugoslavia- fueron apoyados militarmente por Estados Unidos para derrotar a los soldados yugoslavos que ejercían cada vez mayor presión sobre el territorio. Después de que los estadounidenses bombardearan fuertemente ciudades importantes como Belgrado, se produjo la separación de Kosovo, que pasó a ser administrado por las Naciones Unidas y posteriormente se convirtió en una nación independiente (aunque con soberanía discutida). En 2008 -después de la declaración de independencia de su país- los kosovares decidieron rendirle honor al presidente que lideró los esfuerzos norteamericanos en la región. Se renombró una de las principales arterias de la ciudad en su honor y se construyó la estatua que aún hoy en día se encuentra al costado de la bandera estadounidense en el centro de Pristina.
Plazas en Pristina
Plaza Ismail Qemali
La Plaza Ismail Qemali es uno de los tantos espacios públicos dedicados a héroes de la historia albanesa en la ciudad de Pristina –capital de Kosovo-. Se encuentra a unos doscientos metros del famoso monumento “Newborn”, en el corazón de la ciudad y hace honor al primer político en convertirse en Primer Ministro de la República de Albania en el año de 1912. Considerado el líder del nacionalismo albanés, Qemali es reconocido por su posición liberal y su defensa de las tradiciones albanesas; su figura fue clave en la declaración de independencia de Albania del Imperio Otomano, al igual que en la formación del estado albanés después de la Guerra de los Balcanes. Si bien Albania y Kosovo son países independientes, su relación no podría ser más estrecha. La mayoría de los kosovares se identifican como “albaneses residentes en Kosovo” a pesar de haber nacido en territorio kosovar, y la cultura albanesa es la esencia de la vida en el país más joven de Europa. Por este motivo, en Kosovo se rinde homenaje a los héroes de Albania de la misma manera que en su país de origen. Para llegar a la plaza basta con caminar unos cinco minutos desde el monumento “Newborn”, o diez desde la famosa Biblioteca Nacional de Kosovo.
De interés cultural en Pristina
Biblioteca Nacional de Kosovo
La Biblioteca Nacional de Kosovo –ubicada en la ciudad de Pristina- es sin duda alguna uno de los atractivos más importantes del país. Considerado como la casa del acervo cultural más importante del país, el sitio es famoso no principalmente por sus obras, sino por su particular arquitectura. Inaugurada en el año de 1982, la biblioteca ha sido criticada por numerosos artistas por su estilo. Cuenta con un total de 99 domos de distintos tamaños, y está completamente cubierta por una especie de reja de metal; según su arquitecto Andrija Mutnjaković, se trata de una manera de simbolizar la multiculturalidad de Kosovo; incluyendo elementos de la arquitectura otomana, albanesa y serbia en un mismo edificio. En el lobby de la biblioteca se llevan a cabo exposiciones temporales organizadas principalmente por estudiantes de la Universidad Nacional de Kosovo. Las salas de lectura se encuentran en el segundo piso, y una gran ventaja es que la entrada es totalmente libre tanto para locales como para extranjeros. Si bien prácticamente todas las rutas de autobuses de la ciudad pasan frente a la biblioteca, se puede también caminar por una avenida peatonal hasta el corazón de la ciudad -cerca de los restos del antiguo basar- en menos de quince minutos.
Plazas en Pristina
Plaza Sheshi Zahir
Inaugurada en el año 2013 por el alcalde de Pristina, la Plaza Zahir Pajaziti es uno de los sitios conmemorativos instalados después de la declaración de independencia de la República de Kosovo para rendir homenaje a los héroes nacionales. En este caso, el lugar está dedicado al primer Comandante del Ejército de Liberación de Kosovo; Zahir Pajaziti, quien murió defendiendo la independencia kosovar durante una batalla en contra del Ejército Yugoslavo en la ciudad de Vushtrri. Además del monumento, la plaza en sí se ha convertido en una vibrante zona comercial que colinda con la principal avenida peatonal de la ciudad. A medio camino entre la famosa Biblioteca Nacional de Kosovo y los restos del antiguo Bazar de Pristina, resulta un sitio fácil de visitar e interesante para quienes disfrutamos sentarnos en algún espacio público y ver la vida transcurrir en un país distinto al nuestro. Un elemento que está presente aquí al igual que en prácticamente todos los aspectos de la cultura kosovar es la bandera albanesa ondeando a un costado de la bandera kosovar en el centro de la plaza; a primera vista pareciera que se trata de una especie de crisis de identidad, pero lo cierto es que la gran mayoría de los habitantes del país más joven de Europa son étnicamente albaneses y nunca dejaron de sentirse como tales.
Calles en Pristina
Bulevar Madre Teresa
Si bien Pristina no es una ciudad especialmente turística, hay algunos sitios que merecen la pena ser visitados durante un viaje por el país más joven del continente europeo. El Bulevar Madre Teresa (“Bulevardi Nënë Tereza” en idioma albanés) se encuentra justo en el corazón de la capital, y va desde la Plaza Skënderbau hasta cerca de la Biblioteca Nacional de Kosovo. Si bien es mucho más chiquita que otras peatonales similares en Europa, este es el principal sitio comercial de la capital kosovar, y el sitio por excelencia para cafés, bares y pequeños restaurantes a precios realmente atractivos donde se puede probar la deliciosa gastronomía local. Además, simplemente paseando por la avenida puedes darte una idea de la multiculturalidad que tanto caracteriza a Kosovo: por ahí pasan musulmanes, albaneses y turcos hablando en tres o cuatro idiomas distintos; todos nacidos en Kosovo pero fieles a sus raíces. No es de extrañarse que el bulevar sea también el corazón de la vida nocturna en la ciudad, que ha crecido vertiginosamente después de la guerra. Si bien aún no llega a los niveles de Belgrado, se puede pasar un buen rato entre los bares de la recién nacida capital de Kosovo.
Iglesias en Pristina
Iglesia de Cristo el Salvador
La Catedral de Cristo Salvador es uno de los edificios más polémicos de la ciudad de Pristina, capital de Kosovo. Su construcción inició en el año de 1995 bajo órdenes del líder nacionalista serbio Slobodan Milošević y fue interrumpida cuatro años después, en uno de los momentos más álgidos de las tensiones entre albaneses y serbios dentro de territorio kosovar. Desde entonces, el edificio quedó abandonado y se convirtió en el testigo más fiel de la paradoja de las tensiones internas en el país más joven de Europa; sus defensores –principalmente de origen serbio- abogan por que se reanuden las obras en el interior del edificio y se inaugure el sitio como la primera iglesia ortodoxa en la ciudad. Por otro lado, la mayoría de los kosovares –de origen albanés- ve a la estructura como un desagradable recuerdo de la opresión de Milošević y lucha por su demolición. La falta de acción respecto al futuro de la catedral –en parte fundada por el riesgo de incrementar la rivalidad entre las dos principales etnias del país- han hecho que el edificio esté decaído y no sea más que un representante de la complicada historia del país que merece la pena ser visitado por cualquier turista que quiera entender un poco mejor acerca de Kosovo y sus conflictos.
Destinos cercanos más populares