Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Hergla?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Hergla

4 colaboradores

2 cosas que hacer en Hergla

Miradores en Hergla
Mirador de Hergla
(1)
Hergla es un pequeño pueblo de pescadores situado a 20 km de la principal ciudad turística, Sousse. Un lugar decorado en blanco y azul (recuerda a Sidi Bou Said) que combina la modernidad y la tradición. Ideal para vacaciones en familia. Tiene playa, restaurantes y buenas comunicaciones. Sobre todo resaltaría la paz que se respira. Las vistas sobre el mar, el cielo azul, los paseos llenos de flores y palmeras. Ideal para visitar en familia, con amigos, en pareja o solo.
De interés cultural en Hergla
Hergla
(1)
Uno a veces acaba por creerse que en los países ya no quedan lugares reservados para un turismo alternativo en el que uno busca integrarse de algún modo en el paisaje y en los recursos que ese rincón le ofrece. Y es que las agencias se afanan en captar a europeos sedientos de sol y playa para llevarlos a hoteles en los que les ponen una pulserita y los dejan allí dorándose durante una semana bajo un sol agradecido. Por su parte, los turistas, que a veces vienen con un miedo atroz a los locales, gozan de su seguridad amurallada sin sentir la más mínima curiosidad por el mundo exterior. Sin embargo, Hergla goza del privilegio de la ausencia de hoteles (el único alojamiento posible son las casas rurales) y puede presumir de conservar un pueblo sin agresión turística. A mí me parece que la belleza de Hergla es comparable a la de Sidi Bou Said, conocido pueblo con casitas blancas y azules de la capital tunecina, pero con la privacidad de un lugar en el que las garras de las agencias aún no se han posado. Asimismo, se puede colaborar con el comercio local comprando diversos objetos fabricados en mimbre, desde mesas a bolsos. Además, no muy lejos de este lugar, puede verse Takrouna, pueblo bereber casi en ruinas, pero que conserva el encanto de un lugar casi aislado y fuera del mundanal ruido que nos sumerge en una paz absoluta.