Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Polinesia Francesa?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Polinesia Francesa

85 colaboradores

39 cosas que hacer en Polinesia Francesa

Playas en Bora Bora
Playa Punta Matira
(11)
22 horas de vuelo te separan del paraíso ,por que existe. En mitad del pacífico sur y al otro lado del mundo existe una isla llamada bora bora que pertene al archipiélago de la sociedad y la polinesia francesa en esa isla hay una playa que se llama punta matira donde las puestas de sol te pone los pelos de punta y convierte ese momento en mágico, no solo por su luz o color ,también por su olor a flor tiare toda una experiencia para los sentidos,donde puedes bucear con tortugas,mantas,tiburones mansos,y todo tipo de peces tropicales una pasada.Merece la pena es el sitio mas bonito que he visto en mi vida ...
Pueblos en Bora Bora
Atolon bora bora
(46)
Sin duda lo que mas llama la atención de esta isla su dependencia de la laguna de aguas cristalinas. Incluso el aeropuerto se haya ubicado en un motu (atolón en polinesio) y todo viajero que llega debe ser transportado en barco a su destino. La vida en Bora Bora se desarrolla en el agua. El color azulado de sus aguas y la transparencia de las mismas son lo primero que choca al viajero nada mas llegar a Bora Bora. Obligatorio en Bora Bora es alquilar una pequeña barca con motor y recorrer la laguna, divisando rayas y peces de colores y disfrutando de un baño espectacular con la isla al fondo en algún lugar recóndito donde no haya mas que silencio y algún que otro coral en el fondo. Los corales abundan en la isla, solamente hay que coger las gafas y el tubo y zambullirse en la playa del hotel, nosotros estuvimos en el Sofitel donde hay una gran superficie de corales detrás del motu que también es parte del hotel, fue impresionante. No obstante hay que tener sumo cuidado pues el tránsito de barcos, lanchas, motos y demás carromatos acuáticos es tal que en algunos pasos entre los corales es peligroso nadar o snorkelear. Si bien la laguna de Bora Bora es la mas impresionante de toda la Polinesia, la isla en si es aburrida, sin apenas nada que ver en su interior y sin ese encanto propio de otras islas menos famosas, el turismo masivo ha acabado con esos valores. Que decir de las puestas de sol en Punta Matira, imprescindible despedir allí cada día que se va en Bora Bora. Finalmente, indicar a todos los viajeros hispanoparlantes, que si quieren realizar un divertido tour por la isla y conocer su historia, se pongan en contacto con el guía mas dicharrachero de Bora Bora "Rapa" a quien podrán ubicar todas las tardes en una pequeña joyería de camino a Punta Matira y de paso le hagan llegar un fuerte abrazo de parte de Raquel y Diego.
Miradores en Papeete
Islas de Tahiti
(5)
Tahití – Pertenece a la llamada Polinesia francesa y para llegar a la isla son escasos los vuelos a menos que se vaya desde París o desde Los Angeles o Santiago de Chile. Es la mayor de las islas y la puerta de entrada para llegar a las otras islas, Morea, Bora Bora, Raitea, Tahaa, Huahime y otras más pequeñas que son prácticamente atolones. La capital es Papeete que es una ciudad pequeña y muy comercial de Papeete se surten las otras islas. El Mercado de Papeete es importante, es el mercado de abastos de las islas. En el mismo edificio hay el mercado de pescado, carnes y víveres diversos. También hay numerosas tiendas que venden artesanías, frutas y hortalizas y sobre todo flores, gran riqueza de flores tropicales. El mercado abre a las 5 de la mañana y permanece abierto hasta bien entrada la tarde. Visitar el mercado es indispensable. Forma parte del paisaje urbano los “trucks”, se trata de camiones abiertos tipo jardinera que hacen las veces de autobús urbano, están decorados con flores naturales y rivaliza cada conductor de truck en que su vehículo sea el mejor decorado, los trucks si bien tienen sus paradas señalizadas, los usuarios suben o se apean casi sobre la marcha. En Papeete se encuentra el Tahití Pearl Center, museo dedicado a la perla negra. Una de las curiosidades que tiene la isla es el mausoleo o tumba del Rey Pomaré, curioso por su colorido y porque el mausoleo está coronado por una monumental botella de licor Benedictine. La tuba es del Rey Pomaré V, el último rey de Tahití, muy aficionado a este licor francés, tanto que dejó dispuesto en vida que quería ser enterrado con una botella de Benedictine. Un lugar que se aparta de las rutas normales del turista y en el que se encuentra un gran ambiente hacia el anochecer es la llamada Costanera lleno de auto caravanas y roulottes. Venta ambulante, comidas económicas, música, ambiente callejero etc. Y saliendo de Papeete y en dirección al Museo Gauguin que dista unos 50 kms. de la capital encontramos el Sopladero de Arahoho, llamado así por el ruido que hace el mar cuando penetra en una oquedad que hay en la rota a pie mismo de carretera, sopla y da el mismo tono como si de una enorme flauta se tratara. Antes de llegar al Museo Gauguin también encontramos el Jardín Botánico, jardín de grandes árboles tropicales, exuberante vegetación, muy bello. Muy cerca está la Cascada Vaiharura que le da una mayor pincelada tropical si cabe. El Museo Gauguin. Paul Gauguin vivió en La Polinesia, en concreto en Mataiea y se considera el precursor del arte moderno. El Museo exhibe 25 de sus obras originales, el resto está en Paris en el Museo de Orsay, con todo es el segundo museo del mundo en obras de Gauguin. El Museo se compone de varias salas, en él se venden reproducciones y fotografías. También y en el exterior hay una colección de lanchas polinesias y de diversos utensilios de pesca. Muy cerca de allí se encuentra uno de los observatorios oceánicos más grandes del mundo, el Lagoonarium, en él se pueden ver todo tipo de peces tropicales, tiburones, morenas, tortugas gigantes, anémonas, etc. El evento más importante de Tahití es el Heiva, se trata de un festival que se celebra entre la última semana de Junio y la primera del mes de Julio. Se celebran concursos artesanales, regatas de piraguas, carreras de portadores de fruta, representaciones teatrales, etc. www.rodamons.net
De interés cultural en Moorea
Moorea
(5)
Si bien en Polinesia Francesa, su capital, Papeete, y su famosísima Bora Bora abarcan la mayoría de los viajes organizados, recomendaría ir a esta isla en forma de corazón, ubicada sólo a 30 minutos en ferry desde Papeete o en 10 minutos si vais en avioneta. Ofrece algo completamente distinto como es disfrutar de la parte interior de la isla: sus plantaciones de piña, sus magníficos miradores desde los cuales puede apreciarse la belleza de las bahías de Cook y Opunohu. Es obligatorio disfrutar de un tour en 4x4 para contemplar estas bellezas, así como por supuesto, disfrutar de sus magníficas playas, y a la hora de comer, un riquísimo poisson cru.
Playas en Moorea
Playa pineapple
(3)
Playa paradisíaca de una de las mas bellas de las islas de la Polinesia Francesa con aguas del color del cielo y bajo su superficie profusion de jardines de coral habitados por infinidad de peces de variados colores , anemonas y arrecifes coralinos de gran belleza escasos metros de profundidad , lugares de descanso en sus hermosas playas de arenas blancas coralinas atendí das por lugareños que se desviven por atenderte con la mayor cortesía y por hacerse entender aunque no hables su idioma , playas abiertas a todo el mundo sin restricciones de ningún tipo arboles a la vera de las playas donde guarecerse del sol , fácil acceso por medio de infinidad de medios de locomoción de alquiler , clima por demás de agradable la gran mayoría del año y precios totalmente accesible , hay para todo presupuesto . Un verdadero placer .
De interés cultural en Rangiroa
Blue Lagoon
(5)
Se llama Blue Lagoon a la gigantesca masa de agua protegida por los arrecifes de coral de la bahía de Mahebourg. Es una zona que está experimentando unos cambios drásticos en los últimos tiempos, ya que esta pasando de ser una adormilada ex-gran ciudad a recibir sangre y enrgía nueva de un turismo que necesita alojamientos y servicios. Por ahora la zona era patrimonio exclusivo de familias adineradas y de franceses que escogían la isla como lugar de retiro, con grandes casas- casi mansiones- junto al mar. En los últimos años, algunas cadenas internacionales de hoteles, van asentándose en el lugar, y sólo espero que la especulación urbanística no devore esta parte de la isla que aún está casi virgen. Es indudable la belleza de esta zona, donde el agua es muy transparente y limpia, un lugar refrescado por las constantes brisas del este que impiden que el calor del verano sea asfixiante. Es curioso que no esté más explotada turísticamente, si tenemos en cuenta que está a sólo 15 minutos del aeropuerto. Mejor así....
Bahías en Moorea
Bahía de Cook
(2)
MOREA es la isla gemela de Tahití, además están juntas la una con la otra, solo les separa por un canal de 17 kilómetros. Para acceder a Morea a menos que se llegue con uno de los cruceros que atracan en la Bahía de Cook, se hace por medio de un catamarán de línea regular que une Tahití con Morea. Así como Tahití es eminentemente comercial, la despensa de las islas, Morea es turística e industrial. En Morea es donde se encuentran las factorías de elaboración de bebidas y de zumos tropicales cuya producción surte a toda la Polinesia. Por lo tanto es rica en árboles de frutas tropicales, sobre todo de la piña o ananás. Morea está dotada de una espectacular belleza, playas casi vírgenes de arena blanca, exóticas, limpias, con palmerales. Es una de las islas más bellas del Pacífico. Dispone de una importante infraestructura hotelera. Uno de los mayores atractivos es acercarse con lancha a la Bahía del Capital Cook de singular belleza, rodeada de vegetación tropical. Casi siempre en la Bahía se encuentras atracados grandes cruceros que hacen la ruta por el pacífico, estos cruceros hacen escala en Morea y pasan un día visitando la isla y disfrutando de la organización de los hoteles que les preparan exóticos espectáculos de bailes tahitianos, confección de artesanías, concurso de pareos, etc. Es interesante adentrarse al interior de la isla por la carretera Beldevéere, se llega atravesando unos frondosos bosques a unos lugares arqueológicos. Se puede ir hasta el pie del Mont Rotui la montaña más elevada de todas las islas, 899 m.s.m, desde allí se divisa una panorámica única, el color azul esmeralda del mar, y los atolones muy bien definidos desde aquella altura. Es también interesante, además viene de paso, visitar Tiki. Se trata de la recreación de un pueblo polinesio antiguo. Templo Morae Turoa, parece ser que lo que da nombre a la isla. Los hoteles son un sueño, la disposición de las habitaciones es en horizontal, es decir tipo bungalow, rodeados de jardines de flores, aves tropicales, el paraíso. La animación en los hoteles gira en torno a las costumbres polinésicas, confección y colocación de pareos, productos de aloe, etc. Representación de una boda típica con sus bailes y sus fiestas, se culmina con una cena al estilo polinésico que consiste en enterrar un lechón sobre unas brasas y se va cubriendo de diferentes capas de verduras y de plantas aromáticas ,protegidas con unas telas hasta quedar completamente enterrado, el resultado es un suculento manjar. www.rodamons.net
Cataratas en Taiohae
Ruta hacia la gran cascada de Hakahui
(1)
Cuando llegamos a esta isla dijimos, pero si esto es el fin del mundo! Lloviendo, nos dimos un paseo por el pueblo de Taiohae con sus calles sin asfaltar y nos apresuramos a preguntar sobre las actividades que se podían realizar en aquel tranquilo pueblecito. A duras penas con mi francés de Torremolinos logre comunicarme con un señor Francés que organiza excursiones a la gran cascada de Hakahui a través de su teléfono móvil que me facilitaron en la pensión Moana Nui y quedamos para ir de ruta al día siguiente. Embarcamos junto con una familia francesa en el puerto de Taiohae en una míni lancha sin salvavidas que daba miedo y tras un ajetreado crucero con olas majestusas bordeando la Bahía llegamos a la playa mas tranquila y relajante que jamás he conocido, lastima que me deje la cámara en el hotel y solamente pueda mostrar las fotos del móvil. Descendimos de la lancha y emprendimos la espectacular Ruta de 2,5 horas cruzando la selva , los poblados y los ríos hasta llegar a la gran cascada, sin duda este fue el mejor momento de nuestra visita a la Polinesia y las Marquesas. Al final del camino, un pequeño lago natural formado por la cascada cubierto por unos cerros llenos de tréboles dan el punto final a esta espectacular ruta. Esta ruta es imprescindible para el visitante que decide llegar a esta recóndita y exhuberante isla.
De interés turístico en Bora Bora
Sobrevolando Bora Bora
(1)
Sin duda una de la mejores experiencias de mi fué disfrutar desde el cielo del mar ázul turquesa y sus bellos arefices de coral......... Una imagen q quedara grabada para siempre en mi retina.....
Charcas en Bora Bora
Inmersiones en Bora Bora
(3)
Las inmersiones para todo aquel que se enamoró del buceo no tienen desperdicio, en sus aguas cálidas vas a ver todo tipo de peces, colores, corales rojos, violetas, verdes, azules, blancos. ¡Una fiesta de color para tus ojos! La cantidad de peces a veces no te permite avanzar.
Valles en Moorea
(2)
De interés cultural en Rangiroa
Rangiroa
Un verano en un lugar para relajarse
Islas en Papeete
Sitios insólitos en Tiarei
(1)
Islas en Bora Bora
Motu Ohu
(1)
MOTU OHU de Chez Nono Motu Ohu es un atolón (islote) de coral que se encuentra a una hora de Bora Bora. Chez Nono organiza esta excursión que ocupa un día entero. El viaje al atolón a través de lagunas de aguas cristalinas de atolones con palmerales y vegetación tropical es ya de por sí una maravilla. En una de las etapas antes de llegar al atolón se practica el snorkel, se hace en un lugar perfectamente localizado por los guías, van tres y son muy expertos. Al sumergirte entras en un universo de vida y de color, multitud de mantas rayas, peces de todos tipos y colores. Delimitado por una cuerda sumergida los guías echan comida y acuden los tiburones, decenas de ellos, dándoles comida con las propias manos. Es una experiencia sensacional, única. Unos 300 metros antes de llegar al atolón te sumerges con snorkel., ni siquiera hay que nadar, simplemente hay que dejarse llevar por la corriente, es muy práctico porque permite contemplar con toda plenitud la grandez y maravilla del espectáculo. Bosques de coral, miles y miles de peces, peces payaso , peces ángel, peces mariposa, peces damisela, etc. Maravilloso, una gozada, una sensación inexplicable, grabada en la retina ya de por vida. Se llega a Ohu, su playa de arena blanca, sus instalaciones rústicas consistentes en un comedor con cubierta de palma para resguardarte del sol. La comida está preparada con los peces que han salido a pescar los guías media hora antes. El pescado se come crudo y aliñado con leche de coco, todo acompañado de frutas tropicales en abundancia, piña, papaya, mango, coco, fruta de la pasión, etc. Los platos y las fuentes de comida los confeccionan los guías al momento con hojas de palma, su habilidad es extraordinaria. Mientras se almuerza los tres guías van interpretando canciones típicas de Polinesia con sus típicos instrumentos. Una comida exótica, muy diferente y la vez amena. Hay que vivir esta experiencia en Bora Bora, es el paraíso del paraíso. www.rodamons.net
De interés cultural en Afaahiti
(1)
Playas en Teahupoo
Islas en Raiatea
(1)
Inspírate con las mejores listas de la comunidad