Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Brikama Ba?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Brikama Ba

13 colaboradores

6 cosas que hacer en Brikama Ba

Pueblos en Brikama Ba
Bitang
Bitang es una pequeña aldea situada junto al río Gambia que tiene un encanto especial. Al llegar los turistas son recibidos por un grupo inmenso de niños que todavía no están muy acostumbrados a ver blanquitos. Es espectacular el cariño que recibes de ellos aunque apenas te conozcan, les encanta cogerte de la mano y dar abrazos. La aldea está formada por unas cuantas casas y poco más, pero es fantástico pasear entre las mismas para ver cómo viven en esta zona. Todas las entradas a las casas están llenas de sillas donde se sientan las mujeres, que también miran a los turistas con detenimiento porque no están acostumbradas. Además, si les ofreces cualquier tipo de dulce estarán encantadas. Nosotros por ejemplo teníamos un bocadillo de nocilla y lo partimos para dárselo a los niños, pero, en cuanto lo vieron las mujeres, también nos pidieron porque jamás lo habían probado y el sabor les resultaba increíble. También es maravilloso encontrarse con los niños que vuelven del colegio que se encuentra en otro pueblo, porque están aprendiendo inglés y para ellos el poder comunicarse contigo es como un regalo. Pero la mayoría de las cosas que acabo de contar las podemos ver en cualquier aldea, lo que hace a Bitang especial es el lodge que posee. Se llama Bitang-Bolog y consiste en un acogedor y tranquilísimo campamento construido con mangle local y ladrillos de arcilla. Fue renovado en 2004 y ahora puede llegar a acoger hasta 16 personas en espléndidas cabañas que se encuentran suspendidas en el río y están construídas sobre pilotes. Cuando hay marea alta, los turistas pueden saltar desde su habitación a la canoa, es increíble. Yo no pude quedarme a dormir, porque teníamos el tiempo muy justo, pero sí que disfruté de la comida y es impresionante. Al llegar visitamos el lodge y pedimos para comer pescado, después nos fuimos en barco por el río Gambia y durante ese tiempo los dueños del lodge aprovecharon para pescar y cocinar el pescado, así que os podéis imaginar la frescura del mismo, más es imposible. Otra de las cosas buenas que tiene el lodge es que está muy vinculado a la comunidad local y da empleo a sus habitantes, que posteriormente invierten lo ganado en escuelas y hospitales.
Ríos en Brikama Ba
Río Gambia
(3)
Partimos desde Banjul por el río Gambia uno de los mayores de Africa con sus 1130 km. Parte de su recorrido es navegable. En su desembocadura alcanza una anchura de 10 kilómetros y es aquí donde se encuentra la isla de Sant James usada como salida de puerto del comercio de esclavos y hoy declarada patrimonio de la humanidad. Posteriormente el río fluye en dirección Este en un recorrido plagado de meandros hasta entrar en territorio de Senegal, donde sus aguas bañan el Parque Nacional de Niokolo-Koba en la provincia de Tambacounda y vuelve a territorio gambiano hasta su nacimiento en Futa Yallon. Sorprende la variedad de aves en todo su recorrido así como el gran número de hipopotamos que se observan en sus aguas. Impresionantes los sonidos de la selva durante la noche en alguna de las aldeas que proliferan en toda su extensión.
Estaciones de Autobús en Brikama Ba
Transporte en Gambia
(1)
Hablar del transporte en Gambia es una de las cosas más apasionantes, ya que no tiene nada, pero absolutamente nada que ver, con lo que conocemos, eso sí, siempre que te separes un poco de los resorts y quieras conocer la realidad del país. Lo primero que hay que comentar son las carreteras, que nadie se imagine algo asfaltado porque se equivocará. Todas las carreteras son de tierra, se diferencian de los caminos porque son más anchas y de vez en cuando (pocas veces) aparecen señales de tráfico, como stops. Al ser de tierra en el momento en el que llueve se vuelven intransitables y se convierten en auténicos lodazales. En las carreteras siempre hay policías, en algunos lugares llegar a haber control policial cada 500 metros. A los blanquitos les piden todo tipo de documentos con el fin de conseguir dinero en el momento en el que incumplan la más mínima regla, mientras que a los autóctonos se les permite casi todo, pueden ir más de diez personas en un turismo pequeño con las ruedas medio reventadas que da igual, sólo en el caso de que piensen que pueden sacar algo pararán. Es realmente increíble. En cuanto a la velocidad, no importa demasiado que hay límites, porque como os podéis imaginar es imposible ir muy deprisa en esas carreteras y con esos vehículos. Pero quiero hablar sobre todo del transporte público. Es impresionante. casi todo el mundo se mueve de un lugar a otro en autobús. Son autobuses que proceden de occidente, allí son demasiado viejos para circular o están completamente reventados. Al verlos por fuera te quedas impresionado pensando en cómo puede andar, pero cuando te metes dentro ya te quedas sin palabras. Es raro que tengan todos los asientos, lo habitual es que tengan unos pocos y totalemnte desguazados, además la mayoría están quemados por dentro y como os podéis imaginar no los limpian todos los días ni mucho menos. Hay que esperar a que el autobús esté lleno para circular, así que puedes pasarte horas y ohras dentro de uno hasta que arranca, porque lleno no es que los asientos estén ocupados, sino que no quepa ni un alfiler. Como ejemplo os diré que en uno de los viajes nuestro dos "guías" fueron agarrados a no sé donde por güera del autobús y nosotros estuvimos con el alma en vilo todo el tiempo por si perdíamos a alguno de ellos. En cuanto a los taxis, hay "algo" más de comodidad. Es la otra forma de transporte más frecuente y hay bastantes, aunque también están todos completamente destrozados y sobre todo viejos. Pero la diferencia es que los taxistas cuidan muchísimo más su vehículo puesto que es la única forma de vida que tienen y porque lo han comprado invirtiendo los ahorros de toda su vida. Es una de las experiencias más recomendables de Gambia, en serio, aquí es donde conoces realmente su cultura y sus costumbres, porque cuando viajas en un autobús tienes pegado a ti a muchos autóctonos y compartes con ellos todo durante el trayecto. Eso sí, para vivir esta aventura hay que salirse de la zona de los resorts, porque allí no permiten ni siquiera a los taxis acercarse. Pero hacedme caso, si vais no dejéis de vivir esta experiencia porque merece la pena.
Playas en Brikama Ba
Calles en Brikama Ba
Calles de Serekunda
(1)
Serekunda comenzó siendo una pequeña aldea de Gambia, pero con el tiempo y la evolución turística que ha tenido el país se ha convertido en la ciudad más grande de Gambia. Está muy cerquita de los resorts de la costa atlántica y todos los turistas que llegan a este país africano pasan antes o después por aquí. Para los gambianos que viven en pequeños pueblos y aldeas, Serekunda es un filón para conseguir prosperar y por eso cada vez hay más personas procedentes del mundo rural que llegan hasta aquí con la ilusión de mejorar económicamente. Las calles de Serekunda son un fiel reflejo de la pobreza del país. A pesar de ser la ciudad más grande de Gambia, no existen calles asfaltadas y ni qué decir del alcantarillado. Lo que más me sorprendió es el cambio radical que podemos ver en esta ciudad dependiendo del día en que lleguemos, ya que tan sólo limpian las calles una vez al mes y por lo tanto si llegas cuando se ha producido la limpieza te encuentras con un lugar más o menos limpio y sin olores, pero si vas a conocer Serekunda a final de mes, la imagen es muy diferente, encontrarás lugares invadidos por la basura y te costará transitar por determinadas calles. El olor también es bastante fuerte, aunque al final llegas a acostumbrarte. Recomiendo tener bien abiertos los ojos, porque en Serekunda puedes ver mil cosas que llaman la atención. Por ejemplo, puedes encontrar veinte mujeres rodeando una fuente de agua pequeña. Cuando preguntas te explican que en Gambia no hay agua en ninguna casa y por eso tienen que acercarse todo el tiempo a estas fuentes para poder limpiar, cocinar, etc. Son cosas simples pero llaman la atención porque no estamos acostumbrados a que existan este tipo de carencias.
Estaciones de Autobús en Brikama Ba
Estación de autobúses de Serekunda
(1)
Como podréis imaginar el transporte en Gambia no tiene nada que ver con el transporte europeo. Las distancias son muchísimo más grandes y cuatro kilómetros se pueden convertir en un auténtico calvario en este país africano. En Gambia es muy raro ver a gente con vehículo propio, los únicos que tienen este privilegio son los taxistas y sus coches tampoco es que sean una auténtica maravilla. El resto de las población se mueve en autobuses, pero no como los que imaginamos. Los autobuses de Gambia tienen como mínimo 20 años y al verlos lo primero que piensa una persona es cómo son capaces de funcionar todavía. Tanto el exterior como el interior de los vehículos está completamente destrozado. A mi personalmente me recordaban a los autobuses que aparecen en televisión cuando han sufrido un ataque terrorista, porque es bastante habitual que tengan partes calcinadas o que incluso no dispongan de asientos. Algunos seguro que están pensando que también tiene que haber autobuses nuevos, que son los que con el paso del tiempo se convertirán en las reliquias de las que hablo, pero siento decir que no. Los autobuses de Gambia proceden de Europa. Cuando un vehículo se ha convertido en algo totalmente inutilizable en nuestro país, lo bajan a África y allí pueden servir otros diez años perfectamente. La estación de autobuses de Serekunda se ha convertido con los años en el centro neurálgico del transporte público de Gambia. Para desplazarnos de un lugar a otro hay que ir primero a Serekunda y desde allí coger el autobús que nos transporte hasta el destino deseado, por eso, en la estación de esta ciudad siempre hay decenas de autobuses y el tráfico es increíble. Es muy curioso y recomendable acercarse a este lugar ya que siempre está plagado de viajeros y de vendedores ambulantes que hacen todo lo posible para que les compres algo. Aquí podemos encontrar cientos de vendedores de frutas y sobre todo, cientos de niños que venden bolsitas de agua para saciar la sed. Desgraciadamente no es nada recomendable para los turistas tomar nada de esto, por muy buena pinta que tenga, ya que nuestro organismo no está adaptado al agua de Gambia y podemos cogernos parásitos y diarreas. Otra de las cosas curiosas que tiene este lugar es que sin quererlo podemos pasarnos toda la mañana en él, ya que la frecuencia de los autobuses es muy dispar. En Gambia ningún autobús arranca hasta que está completamente lleno, y con esto no me refiero a que estén todos los asientos ocupados, sino a que no quepa dentro (ni fuera en algunos casos) ni un alfiler. Por lo tanto, podemos pasarnos perfectamente cuatro horas esperando hasta que se llena un autobús, e incluso, si es un destino poco transitado, puede que estemos esperando y al final el autobús no parta hacia su destino por falta de viajeros.
Inspírate con las mejores listas de la comunidad
Destinos cercanos más populares