MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Tiahuanaco?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Tiahuanaco

12 colaboradores

6 cosas que hacer en Tiahuanaco

Ruinas en Tiahuanaco
Ruinas de Tihuanaco
(17)
Tiahuanaco o Tiwanaku es un lugar que siempre me ha fascinado desde que vi un documental en el que especulaba con la idea de que la leyenda de la Atlántida pudiera tener su origen allí. Está ubicado en el altiplano central boliviano, a 20 km del lago Titicaca. Es una civilización anterior a la inca, basada en la agricultura y la ganadería, caracterizada por su arquitectura decorada con relieves y estelas, y que abarcaba el territorio actual del Lago Titicaca, entre el Perú y Bolivia. Las ruinas hasta ahora investigadas están compuestas por siete construcciones arquitectónicas: Kalasasaya, Templete Semisubterráneo, Pirámide de Akapana, Portada del Sol y Puma Punku, pero aún queda mucho por excavar. El alto nivel de su cultura se refleja en la cerámica, con retratos tridimensionales de rostros humanos en vasijas, y sobre todo en las construcciones arquitectónicas. Esta cultura se inició alrededor del 1500 a.C., y colapsó alrededor del año 1100 a 1200 d. C. Se conoce muy poco de la cultura y hay muchas discusiones sobre su influencia, ya que algunos científicos dicen que Tiahuanaco fue la cultura madre de las civilizaciones americanas, mientras que otros la consideran capital de un antiguo imperio megalítico. La visita a las ruinas es fascinante, tanto por lo que muestran, pero sobre todo por los que nos podemos imaginar qué había allí hace más de 2000 milenios, ya que aunque ahora el lago Titicaca esté a 20km de distancia, hallazgos arqueológicos indican que antes estaba mucho más cerca y que Tihuanaco tenía un puerto sobre el lago
Yacimientos Arqueológicos en Tiahuanaco
Templete semisubterráneo
(2)
Seguimos recorriendo el que fue el un recinto espiritual y centro político de la civilización andina. Pero según nos aproximamos al Templo Semisubterráneo, que yo creo ¡ que viene a representar el (mundo oculto) donde moraban las almas de los ancestros aymaras y de las no nacidas aún. Parece que eran donde realizaban las ceremonias religiosas para el descanso eterno de los muertos. Lo disfrutas desde arriba ya que esta 2 metros por debajo, según bajas las escaleras y te encuentras a su nivel se entiende mejor, los rostros de piedra adheridos en las paredes interiores del recinto cuadrangular sorprenden. Diferentes rostros 175 cabezas enclavadas en piedra caliza, expresiones en sus caras posiblemente por pertenecer a etnias y pueblos del altiplano, que a su vez formaron parte de esta civilización la de Tiwanacu . En el recinto destacan aún sus canales de drenaje, un gran sistema en piedra que funciona a día de hoy. En el centro de este mundo subterráneo, se encontraba la gran pieza estrella la "Estela de Benett o el Monolito de Pachamama". De unas dimensiones extraordinarias , mide 7,30 m con un peso de 20 toneladas que fue ubicada, posteriormente en el museo de Tiwanacu. Una colosal figura contrasta con otras figuras más como el "Señor de las Aguas" con barba, vestido con una larga saya decorada, esculpida en arenisca . Un recinto que sorprende, que disfrutas y del que te haces tantas preguntas, como quienes eran, de donde y a donde se trasladaban, sus ofrendas al astro rey esperando la recompensa de aquel acto. Y tantas preguntas más de civilizaciones tan desconocidas y de las que se sabe tan poco a día de hoy.
Yacimientos Arqueológicos en Tiahuanaco
Puerta del Sol
(1)
Si ahora mismo impresiona esta puerta de piedra en mitad de las ruinas de Tihuanaco, pensar en ella cubierta con láminas de oro como estaba en el momento de su construcción sobrecoge. Con varios niveles de relieves, la figura principal, el dios de los báculos o Viracocha nos recibe desde el centro del dintel, rodeado por figuras animales que hacen referencia a los mundos andinos: el inferior, el superior y el de en medio, en el que moran los hombres.
Ruinas en Tiahuanaco
Area Arqueologica Tiwanaku
(2)
Enigmática ciudad la de Tiwunaku, que surgió en el valle Pampa Koani al sur del lago Titicaca y lo sigue siendo a día de hoy. Una gran ciudad que albergó a 20.000 personas, antes de la llegada de los incas y su éxito se debió a sus extensos campos de cultivo de, tubérculos y de quinua, junto a sus variedades de camelidos, una gran agricultura que abasteció a Bolivia. Se encuentra a unos 72 Km de la ciudad de la Paz, con una superficie aproximada de 30 hectáreas albergando un conjunto de templos de dicha cultura, asombrosos. Entre ellos destaca el Templo de Kalasasaya en cuyo recinto se haya el Puerta del Sol - Templo semisubterráneo (que ganas de estar en el) con sus cabezas clavas - los restos de Kantataita - Putuni o Kericala. Las Pirámides como Akapana y Pumapunku, en fin un lugar recinto arqueológico para apreciar lo que queda de una de las culturas andinas más antiguas y bastante desconocida. Ciudad sagrada "Tiwuanaku", alberga vestigios de una metrópoli precolombina, con edificios administrativos y religiosos. Con construcciones milenarias, monolitos para la élite sacerdotal un legado de esta cultura, la puerta del Sol o la bellísima Pirámide de puma Pumapunku - Akapana y Wila Pukara. Su imponente Kalasasaya un observatorio de 5.400 m cuadrados, un templo ceremonial en los solsticios, los rayos entran hasta el ábside de Kalasasaya y en los equinoccios caen vertical, proezas matemáticas de mentes privilegiadas. Siglos más tarde surgen los Incas los grandes constructores, hasta la llegada de los conquistadores que en pro de evangelizar a los que eran paganos, pobres se les despojo de todo lo brillo en sus milenarias construcciones en piedra, ¡en fin! Pero Tiwanacu sigue en parte siendo un templo vivo, donde se siguen concentrando miles de personas para en los días propicios o que se estiman sagrados, como el Año Nuevo de la cultura aymará que es el 21 de junio, cuando los rayos atraviesan el Templo Kalasasaya hasta su altar de piedra, donde se realizan la ceremonia iluminando al impresionante Monolito Ponce, un jefe divinizado con su tocado en la cabeza con trenzas, collar. Vaso sagrado en las manos portando una caracola que se utilizo como instrumento musical, con un ancho cinturón decorados, sobre sus piernas separadas. Recordando la Puerta del Sol o Inti Punku, es fantástica la verdad. Es una escultura monolítica en piedra andesita, posiblemente parte del Templo de Kalasasaya o de las piedras paradas. La puerta mide de alta 2´75 metros con una anchura de 3´85 y un grosor de 50 cm pesando alrededor de 10 toneladas, toda ella tallada en bloque. La verdad que no se sabe cuantas veces se ha cambiado de lugar la Portada Solar , en su decoración sobresale la figura de un personaje en relieve del dios Viracocha, el Dios del Sol de los Incas, especial toda ella en ambas manos porta dos bastones rematados en sendas cabezas de cóndores. Manos con cuatro dedos, como otras tantas del recinto, unas 48 figuras a su alrededor, 24 a cada lado en bajo relieves representando seres alados, hombres arrodillados. O Trompeteros debajo que parece que marcan los movimientos solares, de los seres alados indicando la posibilidad de que fuera a su vez un calendario, que comenzaba en el equinoccio de primavera. Una figura ricamente decorada, los bordes de los ropajes están adornados con cabezas reducidas humanas, su mirada fija despide rayos solares que terminan en cabezas de animal. En los tres frisos superpuestos se van representando seres mitológicos alados, rodilla doblada y coronas dentadas sobre la cabeza que avanzan hacía la divinidad. En sus manos sostienen un cetro, las figuras de los frisos superiores e inferiores tienen cabezas humanas con ojos redondos, mientras que en el central las cabezas de cóndor la elevan al sol. La Pirámide Kalasasaya el Templo de las Piedras Paradas, tiene un diseño que se le vincula con la astrología, es una ventana terrenal abierta al cielo, desde donde los sacerdotes se comunicaban hacia el universo con los dioses. En ambos equinoccios tanto el 21 en primavera, el Sol nacía por el centro de la puerta. En el de invierno el Sol nacía por el ángulo de ella, como en el de verano todo un misterio, su exactitud. El Monolito de Ponce, que lleva el nombre del arqueólogo (Carlos Ponce) quien lo descubrió en 1.957 es una figura, de las más logradas y mejor conservadas del recinto arqueológico. Una gran figura humana que en sus amplias manos sostiene un vaso sagrado o kero y además destacan en su cinturón círculos y figuras de animales como cóndores, animales con plumas y águilas. Dioses primitivos en piedra, destacando la religión como lo más importante ¡Un personaje divino que se repite con mucha frecuencia!, tanto en piedra o cerámica. Siendo el arte del tallado en miniatura, monolitos que pesan toneladas, tallados con gran delicadeza en cinturones, faldellines decorados y adornos frontales su gran dominio como escultores del Altiplano.
De interés turístico en Tiahuanaco
Monolito Ponce
(1)
Además de las construcciones que se encuentran por toda la zona de Tihuanaco, también hay gran cantidad de monolitos, algunos más especiales que otros. Éste, en concreto, tiene como nombre "monolito Ponce" o "estela Ponce" en honor a su descubridor: Carlos Ponce Sanginés, un arqueólogo boliviano. Una figura de tres metros de altura de piedra andesita (típica de los Andes) de una única pieza, tallada por los miembros de la cultura Tihuanaco.
Ciudades en Tiahuanaco
Ciudad de Tiwanaku
Así fue nuestra experiencia por una pequeña y sencilla aldea del Altiplano boliviano, que recibe a miles de turistas cada año, por estar considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad las ruinas de su entorno. Habitada por una población de aymaras y mestizos pequeña, nos dirigimos a tomar el primer pulso y llegamos a la plaza del 14 de Septiembre, donde se dan cita lo más significativo de la actualidad. Su iglesia nos sorprende de estilo colonial en la que hay a ambos lados de la portada, unas estatuas de un dios primitivo, ambas iguales en su realismo, mirando a una plaza muy nueva a pesar de estar hecha de piedras de las ruinas de Tiwuanaku. Una ciudad emplazada a 3.800 mt sobre el nivel del mar su antigüedad la catalogan de milenios, por favor ¡Cuesta intentar retroceder al tiempo real, la cultura Tíahuanaco abarco territorios vecinos como Perú, Chile y Bolivia!. Alcanzaron gran perfección en la arquitectura y tallado en piedra como, el gran monolito de Ponce. Hoy su población trabaja, mujeres con niños pequeños en la conservación y desbroce del lugar, incluso en las excavaciones de parte de los templos al mando de arqueólogos. No podíamos irnos sin ver el nuevo museo que recrea y acoge piezas asombrosas tanto por su tamaño como por lo que debieron de representar en esta cultura andina.