MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Zaire

23 colaboradores
Los destinos más populares

9 cosas que hacer en Zaire

De interés cultural en N'Zeto
Niños de N´Zeto
Una de las cosas más maravillosas que hay en el norte de Angola son los niños. Poseen una alegría y una gracia únicas y siempre están por las calles y sobre todo en la playa. En N´Zeto la gente es muy pobre y todo el mundo se tiene que buscar la vida para intentar conseguir algo de comer. Los niños no se salvan y tienen un trabajo cada día en la playa. Se trata de ayudar a los pescadores a llevar las barcas hasta la orilla cuando llegan de faenar. Así que a primera hora de la tarde, las playas se llenan de niños que juegan en el agua mientras se bañan y esperan a que lleguen los barquitos. En el momento en el que aparece uno, todos se lanzan al agua y ayudan a los pescadores a sacar las barcas que están cargadas de pescados. No es una tarea sencilla, porque es mucho el peso que hay que arrastrar, pero todos lo hacen encantados porque como recompensa los pescadores dan una sardina a todo el que ha ayudado, así que es una excelente forma de comer pescado fresco cada día por un trabajo que dura una hora aproximadamente. Los niños de este lugar son encantadores, hablan portugués y por lo tanto se les entiende mucho mejor que al resto de niños que habíamos ido conociendo en el resto de países africanos. Además, tienen un salero y una gracia muy peculiar, que en ocasiones recuerda a la gente brasileña. Son muy humildes, pero no se caracterizan por ser pedigüeños, más bien todo lo contrario, y eso es algo que también se agradece después de haber estado en países como Etiopía, donde pedir es algo innato en la gente.
De interés cultural en N'Zeto
Nzeto
(1)
En Angola, sobre todo en la parte norte del país, se pueden encontrar numerosos pueblecitos que viven única y exclusivamente de la pesca. La pesca forma parte de la vida de todos los habitantes de una u otra forma, así que no es como si habláramos de los pueblos pesqueros de España, aquí la pesca es la vida de todos y cada uno de los habitantes. Son pueblos como N´Zeto, donde todo el mundo tiene un trabajo determinado. Los hombres son los encargados de salir a la mar cada día, llueve, truene o nieve, las mujeres se dedican a limpiar los pescados y a ponerlos a punto para la venta y los niños se dedican a ayudar a los pescadores a empujar las barcas cargadas de pescado hasta las orillas. Es un trabajo que se hace en común es el resultado es una perfecta armonía. La última parte, la venta, es como si fuera el resultado del esfuerzo de todos y todos se encargan de ella, as´´i que se pueden ver tanto a mujeres, como a hombres y a niños sentados en la playa vendiendo las capturas. Es un auténtico privilegio poder ver esta forma de vida de primera mano, ya que se aprenden multitud de cosas y se ve cómo es la organización es estos pueblos. Como el calor puede estropear los peces lo que se suele hacer es salarlos para que aguanten más tiempo, esta labor también se hace en la propia playa, así que siempre hay actividad en la misma. La verdad es que la experiencia que vivimos en este pueblo fue impresionante, porque no sólo nos limitamos a ver cómo trabajaban, sino que al final nosotros mismos participamos en alguna de las actividades, todos nosotros nos dedicamos a limpiar como hacen ellos el pescado, Jorge tuvo la oportunidad de acompañar a los pescadores a alta mar, en definitiva, fue una experiencia única e inolvidable. También tengo que destacar que otra de las cosas que impresiona son las especies que se capturan. Las más destacadas son las morenas, las doradas, las rayas y los lenguados, pero también hay otras especies que abundan muchísimo y que sorprenden más todavía, pro ejemplo, las langostas. En Angola las langostas se cogen a cientos y te parece increíble porque en España está considerado como uno de los manjares más caros. Fijaros si abundan, que nos regalaron tantas que al final para que no se nos estropearan hubo días en los que tuvimos que hacernos bocadillos de langosta. Ver para creer.
De interés turístico en N'Zeto
Animales en N´Zeto
N´Zeto es un pequeñito pueblo de pescadores que se encuentra situado en la parte norte de Angola. En él conocimos a un portugués que llevaba bastante tiempo viviendo en el lugar y nos enseñó muchísimas cosas de la zona. pero una de las cosas que más me llamó la atención fue que tenía un gran´número de animales muy peculiares en su casa o en sus tierras. Los que más me llamaron la atención sin duda alguna fueron los cocodrilos. Aquí nos parece impensable que alguien pueda tener este tipo de animales como mascota, pero en África las cosas son muy diferentes. En N´Zeto al igual que en otras partes, como por ejemplo, en Assuan (Egipto) hay personas que poseen cocodrilos. Los suelen coger cuando son muy pequeñitos y por lo tanto están algo domesticados, digo algo, porque un cocodrilo es siempre un cocodrilo. Este señor tenía los cocodrilos en una gran jaula. Cuando los vimos sólo había dos, pero según nos contó ha llegado a tener alguno más durante estos años. También he de reconocer que ahora cuando veo las fotografías no me sorprenden tanto estos animales ya que posteriormente viajé a Gambia y allí pude ver muchísimos más cocodrilos e incluso llegué a acariciar a alguno de ellos en el parque de cocodrilos (yo juraría que los drogaban porque ni se movían). Otro de los animales que suele estar en muchísimas casas en África es el loro. Hay cientos de loros diferentes y a cada cual más bonito. Lo que más me gustó del loro que tenía nuestro amigo portugués es que sabía hablar muchísimo. Se quedaba con todas las palabras que escuchaba y lo que más le gustaban eran los tacos. En definitiva, que hay una gran diferencia entre África y Europa cuando hablamos de animales de compañía y eso cuando lo ves con tus propios ojos choca bastante.
Reservas Naturales en N'Zeto
Salinas de N´Zeto
En N´Zeto visitamos un lugar que me cautivo por la belleza que tenía y sobre todo, por las excepcionales puestas de sol que se podían contemplar en él. Se trata de unas salinas gigantescas que están en pleno funcionamiento. Son de propiedad privada y aportan unas enormes cantidades de sal gracias a su tamaña. Están situadas en una zona completamente llana y no se diferencian en nada de las salinas que hay en España, lo que pasa es que a mi personalmente estos lugares siempre me han encantado porque me parece que juntan todos los elementos de la tierra, el agua, la tierra, el aire, sólo queda el fuego que parece que está cuando se pone el sol ya que las aguas ofrecen un color rojizo impresionante. Pero bueno, como decía antes de empezar a filosofar, estas salinas son gigantescas y se encuentran a las afueras de N´Zeto. A pesar de ser propiedad privada no hay problemas para poder verlas porque el dueño es una persona encantadora y muy abierta, es europeo, y siempre está encantado de recibir a los turistas.
De interés cultural en N'Zeto
Pescadores de Angola
(1)
Esta fue sin duda una de las experiencias más cautivadoras y a la vez más inquietantes que viví en mi viaje por África. Cuando estábamos en N´Zeto nos surgió la oportunidad de salir un día a la mar con los pescadores. La verdad es que sólo podía ir uno de nosotros, más que nada porque la barcas son muy pequeñitas y no cabe ni un alfiler. Así que a mi no me tocó subir e ir por alta mar en busca de corvinas y percados, le tocó a mi novio (es el único blanquito que aparece en las fotos) y él es el responsable de este rincón, ya que me ha dejado amablemente las fotografías que realizó, éso sí, el miedo lo pasé yo también esperando en la orilla, porque creía que no llegaban,. pero vamos por partes. A primera hora de la mañana salieron a pescar en una barca minúscula y muy vieja que parecía que se iba a romper en dos con la primera ola que apareciera. En la barca además de Jorge iban otros cinco, así que no había ni un solo hueco libre todos iban como y donde podían. Cuando llegaron a alta mar echaron unas redes muy viejas que tenían además cien mil agujeros y se pusieron a esperar hasta que uno de ellos empezó a murmurar que como no se fueran pronto les iba a caer la de San Quintín, porque el mar estaba empezando a tener mucho oleaje. Apuraron un poco más de la cuenta y la vuelta se convirtió en un auténtico calvarios ya que empezó a caer una lluvia torrencial y el mar estaba bastante feo. Nosotros lo pasamos fatal hasta que por fin comenzamos a ver la barca, ya que la tormenta era impresionante y no confiábamos nada en la estabilidad de la barca que habían llevado. Al final todo se resolvió de la mejor manera, todos llegaron en perfecto estado y encima con algo de pesca, así que se quedó en una gran anécdota para contar a los nietos. Como podéis ver en las fotografías los medios que poseen estos pescadores son mínimos, se trata de instrumentos muy antiguos y totalmente destrozados pero a pesar de todo consiguen pescar. Estos pescadores salen todos los días, incluso los domingos, llueve, nieve o granice.
Pueblos en N'Zeto
N´Zeto
N´Zeto es un precioso pueblecito de pescadores que se encuentra situado en el Norte de Angola, cerca de la ciudad de Soyo. Aquí la gente es muy muy pobre, la mayoría de los niños van completamente desnudos y casi todo el mundo se dedica de una u otra forma a la pesca. A pesar de que se trata de un pueblecito humilde y pesquero, aquí también se pueden ver todavía los grandes destrozos que provocó en toda Angola la guerra civil que hubo después de que 1975 se fueran los portugueses. La mayor parte de la gente es cristiana y eso se nota en las costumbres, que no son tan rígidas como en otros países de África. La gente es muy amable y está encantada de entablar una conversación contigo en todo momento. El pueblo en sí es muy pequeñito, las casas son bajas y las calles están sin asfaltar. Todo el mundo hace la vida en la calle, salen a primera hora de casa y llegan para dormir, como sucede en casi toda África. Mientras que la mayoría de los hombres se dedican a la pesca, las mujeres suelen dedicarse a realizar labores del campo en las pequeñas tierras que suelen tener las familias, así que los alrededores del pueblo están repletos de mujeres vestidas con unos coloridos impresionantes que o bien recogen frutos, o bien riegan o hacen otras labores agrícolas. Aquí el tiempo, como en la mayor parte de los países africanos parece que va muchísimo más lento que en el resto del mundo, no hay prisa para nada y la calma es la tónica predominante en todo momento.
Playas en N'Zeto
Playas de N´Zeto
Las playas que se pueden contemplar en el norte de Angola son increíbles. En concreto, la playa que hay N´Zeto es una auténtica maravilla. Se trata de una playa larguísima que posee una arena muy fina y blanca. Es la típica playa paradisíaca que nos imaginamos cuando hablamos de lugares como el Caribe, pero en este caso, se encuentra en África. La gran diferencia que hay con respecto a las del Caribe es que esta playa no es nada turística. A pesar de que también posee unas aguas bastante mansas nadie viene a veranear a esta zona, así que cuando llegas te das cuenta de que eres un auténtico privilegiado por poder disfrutar de sitios tan bellos tú solo. En serio, me parece increíble que en lugares como España la gente se pelee por un palmo de terreno en las playas cuando aquí hay para dar y regalar. En estas playas es bastante frecuente encontrarte restos de barcas de madera que llevan ahí mil años y que se encuentran semi enterradas en la arena. Crean una imagen preciosa y es como si siempre hubieran formado parte de este paisaje. También es muy habitual ver pequeñas embarcaciones muy sencillas que son las que utilizan los pescadores cada mañana. Son barcas muy pequeñas y muy antiguas, pero se utilizan hasta que se rompen por completo. Os recomiendo que si tenéis la oportunidad de ir a alguna de estas playas deis paseos al atardecer, porque es una de las cosas más románticas que he hecho en mi vida, como no hay nadie, parece que estás en el paraíso.
De interés cultural en N'Zeto
Mujeres de N´Zeto
(2)
En Angola todas las ocupaciones se reparten y todo el trabajo está estructurado, así que mientras los hombres se dedican a salir a pescar cada día, incluidos los domingos, los niños se dedican a ayudarles cuando llegan a llevar las barcas hasta las orillas, las mujeres tienen la labor de limpiar bien los pescados y prepararlos para la venta. Por eso, a media tarde las playas se llenan de mujeres que poco a poco y con un gran cuidado limpian los pescados que se han capturado a lo largo de la jornada. Se trata de una imagen preciosa que se te queda grabada en la cabeza por muchos motivos. Primero por la belleza en sí que posee la estampa, ya que se trata de un paisaje precioso que se completa con las mujeres angolanas, que van vestidas con unos trajes llenos de colorido que contrastan increíblemente con el color oscuro de su cuerpo. Por otra parte, es maravilloso ver esta imagen porque aquí descubres cómo son las mujeres de la zona. Poseen un carácter mucho más abierto que en otros países de África y suelen ser bastante alegres y muy dicharacheras. Eso sí, están hablando contínuamente entre ellas pero sin dejar de trabajar n i un solo momento. Además, es fantástico verlas trabajar porque se las ve que tienen una experiencia increíble, hacen todo de una forma sencilla, rápida y eficaz. Me encantó la experiencia.
Playas en N'Zeto
Playas salvajes de Angola
El norte de Angola posee una riqueza paisajísitica impresionante y, si hay algo que destaca sobre todo lo demás, son sus increíbles playas. Hay cientos de playas con una arena increíble y de unas dimensiones colosales, muchas se encuentran junto a los pueblos, pero hay otras que adquieren más belleza todavía porque se encuentran escondidas entre una naturaleza salvaje que está repleta de colorido y de vegetación. Para poder llegar hasta estas playas hay que caminar bastante entre los arbustos y los árboles, muchas veces ni siquiera hay un camino señalizado, así que no es fácil localizarlas, eso sí, cuando llegas te quedas totalmente alucinado por la belleza que poseen y te das cuenta de que todos los esfuerzos realizados para llegar merecen la pena. Se trata de playa vacías, en las que es complicado encontrar a alguien y en donde hay una arena finísima y unas aguas cristalinas preciosas. Además, suelen estar rodeadas de palmeras, así que la imagen no puede ser más idílica, te hacen olvidar toda la pobreza que te has acostumbrado a ver en los pueblecitos de África. Y, como no podía ser de otra manera, las puestas de sol en estos parajes son indescriptibles, no tienen palabras. Además, la ventaja es que te puedes quedar a dormir en ellas con una tienda de campaña porque nadie te va a molestar. No se puede pedir más.