¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Los pueblos más bonitos de la Sierra de Madrid

  • Minube Must-Sees
Los pueblos más bonitos de la Sierra de Madrid

Desde el extremo suroeste a la punta norte de la Comunidad de Madrid todo está repleto de preciosos pueblos, cada uno con una belleza propia. A continuación te proponemos una lista de pueblos con encanto en la Sierra de Madrid que merecen la pena para hacer una escapada y respirar aire puro.

 

Hay algunos pueblos de la Sierra Oeste de Madrid que son imprescindibles en cualquier viaje a la capital. Es obligado hacer una parada en San Lorenzo del Escorial, y no solo para descubrir su monasterio declarado Patrimonio de la Humanidad, sino también por tener en sus alrededores el Monte Abantos, la Silla de Felipe II o el Bosque de la Herrería, ¡un auténtico paraíso natural! También en el oeste de Madrid, un poco más cerca de la ciudad, está la encantadora localidad de Manzanares el Real que, además de tener uno de los castillos más impresionantes de la Comunidad (el Castillo de los Mendoza), es la puerta de entrada a uno de los mejores espacios de Madrid para la práctica del senderismo, la Pedriza.

 

Desplazándote un poco hacia el norte encontrarás la Sierra de Guadarrama. Aquí destacan dos pueblos sobre todos los demás: Rascafría, un pueblo súper acogedor atravesado por el Arroyo del Artiñuelo que forma un bucólico paisaje rural, y Miraflores de la Sierra, que cautivó al premio nobel de literatura Vicente Aleixandre con sus preciosas casas en la falda sur de un monte. Alameda del Valle, una joya desconocida en pleno valle del Lozoya, y Cercedilla, paraíso de los amantes del deporte al aire libre, también son dos opciones sensacionales para huir de la rutina.

 

Por otro lado, en las sierras del Rincón y Ayllón hay varios municipios que son auténticas perlas. Quizás, de entre todos los pueblos con encanto de la Sierra Norte de Madrid, los más destacables sean Buitrago del Lozoya y Patones de Arriba. Buitrago es un pueblo medieval que parece sacado de un cuento, visto desde cualquier ángulo, con uno de los castillos mejor conservados del país, mientras que Patones es un encantador pueblo en el que el color negro de la pizarra de sus casas contrasta con los verdes paisajes de sus alrededores. Prádena del Rincón, La Hiruela, Bustarviejo o Puebla de la Sierra  son otros cuatro excelentes ejemplos de pueblos en los que desconectar sumergiéndote en plena naturaleza.

...Leer